El aire acondicionado, un invento que se ha hecho indispensable en muchas zonas del planeta

El hacer más refrescante el interior de las viviendas y edificios es algo que siempre han intentado los habitantes de zonas cálidas utilizando diferentes métodos. En este mismo blog os hablábamos del primer ventilador sin aspas del mundo  como un remedio para paliar el calor, lo que nos llevó a indagar sobre la historia de James Dyson, un inventor que se convirtió en empresario y fundador de la empresa Dyson, que es la creadora de ese ventilador. Pues bien, este tórrido mes de julio nos ha hecho pensar el gran invento que es el aire acondicionado para paliar las altas temperaturas y la conquista que supuso para hacer habitable muchas zonas del planeta. Así que nos ha parecido justo hablar de su inventor.

El invento de lo que hoy conocemos como aire acondicionado se debe al estadounidense Willis Havitad Carrier considerado el responsable del auge económico del sudoeste norteamericano, pues su invención significó que la gente pudiera moverse en las áreas previamente consideradas inhabitables en los meses del verano. ¿Existirían en la actualidad decenas de ciudades desérticas como las de Arabia Saudita? Seguramente no. El aire acondicionado ha hecho posible el crecimiento y desarrollo de las áreas tropicales, proporcionando los medios para hacerlas habitables.

Según cuenta su biografía, después de graduarse en ingeniería eléctrica comenzó su vida profesional en Buffalo Forge Company, compañía que fabricaba calentadores, sopladores y dispositivos de extracción y escape de aire. En 1902, a los 25 años de edad, ideó su primera invención importante, un sistema para controlar el calor y la humedad para un cliente, Sackett-Wilhelms, compañía litográfica y de publicaciones en Brooklyn, que tenía serias dificultades durante el proceso de impresión para fijar los colores debido a los efectos de calor y humedad en el papel y la tinta. Había nacido la primera unidad de climatización de la historia que sentaba las bases del aire acondicionado que patentó en 1906.

A partir de ahí su objetivo fue mejorar el desarrollo del proceso industrial a través de continuos cambios tecnológicos que permitieran el control de la temperatura y la humedad.  Eventualmente fue jefe de una parte de la empresa Buffalo Forge, denominada Carrier Air Conditioning Company en su honor, que desapareció años después debido al recorte de gastos a los que se vio forzada la firma al inicio de la Primera Guerra Mundial. 

De empleado inventor a empresario innovador

El éxito que tenía su producto animó a Carrier y seis amigos a lanzarse a la aventura empresarial . Reunieron 32.600$ y fundaron en 1915  La Compañía de Ingeniería Carrier ”, cuyo gran objetivo era garantizar al cliente el control de la temperatura y humedad a través de la innovación tecnológica. 

Sería ya en su propia compañía donde en 1922 desarrolló “La enfriadora centrífuga”. Este nuevo sistema de aire acondicionado hizo su debut en 1924 en los grandes almacenes J.L. Hudson de Detroit, Michigan, en los cuales se instalaron tres enfriadoras centrifugas para enfriar el sótano y posteriormente el resto de la tienda. Tal fue el éxito, que inmediatamente se instalaron este tipo de maquinas en hospitales, oficinas, aeropuertos, fábricas, hoteles y grandes almacenes. La compañía se convirtió así en pionera en diseño y fabricación de máquinas de refrigeración de espacios grandes. 

La enfriadora centrífuga. Una imagen extraída de la web de Carrier

Otro hito de la firma se produjo cuando en el año 1925 les encargan la climatización del cine “RIVOLI” de Nueva York. Se realiza una gran campaña de publicidad informando de la climatización. Los anuarios de la época subrayan que a los espectadores no les importaba la película que se proyectaba sino lo bien que se estaba en el cine con el aire acondicionado en los calurosos días de verano. Era la primera vez que el invento llegaba al gran público. Cinco años después alrededor de 300 cines tenían instalado ya aire acondicionado Carrier.

En 1928, fabricó un equipo de aire acondicionado residencial cuya principal aplicación era la domestica, pero otro hecho histórico,  la “Gran Depresión” en los Estados Unidos, puso punto y final al aire acondicionado en los hogares.

Años más tarde Carrier presentaría en la Feria Mundial de 1939 nuevos equipos, más potentes y mejor adaptados a las necesidades de los particulares. Sin embargo, no será hasta después de la II Guerra Mundial cuando las ventas de este tipo de equipos se consoliden. Hoy es un aparato habitual en muchos hogares de todo el mundo y su uso se ha vuelto casi imprescindible en oficinas, fábricas y hogares cuando llegan los tórridos días de verano. 

En la base de datos Espacenet hemos encontrado 123 referencias de patentes con su nombre.

Para saber más podéis visitar la web de Carrier donde encontraréis toda la historia completa y muchas curiosidades y anécdotas. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s