Todas las entradas por cevipyme

Entrevista a Enrique Villacé, presidente de la Asociacion de Inventores de España (AIE)

El próximo viernes abrirá sus puertas la Feria de los Inventos 2017. Un evento de tres días de duración (22, 23 y 24 de septiembre) organizado por la Asociación de Inventores de España (AIE) y el Ayuntamiento de Elche (Alicante) que tendrá lugar en el Centro de Congresos “Ciutat dÉlx” . La entrada al mismo será totalmente gratuita.

Para saber un poco más sobre ese encuentro, cuyo objetivo principal es facilitar a inventores de toda España la presentación de sus creaciones a empresarios e inversores que busquen nuevos productos e ideas que comercializar, nos hemos puesto en contacto con la AIE, cuyo presidente, Enrique Villacé de la Fuente, ha tenido la amabilidad de responder a nuestras preguntas.

Redacción Cevipyme: Consultando la página web de la asociación hemos podido leer que se constituyó en 2014. Sus fines aparecen recogidos claramente pero ¿Qué entidades se encargaron de llevar el proyecto a buen puerto y cuáles fueron sus motivaciones principales?

Enrique Villacé: La creación de la Asociación de Inventores de España para el Desarrollo y la Competitividad fue impulsada por la Asociación de Inventores de Castilla y León debido a la gran cantidad de inventores procedentes de distintas comunidades de España que acudían a dicha asociación demandando apoyo. Lógicamente, por criterio, no se podía dejar excluido a ningún inventor y se creó de forma temporal el apartado “el inventor invitado”.

Poco después desde la propia asociación propuse e impulsé la creación de una asociación nacional ante la falta de actividad o distintos fines que tenían otras organizaciones nacionales. Tanto la asociación regional como la nacional nacieron con una motivación bien clara: ser dinámicas y productivas para los inventores, razón por la que hasta entonces muchos de ellos procedentes de otras comunidades habían acudido a la regional de Castilla y León para recibir respaldo.

R: De entre los colaboradores que apoyan a la entidad nos ha llamado gratamente la atención la presencia de Arab Patent ¿Cómo se puso la citada entidad en contacto con la AIE? ¿Disponen de alguna cifra sobre el número de inventos que se patentan anualmente en los países árabes cercanos a España?

E.V.: El contacto y la posterior colaboración con la entidad Arab Patent se produjeron por mediación de un inventor perteneciente a la asociación residente en España y de origen magrebí al cual acudió dicha entidad. De hecho, desde entonces estamos ampliando la colaboración con el mundo árabe estableciendo contactos con organizaciones y entidades de Egipto, Marruecos, Siria y los Emiratos Árabes.

De momento no tenemos una constancia del número de inventos que se patentan en el mundo árabe, pero lo que sí nos están trasladando es un gran desconocimiento de lo que puede aportar la Propiedad Industrial a las invenciones. Tal y como hemos mencionado, estamos comenzando con las colaboraciones y uno de los aspectos a tratar es el de intercambiar información y conocimiento acerca del sector de la Propiedad Industrial ya que con la entrada de nueva Ley de Patentes Española, la cual se equipara ya a la Normativa Europea, les podemos trasladar información y conocimiento de gran interés de cara a la internacionalización de sus invenciones.

R: Si un particular o entidad quiere inscribirse en la Asociación de Inventores Españoles ¿Qué requisitos ha de cumplir? ¿Qué ventajas y posibilidades abre la pertenencia a la asociación? ¿Es necesario pagar algún tipo de cuota a la asociación?

E.V.: Los requisitos para inscribirse en la asociación no queremos que se planteen como un obstáculo para cualquier persona o entidad a la hora de emprender la ardua labor de inventar. Por este motivo, lo que se pide es que o bien estén trabajando en alguna fase del desarrollo de una invención, o bien tengan la intención de comenzar con alguna de dichas fases o, por supuesto, que la invención esté ya desarrollada.

Las ventajas que ofrece la asociación al inventor son varias. Si lo desea se le brinda un asesoramiento y consultoría generales, dirigidos a cualquiera de las fases del desarrollo de una invención. También se le facilita establecer contacto con las entidades privadas que colaboran con nosotros, que le harán más llevadero el desarrollo de la invención.

A esto se suma que mantenemos acuerdos con distintos municipios para facilitar la prueba experimental de prototipos. Finalmente, como es lógico, se promocionan las invenciones a través de todos los canales de difusión disponibles en la AIE, como son la propia web de la asociación –que tiene una media mensual de casi 2.000 visitas– las Redes Sociales, las exposiciones temporales y permanentes, las ferias y las colaboraciones con los Medios de Comunicación.

Este dinamismo que lleva a cabo la asociación repercute en una serie de gastos mensuales y ocasionales, los cuales son cubiertos en parte por las cuotas de sus miembros. Para inscribirse en la asociación se ha de abonar una cuota de inscripción mínima y luego una cuota mensual.

Enrique Villacé de la Fuente, presidente de la AIE.

R: ¿Cuántos miembros tiene actualmente la AIE y a qué ritmo ha crecido desde su fundación en 2014?

E.V.: A fecha de hoy, la asociación cuenta con casi un centenar de miembros. No es una cifra muy elevada debido en parte aún al desconocimiento de su existencia por parte de los inventores pero el ritmo de crecimiento va en aumento.

R: La Feria de Inventos que tendrá lugar próximamente en Elche ¿Viene a sustituir a la tradicional Feria de Inventos Millenium que llevan organizando durante años o se trata de un encuentro diferente?

E.V.: La Feria de Inventos 2017, toma el relevo en parte de la anterior feria MILLENNIUM. Queríamos, como organizadores desde el año 2014, que un evento de carácter nacional como es este fuera itinerante con el propósito de poder mostrar por todos los rincones de España el ingenio que atesora en la actualidad nuestro país, y a la vez trasladar la importancia que tiene inventar como parte integrante de la innovación, el desarrollo de un país y el emprendimiento.

R: ¿Tienen alguna estimación o cifra confirmada sobre el número de inventores asistirán a la Feria de Inventos este año? ¿Qué CC.AA será la más representada?

