Archivos Mensuales: noviembre 2017

Conoce cómo conseguir el sello “PYME Innovadora” que ya tienen más de dos mil empresas

El sello “PYME Innovadora” reconoce el compromiso de las empresas con la I+D

Hace unos meses escribimos en este mismo blog una entrada en la que dimos a conocer varios sellos de calidad que la UE otorga a algunos productos alimenticios por razón de su origen o tratarse de una especialidad tradicional. Su re-lectura nos llevó a hacernos la siguiente pregunta ¿Existirá algún distintivo de calidad similar que acredite el compromiso de las empresas con la innovación? Y en España, existe. Se trata del sello a la PYME innovadora y los requisitos que han de cumplir las empresas para obtenerlo están regulados desde el verano de 2015, año en que se publicaron en el B.O.E. junto con el modo de funcionamiento del Registro de la Pequeña y Mediana Empresa Innovadora. Con su creación, el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad abrió una vía para que las empresas pudieran acreditar oficialmente su compromiso con la innovación, y obtener, gracias a él, varias ventajas que os pasaremos a comentar en esta entrada.

 

Qué ha de cumplir una PYME para ser reconocida como innovadora oficialmente

Según lo establecido por la Orden Ministerial vigente desde 2015, una PYME se considerará innovadora, y por tanto digna de recibir el sello distintivo correspondiente previa alta en el Registro de PYMES innovadoras, en tres supuestos muy concretos:

  • Cuando haya recibido financiación pública en los últimos tres años sin que ésta se le haya revocado a causa de una ejecución negligente, incorrecta o insuficiente de la tarea para la que se le otorgaron fondos;
  • Cuando haya demostrado mediante su actividad que es una empresa innovadora bien por disponer de una patente propia en explotación registrada en un plazo que no debe superar el lustro con respecto al año en que solicita se le reconozca esa condición; o bien por haber obtenido, en los tres años anteriores al ejercicio del derecho de bonificación, un informe motivado vinculante positivo a efectos de aplicación de la deducción a la que se refiere el artículo 35 del texto refundido de la Ley del Impuesto sobre Sociedades, aprobado por el Real Decreto Legislativo 4/2004, de 5 de marzo.
  • Cuando haya demostrado su capacidad de innovación obteniendo alguna de las siguientes certificaciones oficiales reconocidas por el Ministerio de Economía y Competitividad:

– Joven Empresa Innovadora (JEI), según la Especificación AENOR EA0043.

– Pequeña o microempresa innovadora, según la Especificación AENOR EA0047.

– Certificación conforme a la norma UNE 166.002 «Sistemas de gestión de la I+D+i».

Cumplir con alguno ó varios de estos criterios enumerados permite a las PYMES, en primer lugar, solicitar por vía telemática su alta en el Registro de Pymes Innovadoras, listado público que ofrece el Ministerio de Economía y Competitividad, y en el que es necesario figurar para poder recibir el sello distintivo “PYME Innovadora” para exhibirlo públicamente.

Ventajas que otorga lucir el sello “PYME Innovadora”

En primer lugar, la más evidente: poder hacer uso del distintivo con fines publicitarios y de promoción. Los clientes podrán ver el sello “PYME Innovadora” junto al logotipo de la empresa y sabrán que, más allá de las habituales proclamas que hacen todas las compañías de su compromiso con la I+D, los méritos a la innovación dentro de su sector de actividad le son reconocidos oficialmente.

En segundo lugar, las PYMES inscritas en el registro de PYMES Innovadoras podrán recibir una bonificación del 40% en las aportaciones que hagan a las cuotas de la Seguridad Social derivadas de la contratación de personal dedicado a investigar. Además, tendrán también acceso a deducciones fiscales en el impuesto de sociedades derivadas de la realización de actividades de I+D+i (hasta un 42% del gasto en proyectos de I+D y un 12% en los considerados IT) y les será posible combinar ésta con la anterior bonificación citada.

