Archivos Mensuales: febrero 2017

Así fue la participación de CEVIPYME en #SME2017

Un año más, y ya van cuatro, CEVIPYME volvió a estar presente en el Salón MiEmpresa junto a la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM), uno de los eventos más importantes e interesantes a escala nacional tanto para autónomos como para PYMEs y start-ups. En esta octava edición, que tuvo lugar entre los días 21 y 22 de febrero en el Barclayd Center de Madrid, cerca de 15.000 visitantes pudieron recibir información, formación de los más de 300 profesionales altamente cualificados presentes en el salón.

 

standcevipyme_sme2017

Durante las dos jornadas que duro el evento se analizaron cerca de 150 temáticas relacionadas con la creación y consolidación de empresas, siendo CEVIPYME la entidad responsable de dar a conocer a inventores y emprendedores la forma más adecuada de proteger sus bienes intangibles, así como de ver reconocidos tanto a escala nacional como internacional los derechos de Propiedad Intelectual e Industrial sobre sus diseños, creaciones invenciones e innovaciones.

Cevipyme y la OEPM proporcionaron a las PYMEs y a los emprendedores, información y asistencia personalizadas sobre las mejores opciones para la protección de la Propiedad Industrial, Intelectual y la Innovación, así como sobre la manera más eficaz de gestionar y rentabilizar dicha propiedad una vez obtenidos y registrados los derechos correspondientes.

La inmejorable ubicación del stand de CEVIPYME en el recinto ferial, cerca de la puerta principal de acceso, su buen tamaño y el interés suscitado por las intervenciones de Mónica Castilla Baylos, Jefa de Área de Difusión, Comunicación y Relación con la empresa de la OEPM; y Coro Gutiérrez Pla, Jefa de Servicio de Apoyo a la Empresa de OEPM, mas personal especializado de la OEPM, contribuyeron a que centenares de asistentes se acercaran a solicitar información sobre cómo registrar y proteger sus marcas, diseños industriales, patentes y modelos de utilidad y resolver cualquier tipo de duda sobre este tema. Un equipo de hasta siete personas de la OEPM se encargó de atenderles con diligencia.

CEVIPYME y la OEPM, en las salas “Crece” y “Pregunta” del Salón MiEmpresa

monica_sme2017

Durante la mañana de la primera jornada, Mónica Castilla Baylos jefa de Área de Difusión, Comunicación y Relación con la empresa de la OEPM, impartió en la sala “Crece” la conferencia titulada “La Propiedad Industrial como herramienta de internacionalización de las empresas: marcas, diseños y patentes”. Durante la misma señaló ante un nutrido grupo de asistentes la importancia capital que tienen para las empresas los activos intangibles, de los cuales procede gran parte de su valor en el mercado.

Además, aclaró las diferencias entre derechos de Propiedad Intelectual e Industrial y mostró el amplio abanico de herramientas y recursos que CEVIPYME pone a disposición de emprendedores y PYMEs para agilizar cualquier trámite o consulta relacionada con la solicitud y registro de derechos de propiedad sobre marcas, patentes, modelos de utilidad y diseños industriales.

Finalmente, Baylos facilitó varios consejos sobre los aspectos que han de tener en cuenta las empresas a la hora de expandir su marca o introducir una línea de productos determinada en mercados internacionales.

En el segundo día del evento Coro Gutierrez Pla, Jefa de Servicio de Apoyo a la Empresa de la OEPM, impartió la charla “¿Quién puede ayudarme (a poder ser gratis) con la Propiedad Industrial?” en la sala “Pregunta”. Al igual que hiciera Baylos en la jornada anterior, Gutiérrez Pla incidió también en la importancia de los bienes intangibles para la empresa, destacando que su valor supone el 84% del total que se les atribuye en el mercado.

coro_gutierrez

Así mismo, repasó brevemente la importante diferencia que existe entre los derechos de Propiedad Industrial e Intelectual, dejando claro que, en el caso de los primeros, es imprescindible solicitarlos formalmente ante Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM) .