E.V.: El número de expositores estimado ronda el medio centenar, de los cuales un 85% son inventores y el resto son entidades públicas y privadas relacionadas directa o indirectamente con la inventiva. La comunidad más representada será Madrid, seguida de Andalucía. También contaremos con un nutrido grupo de inventores procedentes de los países árabes.

R: ¿Saben ya cuántos inversores asistirán a la Feria de Inventores? En caso de no disponer de cifras definitivas ¿Qué número de inversores estiman asistirán al evento? ¿Todos proceden del sector privado o asistirán también entidades públicas?

E.V.: Tenemos confirmada la asistencia de una entidad que representa al sector de la inversión procedente de los Emiratos Árabes, también asistirá algún representante de fondos de inversión y, por la experiencia atesorada al haber organizado este tipo de eventos durante años, sabemos que se acercarán inversores particulares.

R: ¿Qué sectores de la producción estarán presentes? (Automoción, Hostelería, Comercio, Banca, Agropecuario…).

E.V.: Estarán presentes inventos destinados prácticamente a todos los sectores, como son el doméstico, de seguridad, ocio, deporte, automoción, hostelería, energías alternativas, etc. Si la pregunta es si acudirán expositores fabricantes la respuesta es sí; algunos de los inventos que podrán verse durante la feria ya están viendo la luz en el mercado y son producidos por fabricantes.

R: Hemos leído que durante el evento, además de poder contemplar los inventos presentados, se harán demostraciones de algunos otros relacionados con la movilidad o las energías alternativas. ¿Podrían adelantarnos algo más de información al respecto?

E.V.: Se llevarán a cabo en el exterior demostraciones de inventos relacionados con la movilidad urbana con son un patinete con un nuevo sistema de impulsión humana o un asiento de bicicleta que previene lesiones pélvicas y habrá alguna demostración de generación de energía eléctrica a partir del movimiento de un vehículo.

R: ¿Cómo valoran la presencia y colaboración de la OEPM en el evento?

La presencia en la feria de un estamento tan importante en el sector de la inventiva como es la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM), es muy importante de cara a los propios expositores y a los visitantes, ya que transmite esa cercanía que a veces es necesaria para entender la labor que desempeñan. También contribuyen, como es lógico, a transmitir de primera mano la importancia que tiene proteger todo lo relacionado con el sector.

 

 

 

Anuncios

Istobal, potencial innovador de calado internacional

Istobal es un holding de matriz española (Valencia) especializado en la fabricación, distribución y mantenimiento de todo tipo de soluciones de lavado y cuidado de la automoción. El grupo comenzó siendo un pequeño taller de reparación de vehículos, una empresa familiar fundada en 1950 por Ismael Tomás Alacreu. En la actualidad, pese a haber crecido hasta convertirse en una multinacional, la tercera generación de la familia dirige la empresa.

Os hablamos de él porque, en un contexto económico poco favorable para iniciar el asalto a nuevos mercados con garantías de éxito, el ritmo de crecimiento internacional de la empresa ha sido sorprendente. El grupo –en el que actualmente trabajan 800 personas y que por sus dimensiones, trayectoria y éxito está integrado en el Foro de Marcas Renombradas Españolas– no ha parado de expandir su negocio y abrir nuevas filiales y plantas de ensamblaje tanto en Europa como en América durante la última década. Uno de los pilares claves de esta internacionalización ha sido su apuesta decidida por la investigación, el desarrollo de productos innovadores y su protección a través de su registro como patentes.

Rumbo fijo hacia la internacionalización

Actualmente la empresa tiene diez filiales repartidas en varios países del viejo y nuevo continente, todas ellas abiertas a partir de 2004 a un ritmo medio de una cada dos o tres años. Hacer un breve recuento de los puntos geográficos por los que Istobal ha extendido su actividad permite apreciar la firmeza del rumbo marcado desde la matriz española hacia la internacionalización.

En 2004 y 2006 la firma comenzó a comercializar sus soluciones de lavado para el automóvil en Reino Unido y Austria; en 2009 abrió su filial estadounidense, donde tan sólo dos años después construyó la primera planta de ensamblaje del grupo ubicada fuera de Europa.

En 2012 y 2013 el grupo amplió su marco de negocio comprando una compañía gala especializada en la limpieza de trenes, momento en el que afianzó su consolidación en el mercado americano levantando una segunda planta de fabricación y ensamblaje, en esta ocasión en Brasil. Volviendo a fijar su mirada en el mercado europeo, durante los últimos años Istobal ha conseguido cerrar acuerdos para distribuir su tecnología y productos de lavado para el sector de la automoción en los mercados escandinavo (Dinamarca y Suecia), eslavo (Serbia) e italiano. Así las cosas, el 80% de la facturación del grupo empresarial –que en el último ejercicio alcanzó la nada desdeñable cifra de 125 millones de euros–corresponde a las ventas internacionales.

Un departamento de I+D puntero en el sector

Gran parte del éxito internacional del que Istobal puede presumir es fruto de la atención que el grupo empresarial ha prestado a las necesidades de sus clientes, para cuya satisfacción no ha dudado en invertir y apostar por el desarrollo de tecnologías y productos innovadores. Para dar ese paso que ha terminado por colocar al grupo delante de muchos de sus competidores ha contado con la inestimable ayuda de un competente y creativo departamento de I+D.

Su constante trabajo innovador no sólo se ha traducido en cifras de negocio, sino en el registro de más de treinta patentes relacionadas con la ingeniería de procesos y el diseño de maquinaria, productos y servicios relacionados con el lavado y cuidado en la automoción .  En la base de datos INVENES existen 44 referencias, de ellas, 17 son modelos de utilidad , 16 patentes nacionales, 10 figuran como solicitudes PCT y una europea.

Un hito que hubiera sido imposible de alcanzar para el departamento de I+D de no haber contado con la colaboración de varios institutos tecnológicos y universidades. Entre ellos la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) ó el Instituto Tecnológico Metalmecánico, Mueble, Madera y Embalaje (Aidimme). Gracias a éstos y otros apoyos, Istobal ha conseguido convertir sus ideas y tecnologías en soluciones pioneras. Os acercamos algunas de ellas.

