Archivos Mensuales: marzo 2019

La innovación en Tejidos Royo se traduce en la creación de nuevos tejidos y su forma de fabricarlos

Hoy os vamos a acercar a la trayectoria empresarial de una empresa innovadora en la fabricación textil. La hemos elegido porque acaba de ganar hace unos días un galardón que reconoce su innovación dentro de la primera convocatoria de los Premios Empresariales 2018 de la Asociación de investigación de la Industria Textil (Aitex). Se trata de la compañía valenciana Tejidos Royo, fundada en 1903 en la localidad de Alcudia de Crespins, que en la actualidad es una de las mayores empresas de tejeduría de nuestro país y una de las pocas que aún queda dedicada a fabricar tejido denim (vaquero). Cuenta con una plantilla de trabajadores compuesta por un equipo de más de 350 personas y su apuesta por la innovación en la fabricación de nuevos tejidos le ha abierto las puertas al mercado exterior y en la actualidad exporta sus productos a más de 30 países.

A diferencia de otros productores textiles, Tejidos Royo ha mantenido toda su producción en dos localidades valencianas, Picassent y Alcudia de Crespins. En la actualidad esta empresa familiar esta regentada por un miembro de su cuarta generación, cuenta con cuatro factorías y se ha enfrentado al mercado del tejido low cost, apostando, en su más de un siglo de historia, por la innovación en los procesos productivos y el diseño que se ha concretado en la creación de nuevos tejidos más sostenibles con el medio ambiente.

El departamento de I+D de la compañía también ha centrado su trabajo en el desarrollo de nuevas técnicas de proceso industrial innovadoras. Muestra de ello es que desde 1990 es pionera a nivel europeo en el uso de materias primas de bajo impacto (reciclado pre-post consumer, Tencel y fibras de origen orgánico) para la creación de sus tejidos.

Imagen capturada de la web de Tejidos Royo

Premiado por el desarrollo de Dry Indigo

Tejidos Royo ha sido premiado por el último y más puntero de sus desarrollos; Dry Indigo, la aplicación del índigo mediante espuma, que ha supuesto más de diez años de investigación, en colaboración con Gastón Systems e Indigo Mill Designs, consiguiendo crear una tintura índigo sostenible, ya que según afirman con esta tecnología se ahorra también en procesos químicos y mecánicos en el lavado de la prenda, además de optimizar el conjunto de la producción.

Dry Índigo se basa en tintar tejido denim (vaquero) sin agua. Un método que ahorra entre un 70-80% de energía, un 100% de consumo de agua ya que no la utiliza, y además se consigue mucha más rapidez en el proceso, puesto que se pueden tintar muchos más metros con menos tiempo, según aseguran desde la compañía. Tejidos Royo tiene la exclusiva mundial de su uso hasta octubre de este año. Su próximo objetivo es eliminar el agua en todo el proceso de tejeduría.

La innovación en sus tejidos ha sido la llave que le ha abierto la puerta al mercado internacional. Hoy la firma trabaja con las principales marcas europeas de vaqueros entre las que se encuentran, por ejemplo, Diesel, Pepe Jeans o Hugo Boss. La empresa tiene registradas sus diferentes marcas y ha protegido sus innovaciones a través de patentes. Podéis visualizar alguna de ellas en la base de datos de Espacenet.

Señalar que es además uno de los casos de empresa innovadora que recoge el informe publicado por la Generalitat Valenciana “sobre la economía del diseño en la Comunitat Valenciana”; un proyecto de investigación para definir, identificar, dimensionar el diseño y evaluar su uso en los principales sectores económicos valencianos. Los datos que arroja el informe son reveladores e indican que el diseño contribuye con 3.762 millones de euros a la economía de la región.

Fuentes: www.tejidosroyo.com

http://adcv.com

https://www.aitex.es/

https://worldwide.espacenet.com

Anuncios

Una de cada cinco solicitudes de patentes europeas procede de una PYME

Una de cada cinco solicitudes de patentes europeas procede de una PYME, según revelan los datos del informe anual 2018 de la Oficina Europea de Patentes (OEP presentado la semana pasada, que señala que el 20% de las solicitudes provienen de la pequeña y mediana empresa. Una cifra que confirma que estas empresas empiezan a considerar el valor que les proporciona registrar sus bienes intangibles.