Como ya se adelantaba en el título de la propia charla, Gutiérrez Pla dedicó buena parte de la misma a enumerar y mostrar las características de todos y cada uno de los servicios gratuitos de atención al público que facilita la OEPM, a saber: el servicio de apoyo a la PYME; el de información general; el de información tecnológica; y los del examinador de Guardia tanto de patentes como de marcas.

Gutiérrez también dio a conocer a los asistentes la ubicación de la oficina de la OEPM en Madrid, donde pueden acudir personalmente para recibir la información que necesiten en lo referido a la gestión la Propiedad Industrial de su empresa, desde el registro de una marca hasta la solicitud de una patente.

Finalmente, ofreció una amplia panorámica de toda la información y documentación que la entidad ofrece en las distintas áreas de su página web (bases de datos disponibles para consultar la existencia de patentes o marcas; acceso al Boletín Oficial de la Propiedad Industrial; disponibilidad de modelos de contratos de transferencia tecnológica, etc.). Antes de cerrar su intervención Gutiérrez quiso recordar a los asistentes que el tamaño de una empresa no importa “si está protegida, no se la pueden comer”. Habló de la “selección natural en el mundo de las empresas”, argumentando que al igual que a una pequeña tortuga le protege su caparazón de los depredadores, los títulos de Propiedad Industrial protegen a las PYMEs y los emprendedores de posibles competidores.

Anuncios

Un análisis de la situación de la I+D+i en España

Entrevistamos a Carlos Elías catedrático de Periodismo en la Universidad Carlos III de Madrid, experto en la interacción ciencia, tecnología y esfera pública, además de científico y divulgador.

 

“El problema viene sobre todo por el poco apoyo a la I+D+i desde la empresa privada”

foto_carlos_elias

Recientemente hemos tenido acceso al informe “I+D+i en las empresas españolas 2015”. Entre otros datos, en él se exponen los recogidos por el INE y la OCDE sobre la evolución del gasto en I+D en relación al PIB (2010-2015). Consultando el documento se puede apreciar que España, debido a un descenso leve pero constante de la inversión en I+D, está algo retrasada con respecto al resto de países de la propia OCDE y de la UE en ese aspecto. Para saber la opinión sobre una serie de cuestiones relacionadas con la situación del I+D+i en nuestro país nos pusimos en contacto Carlos Elías catedrático de Periodismo en la Universidad Carlos III de Madrid, experto en la interacción ciencia, tecnología y esfera pública, además de científico y divulgador.

Desde su perspectiva como científico y divulgador Carlos Elías considera que en España el problema está ocasionado en gran parte por la escasa inversión que realiza el sector privado en I+D+i debido a que, en general, las empresas y empresarios españoles no operan en el sector tecnológico sino en el constructor o el de servicios.

Por otra parte, pese a la reducción de inversión Elías también quiso destacar que, según la FECYT, los indicadores de “calidad científica” han aumentado. Por ejemplo, el porcentaje de publicaciones altamente citadas (de excelencia) se incrementó casi un punto, pasando del 12,9% en el 2013 al 13,7% en el 2014. Además, el número de las mismas realizadas por un autor español aumentó medio punto porcentual (8,4% en 2013 y 9,0% en 2014). Finalmente, los artículos españoles publicados en colaboración con otros países pasaron del 43,5% en 2013 al 44,7% en 2014.

Elías quiso resaltar estos datos porque muestran que la política científica y la gestión de lo que se considera “resultado científico” son importantes. En su opinión, una muestra de ello está en el hecho de que ahora es necesario tener muchas más publicaciones que antes para acreditarse como profesor en la universidad. No obstante, matiza que “el excesivo culto al paper” puede estar perjudicando a la ciencia e innovación.

Si bien es cierto que la política científica ha conseguido obtener más resultados en términos de papers con menos presupuesto, el catedrático quiso poner el acento en la falta de proyectos empresariales en el ámbito tecnológico. Afirmó con respecto a estos factores que “el dinero también es necesario para consolidar a científicos jóvenes que, lamentablemente, trabajan en España para que sus jefes publiquen, pero luego los queman y tienen que emigrar porque no consiguen un puesto fijo”.

