El negocio económico de los “Trolls de Patentes” en EEUU

El pasado diez de mayo escribíamos en esta entrada del blog sobre cómo conocer el valor de sus bienes intangibles permite a las empresas hacer de ellos activos valiosos en dos momentos importantes: cuando se fusionan o son absorbidas por compañías más grandes y en el momento en que liquidan su patrimonio. Comentábamos que, cuando Gilead compró la empresa Pharmasset en 2011 por 11.000 M$, su único activo relevante eran las patentes sobre compuestos para el tratamiento de la hepatitis C.

Pero se da la circunstancia de que existen firmas que, sin comercializar las invenciones protegidas por patentes, han hecho de su compra a empresas en bancarrota un negocio especulativo mediante el que ganan millones de euros. ¿Cómo? Adquiriéndolas para luego denunciar su vulneración por parte de empresas y compañías que sí las han utilizado posteriormente para crear nuevos productos y/o servicios. Es frecuente que las acusaciones carezcan de fundamento, algo que las propias empresas denunciantes (denominadas “Trolls de Patentes”) saben, pese a lo que exigen a los supuestos infractores de la ley cuantiosas indemnizaciones o el pago de regalías.

Su modelo de negocio se basa en aprovechar que la empresa demandada, para defender su inocencia, tendrá que participar en un procedimiento legal complejo en el que habrá de invertir mucho dinero, tiempo y recursos humanos. Por poner un ejemplo, en EE.UU. la cantidad de partida a “invertir” para afrontar este tipo de litigios es un millón de dólares.

Troll de patentes

Un buen equipo legal, base de su negocio

Los “Troll de Patentes” no crean, fabrican ni comercializan nada.Tener un buen equipo legal, una dirección general y olfato para comprar firmas en bancarrota que se hayan preocupado por tasar el valor de sus bienes intangibles les basta para empezar a operar. Sus abogados conocen perfectamente la tesitura en la que colocan a las empresas a las que denuncian por violar una patente.

Y aprovechan esos conocimientos para, llegado el momento, hacer una oportuna llamada telefónica ofreciendo a la firma denunciada llegar a un acuerdo monetario para zanjar el asunto de un plumazo, sin tener que llegar a los tribunales. En muchas ocasiones las empresas extorsionadas de este modo aceptan el ofrecimiento para evitar males mayores y no ver interrumpidos sus procesos de negocio o la salida al mercado de un nuevo producto. Como resultado los denunciantes se embolsan cantidades millonarias.

Denominar “Troll de Patentes” a este tipo de firmas, que comenzaron a surgir tras la burbuja de las “punto-com” en 2001, fue ocurrencia de Peter Detkin, consejero general de Intel por aquel entonces y testigo de los perjuicios económicos que provocaba en la empresa de microprocesadores el tener que afrontar los juicios por infracción de patentes. Las empresas del sector de las tecnologías están entre las más afectadas por este tipo de demandas. Sin ir más lejos, a mediados del pasado mes de agosto, nos hacíamos eco de un nuevo caso de Troll de Patentes contra Apple.

Lo irónico del asunto es que, dentro del sector de las tecnologías, hay quienes han decidido participar de este negocio. El propio Detkin lo ha hecho. Hoy es copropietario de Intellectual Ventures LLC, una de las firmas troll que más dinero ha amasado en los últimos años. El caso es aún más rocambolesco si tenemos en cuenta que otro de los co-fundadores de la citada firma es Nathan Myhvrod, ex CTO de Microsoft.

En la actualidad hay cientos de casos de infracción de patentes relacionados con el sector de las tecnologías pendientes de juicio. Fuentes de empresas tecnológicas los cifran en alrededor de trescientos. Las compañías de este sector gastan la friolera de 400 millones de euros al año en los juzgados para afrontar este tipo de casos. Ante ello parece ser que EEUU estudia modificar su actual legislación. Una modificación en la que se prevén alternativas más rápidas y menos costosas para hacer frente a las demandas de estas empresas en la Oficina de Patentes y evitar largos y desesperantes enfrentamientos en los tribunales.

Teniendo en cuenta la situación descrita no es de extrañar que muchos consideren terrorismo económico la actividad de estos “Trolls de Patentes”. Entre ellos está Drew Curtis, fundador de la firma www.fark.com, que en 2012 expuso en una interesante ponencia TED cómo afrontó el ataque de una de estas firmas. Os dejamos con el vídeo en el que relata su experiencia:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s