Soluciones prácticas y de gama amplia

Sin ir mas lejos, el pasado año el grupo difundió por estas fechas un vídeo en el que se puede apreciar la efectividad de un novedoso cepillo para lavar ruedas de vehículos que, incorporado en túneles de lavado, es capaz de alcanzar cualquier rincón de las llantas por complicado que sea el trazado de sus radios y ranuras. En la página donde podéis verlo la propia firma anunciaba haber solicitado el registro de la patente.

Otra línea de investigación y desarrollo de producto interesante, sobre todo porque demuestra el interés de Istobal por reducir la contaminación que pueda generar el lavado automático de vehículos, se ha traducido en el lanzamiento de una marca propia de productos químicos de limpieza para vehículos. Bajo la marca registrada Esens, la compañía comercializa más de 50 tipos de espumas, jabones, champúes y ceras para la limpieza de vehículos adaptados a todo tipo de máquinas de lavado.

Además, en la mayoría de los casos son biodegradables y cumplen con las leyes más exigentes al respecto. Muestra de ello es que, con motivo de su reciente entrada en el mercado escandinavo, ocho de los productos Esens han alcanzado la certificación Swan Ecolabel en los países nórdicos.

Añadir que su marca Istobal está registrada desde 1950 y con logo desde 1970. Su actual logo lo registraron este mismo año.

Istobal es un claro ejemplo de éxito empresarial a través de la PI y está recogido como otros muchos en esta publicación de la Oficina Española de Patentes y Marcas

El campo también innova

Por regla general, residir lejos del ámbito rural en urbes de mediano o gran tamaño nos lleva a pasar por alto los avances e innovaciones que se dan en los sectores agrícola y pecuario.

Pero lo cierto es que en España, y desde un conocimiento detallado de las problemáticas que surgen al cultivar la tierra o criar ganado, se han ideado nuevos sistemas que hacen más eficiente la producción agropecuaria. De hecho, recientemente hemos tenido noticia de la creación de dos robots mediante los que se busca mejorar los procesos de recolección y optimizar recursos.

Un cosechador de fresas inteligente

Su inventor es el ingeniero Juan Bravo, que presentó la máquina oficialmente en Huelva, en el año 2012, gracias al respaldo del Centro Tecnológico para la Agroindustria (ADESVA), entidad dependiente de la Consejería de Innovación de la Junta de Andalucía.

Se trata de un vehículo que integra y combina la acción de hasta tres tecnologías para mecanizar la recogida de las fresas, haciendo esa labor mucho menos costosa para el agricultor. En primer lugar, incorpora un sistema que permite a éste conducir el vehículo y manejar varios brazos abióticos programados con el fin de localizar y seleccionar las fresas según su tamaño.

Una vez completado este proceso, se procederá a cortarlas con suavidad y precisión si cumplen con unos estándares de calidad predefinidos por el agricultor. El vehículo puede determinar si cada fresa se ajusta a dichos estándares porque también dispone de una tecnología de visión artificial que analiza morfológica y cromáticamente cada fruto con el fin de detectar esa correspondencia.

Para terminar, una vez recolectada la fruta ésta es conducida por el sistema FlexConveyor hasta el área de envasado; sección dentro del propio vehículo robotizado habilitada para que hasta dos personas puedan trabajar en la conformación y pesado de las cajas donde se distribuirán las fresas.

El propio inventor y propietario de la patente del vehículo, Juan Bravo, subió a youtube un vídeo en el que se puede ver cómo funciona.

Agrobot, empresa dedicada a la fabricación de cosechadoras y sistemas hidropónicos para los cultivos de fresas, es la empresa que se ha ocupado de comercializar éste innovador robot recolector. Podéis conocer sus actividades visitando su página web.

Vinerobot, la apuesta Europea por la Smart-Agriculture

En 2013, tres universidades y cinco compañías de España, Francia, Italia y Alemania se embarcaron en el desarrollo del primer robot agrícola controlable a distancia equipado para ofrecer al viticultor información detallada sobre el estado de sus viñas.

La idea inicial del proyecto partió del grupo de investigación Televitis, integrado en la Universidad de La Rioja, de ahí que se haya encargado a la entidad académica española la coordinación del proyecto, financiado con más de dos millones de euros por el ICT-Robotis del VII Programa Marco de la UE. En él también ha participado el Laboratorio de Robótica Agrícola de la Universidad Politécnica de Valencia.

El resultado de su trabajo y el del resto de socios europeos implicados en el proyecto, que ha requerido integrar conocimientos sobre el diseño de vehículos espaciales, robótica, informática y agroindustria, se ha traducido en la creación del robot todoterreno VineRobot.

 

Se trata de un vehículo automático diseñado para circular por las viñas y equipado con diversos sistemas de sensores (entre ellos termográficos y de infrarrojos), GPS, aplicaciones TIC y Wi-Fi. Gracias a la combinación de todos esos sistemas, muchos patentados por el propio grupo Televitissu Inteligencia Artificial facilita al viticultor los datos necesarios que le permiten conocer el estado exacto en el que se encuentran sus viñas. Así, una vez éste recibe en su smartphone o tablet la información recabada por VineRobot puede tomar decisiones relativas a su cuidado con la garantía de estar haciendo lo más adecuado en todo momento.

Por sus características, la creación del vehículo VineRobot supone un paso adelante en el desarrollo de lo que se ha venido a llamar agricultura-inteligente, campo en el que Europa está avanzando poco a poco para revitalizar un sector de la producción al que apenas se dedican trabajadores y que además tiene a la mayoría de ellos cerca de la edad de jubilación.

Mediante la fabricación de este vehículo inteligente, la UE, además de hacer la agroindustria vinicultora más eficiente adaptándola a los requerimientos del futuro, aspira a conseguir que una nueva generación de agricultores familiarizados con el uso de las TIC trabaje el campo. El proyecto, cuyo vídeo promocional podéis ver en youtube, se presentó exitosamente a finales del pasado mes de julio en Luxemburgo, por lo que se espera que en los próximos años las bodegas europeas inviertan en VineRobots para mejorar el cuidado de sus viñas.

