CEVIPYME

Una empresa vasca pondrá a disposición de los surfistas japoneses su inigualable sistema generador de olas

Anuncios

El tres de agosto de 2016 Fernando Aguerre, presidente de la International Surf Association (ISA por sus siglas en Inglés), asistió en Rio de Janeiro a la reunión del Comité Olímpico Internacional en la que la institución tomaría su decisión final con respecto al reconocimiento del Surf como deporte olímpico. El encuentro se producía veintidós años después de que el propio Aguerre mantuviera los primeros contactos con el COI para conseguir que el surf fuera incluido en las olimpiadas. Dos décadas de esfuerzos y la pasión de millones de aficionados terminaron por dar resultados. Ese mismo día supimos que el surf sería una prueba olímpica más durante los JJ.OO de Tokio 2020 por tres razones: su elevado número de practicantes (la propia ISA calcula que son alrededor de 35.000.000 en todo el mundo), su potencial para promover el espíritu olímpico y su potencial capacidad para generar ingresos derivados de la venta de entradas y derechos televisivos.

Cambios tecnológicos para una nueva era en el Surf

En respuesta a una pregunta formulada por la conocida revista Surferrule sobre el papel de la ISA a partir de ese momento, Aguerre afirmaba que la asociación haría todo lo posible por hacer que el surf se practicara más y en mejores condiciones en todo el mundo, destacando como una de las ventajas de este deporte que el dinero normalmente destinado a la construcción de instalaciones puede emplearse para formar profesionales. En sus propias palabras “el mar es nuestra cancha, nuestra pista y ¡ya está hecha! ¡no necesitamos construirla!”. ¿Oh sí?

Cierto es que el surf se practica en un entorno natural y no necesita de la construcción de costosos pabellones pero también lo es que la nueva era para este deporte que abre su reconocimiento olímpico ha creado un escenario diferente. Y es muy posible que en él quieran aparecer países en cuyo territorio no se den las mejores condiciones para practicar surf.

Además de esto, uno de los principales asuntos del que ya se están ocupando los organizadores de los JJ.OO de Tokio en relación a las pruebas surf es la más que posible falta de oleaje en las costas niponas durante las fechas en las que tendrán lugar las pruebas. Y la mejor solución para ello puede estar en la tecnología creada por una empresa radicada en el País Vasco. Su nombre es Instant Sport, fue fundada en 2005 por el ingeniero navarro Josema Odriozola y la economista deportiva alemana Karin Frisch, y se trata de la firma que ha ideado, fabricado, patentado y comercializado bajo la marca Wave Garden el mejor sistema del mundo para generar olas aptas para la práctica del surf en aguas tranquilas. Desde hace unos meses están trabajando con varios inversores privados y la Federación de Surf de Japón para construirlo en las proximidades de Tokio. Si bien no se ha establecido contacto directo con el comité organizador de los JJ.OO, se trata de unas instalaciones a las que podría acudir durante el transcurso de los juegos en caso de ser necesario.

I+D puntera aplicada a la generación de olas

El sistema Wave Garden no sólo permite determinar el tamaño, forma y velocidad de las olas (con principio y fin, circulares…) sino también generar diferentes tipos de rompientes adecuados al nivel de toda clase de surfistas. Todo ello ha sido posible gracias al trabajo conjunto y prolongado de un excelente equipo de I+D compuesto por investigadores, ingenieros y expertos en dinámica de fluidos computacional.

Mediante la realización de muchísimas pruebas, empleando en un principio simuladores computacionales y maquetas para terminar haciendo ensayos definitivos en “tamaño real”, han conseguido estudiar y conocer, con total precisión, cómo cada aspecto del fondo y la orilla afectan a la calidad y forma de las olas. El resultado: disponer de un sistema que, integrando toda esa información sobre hidrodinámica, permite generar olas para practicar Surf de modo fiable, simple, eficiente y ecológicamente sostenible. Se trata de un hito en su campo, por lo que la firma ha patentado muchos de sus desarrollos. En este vídeo podéis ver cómo funciona y declaraciones de profesionales que entrenan empleando parques de olas creadas por el sistema Wave Garden.

La Federación Japonesa de Surf abre la puerta hacia su uso en los JJ.OO.

Gracias al hercúleo esfuerzo realizado en I+D, Wave Garden ofrece a la Federación de Surf de Japón una solución que, por primera vez en la historia, permite fabricar instalaciones de surf económicamente viables y de bajo impacto medio ambiental. Para ello se necesita disponer de un lago cuya superficie sea de unos 250 por 80 metros. La profundidad del lago puede ser de 1 metro, pudiendo llegar hasta los 2 metros en zonas protegidas, y debe ser constante, lo que significa que ha de motorizarse para que no varíe + /- 10 centímetros.

Y las facilidades que ofrece esta tecnología no acaban ahí. Si en el territorio donde se pretende instalar el parque de olas no hay un lago que cumpla con las características requeridas, los ingenieros de Instant Sport lo diseñan desde cero. La ventaja en este último caso es que, al poder definir la forma de su fondo, pueden crear zonas aptas para generar olas en función del nivel de los surfistas que vayan a practicar. Su número puede llegar hasta los 50 simultáneamente, siendo unos 15 de alto nivel y el resto, principiantes.

Fuente: Sportics

Anuncios