El sector juguetero protege sus diseños a la carrera para enfrentar la proliferación de réplicas

La Navidad concentra más de la mitad de las ventas

Con las fiestas navideñas a la vuelta de la esquina, las empresas jugueteras españolas ven llegar de nuevo el momento más importante del año en lo que se refiere a las ventas. Y es que durante el último trimestre, especialmente en los meses de noviembre y diciembre, se llegan a concentrar hasta el 54% de las ventas de juguetes de todo el ejercicio. Una estación determinante para un sector conformado por PYMEs que, obligadas por la presión tanto de los fabricantes chinos como de las multinacionales que producen en Asia, sustentan su negocio gracias a la especialización y a la inversión en I+D+i .

En nuestro país el sector juguetero está integrado por un total de 183 empresas que dan empleo al 7,5 % de los trabajadores. El 95% son PYMEs y su localización geográfica se concentra en la Comunidad de Valencia, donde tienen su sede el 42,6% de las firmas; Cataluña, que alberga al 27,87% y Madrid, donde se asientan el 10,93%. El 66% exportan productos al extranjero y en el contexto europeo se caracterizan por ser las segundas que más invierten en I+D+i.

La juguetera INJUSA se relocaliza en España

Para conocer un poco más de cerca cómo se las arreglan las jugueteras para salir adelante en un mercado tan competitivo nos hemos acercado a una de las más antiguas del país. Además, es de las pocas cuyo capital aún es 100% español. Se trata de INJUSA, firma alicantina con 75 años de historia que tiene también el honor de ser la primera juguetera a la que se concede el sello “Origen Español Certificado”, un galardón que sólo es posible obtener tras pasar una exhaustiva auditoría. La empresa alicantina lo consiguió tras relocalizar en España las fábricas que había trasladado a China.

Especializada en la producción de juguetes tradicionales para niños de corta edad (6 meses a 6 años) y vehículos a pedales y eléctricos para niños; INJUSA exporta actualmente el 80% de su producción a cuatro de los cinco continentes. Cuenta con más de 100 trabajadores y un departamento de I+D+i integrado por siete personas que ha conseguido que la empresa se lleve varios premios al diseño y la innovación. Todos los años presentan varios proyectos al CDTI y con frecuencia registran modelos de utilidad para garantizar que se respeten los derechos de explotación de sus productos más innovadores en España. También han registrado varios de sus diseños, tanto ante la OEPM como ante la EUIPO y, por supuesto, su marca. De hecho, la marca es la modalidad de Propiedad Industrial que más han internacionalizado, ya que este mismo año han obtenido una marca de la Unión Europea y otra en México, uno de los mercados con más proyección para la industria del juguete.

La innovación como modo de resistencia

Sin ir más lejos, estas navidades en INJUSA esperan que junto con la réplica para niños de la motocicleta de Marc Márquez, reciente campeón de MotoGP, el producto estrella de la temporada sea un carrito para niños convertible en triciclo útil hasta para niños de 6 años. Con él la empresa sigue una línea muy particular que comenzó a trazar hace años: innova en el juguete tradicional pensando también en el bolsillo de las familias. Diseña productos de calidad y útiles durante largos periodos de tiempo con el objetivo de seducir a los adultos, que son quienes suelen tomar la decisión sobre qué juguetes regalar cuando van destinados a niños cuya franja de edad está entre los seis meses y los seis años.

En INJUSA se han acostumbrado a tener que innovar prácticamente “a la carrera” para sobrevivir en un mercado condicionado de manera decisiva por la proliferación de réplicas de todo tipo de juguetes procedentes de fabricantes radicados en China u otros países asiáticos. En el caso de la empresa alicantina, las réplicas de sus nuevos modelos de vehículos para niños sólo tardan un año en llegar. Les copian hasta los defectos de fábrica.

Selección cuidadosa del cliente y caza de la réplica previa a distribución

La práctica está tan extendida que en INJUSA han optado por ser prudentes cuando acuden a una gran feria juguetera internacional de cierta importancia. En el caso de la que se celebra en Hong Kong directamente se guardan de mostrar sus últimos modelos a todos los asistentes. Ni siquiera exponen en el recinto ferial reservado para que las empresas coloquen sus stands; habilitan un espacio en un hotel aledaño y, estableciendo un riguroso y cuidado orden de visita para clientes de plena confianza, muestran sus productos. Aún así, en muchas ocasiones en INJUSA se encuentran con que clientes han adquirido réplicas de sus productos sin ni siquiera haberse dado cuenta de ello.

Por esa razón la juguetera alicantina ha decidido coger el toro por los cuernos, preocuparse por registrar sus invenciones y diseños e intentar frenar la llegada de las réplicas a manos del cliente anticipándose a la difícil situación que se da cuando se exige su retirada. Una vez un distribuidor o tienda tiene el producto réplica en su stock es reacio a retirarlo; los plazos de distribución pueden dejarle sin volver a recibir a tiempo para las fechas navideñas un juguete que muy posiblemente le proporcione buenos ingresos.

Os dejamos con este vídeo en el que se ve el proceso de fabricación de la compañía

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s