Ausencia de científicos donde se toman decisiones sobre I+D

Es frecuente que tanto los representantes del gobierno como los líderes y portavoces de los partidos políticos que ejercen la oposición hablen sobre la importancia que tiene invertir en I+D+i para garantizar el continuo desarrollo económico del país. Sin embargo, en España parece que las palabras no terminan por traducirse en hechos. Elías atribuyó este desajuste entre lo dicho y los resultados que muestran los datos a una falta de compromiso real entre el sector productivo y el desarrollo tecnológico debido a que “en España se vive medianamente bien a pesar de que nunca hemos sido vanguardistas en ciencia y tecnología. Pero no es lo mismo ser productor que consumidor de ella”.

Esta afirmación condujo a Elías a señalar que, a su juicio, un país puede obtener su riqueza únicamente de tres formas: conquistando a otros países y expoliándolos (lo que se hizo hasta el siglo XX y es el origen de la riqueza de Europa); teniendo recursos naturales y, por último, a través de las patentes tecnológicas. España ha optado por utilizar sus recursos naturales que son las playas (turismo) y el suelo (construcción). El haber basado el progreso económico del país en esos dos sectores hace que no sea fácil conseguir que las políticas públicas ayuden a otro tipo de industrias. En resumen, Elías apuntó que pronunciar un discurso a favor de la inversión en ciencia y tecnología de poco sirve si los políticos y gestores públicos no saben cómo hacerlo efectivo.

Una idiosincrasia cultural que recela del éxito económico

A juicio de Elías los procesos de transferencia que llevan a traducir los resultados de la inversión que se realiza en investigaciones científicas en la creación de nuevos productos y servicios pasa por que en España se produzca un cambio cultural profundo.

Y lo ejemplificó afirmando que en nuestro país el éxito comercial de un profesor universitario, ya sea con una patente o mediante la publicación de un libro que llegue a convertirse en best seller, está mal visto. A esto, comentó Elías, se suman importantes problemas para trabajar en el sector público y privado y la existencia de una cultura de lo que, en términos expresados por Max Weber en su libro La ética protestante y el espíritu del capitalismo, se define como cultura católica: que aspira a trabajar para vivir en lugar de vivir para trabajar. Elías ejemplificó las consecuencias negativas que a su juicio tiene esta forma de entender la vida aseverando que “si con lo que te piden para los sexenios tienes un sueldo para vivir, ¿qué incentivo tiene crear una empresa con el resultado de tus investigaciones?” Añadió que “no es una mala forma de vida producir poco y vivir tranquilo, pero nos resta competitividad en un mundo globalizado donde otros no piensan igual”.

A este problema cultural de difícil solución se suman además numerosas trabas burocráticas, que terminan por convertirse en un muro infranqueable para quienes vuelven de trabajar en el extranjero con ganas de cambiar las cosas.

Universidad y Empresa, aún alejados

A pesar de que en España también se suele hablar de potenciar la relación entre Universidades, Institutos de Investigación y Empresas existe un desconocimiento –y hasta un cierto desprecio- entre ambos mundos. Para atajar este problema, Elías considera que sería positivo tanto hacer a los empresarios trabajar un año en la Universidad como a los universitarios en las empresas, “una especie de sabático aprendiendo unos de otros”.

El catedrático consideró fundamental esto último destacando que, si bien la mayoría de empresarios han pasado por la universidad, los universitarios, incluidos muchos profesores e investigadores de la titulación de Administración y Dirección de Empresas, jamás han pasado por una empresa. Esta falta de experiencia en el mundo de los negocios está relacionada con el excesivo peso que se da en la academia a los “papers” y a la teoría, en detrimento de las iniciativas de tipo empresarial. En opinión de Elías “la cultura de generar riqueza está mal valorada por la sociedad española, lo que supone un problema de idiosincrasia como pueblo en un mundo capitalista globalizado”.

Sobre el registro de patentes, modelos de utilidad y diseños industriales

Desde su posición como investigador científico Elías considera problemático que en nuestro país se valore más, en la burocracia académica, ser dueño de la patente (financiada con dinero público) que sus resultados. En su opinión, pagar por una patente que no se transforma –ni se va a transformar nunca- en un producto comercial (es decir, que no genera un retorno de la inversión) puede considerarse “malversar dinero público” de forma legal.

