Un utensilio manual para mover el aire y refrescarnos

En entradas anteriores de este blog os hemos hablado de diversos instrumentos que nos ayudan a paliar el calor del verano como el ventilador y el aire acondicionado. Hoy nos vamos a centrar en la historia del que es, sin duda, uno de los instrumentos más ancestrales y que aún hoy se utiliza; el abanico. 

 Un utensilio manual para mover el aire y refrescarnos que todavía las mujeres utilizan mucho en nuestro país. Antiguamente también los utilizaban los hombres. Se trataba de modelos más pequeños, generalmente de color negro, que llevaban en el bolsillo de la levita. Hoy, considerado como un complemento de moda es además un objeto muy utilizado como merchandising. En la actualidad  existen multitud de modelos de abanicos.

 

Su origen es dudoso pero muchos lo señalan en las cálidas tierras egipcias. Objeto esencial en las culturas orientales como la china y la japonesa, mientras en la primera se usaba esencialmente durante la celebración de ceremonias, en la segunda su utilización estaba más ligada a lo cotidiano como la ceremonia del té o a lo artístico en el atrezo teatral. 

Estructura del abanico

El abanico tiene una estructura muy sencilla:  Se compone de varillas. Una serie de tiras rectangulares que pueden estar hechas de diferentes materiales (caña, bambú, plástico) todas iguales entre sí tanto de ancho como de largo) y perforadas por igual en uno de sus extremos.

Otro elemento es el denominado clavillo que une las varillas (engarzándolas por su extremo perforado) de un extremo a otro con una cabeza por un lado y que se remacha por el extremo de salida para evitar que se salgan las varillas. Esto permite el giro de las varillas sobre este eje.

El país o paisaje es la tela (papel o cualquier otro material) que hace de membrana de unión de las varillas entre sí. El motivo de este “país” o membrana es muy variado, pudiendo ser hasta un bordado de telas y encajes. Otro componente son los padrones que los entendidos califican como el escudo que protege al abanico y sus varillas del desgaste y los golpes cuando el abanico está cerrado. En su elaboración suelen estar implicados artesanos grabadores, pintores y hasta escultores si el material con el que se confecciona lo requiere. 

El Abanico en España

A Europa no llegaría hasta el siglo XVI y fue introducido por los navegantes y comerciantes portugueses. Su uso se extendió en Europa a través de la península Ibérica donde nuestro país jugó un papel importante, ya que según los historiadores fue en España donde se inició su fabricación aunque serían los abaniqueros italianos y franceses los que adquirieron mayor notoriedad gracias, se señala, a las medidas protectoras que recibieron de sus gobiernos. Hoy en día en estos países ya no se fabrican abanicos, mientras que en España aún perdura la industria abaniquera.  

A finales del siglo XVIII ya se fabricaban abanicos en toda España aunque el mayor centro de producción se encontraba en Valencia. Pero si hubo un año crucial para esta industria en nuestro país fue 1802 ya que se inaugura la Real Fábrica de Abanicos

Muchos atribuyen que su uso no sólo como elemento de moda o adorno, sino para paliar el calor ha hecho que perdure una industrial abaniquera que se sigue concentrando principalmente en Valencia. Hoy en día, los grandes artesanos y artistas se sitúan en Aldaya (municipio de la Comunidad Valenciana).

 

Mujer abanicándose en una terraza de Lizarra/Estella (Navarra)

 Un ejemplo de ello lo encontramos en  Abanicos Aparisi creada en 1.888 por Vicent Aparisi que ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos e innovar en sus diseños y que gracias a ello, hoy cuenta con una trayectoria empresarial centenaria.  En la actualidad la firma exporta sus productos a los cinco continentes porque ha sabido, sin duda, buscar nichos de mercado alternativos como ser portador en sus abanicos de publicidad de diferentes marcas y eventos. 

En su página web señalan que aunque los modernos métodos de impresión y el moldeado por inyección de las piezas hayan cambiado la naturaleza del abanico, el proceso final de montaje es todavía desempeñado de manera artesana por trabajadores especializados.

En la actualidad el objetivo de la marca se centra en reintroducir el abanico como complemento de moda a nivel mundial. En su blog nos revelan los modelos más solicitados este verano.

Por su naturaleza, la modalidad de propiedad industrial quizás más adecuada para proteger un abanico sea el diseño industria. En este sentido, en la base de datos DesignView se pueden encontrar más de 900 abanicos registrados como diseños en España.

Si queréis saber más sobre el abanico y conocer su lenguaje de comunicación y de cómo se ha utilizado como instrumento de seducción en una época visitar https://es.wikipedia.org/wiki/Abanico

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s