Para terminar, las PYMES que luzcan este sello a raíz de su inclusión en el Registro de PYMES Innovadoras, listado de consulta pública en el que actualmente hay 2.186 empresas dadas de alta, podrán optar a recibir tres tipos de ayudas: las destinadas a la Innovación Tecnológica que ofrece el ICO; las que facilitan la formación y contratación de personal cualificado para el desarrollo de actividades de investigación, y las de Fomento de la Compra Pública Innovadora.

Anuncios

Investigadores de la Universidad de Jaén patentan un bastón de montaña que acumula energía eléctrica

Además de ser profesora e investigadora en el departamento de Ingeniería Gráfica, Diseño y Proyectos de la Escuela Politécnica Superior de la Universidad de Jaén, Cristina Martín es aficionada al senderismo. Hace algunos años, mientras disfrutaba recorriendo una ruta campestre en compañía de sus hijas, una de ellas sufrió un pequeño accidente. Cuando la docente se dispuso a utilizar su teléfono móvil para contactar con los servicios de urgencia se percató de que la batería del celular se había agotado.

A pesar de no poder establecer comunicación alguna, finalmente la situación se resolvió sin consecuencias graves para su hija. Pese a ello, a raíz de lo sucedido la investigadora comenzó a preguntarse cómo evitar a otros montañeros el padecer un problema de comunicación similar en caso de emergencia por encontrarse en un entorno alejado de cualquier fuente de suministro eléctrico.

Planteó la pregunta al grupo de Investigación y Desarrollo en Ingeniería Gráfica, Diseño Industrial y SIG de la UJAEN, cuyos miembros han conseguido solucionar la cuestión en colaboración con el grupo de Investigación y Desarrollo en Energía Solar, mediante el diseño de un bastón electrónico que permite generar y almacenar energía eléctrica de forma autónoma. El proyecto, nos ha comentado la propia Cristina Martín, les ha llevado dos años y medio de trabajo.

Un bastón eléctrico para senderistas

El bastón dispone de una hélice en la empuñadura que, al moverse impulsada por una corriente de aire o de agua, transmite energía mediante un eje al generador eléctrico y la batería ubicados en su interior. Como resultado, el cayado se convierte en una fuente de energía eléctrica a la que se puede conectar, mediante una entrada USB, cualquier dispositivo móvil cuando su recarga sea necesaria en un momento de emergencia.

El utensilio dispone además de un sistema de fijación que permite colocarlo en la entrada de una tienda de campaña mientras se acampa, pudiendo así acumular energía durante la noche en lugares ventosos. Según nos ha asegurado la doctora Martín, el diseño ha sido concebido pensando en la mejor forma de aprovechar las condiciones climatológicas que se dan en la montaña, un medio muy favorable para las corrientes de aire y en concreto para el flujo turbulento. De hecho, la geometría de la empuñadura del bastón conforma una hélice eólica de eje vertical que resulta ideal tanto para aprovechar el flujo de aire en la montaña como la energía generada por las corrientes de agua.

En resumidas cuentas, Cristina Martín y el resto de investigadores implicados en el proyecto –Catalina Rus, Miguel Ángel Rubio y Jorge Manuel Mercado– han sabido convertir una herramienta de uso cotidiano para todos los aficionados al deporte de montaña en un utensilio más eficiente, capaz de cumplir una nueva función que puede resultar clave en momentos de emergencia. Además, su talento para el diseño industrial les ha llevado a conseguirlo sin realizar grandes modificaciones externas que entorpezcan el uso original del bastón.

Para llegar a materializarlo han dispuesto de fondos de la propia universidad y echado mano de avanzadas herramientas informáticas, incluida una impresora en 3D. En lo que se refiere al uso de esta última, Martín ha aseverado que la mayor ventaja que ofrece es la posibilidad de validación del diseño mediante un prototipo físico. Así, una vez terminado el diseño de las aspas de la empuñadura y solucionadas las limitaciones de espacio impuestas por la forma tubular del bastón (donde debían ubicar eje, generador y batería) los investigadores pudieron probaron su eficacia en el túnel de viento de la propia Universidad de Jaén gracias a haber podido fabricar un prototipo en plástico.