Qué significan los sellos de calidad de los productos alimentarios

Si os gusta consumir productos alimentarios autóctonos (“de la tierra” que dirían en algunas latitudes ) por su calidad y cuidada producción; por ser signo de identidad y tradición de vuestra CC.AA. ó país y por garantizar con su compra la sostenibilidad económica del medio rural y el sector agroalimentario locales, seguro que estáis familiarizados con los tres sellos de calidad que la UE les puede otorgar en relación a su origen. Se trata de las distinciones D.O.P (Denominación de Origen Protegida), I.G.P (Indicación Geográfica Protegida) y E.T.G (Especialidad Tradicional Garantizada).  Si no es así os los damos a conocer para que podáis identificarlos y saber lo que significa cada uno de ellos. Desgraciadamente la industria alimentaria también se enfrenta a la falsificación de sus productos, las redes de distribución de productos que no proceden de donde se afirma llegan a comercios y mercados tradicionales y, cada vez con más frecuencia, a través de internet.  

Requisitos que deben reunir los alimentos para obtenerlos

Los alimentos  con el sello D.O.P son aquellos productos cuya calidad o características se deben al medio geográfico con sus factores naturales y humanos y cuya producción, transformación y elaboración se realiza siempre en esa zona geográfica delimitada de la que toman el nombre.

Que un producto alimentario cuente con un sello distintivo en el que se lean las siglas D.O.P (Denominación de Origen Protegida) significa que es originario de un lugar cuyas especiales características naturales, ambientales y hasta socio-demográficas influyen decisivamente en su excepcional calidad. Normalmente se refiere a una región, aunque también, en ocasiones, puede referirse a un país. Para que un producto alimentario reciba el distintivo D.O.P la UE exige que todas las fases de elaboración del producto tengan lugar en la zona referida.

La salvedad está en que las materias primas empleadas para elaborar el producto pueden ser de una zona geográfica algo más amplia, incluso distinta de la señalada en la etiqueta distintiva de calidad. Eso sí, el lugar no originario debe cumplir ciertas condiciones análogas a las del lugar de procedencia genuina del producto para mantener la Denominación de Origen Protegida. Un producto alimentario que tiene este sello es el famoso queso de Idiazábal. 

La distinción Indicación Geográfica Protegida (I.G.P.) es para los productos que poseen alguna cualidad determinada o reputación u otra característica que pueda atribuirse a un origen geográfico y cuya producción, transformación o elaboración se realice en la zona geográfica delimitada de la que también toma su nombre.

La etiqueta distintiva con las siglas IGP (Identificación Geográfica Protegida) se utiliza así para señalar un producto originario de un lugar, región o país determinado que se distinga de los demás por sus especiales cualidades, reputación u otras características relacionadas directamente con su origen geográfico. Ahora bien, a diferencia de los productos distinguidos con el sello D.O.P, tan sólo es necesario que al menos una de sus fases (elaboración, transformación, producción…) se desarrolle en la zona geográfica definida en la etiqueta. Es decir, los requisitos que se establecen para que un producto alimentario se distinga con el sello IGP son algo más laxos.

En la página de la Oficina Española de Patentes y Marcas podéis consultar una noticia de julio del pasado  año en la que se informa sobre una resolución por la que se adoptó y publicó la decisión favorable al registro de la Indicación Geográfica Protegida (I.G.P.)“Jamón Serrano”.

Por último nos vamos a detener a explicar qué significa que un producto alimentario se reconozca como Especialidad Tradicional Garantizada (ETG). Se trata de una categoría especial en la que en España sólo entran cuatro productos: la leche certificada, los panellets, la torta de aceite y el jamón serrano.

Según la definición del Ministerio de Agricultura, Especialidades Tradicionales Garantizadas (E.T.G.) son los productos que cuentan con rasgos específicos diferenciadores de otros alimentos de su misma categoría. Además, estos productos agrícolas o alimenticios deben producirse a partir de materias primas tradicionales, o bien presentar una composición, modo de producción o transformación tradicional.

Este reconocimiento exige que tanto las materias primas e ingredientes utilizados para elaborar el producto alimentario como los métodos utilizados para su transformación, composición y producción (por ejemplo el proceso de curado en el caso de jamón) hayan sido utilizados tradicionalmente. ¿Y cómo se determina que son tradicionales? Cuando tanto las materias primas seleccionadas como los procedimientos establecidos para elaborar el producto han permanecido inalterables durante, al menos, treinta años.

En la página web del Ministerio de Agricultura hay mapas de las zonas que tienen productos alimentarios con el sello  D.O.P e I.G.P.

 

La ciudad sueca de Helsinborg alberga el primer “Museo del Fallo”

Todo proceso de investigación y desarrollo orientado a innovar tiene su primer impulso en el planteamiento de la posible solución a un problema. En el camino puede buscarse una solución nueva, una solución única o, sencillamente, la mejor de las posibles. Partiendo de una selección previa de posibilidades realizadas teniendo en cuenta los conocimientos técnico-científicos compartidos por quienes inician la empresa innovadora, se procede a emplear el método del ensayo y error, siendo éste último parte importante del camino que se recorre hasta llegar a la solución.

Tener errores no implica necesariamente condenar un proyecto de innovación al fracaso. En algunas ocasiones los hay rotundos, y señalan la necesidad de cambiar completamente de dirección, mientras que en otras, una vez sacadas las conclusiones necesarias, dejan una importante huella a seguir en el camino hacia la solución del problema o situación que pretende resolverse.

El psicólogo clínico de origen norteamericano residente en Suecia Samuel West ha considerado que, en lugar de esconderlos, exhibir los errores cometidos en el campo de la innovación podía ser una buena forma de demostrar y medir su justa importancia. Por esa razón, hace unos meses inauguró el primer museo de lo fallido. Denominado “Museum of Failure”, está ubicado en Helsinborg, Suecia, y exhibe una colección de más de setenta productos y servicios de todo el mundo que no triunfaron. Según explica el propio West “muestra los fracasos para proporcionar a los visitantes una fascinante experiencia de aprendizaje”

Algunos artículos innovadores fallidos dignos de mención

En este original museo se exhiben un buen número de productos cuya comercialización fue un fracaso. Entre otras innovaciones fallidas nos han llamado la atención la frágil bicicleta “Itera Bicycle”, la espeluznante máscara para tonificar la piel facial “Rejuvenique” y las promocionadísimas – y ya olvidadas– “Google Glass”.