La Oficina Europea de Patentes presentó hace una semana el informe anual que recoge las cifras del número de solicitudes de patentes europeas presentadas ante su oficina durante 2018. Los datos que refleja dicho informe revelan que el número de solicitudes aumentó un 4,6%, alcanzando un nuevo récord de 174. 317 solicitudes frente a las 166.594 de 2017. De ellas la OEP otorgó 127. 625 patentes europeas, un 21% más que en 2017.

El informe anual de la OEP muestra que las solicitudes de patentes han aumentado en las principales regiones industriales. Europa mantiene su posición como la principal región de origen para solicitudes de patentes, con el 47% de las solicitudes provenientes de los 38 estados miembros de la OEP. Asia se mantiene estable con solicitudes de patentes de China, Japón y la República de Corea en un 22,6% (22,1% en 2017). De todos los países, Estados Unidos sigue siendo el mayor solicitante con el 25% de las solicitudes. Le siguen Alemania, Japón, Francia y China.

Crecimiento impulsado por empresas europeas.

Las solicitudes de patente europea de los estados miembros de la OEP crecieron un 3,8% en 2018, su mayor crecimiento desde 2010. Un crecimiento impulsado en gran medida por las empresas europeas que representaron casi el 40% del crecimiento de la demanda general.

La distribución de solicitudes de los países europeos muestra que el 71% de ellas fueron presentadas por grandes empresas, el 20% por PYME y particulares y el 9% por universidades u organizaciones públicas de investigación. Esto confirma que una proporción significativa de los solicitantes son pequeñas entidades.

El mayor solicitante europeo fue Alemania que registró un aumento significativo en el número de solicitudes (+ 4.7%), el más alto desde 2010 – (26.734, aproximadamente 1.200 más que en 2017). Esto se debe en gran parte a la creciente demanda de la industria automotriz y las industrias relacionadas, como sensores y otros dispositivos de medición.

El informe sitúa a España entre los países europeos con demanda intermedia que mantienen la tendencia al alza. En concreto las empresas e instituciones españolas solicitaron 1.776 patentes europeas, un 6,3% más que el año anterior. En nuestro país, Cataluña ha vuelto a liderar la solicitud de patentes europeas, con 595 respecto al total y una cuota del 33,6%. Le sigue la Comunidad de Madrid, con una cuota del 21% y el País Vasco, con el 12,5% de solicitudes registradas.

En el caso de España, la contribución del sector público (universidades y centros de investigación) al crecimiento español en materia de patentes europeas es superior al de la media del conjunto de otros países europeos. Una institución destaca entre las más activas en las solicitudes de patentes europeas, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) con 61 solicitudes, que lo convierte en el mayor solicitante español. El CSIC no es sólo el primer solicitante de patentes en Europa, sino que según los últimos informes oficiales anuales de otras instituciones también lo es en España, en cuanto a número de patentes españolas (ante la OEPM), y ante la Organización Mundial de Propiedad Intelectual, en cuanto a número de solicitudes PCT solicitadas (según el Patent Cooperation Treaty (PCT)). Además, a nivel mundial el CSIC ocupa la posición 13 en el ranking de centros públicos de investigación solicitantes de PCT durante el periodo 2015-2017.

En cuanto a solicitudes europeas de origen español, al CSIC le sigue la farmacéutica catalana Esteve (33), la Fundación Tecnalia Research & Innovation y la Universitat de Barcelona (ambas con 17), Repsol (16), Telefónica (14), la Universitat Autònoma de Barcelona y Instituto de Ciencias Fotónicas (ambos con 13).

Campos con más solicitudes de patentes europeas en países firmantes del Convenio

En el conjunto de países europeos la tecnología médica sigue siendo el área con el mayor número de solicitudes de patentes en el 2018 (+ 5%), seguidos de nuevo por la comunicación digital y la informática. Entre los 10 sectores principales, las ciencias de la vida (productos farmacéuticos y biotecnologías) registraron el mayor crecimiento, con un crecimiento acumulado del 13%. Algo coincidente también en el caso de las patentes europeas de origen español ya que por sectores, la industria farmacéutica (42%), el transporte (15%) y la biotecnología (12%) son los campos con más solicitudes.