Un diseño patentado en vistas a su comercialización

El bastón eléctrico para senderistas ya es una innovación patentada La propia doctora Martín nos ha aclarado que decidieron hacerlo tras realizar un estudio del estado de la técnica y comprobar que existía novedad y actividad inventiva, no encontrando ningún diseño de características similares. Además, las propiedades del diseño relacionadas con la ayuda al senderista para su localización en caso de accidente o pérdida también son innovadoras. Durante todo el proceso de solicitud de los derechos de Propiedad Industrial el equipo de investigación contó con la asesoría de la Oficina Transferencia de Resultados de Investigación (OTRI) de la Universidad de Jaén.

Una vez obtenida la patente, el equipo de la UJAEN trabaja para averiguar el mejor modo de abaratar los costes de producción del bastón con el fin de posibilitar su comercialización. Según nos ha comentado Martín, actualmente están en la etapa final de ajuste del producto, realizando pequeños cambios finales. Dado el gran impacto mediático que ha tenido y la aplicabilidad de su diseño, confían en poder ponerlo en manos de senderistas y montañeros de todo el mundo en poco tiempo. Podéis ver el resultado de su trabajo en este vídeo:

Poner freno a la falsificación de productos de marca es un reto aún por superar

El pasado 19 de octubre se celebró en Madrid una interesante jornada de trabajo sobre “Tendencias en la lucha contra la falsificación de marcas a través de Internet”. Durante su transcurso, los participantes expresaron sus opiniones en materia de seguridad y prevención contra este tipo de delitos y dieron a conocer algunas de las medidas que se están adoptando para disminuir su impacto en la economía.

En el evento participaron, entre otras personas, el Director General de la Asociación para la Defensa de las Marcas (ANDEMA) Jose Antonio Moreno; el Inspector de la Comisaría General de Policía Judicial en materia de delitos contra la Propiedad Intelectual e Industrial (UCDEV) Jesús Gil Torrado, y la representante de la Fiscalía Especializada contra la Criminalidad Informática Mª Pilar Rodríguez.

Las intervenciones estuvieron moderadas por el Doctor en Derecho Juan José Caselles, coordinador del área anti-piratería en la firma de abogados Elzaburu. Además, el propio Caselles presentó su libro Derecho de marcas y Proceso penal’, obra que pretende convertirse en guía de referencia en esta materia.

Un negocio que pone en riesgo a empresas y trabajadores

La falsificación de marcas es un delito contra los derechos de Propiedad Industrial e Intelectual cuyas consecuencias causan graves perjuicios económicos que repercuten en toda la sociedad. Las empresas que usan intensivamente los derechos de Propiedad Industrial, que son las más afectadas por el crecimiento de este tipo de delito, generan más del 33% de la riqueza de la UE y emplean a centenares de miles de personas en todo el Viejo Continente. En nuestro país se calcula que este tipo de delito pone en riesgo unos 6.000 empleos, una cifra importantísima, y que se han destruido por su causa más de 67.000 puestos de trabajo directos.

Según datos aportados por la Oficina de la Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO) el mercado de las falsificaciones es un negocio creciente. Fortalecido al ritmo que marcan los últimos avances tecnológicos, mueve ya más de 85.000 millones de euros anuales en la UE. Al hecho de que Internet haya favorecido su extensión a escala internacional facilitando el establecimiento de redes de comercialización, se suma la sofisticación de la maquinaria y tecnologías empleadas en el proceso de producción de este tipo de mercancías falsas, lo que ha ampliado su gama.