Fabricada totalmente en plástico, la “Itera Bicy cle” fue comercializada en Suecia a principios de la década de los ochenta del pasado siglo, presentándose como vehículo ligero, fácil de montar por el propio usuario e inmune a la oxidación. Atraídos por esas tres virtudes, numerosos ciclistas decidieron adquirir la llamativa e innovadora bicicleta, que recibían en sus casas sin montar junto con un kit de herramientas, al más puro estilo Ikea. Poco después de entregarse los primeros modelos comenzaron las quejas y devoluciones, ya que donde el metal resistía, el plástico no, siendo la Itera Bicycle un vehículo frágil y propenso a quebrarse.

El segundo artículo del trío que hemos querido destacar se comercializó bajo la marca registrada “Rejuvenique” . Se trata de una máscara para tonificar la piel facial mediante pequeñas descargas eléctricas. Su uso promete el cuidado y mantenimiento de un cutis envidiable pero su siniestro aspecto hace parecer el producto una perversa herramienta de tortura. Una foto de la por aquel entonces famosa actriz Linda Evans aparecía en la caja para convencer al consumidor/a de las virtudes de la máscara. Suponemos que alguno de sus compradores terminaría utilizándola durante la celebración de la festividad de Halloween . Hemos encontrado un blog en el que recogen el estremecedor vídeo promocional del producto.

Nuestro particular podium de artículos exhibidos en este museo de lo fallido ubicado en Suecia lo completan las famosas, hasta no hace tanto tiempo, “Google Glass”. A pesar de que en su momento los responsables de su desarrollo en la conocida multinacional norteamericana fueron conscientes de que estaban inacabadas como producto, la expectación generada en torno a ellas desencadenó su prematura presentación en 2012. Su campaña de promoción fue enorme y medios de comunicación de todo el mundo dedicaron artículos extensos a informar sobre los potenciales usos y posibilidades del flamante “wearable” de Google. La popular revista “Times” incluso llegó a proclamar las gafas invento del año.

Pese a tratarse de un producto costoso, de diseño altamente sofisticado y cuyo desarrollo implicó a ingenieros y técnicos de múltiples disciplinas durante años, pronto comenzaron a “vérsele las costuras” . Se dijo que su diseño era entre excesivamente futurista y ortopédico y se criticó la escasa duración de su batería para haber sido presentado como un complemento del vestir apto para emplearse durante todo el día. Más pronto que tarde, las “Google Glass” pasaron de considerarse poco menos que la ventana abierta a un, valga la redundancia, “futuro más futurista”, a ser calificadas por algunos críticos de tecnología como el peor producto de todos los tiempos.

El fracaso de las gafas se certificó definitivamente hace dos años. En 2015 Google anunció que dejaría de trabajar en su desarrollo mediante la publicación de un extenso comunicado oficial. Este era el vídeo promocional del producto:

 

Inventores españoles crean soluciones para combatir el fuego y obtener agua.

En la entrada de hoy os queremos presentar dos inventos creados por españoles útiles para enfrentar los efectos negativos derivados del aumento de temperaturas ocasionado por el cambio climático. El primero de ellos reduce los riesgos que han de asumir quienes participan en las tareas de extinción de incendios; el segundo es capaz de generar agua en lugares en los que es muy difícil acceder a este recurso natural absolutamente imprescindible para la supervivencia humana.

“Drone Hopper” un dron contra los incendios 

Pablo Flores, ingeniero aeronáutico e inventor, solicitó en 2015 la patente sobre un  dron específicamente diseñado para la extinción de incendios con el objetivo de facilitar a los trabajadores que participan en la extinción de incendios un vehículo para combatir el fuego que disminuyese el riesgo que han de asumir cuando acometen tan ardua y peligrosa tarea. El informe de búsqueda fue favorable y en 2016 extendió su solicitud internacionalmente mediante el sistema PCT. El aparato ya está protegido por patente en España y se comercializa bajo la marca “Drone Hopper”.

“Drone Hopper” fue presentado en varios foros durante 2016, obteniendo, entre otros, uno de los premios que se concede en la European Satellite Navigation Competition (ESNC), concurso anual que reconoce mediante la concesión de galardones las mejores ideas e innovaciones presentadas a escala europea relacionadas con el uso de sistemas de navegación por satélite.

El “Drone Hopper” de P.Flores es un vehículo diseñado para descargar –de forma guiada, a baja altura y a alta velocidad– grandes cantidades de agua pulverizada. Dispone de sensores de altura, GPS, cámara térmica y otros sistemas electrónicos que permiten dirigir y programar su vuelo sobre  áreas de terreno donde se haya declarado un incendio y el fuego sea especialmente virulento y difícil de extinguir. Este innovador dron sirve tanto para descargar agua directamente sobre las llamas o en áreas adyacentes con el fin de crear cortafuegos. A las características descritas suma que puede emplearse tanto durante el día como durante la noche, lo que convierte la herramienta en especialmente útil al facilitar un ejercicio continuo de las labores de extinción desde el aire.

Podéis ver una demostración virtual de cómo funciona “Drone Hopper” en el canal de youtube homónimo donde se muestran sus prestaciones por medio de un vídeo:

Un oasis mecánico capaz de hacer brotar agua en el desierto

Otro sistema innovador de origen español, en este caso útil para combatir la escasez de agua en zonas donde la sequía sea permanente, muy acusada o haya aumentado como consecuencia del  cambio climático es el generador de agua potable por condensación del vapor de aire a partir de la invención de Enrique Veiga. Este ingeniero frigorista gallego afincado en Andalucía y ya jubilado ha aplicado sus conocimientos y 20 años de experiencia en el oficio para diseñar una máquina que, integrando las funciones de un total de 18 elementos mecánicos es capaz de “bajar la temperatura del aire por debajo del punto de rocío, momento en que se empieza a condensar el vapor de agua que hay en el aire, para generar agua fresca y potable, lista para que las personas puedan consumirla y emplearla en sus quehaceres cotidianos”. Enrique Veiga solicitó una patente en 2005 sobre el sistema,  pero tras recibir un informe de búsqueda desfavorable decidió transformarla en una solicitud de  modelo de utilidad. En 2011 obtuvo el modelo de utilidad, aunque en 2013 fue declarada su caducidad por falta de pago de una anualidad.