Según António Campinos, presidente de la OEP, los resultados de este año son particularmente positivos para la economía europea, ya que las solicitudes de patentes aumentan constantemente, lo que significa que los inventores y las empresas ven a Europa como un mercado de tecnología atractiva y estimulante para la innovación y la inversión. Por esta razón, afirmó “Europa necesita un sistema de patentes competitivo y eficiente. Sobre todo porque en la UE, las industrias que dependen en gran medida de la Propiedad Industrial representan alrededor del 38% de los empleos, el 42% del PIB y el 90% del comercio exterior. El sistema de patentes ayuda a las empresas a construir una sólida cartera de tecnología para impulsar el crecimiento económico “.

Os dejamos con este vídeo donde se realiza un repaso a los datos de este informe.

El secreto empresarial un patrimonio que se puede transmitir o licenciar

Hoy 12 de marzo entra en vigor la Ley 1/2019, de 20 de febrero, de Secretos Empresariales, que publicó el Boletín Oficial del Estado (BOE) con fecha 21 de febrero. A través de esta Ley se traslada a nuestro ordenamiento jurídico la Directiva (UE) 2016/943 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 8 de junio de 2016, relativa a la protección de los conocimientos técnicos y la información empresarial no divulgados (secretos comerciales) contra su obtención, utilización y revelación ilícitas.

En su preámbulo se señala que “las organizaciones valoran sus secretos empresariales tanto como los derechos de propiedad industrial e intelectual y utilizan la confidencialidad como una herramienta de gestión de la competitividad empresarial, de transferencia de conocimiento público-privada y de la innovación en investigación, con el objetivo de proteger información que abarca no solo conocimientos técnicos o científicos, sino también datos empresariales relativos a clientes y proveedores, planes comerciales y estudios o estrategias de mercado”.

Para conocer las novedades más sobresalientes de la nueva ley de Secretos Empresariales que entra hoy en vigor, nos pusimos en contacto con un experto de la Oficina Española de Patentes y Marcas.

Estas fueron nuestras preguntas y sus respuestas:

¿Cuál es la principal novedad de la nueva Ley de Secretos Empresariales?

Desde el punto de vista sustantivo, la novedad más significativa se encuentra en el hecho de definir con claridad qué debe entenderse por secreto empresarial y subrayar su carácter patrimonial.

¿Cómo establece la vertiente patrimonial del secreto empresarial?

La ley atribuye al titular del secreto empresarial un derecho subjetivo de naturaleza patrimonial, susceptible de ser objeto de transmisión, ya sea mediante cesión o transmisión a título definitivo o de licencia o autorización de explotación, con el alcance objetivo, material, territorial y temporal que en cada caso se pacte.

¿Cuáles son ahora las acciones en defensa de la titularidad del secreto empresarial que contempla la nueva ley frente a la posible violación de éste?

La nueva ley contempla la posibilidad de ejercicio tanto de acciones civiles como de acciones penales en defensa de la titularidad del secreto empresarial. Las acciones civiles figuran expresamente reguladas en el artículo 9 de la ley y comprenden principalmente la acción declarativa de infracción, diversas acciones de cesación y de remoción de efectos, la acción de indemnización de daños y perjuicios y la publicación o difusión de la sentencia condenatoria.

¿Significan estas medidas un refuerzo al marco jurídico de protección?

Sí, ya que de esta manera se perfila el encaje de la nueva ley dentro del marco de protección que nuestro ordenamiento jurídico proporciona frente a la violación de los secretos empresariales, sin perjuicio de las consecuencias que, para los casos más graves, establecen los artículos 278 y 279 del Código Penal.

¿Para qué utilizan las empresas el secreto empresarial? Porque para proteger sus bienes intangibles ¿no es más seguro su registro en la Propiedad Industrial?

La principal ventaja del secreto empresarial la encontramos precisamente en su carácter confidencial y en la duración ilimitada de la protección mientras se mantenga el carácter secreto de la información.

Este hecho supone una ventaja para aquellos titulares de información secreta que aun pudiendo ser protegida mediante otro título de propiedad industrial, como podría ser una patente o un modelo de utilidad, prefieren mantener su carácter confidencial frente a las ventajas que otorga disponer de un derecho de exclusiva de carácter temporal como puede ser una patente o un modelo de utilidad.

