Innovación y exportación son puntos claves para la continuidad empresarial

Es frecuente leer noticias referidas a nuevos proyectos empresariales y startups tanto en los medios de comunicación especializados en economía como en los generalistas.

El fomento de la cultura del emprendimiento y la promoción de la figura del emprendedor impulsan a los medios a centrar su atención en un momento muy concreto de la vida de una empresa: su génesis y puesta en marcha. Pero en el mundo de los negocios, el ser capaz de dar continuidad al proyecto emprendido tiene tanto o más mérito que el haberlo puesto en marcha. Porque, para hacerlo muchas veces es necesario innovar, cambiar de rumbo y buscar nuevos retos.

Hoy os queremos hablar de cómo una empresa de origen familiar, gestionada en la actualidad por la cuarta generación de la saga, ha sabido sobrevivir a la crisis apostando por la innovación, contratando a personal cualificado y abriendo su mercado al exterior.

Hurtado Rivas

Aunque ahora empieza a repuntar, el sector del mueble ha sido uno de los más afectados por la explosión de la burbuja inmobiliaria. La compañía de la que os vamos a hablar, Hurtado Rivas, fabricante de maquinaria para la industria del mueble, se hundió a consecuencia de ello. Y habría cerrado como tantos proveedores de no haber abierto su oferta de productos a otros campos. Abrirse a otros ámbitos ha propiciado un vuelco en una empresa que antes sólo se dedicaba a fabricar maquinaria y robots para la madera. En la actualidad cuenta con desarrollos propios para empaquetar todo tipo de productos, desde cajas de leche a bidones de crudo, y trabaja para multinacionales de todos los sectores.

Hurtado Rivas ha recuperado y superado su facturación precrisis (3,8 millones de euros) y ha pasado de tener como clientes a carpinteros a convertirse en proveedor de multinacionales. Ello ha asegurado la continuidad a esta micropyme valenciana, cuya actividad inició el abuelo de los actuales gestores vendiendo carros de madera en la calle San Vicente de Valencia. ¿Cómo lo ha conseguido?

Apostar por la innovación, el personal cualificado y la exportación

Para afrontar la situación de crisis la empresa decidió incorporar gente que aportara valor, como ingenieros y agentes comerciales expertos en otros sectores.

En Hurtado Rivas tenían claro que los primeros ayudarían a la empresa a crear productos y servicios atractivos; a ello se sumaría el conocimiento de los comerciales sobre las necesidades de los nuevos clientes para garantizar a la empresa una salida económica viable.

Tras analizar el mercado, vieron que la industria de la alimentación necesitaba automatizar procesos para reducir costes, y que se trataba de un sector estable al que la empresa podía incorporarse para remontar la situación adversa que vivía el mercado del mueble.

ingenieria7

Hoy, aunque no han dejado de fabricar maquinaria para las industrias de la madera, el vidrio, el plástico y el metal, la empresa trabaja para la industria alimentaria diseñando proyectos a medida junto con diversos institutos de investigación. Además, su departamento de ingeniería ha desarrollado sistemas de automatización y robótica que Hurtado Rivas exporta a otras industrias, como la militar.

El eje central de su actual política empresarial es la internacionalización. Cuentan con presencia a través de distribuidores o delegaciones en países como Argentina, Perú, México, Colombia, Brasil, Chile, Paraguay, Venezuela, Uruguay, Ecuador, Centroamérica, Turquía, Tailandia, Pakistán, Malasia y Filipinas. Su facturación en el exterior sigue creciendo y su meta es que suponga el 90% de su producción. Se han consolidado como proveedores para empresas multinacionales como Nestlé (en varias plantas), Parex, K+S, o la gran multinacional colombiana de la alimentación NUTRESA.

Sus objetivos actuales son afianzar su posición en el mercado nacional, seguir aumentando sus exportaciones para consolidarse en mercados como Chile, Argentina, Colombia o Ecuador; y continuar desplegándose en el mercado asiático, principalmente en Filipinas e Indonesia. Para hacerlo posible apuestan por diversificar su oferta de productos de sistemas de automatización y robótica, fabricándolos además con tecnología propia.

La compañía en cifras

La compañía facturó en 2008 3,7 millones de euros, cifra que descendió, en 2009 a 1,4 millones debido a la crisis. En 2012 inició su política de internacionalización y la facturación creció hasta los 2,4 millones de euros. Desde entonces el ritmo de su recuperación ha sido constante, lo que ha contribuido a que en 2015 fueran capaces de registrar el volumen de negocio anterior a la crisis. Durante ese año firmaron contratos por valor de 5, 5 millones de euros. La previsión para el actual ejercicio, con un volumen de contratos que alcanza la cifra de 7,7 millones de euros, es crecer un 10% respecto al año anterior. En la actualidad componen la plantilla unas 30 personas, aunque suele aumentar, ya que contratan a más personal cuando un proyecto concreto lo necesita.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s