Falsificaciones más sofisticadas y variadas

En lo que se refiere a la repercusión de los avances tecnológicos en los procesos de producción de mercancías falsificadas, según palabras del Inspector de la UCDEV, Jesús Gil Torrado, actualmente “todo lo que es marca se puede falsificar, desde rodamientos para motores de los aviones hasta automóviles”. En la misma línea se expresó el propio Caselles durante la jornada al afirmar que “en un principio se falsificaban principalmente marcas de lujo en prendas de vestir y accesorios de moda de baja calidad, hoy en día se fabrican falsificaciones de forma masiva en cualquier tipo de producto”.

Ello no sólo trae consigo un perjuicio directo para las empresas afectadas, sino también perjuicios sociales, ya que la falsificación comporta consecuencias como el riesgo para la salud pública, la desprotección del consumidor, el aumento de los delitos de corrupción, evasión fiscal y blanqueo de capitales o la financiación ilegal de otras actividades criminales.

A pesar de los avances apuntados, el propio Caselles afirmó que el empeño de las autoridades por detener el auge de los delitos contra la Propiedad Industrial e Intelectual aún encuentra muchas barreras “como la ausencia o exactitud de la legislación penal para actuar, las dificultades en las persecuciones policiales, los constantes cambios tecnológicos y sociales, el anonimato que ofrece Internet, la territorialidad de las leyes y, además, una innegable tolerancia social hacia este delito”.

En un sentido similar se expresó Mª Pilar Rodríguez, representante de la Fiscalía Especializada contra la Criminalidad Informática, que no dudó en calificar este delito como “inabarcable”, aceptando que “el gran volumen de trabajo y la falta de especialización en la administración de Justicia ralentiza –o cierra- los procesos”.

El efecto expansivo de Internet

En lo que se refiere a la comercialización de falsificaciones vía Internet, Jose Antonio Moreno, Director General de ANDEMA comentó que “cerca del 20% de las falsificaciones se venden online”, mientras que Damián Fuentes, director de Hestia Consultores, aseveró que “al igual que en la actualidad se percibe el top manta como algo cotidiano es fácil encontrar en Internet páginas que comercian con productos falsos”. De hecho, reiteró Fuentes, su crecimiento ha sido exponencial en los últimos años, favorecido por “el sistema de indexación de Google, los medios de pago opacos y otros nuevos como las criptomonedas, que favorecen la venta online de las réplicas”.

Así las cosas, la falsificación de productos de marca se presenta como un problema a atajar a escala internacional cuya solución no es tanto modificaciones normativas como acciones de tipo preventivo que no se están llevando a cabo. Hasta el momento, quienes han de supervisar que el uso de sus tecnologías y plataformas no favorezca la comisión de este tipo de delitos no están trabajando lo suficiente para frenar el problema.

Nuevos requerimientos para proveedores de red y plataformas online

Pero esta dejación de funciones parece que pronto llegará poco a poco a su fin. Hace unas semanas tuvimos noticias de que la Comisión Europea ha exigido a los proveedores de Internet y a las plataformas online más populares un mayor grado de responsabilidad en lo que se refiere a las labores de vigilancia y control de los contenidos a los que facilitan acceso. A partir de ahora, además de disponer de herramientas que permitan detener automáticamente los contenidos fraudulentos, entre los que se incluye el acceso a la compra de productos falsificados, deberán borrarlos y asegurarse de que no vuelven a aparecer.

A pesar de que este requerimiento aún no tiene carácter normativo, ya que de momento su aplicación será voluntaria, supone un avance. Además, si en mayo del próximo año no se han conseguido resultados tangibles la Comisión Europea no se descarta legislar al respecto.