Por otro lado, esta figura puede resultar también ventajosa para aquellos titulares de información que cumplen la definición de secreto empresarial por ser secreta, tener valor empresarial y haber sido objeto de medidas razonables por parte de su titular para mantenerlo en secreto pero que, sin embargo, no cumplen con los requisitos exigidos para su protección mediante otras modalidades tales como novedad, actividad inventiva o aplicabilidad industrial.

Los parques científicos y tecnológicos, piezas claves del sistema de innovación en España

Si estás buscando dónde montar tu empresa elegir un parque tecnológico es una opción que tendrías que tener en cuenta. En sus instalaciones se estimula el intercambio de conocimiento entre universidades, instituciones de investigación, empresas y mercados, y se impulsan tanto la creación como el crecimiento de empresas innovadoras, además de proporcionar servicios de valor añadido y espacios de gran calidad.

La implantación de los parques tecnológicos en España se inicia a mediados de los 80 (en 1985 nace el de Zamudio, Bizcaia), y surgen inspirados en el modelo californiano de Silicon Valley. A muchas regiones españolas les pasaba factura la reconversión industrial, y necesitaban crear un nuevo tejido industrial y empresarial. 34 años después, sus principales objetivos siguen vigentes. Favorecer la generación de conocimiento científico y tecnológico y la promoción de la transferencia de tecnología, entre empresas y universidades, a la vez que impulsar la creación y el crecimiento de empresas innovadoras.

Casi todos nacieron gracias a la iniciativa pública de las comunidades autónomas, a las que luego se añadieron ayuntamientos, universidades y empresas privadas, que comenzaron a promoverlos y a ubicar allí sus centros de investigación, hasta crear un foco de empresas innovadoras decididas a invertir en I+D y aplicarlo a la industria de su entorno.

En la actualidad, probada su eficacia para dar empuje a la economía de las zonas donde se localizan, las 17 comunidades autónomas cuentan con al menos un parque tecnológico. En sus instalaciones se estimula el intercambio de conocimiento entre universidades,instituciones de investigación, empresas y mercados, y se impulsan tanto la creación como el crecimiento de empresas innovadoras, además de proporcionar servicios de valor añadido y espacios de gran calidad. Estos atractivos han hecho que la instalación de empresas siga aumentando.

30 años de APTE

La mayoría de los parques se agrupa en la actualidad en la Asociación de Parques Científicos y Tecnológicos de España (APTE) que se constituye en 1989, hace ahora 30 años y que a finales de 2017 contaba con 65 miembros. El número de empresas e instituciones instaladas era de 8.013 y según fuentes de APTE de ese total, 345 era de capital extranjero y 963 empresas en incubación, con menos de 3 años de antigüedad. Además, los parques sumaron 931 entidades, entre empresas de nueva creación e instaladas en los parques. Emplean a 169.337 personas, de las cuales, 34.1631 eran especializadas en tareas de investigación y desarrollo (I+D). Una tarea que se tradujo en 2017 en la concesión de 373 patentes y en la solicitud de 189. La inversión en I+D alcanzó, durante 2017, la cifra en 1.072 millones de euros y la facturación los 27.043 millones, un 3,72% más que en 2016.

Las empresas ubicadas en los parques pertenecen a diferentes sectores. El que aglutina al mayor número de empresas es el de Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), que representa 23,1% del total, seguido por el sector Ingeniería, Consultoría y Asesoría con el 19,2% y el sector Medicina y Salud con el 6,1%.

Cooperación y trabajo en equipo

La cooperación y el trabajo en equipo de los diferentes parques han dado lugar a la aparición de redes regionales de parques. La primera fue la Red de Parques Vascos, formada por cuatro parques coordinados pero independientes, considerada una de las más consolidadas de Europa. Hoy y de cara a 2020, quiere consolidarse como el principal agente vertebrador de la ciencia, tecnología y la innovación en Euskadi, garantizando la mayor transferencia de I + D al tejido empresarial para mejorar su competitividad, siguiendo las tres prioridades de especialización inteligente que define el Plan de Ciencia, Tecnología e Innovación 2020 del Gobierno Vasco: la fabricación avanzada, la energía y la biociencia-salud. En estos momentos también están integrados en red, entre otros, los parques de Castilla y León, Cataluña, Andalucía,Valencia y Madrid.