Por otra parte, también quiso dejar claro que las patentes benefician a la investigación de manera indudable, ya que suponen un incentivo económico para el científico. De hecho, declaró que compañeros suyos de promoción residentes en EEUU y que trabajan en la industria farmacéutica y química “tendrán una buena jubilación gracias a patentes suyas que son rentables”.

Cuatro españolas entre las finalistas a los Premios a la Mujer Innovadora

La innovación también se escribe en femenino

El pasado sábado se celebró el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. Ello nos ha impulsado a dedicar esta entrada a la figura de cuatro españolas que este año han quedado finalistas en los “Premios a la Mujer Innovadora” que organiza la Comisión Europea.

El origen

Con el objetivo de reafirmar su compromiso con la “Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”, que fijó la erradicación de la pobreza en todas sus dimensiones como meta universal a alcanzar para hacer posible el desarrollo sostenible en sus dimensiones económica, social y ambiental, el 22 de diciembre de 2015 la Asamblea General de la O.N.U. proclamó el 11 de febrero “Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia” .

Mediante su decisión el organismo internacional invitaba a Estados, sector privado, mundo académico y sociedad civil a organizar actividades durante ese día para señalar la importancia de erradicar cualquier discriminación que obstaculice la participación plena de mujeres y niñas en la educación, capacitación y toma de decisiones dentro del campo científico.

En lo que se refiere a las actividades organizadas en el viejo continente que se orientan en la dirección apuntada por la O.N.U. mediante el reconocimiento del día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, destaca la convocatoria anual de los “Premios a la Mujer Innovadora” (European Union Women Innovators) que realiza la Comisión Europea.

Se trata de un concurso organizado en el marco de la UE para dar a conocer proyectos empresariales de éxito en los que los conocimientos, creatividad y capacidad de trabajo aportados por las mujeres han sido capitales para desarrollar productos y servicios novedosos de gran impacto social.

Finalistas en 2017

finalistas-mujeres-innovadoras-2017

Hace escasamente una semana se han dado a conocer los nombres de las 12 mujeres finalistas que optarán a recibir el premio en 2017, que se otorgará el próximo 8 de marzo. Y estamos de enhorabuena porque cuatro de ellas son españolas: Gema Climent, Gema Galdón, África González e Isabel Trías. Os contamos por qué resumiendo brevemente en qué proyectos están implicadas:

Gema Climent es la fundadora, directora y administradora de la compañía Nesplora technology and behaviour, que emplea tecnologías emergentes para analizar el comportamiento humano. Su actividad se basa en una concepción innovadora sobre la evaluación de la cognición y comportamiento humanos, basada en el empleo de escenarios de realidad virtual estandarizados y validados científicamente.

Gemma Galdón es analista política y trabaja estudiando en profundidad los impactos legal, social y ético que tiene el empleo de tecnologías que procesan grandes cantidades de datos. Es fundadora y directora de Éticas Research and Consulting, una multinacional en la que trabajan científicos sociales, científicos de datos y expertos en IT para afrontar los desafíos que presenta el desarrollo de la llamada “sociedad de datos”. Usando su propio marco de análisis para evaluar el impacto del Big Data en las sociedades más desarrolladas económicamente, Eticas Research and Consulting trabaja con sus socios tanto públicos como privados en la creación de un marco de valores que incorporar a las políticas y soluciones tecnológicas más avanzadas.

África González es profesora de inmunología y directora del Centro de investigación Biomédica de la Universidad de Vigo. Además, también es co-fundadora de la compañía NanoImmunotech, la primera firma europea que oferta servicios de caracterización biomédica síntesis de nanomateriales, bioconjugación y biosensibilidad.

Isabel Trillas Gay es profesora en la Facultad de Biología de la Universidad de Barcelona y cofundadora, asesora científica y miembro del comité director de la spin-off Biocontrol Technologies, S.L., firma que le ha permitido desarrollar y comercializar un pesticida biológico que emplea las propiedades de un microorganismo natural, la Trichoderma asperellum strain T34, para prevenir los efectos nocivos de las plagas en los cultivos.