Según asevera Altecfrio,  la empresa que comercializa los generadores de agua potable por condensación del vapor de agua creados por E.Veiga, éstos pueden hacer su función incluso en climas desérticos, siendo adecuados para abastecer de agua tanto a poblaciones de tamaño medio como a pequeños asentamientos y, por supuesto, hogares. Su principal virtud, insisten, es que al obtener el agua a partir de la condensación de la humedad del aire no necesitan de ninguna fuente externa para abastecerse de ella. Entre otras demandas Altecfrio ya ha satisfecho la del gobierno de Namibia, república del suroeste de África que ha adquirido 1.500 de estas máquinas.

Si queréis saber algo más sobre Enrique Veiga y el funcionamiento de su sistema Aquaer podéis ver el vídeo en el que el propio inventor lo explica (a partir del minuto 1:14:52). Está grabado durante su intervención en el marco de las conferencias que organizó en 2016 el Colegio La Inmaculada Franciscanos de Cartagena con motivo de la celebración de su Semana de la Ciencia.

Nombres de Fiestas con marca registrada

Aunque no todas las fiestas de las ciudades y pueblos de nuestra península se celebran durante estas fechas, en verano tienen lugar algunas de las más conocidas de toda la Península. En algunos casos su fama legendaria las convierte en signo distintivo de la ciudad y reclamo para atraer visitantes de todos los rincones del globo. Teniendo en cuenta este hecho nos propusimos averiguar si algún Ayuntamiento ha llegado a hacer de la denominación de sus fiestas una marca registrada vinculada a la ciudad. Descubrimos una casuística bastante variada de la que os vamos a relatar algunos curiosos ejemplos.

Las “Semana Grandes” de Bilbao y San Sebastián

La capital gipuzkoana celebra su “Semana Grande” durante la semana del 15 de agosto, sucediéndole a ésta la de Bilbao, que hace lo propio durante los nueve días posteriores a la celebración del día de la “Asunción de Nuestra Señora”.

A pesar de que durante la citada semana San Sebastián se llena de actividad y tienen lugar algunos eventos emblemáticos, como el Concurso Internacional de Fuegos Artificiales o la carrera hípica por la Copa de Oro, la festividad no es tan apreciada por los donostiarras como el 20 de enero, día de la ciudad que conmemoran con la conocida tamborrada. Pese a ello, ya en el año 1978 el Ayuntamiento de San Sebastián solicitó el registro de marca “Semana Grande”, para más tarde, concretamente en julio de 1980 hacerlo en Euskera. El Ayuntamiento de la ciudad solicitó en la Oficina Española de Patentes y Marcas el registro de la marca “Aste Nagusia” para vincularlo a la ciudad, recibiendo la concesión el 3 de febrero de 1981, según la publicación del BOPI del 1 de abril de 1981.

Tal concesión no fue ampliamente conocida hasta que en 2014 el Ayuntamiento donostiarra recibió la notificación de que su homónimo de Bilbao había acudido a la OEPM para inscribir un nombre muy parecido, Aste Nagusia-Marijaia.

Según fuentes de la OEPM el día 19 de noviembre de 2014 se comunicó al Ayuntamiento de San Sebastian que se procedería a publicar la solicitud de marca Aste Nagusia-Marijaia por si consideraba oportuno presentar oposición a la misma y decidió no oponerse, concediéndose la marca en directo con fecha de resolución 18 de marzo de 2015, publicándose en el BOPI de fecha 6 de abril de 2015. La polémica se dio a nivel ciudadano, ya se conoce la sana rivalidad entre Bilbainos y Gipuzkoanos y tuvo reflejo en algunos medios de comunicación, siendo entonces cuando muchos se enteraron de que, legalmente, sólo se reconoce bajo el nombre “Aste Nagusia” a la Semana Grande de San Sebastián y de ahí el epígráfe de “Marijaia para la de Bilbao”.

La Semana Santa cordobesa, sevillana y la Tomatina de Buñol

En marzo de 2016 un diario provincial de Córdoba hizo saltar la polémica al dar a conocer que cualquier entidad o particular que quisiera publicar una fotografía, pegatina, revista o libro con contenido relativo a la Semana Santa en el que se incluyese la marca “Semana Santa de Córdoba” debería rendir cuentas ante la Agrupación de Hermandades de Cofradías de Córdoba. El motivo es que, bajo la presidencia de Juan Villalba, dicha agrupación había registrado ante la OEPM la marca “Semana Santa de Córdoba” en 2009. desde la OEPM se nos matiza que la marca está registrada para la clase 16 papel, artículos de papel, de papelería, productos de imprenta. No para servicios de la clase 41 de entretenimiento, culturales .

Dicho registro se había realizado sin hacer notificación previa alguna al Ayuntamiento de la ciudad, institución que financia la mayor parte de las actividades que tienen lugar durante la Semana Santa y además subvenciona a la citada agrupación de hermandades. A este hecho se añade un doble agravio comparativo al darse dos circunstancias: que el Concurso de los Patios de Córdoba, otra de las grandes celebraciones emblemáticas de la ciudad, sí que está registrado como marca por el Consistorio desde 2008.

La OEPM nos indican que el Ayuntamiento de Córdoba es titular de las marcas: M2826105 Patios de Córdoba, M2826101 Patios Cordobeses, M2826106 Festival de los Patios Cordobeses , M3500958. La Fiesta de los Patios de Córdoba y la M2826107 Concurso de los Patios Cordobeses.

No obstante, nos añaden que existe la M3609942 con la denominación Patios de Córdoba Experience, con el titular Rafael Ángel García Porras, y nos comentan que durante la tramitación de esta última marca aludida sucedieron los siguiente hechos: la marca se solicita el día 20 de abril del 2016 y el día 25 de ese mismo mes se comunicó al Ayuntamiento de Córdoba que como titular de la marca2826105 Patios de Córdoba, si lo consideraba oportuno debía oponerse.

La reacción del Ayuntamiento fue inicialmente presentar oposición, fundamentando la oposición en las marcas, M2826101, M2826106, M3500958 y la M2826107, por tanto no incluyó la M2826105 que fue la notificada en la comunicación de anterioridades relevantes, con el agravante de que el examinador a quien correspondió el expediente tuvo que inadmitir todas las oposiciones por no haberse cumplimentado correctamente el formulario de oposición, ya que no incluyó los servicios en los que se basaba la oposición.