Crónica de la entrega del IV Premio a la Innovación de la Fundación Alberto Elzaburu

El investigador navarro Iván Arregui Padilla ganador por su patente de invención “Filtro paso-bajo para señales electromagnéticas”,

El pasado 26 de octubre, el auditorio de la Fundación Mapfre volvió a albergar la ceremonia de entrega del premio a la innovación concedido anualmente por la Fundación Alberto Elzaburu (FAE). En esta cuarta edición de la convocatoria el jurado decidió otorgar el galardón a Iván Arregui Padilla por su patente de invención “Filtro paso-bajo para señales electromagnéticas”, Además de Doctor Ingeniero de Telecomunicación por la Universidad Pública de Navarra, Padilla es cofundador de la spin-off española que licenció la patente premiada, que en recientes fechas ha pasado a ser adquirida por una de las empresas más importantes del sector aeroespacial a nivel mundial (TESAT Spacecom).

El evento, presentado por Manuel Desantes (ex Vicepresidente de la Oficina Europea de Patentes, miembro del consejo asesor de la FAE y miembro del Jurado del Premio a la Innovación) contó con la presencia del presidente de la Fundación, Alberto Elzaburu, al que también acompañaron la Directora General de la Oficina Española de Patentes y Marcas, Patricia García-Escudero; la Directora Ejecutiva de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea, Isabel Maestre y, finalmente, la actual Secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, Carmen Vela, que se encargó de cerrar el evento.

Como en anteriores ediciones la convocatoria se abrió con la interpretación de una pieza musical. En este caso se trató de “Recuerdos de la Alhambra, de Francisco Tárrega, ejecutada con maestría por el guitarrista D. Joe Ott (Cuba). Acto seguido Manuel Desantes y Patricia García-Escudero procedieron a presentar el evento haciendo mención al currículo de todos los asistentes y agradeciéndoles su presencia. Además, recordaron cómo mediante la concesión de este premio a la innovación la FAE reconoce y recompensa el trabajo de jóvenes científicos e investigadores, prestando especial atención a quienes aplican sus conocimientos en el desarrollo de innovaciones útiles para la sociedad, consiguiendo con ello resolver algunos de los problemas y desafíos que se le presentan.

Innovación en el sector aeronáutico

Tras esta introducción tomó la palabra Isabel Maestro, Directora Ejecutiva de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea. Durante su intervención Maestro destacó la gran importancia económica del sector aeronáutico español y dio a conocer el trabajo que realiza la entidad que dirige.

Explicó que AESA lleva cerca de una década ordenando, supervisando e inspeccionando el cumplimiento de las normas de aviación civil en el espacio aéreo español, código que regula el tráfico aéreo para garantizar el mantenimiento de las condiciones que permiten su total fluidez, impidiendo que su densidad y frecuencia generen riesgo alguno para pasajeros y mercancías. A este cometido se suma la responsabilidad que tiene AESA de llevar a efecto y asegurar el cumplimiento de todos los protocolos de seguridad, tanto permanentes como extraordinarios, que puedan establecerse frente a posibles ataques terroristas.

En lo que se refiere a la innovación, la secretaria quiso destacar que en AESA se ocupan de conocer las nuevas herramientas y procedimientos que ayudan a hacer más efectiva la supervisión y salvaguarda del espacio aéreo. Una buena prueba de ello está en la capacidad que ha demostrado la agencia para adaptar la regulación a la progresiva importancia que van a tener los drones en el espacio aéreo, un fenómeno que supervisan, al que han prestado mucha atención y donde esperan surjan grandes innovaciones en el campo de la logística. En lo que se refiere a la política de I+D seguida por la entidad, Maestro se mostró orgullosa de haber logrado articular planes de formación e investigación que permiten a quienes se forman para entrar a trabajar en AESA hacerlo en las universidades norteamericanas más prestigiosas en la materia que les ocupa.

Presentación del investigador premiado y entrega del galardón

Tras su intervención tomó la palabra Patricia García Escudero, Directora General de la OEPM, que pasó a detallar el curriculum y biografía profesionales de Iván Arregui Padilla, ganador del premio que la FAE concede a la mejor innovación por su patente de invención “Filtro paso-bajo para señales electromagnéticas”.

