Utilidad y características de la Clasificación Internacional de Patentes

Durante el día 21 del próximo mes de febrero tendrá lugar en Ginebra (Suiza) un taller sobre la Clasificación Internacional de Patentes (CIP), cuya nueva versión, como cada año, entró en vigor hace escasamente dos semanas. Ya es posible rellenar el formulario para inscribirse y consultar el programa provisional en la página web que la WIPO dedica a informar sobre la convocatoria.

¿Qué es y qué hace la Clasificación Internacional de Patentes (CIP)?

Establecida por el Arreglo de Estrasburgo de 1971, ratificado por 62 Estados, la CIP recoge y permite clasificar las patentes y modelos de utilidad a escala internacional asignándolos a ocho sectores tecnológicos con aproximadamente 70.000 subdivisiones.

Para hacerlo emplea un sistema uniforme y jerárquico de símbolos, no dependientes del idioma, que es reconocido en todo el mundo y actualmente emplean las oficinas de patentes de más de 100 Estados. La asignación de esos símbolos a los documentos presentados es competencia de las oficinas nacionales o regionales de Propiedad Industrial que publican los documentos de patente. Por lo que respecta a las solicitudes PCT, la asignación de los símbolos de la CIP incumbe a la Administración encargada de la búsqueda internacional.

Concebida inicialmente para ser consultada en papel, la CIP fue modificada en el año 1.999 con el fin de convertirse en una fuente de documentación eficiente y efectiva en el entorno electrónico. Para ello se introdujeron varios cambios importantes:

  • Se abrió la posibilidad de revisar los principios generales que rigen las normas de clasificación cuando fuera procedente.
  • Aprovechar las posibilidades del entorno tecnológico permitió introducir datos adicionales que hacen más rica y explican con más detalle la anotación de la clasificación (definiciones, fórmulas químicas estructurales, ilustraciones gráficas, etc)
  • La clasificación se dividió en dos niveles, básico y avanzado, para responder mejor a las necesidades de consulta de diferentes tipos de usuario. A consecuencia de ello, los documentos de patente aparecen ordenados de acuerdo con las enmiendas a los dos niveles de consulta: básico y avanzado.
  • También se introdujeron dos métodos de revisión diferentes, uno para cada nivel establecido: de tres años para el nivel básico y de revisión continua para el nivel avanzado.

Actualmente, la versión digital de esta clasificación, cuyas nuevas prestaciones básicas terminaron de añadirse en 2005, se puede consultar a través de la web de la WIPO. Un comité de expertos se encarga de revisarla anualmente para que esté totalmente actualizada; por eso, cada uno de enero, la CIP tiene una nueva versión.

¿Para qué y para quién resulta imprescindible consultar la CIP?

Además de ser el índice de documentos de patentes más completo, la Clasificación Internacional de Patentes es la herramienta de búsqueda más eficaz puesta en manos de las oficinas de Propiedad Industrial, inventores, servicios de investigación y otros usuarios para que puedan recuperar los citados documentos cuando les sea necesario.

Por ejemplo, acudir a esta clasificación resulta imprescindible para las administraciones encargadas de la concesión de patentes cuando requieren analizar la novedad y actividad inventiva de aquellas innovaciones técnicas que solicitan analizar la novedad de una patente o modelo de utilidad.

 

edificio OEPM

La CIP, además de facilitar el acceso a la información tecnológica y jurídica relevante contenida en los documentos de patente y ser la fuente que hace posible difundirla de manera selectiva entre quienes necesitan consultarla y estudiarla, cumple también con dos importantes funciones:

  • Constituye una base documental de gran valor para investigar el estado de la técnica en determinados campos de la tecnología.
  • Es una riquísima fuente de datos para elaborar estudios estadísticos sobre la Propiedad Industrial a partir de los que evaluar el estado de desarrollo tecnológico en diversas áreas.

Adicionalmente a la CIP, debemos mencionar, por su importancia, el sistema Clasificación Cooperativa de Patentes (Cooperative Patent Classification o CPC por sus siglas en inglés), en vigor desde el 1 de enero de 2013. Se trata de un sistema bilateral desarrollado conjuntamente por la Oficina Europea de Patentes (OEP) y la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos (USPTO) que combina las mejores prácticas de clasificación de las dos oficinas y ya se utiliza en más de 45 oficinas de patentes de todo el mundo”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s