En otras capitales, como es el caso de Sevilla, es el Ayuntamiento quien se ha adelantado a cualquier entidad privada al registrar la Semana Santa de la localidad como marca. Es decir la marca “Semana Santa de Sevilla” tiene como titular al Ayuntamiento de Sevilla, correspondiéndole el número de expediente M3006235.

Hay un último caso relacionado con el registro del nombre de las fiestas populares como marca que nos ha llamado la atención. Es el de Buñol, localidad valenciana en la que se celebra la famosa “Tomatina”cada último miércoles de agosto. El Ayuntamiento de la ciudad demandó en 2008 al fabricante de zapatillas deportivas “Adidas” por utilizar la marca “Tomatina” para denominar a su modelo ZX900 Lux Tomato y Country73, estampado además con varios dibujos que, a juicio del demandante, se asemejaban a la forma que tiene la mascota que desde hace años se usa para promocionar la fiesta.

La denominación “Tomatina” está registrada por el consistorio desde 1997, como marca de la Unión Europea, siendo su número de registro 2683969, razón por la que éste consideró que Adidas debía rendir cuentas por haber comercializado dicho modelo de zapatillas. El Juzgado de Marca Comunitaria encargado del caso desestimó la demanda, argumentando que la marca hizo un uso leal y respetuoso con los intereses legítimos del titular de la marca, matizando además que las “Adidas Tomatina” no dañaban su valor ni eran imitación de otras deportivas comercializadas bajo el mismo nombre. Por su parte, los representantes de Adidas argumentaron que el modelo ya no estaba comercializándose y su fabricación se debió a la intención de, precisamente, promocionar la fiesta en el marco de su línea de deportivas “Flavours of the World”.

Una microPYME española ha creado la muleta más ligera del mundo

INDESmed es una empresa española fundada en 2011 que actualmente integra en su equipo de trabajadores a ingenieros con experiencia en los sectores médico y aeroespacial. Con sede en Madrid, se dedica a idear, diseñar, fabricar y comercializar productos médicos de alta calidad; en concreto utensilios y equipos ortopédicos que ayudan a mejorar la calidad de vida de las personas con movilidad reducida. Así se presenta la firma en su canal de youtube:

La muleta más cómoda y ligera del mundo

Dedicamos a esta empresa nuestra entrada de hoy porque tiene el honor de ser la firma que ha patentado la muleta más ligera del mundo. Fabricada en fibra de carbono, aunque también se comercializa en aluminio por petición expresa de los usuarios, su robustez, ligereza y durabilidad han sido reconocidas como excepcionales a escala internacional. Con sólo 240-260 gramos de peso, la muleta INDESmed está certificada en estático para soportar hasta 200 Kg. A esto se suma que tiene un diseño especial cuya curvatura la hace más ergonómica y resistente.

En la creación de este innovador utensilio ortopédico de factura española ha trabajado un equipo multidisciplinar integrado por ingenieros mecánicos y de materiales, técnicos de laboratorio, ingenieros de fabricación y técnicos de aseguramiento de la calidad. Gracias a todos ellos el primer prototipo vio la luz en menos de un año; a primera unidad certificada y lista para comercializarse en tan sólo dos.

Dadas sus inigualables prestaciones, INDESmed no ha dudado en registrar su innovadora muleta como “la más ligera del mundo” siguiendo el sistema PCT, que posibilita a la firma española comercializarla en USA, Canadá, España, Italia, Reino Unido, Francia, Alemania y Suiza. Para ello, como nos comentó Miguel Cappiello, co-fundador de la empresa con el que tuvimos oportunidad de contactar, INDESmed ha contado con la ayuda de expertos en Propiedad Industrial.

Experiencia en carne propia y asesoría de usuarios

Como suele suceder en ocasiones, las necesidades experimentadas en primera persona por quien sería uno de sus futuros inventores inspiraron el desarrollo de la muleta ultra-ligera. En este caso fueron las de Rafael Vidal Rodríguez, ingeniero co-fundador de INDESmed que se vio en la obligación de tener que utilizar muletas durante un largo periodo de convalecencia tras sobrevivir, milagrosamente, a un terrible accidente de aviación. Según sus propias declaraciones, fue entonces cuando se percató de que “en la ortopedia parece que vale todo, nadie cuida la estética ni la funcionalidad ni nada y además se vende todo a precio de oro. Yo buscaba algo más cómodo y que fuera estético”.

Además de su experiencia, según nos comentó Cappiello, durante el proceso de creación de esta muleta ultra-ligera, en INDESmed tuvieron muy en cuenta la opinión de los pacientes, gracias a la cual se incorporaron varias modificaciones menores que mejoraron el diseño original. Por otra parte, según nos aclaró el propio Cappiello, contar con la experiencia de uso en el desarrollo y fabricación de productos médicos es algo que exige el cumplimiento de las normativas incorporadas en 2015 sobre “usabilidad”–IEC 62366-1:2015 –.

Gran acogida entre profesionales, distribuidores y clientes

La muleta desarrollada por el equipo de INDESmed, que gracias a su innovador diseño evita la aparición de dolores articulares, tendinitis e incluso atenúa la desagradable sensación de emplear un aparatoso objeto ortopédico para moverse, ha tenido una excelente acogida entre los profesionales médicos, las personas como movilidad reducida y los distribuidores.

El primero de los casos quedó atestiguado el pasado marzo, cuando la empresa fue nominada finalista al Premio a la Innovación que se concede en Naidex, la feria europea más importante sobre productos para mejorar la autonomía de las personas con movilidad reducida, celebrada en Birmingham.

En lo que se refiere a la respuesta de los usuarios, el propio Cappiello nos aseveró que reciben mucho feedback de diferentes países y una gran cantidad de comentarios positivos que justifican el esfuerzo realizado y les animan a seguir mejorando la calidad de vida de las personas.

Finalmente, la respuesta positiva que han obtenido de ortopedias y farmacias, que según afirmó Cappiello “están encantadas con los productos INDESmed, y la eficiente asesoría que desde la firma ofrecemos al usuario final”, refuerza el éxito de esta microPYME que, con menos de una decena de empleados y sin recibir ayuda institucional alguna, ha puesto la “Marca España” en buen lugar a escala internacional.