Oriundo de Pamplona, Arrregui Padilla obtuvo el título de Ingeniero de Telecomunicación por la Universidad Pública de Navarra (UPNA), hito tras el cual decidió continuar con su carrera académica en la institución hasta llegar a ser nombrado Doctor Ingeniero de Telecomunicación en 2013, obteniendo la calificación Cum Laude. La tesis que le valió para alcanzar tal distinción versó sobre servicios satelitales, y además obtuvo el premio HISDESAT, concedido por el Colegio Oficial y la Asociación Española de Ingenieros de Telecomunicaciones (COIT/AEIT), a la mejor tesis doctoral en su campo.

Por aquel entonces Arregui ya llevaba desde 2006 desarrollando labores de docencia e investigación en el Departamento de Ingeniería Eléctrica y Electrónica de la UPNA, explicó García Escudero, una experiencia a la que se suma la adquirida gracias a sus estancias de investigación en el Laboratorio Europeo de Alta Potencia en Radiofrecuencia de la Agencia Espacial Europea (ESA) y el Val Space Consortium (VSC) así como en la Payloads y Technology Division (ESTEC/ESA).

En lo que se refiere a sus actividades de investigación con el Grupo de Investigación de Componentes de Microondas (MCG), García Escudero comentó que incluyen el diseño de estructuras periódicas para las bandas de microondas, milimétricas y del terahercio, técnicas numéricas para la síntesis de dispositivos mediante inverse scattering, así como el diseño de componentes pasivos para satélites de comunicaciones.

García-Escudero también quiso destacar la participación de Arregui en varios proyectos de investigación en los que colaboran empresas españolas y europeas de telecomunicaciones, así como su membresía en diversas asociaciones y su labor como revisor en algunas de las revistas internacionales más destacadas en el ámbito del saber que le compete. Terminó su intervención afirmando que gracias a la creación de patentes fuertes como la desarrollada por Arregui “se garantiza la mejora de la economía de las PYMES, lo que repercute directamente en la generación de valor, riqueza y empleo de calidad”.

Imágenes de las figuras de la Patente

 

 

Acto seguido Alberto Elzaburu entregó el premio al ganador, al que se cedió la palabra durante unos minutos. Aguirre aprovecho la oportunidad para agradecer la concesión del premio y hacer hincapié en la importancia de que existan este tipo de reconocimientos. En su opinión, dijo, para sobresalir en cualquier campo de la investigación científica se han de reunir bastantes condiciones (talento, ambición, ingenio, capacidad de sacrificio, de organización, etc.) pero de poco serviría tenerlas de no existir el elemento fundamental capaz de aglutinar todas ellas: la ilusión. Y eso es, precisamente, lo que le genera el recibir el premio de la fundación Alberto Elzaburu, ilusión por seguir trabajando en su campo.

Favorecer la transformación del conocimiento en innovación

La actual Secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, Carmen Vela, cerró el evento animando a la FAE a continuar otorgando el galardón y ofreciendo algunas cifras que atestiguan la alta calidad de la investigación que se hace en España. A pesar de que el porcentaje de investigadores españoles es pequeño en el conjunto de la comunidad internacional (representa poco más del 1% del total) su capacidad para generar conocimiento valioso, por lo bien valorado en el seno de las comunidades científicas de los campos del saber en los que participan, es alto. Concretamente, hasta un 3,6% de las investigaciones y artículos más relevantes que se publican a escala internacional son fruto del trabajo de investigadores españoles.

Tras celebrar este hecho, Vela admitió que aún hay mucho por hacer para facilitar la conversión de ese conocimiento sobresaliente en innovaciones capaces de dar solución a problemas prácticos de todo tipo. En ese sentido, reconoció que desde las instituciones tienen que hacer lo posible por favorecer más la sinergia entre el desarrollo de la carrera académica de los investigadores y su colaboración con proyectos prácticos.

El evento se clausuró con la interpretación de otra pieza musical interpretada por el guitarrista cubano D.Joe Ott. En este caso fue “Malagueña” de Ernesto Lecuona.