El próximo 8 de marzo Día Internacional de la Mujer sabremos el nombre de las ganadoras.

Inventores altruistas

La historia de Nader Khalili y su sistema de construcción SuperAdobe

Es común considerar la solicitud de una patente o el reconocimiento de los derechos de propiedad intelectual como la vía mediante la que inventores de todo el mundo buscan la obtención de beneficios económicos personales. Pero no siempre es así. También existen casos altruistas, en los que éstos buscan esa protección legal para garantizar que sus inventos puedan distribuirse y comercializarse en beneficio de las personas con menos poder adquisitivo. Hoy os vamos a acercar uno de esos casos.

Nader Khalili (1936-2008) fue un profesor y arquitecto iraní que, inspirado por los escritos del poeta místico sufí Rumi, encontró la forma de combinar las técnicas modernas de construcción con otras originarias de Oriente Medio para desarrollar un nuevo método con el siguiente objetivo: ampliar al máximo las posibilidades de acceso a una vivienda digna, económica y ecológica para cualquier persona facilitando además su construcción con las propias manos.

Khalil consiguió alcanzarlo creando el sistema SuperAdobe, o de superbloques, que permite construir estructuras y espacios cubiertos de todo tipo empleando sacos rellenos de adobe enrollados y superpuestos en torno a una estructura abovedada hecha con alambre de espino. Para dar más estabilidad a las construcciones, los muros conformados por los citados sacos pueden recubrirse con cemento, cal o emulsión de asfalto. En combinación con otras técnicas modernas se consiguen levantar estructuras duraderas capaces de resistir incluso a temblores de tierra. No en vano Khalili recibió varios premios internacionales en reconocimiento a sus méritos como investigador en tecnologías de la construcción.

Se puede considerar el SuperAdobe como su invención más sobresaliente, ya que permitió al arquitecto iraní cumplir con los tres principios rectores que inspiraron durante años su filosofía de trabajo:

  • La vivienda es un derecho humano fundamental.
  • Cada ser humano debería ser capaz de levantar su propio hogar,
  • El mejor método para construir viviendas ecológicas y económicas ha de estar basado en el uso de tierra.

superadobe

Ilustración que aparece en su página web

Tras crear la fundación Geltaftán en 1986 para construir casas de cerámica y tierra e incorporarla en 1991 a la organización California Institute of Earth Art and Architecture, que enseña a construir casas mediante la técnica SuperAdobe mediante la organización de talleres tanto presenciales como virtuales, Khalil decidió proteger su invención de posibles usurpadores.

Con la intención de evitar que su combinación de técnicas terminase por ser explotada comercialmente por firmas a las que impulsara el mero afán de lucro, Khalil presentó en 1998 una solicitud de patente ante la Oficina de Patentes y Marcas de los EE.UU.

Además de esto, para proteger que su invención cayera en manos de otras entidades, Khalil presentó un año después una solicitud internacional de patente en virtud del sistema de Tratado de Cooperación en material de Patentes, a lo que pocos años después, en 2004 sumó la solicitud de marca para Cal-Earth ante la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos (USPTO) y ante la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO) en 2010. Gracias a ello sus productos se han comercializado a precios económicos en Jordania, en Australia y en México.

El propio arquitecto declaró en su momento haber dado ambos pasos para facilitar que el sistema de construcción SuperAdobe fuera una puerta de acceso a la vivienda para las personas pobres. En concreto declaró “estos últimos 25 años me he asignado a mí mismo la misión de facilitar un techo a las personas que no se lo puedan permitir. Pero esta idea se debe proteger, pues numerosos sistemas de construcción que se iniciaron pensando en los pobres adoptaron progresivamente un tinte demasiado comercial para que éstos pudieran aprovecharlos”.

Si queréis con algo más de detalle las actividades de CAL-Earth y cómo aprender a construir alojamientos y estructuras mediante la técnica SuperAdobe podéis visitar tanto la página de la WIPO que nos ha servido de fuente para redactar esta entrada como la de la propia organización CAL-Earth.