Si quieres saber más sobre el PCT la vía para solicitar patentes a escala internacional que utilizó INDESmed lee las entradas que en este mismo blog le dedicamos

 

 

Conoce la historia de la innovación científico-técnica en España

Una lectura para el estío “Made In Spain: cuando inventábamos nosotros”

Recomendar alguna lectura de especial interés con la que deleitarse durante las vacaciones estivales es un tópico habitual en el que no hemos podido resistir caer tras conocer el interesante libro de Alejandro Polanco Masa “Made In Spain:cuando inventábamos nosotros” (Glyphos Publicaciones). En sus más de cuatrocientas páginas el autor ha recopilado historias sobre las investigaciones, creaciones y descubrimientos alcanzados por los más audaces científicos e inventores españoles del pasado reciente.

Se trata de una obra con la que A.Polanco enmarca el fruto de su trabajo de redacción al frente del blog “Tecnología Obsoleta” (2005) y como responsable de la sección “Made In Spain” incluida en la revista “Historia de Iberia Vieja”. A ambos se suman años de investigación, durante los cuales el El fondo histórico del Archivo de la OEPM ha sido una fuente principal de consulta.

Todo ello convierte “Made In Spain: cuando inventábamos nosotros” en un libro de especial interés para quienes deseen conocer la historia de la innovación científico-técnica en España, y en especial la de sus intrépidos pioneros, muchos hoy injustamente olvidados.

Con la intención de acercaros un poco más al autor de “Made In Spain: cuando inventábamos nosotros”, y a modo de prólogo que acompañe la lectura de la obra, os invitamos a leer la entrevista que mantuvimos con Alejandro Polanco a propósito del libro. Esperamos os resulte interesante.

¿Qué motivos le impulsaron a escribir este libro sobre inventores españoles “olvidados”?

A.Polanco: Desde 2005 llevo publicando en uno de mis blogs personales, Tecnología Obsoleta (alpoma.net) multitud de historias acerca de científicos, inventores y tecnologías de otros tiempos. Además de eso, desde 2007 soy el responsable de redactar los contenidos de la sección Made in Spain en la revista Historia de Iberia Vieja. Además de eso, ya había publicado en 2003 un libro que guardaba cierta relación con el tema: Herejes de la ciencia. Si juntamos todo eso, creo que el siguiente paso era evidente: reunir muchas de esas historias en un libro con un tema común. Desde siempre me ha atraído la historia de la tecnología y, sobre todo, aquella que tiene a personas que han vivido en la Península Ibérica como protagonistas. Puede decirse que el libro nació como resultado de más de una década de búsqueda de estas historias, del modo más natural.

¿Durante cuánto tiempo estuvo documentándose y recopilando información para redactarlo? 


A.Polanco: Made in Spain recoge sólo una pequeña parte de las muchas historias relacionadas con inventores españoles que he logrado ir “armando” a lo largo del tiempo. ¡Y aun así contiene referencias a más de un centenar de ellos! Lo que quiero expresar con esto es que el tema no se agota con este libro, ni mucho menos. Ha sido más de una década de búsqueda, tanto en redes como en bibliotecas y archivos, como por ejemplo en el Fondo histórico del Archivo de la OEPM, un lugar que guarda auténticos tesoros, muchos de ellos totalmente desconocidos.

De entre todas las historias que recoge el libro ¿Podría destacar alguna que le haya llamado con fuerza la atención o le haya suscitado una especial admiración?

A.Polanco: Todas tienen su interés y, dado que son muy diferentes unas de otras, es complicado elegir alguna. Si acaso, puedo mencionar varias que me atraen especialmente. Por ejemplo, el caso del motor rotativo que se adelantó a su tiempo, obra de Morillas Cobo. Apasionante es también la historia de Emilio Herrera Linares y su escafandra estratonáutica, algo que podría considerarse como precursor de los trajes espaciales actuales, y que fue sólo uno de los muchos apasionantes proyectos en los que Herrera estuvo investigando.

Cabe destacar también a los hermanos Delhuyar y su descubrimiento del wolframio, o la aventura de Antonio Ulloa con el platino. ¿Y qué decir de la máquina que generaba energía con las olas del mar que inventó en el siglo XIX José Barrufet? O el telégrafo eléctrico de Francisco Salvá y Campillo, que apareció antes que cualquier otro en el mundo.

No quiero olvidar tampoco el libro “eléctrico” ideado por Ángela Ruiz Robles, o la invención de la anestesia epidural por Fidel Pagés. Esto, entre otros muchos que aparecen en el libro, bien conocidos, como el caso del genial Leonardo Torres Quevedo, el autogiro de Juan de la Cierva, o los submarinos de Cosme García, Monturiol, Peral y Cabanyes. Este último, verdadero genio polifacético, que a principios del siglo XX ideó la tecnología de las centrales eólico-solares, puesta en práctica casi un siglo más tarde. En fin, no es cosa de aburrir, simplemente cabe decir que son decenas los ejemplos desgranados en las páginas de Made in Spain.

Quizá influenciada por novelas y películas, la idea que el imaginario popular conserva sobre la figura del inventor de finales del Siglo XIX y principios del XX presenta a éste como alguien muy creativo, conocedor de varias ramas de la ciencia y la técnica, y capaz además de trabajar afanosa e incansablemente en su taller/laboratorio para materializar extraordinarias ideas que cambiarán el mundo ¿Cuánto hay de realidad y de mito en el caso de los inventores españoles sobre los que se ocupa el libro?

A.Polanco: Puede sorprender, pero esa imagen se aproxima a la realidad en muchos casos. Naturalmente, no hay un modelo de inventor que se ajuste a todos ellos, porque cada uno vivió una aventura sin igual, pero hay ciertos elementos comunes en casi todos ellos. Uno fue el de luchar contra los problemas de la propia vida: ya sean económicos, políticos o de salud. Estos genios también eran humanos ante todo y, claro está, tuvieron que luchar para sobrevivir y, además, crear ingenios novedosos. Muchas de estas historias terminaron bastante mal, como por ejemplo en el caso de Virgilio Leret, pionero de los aviones a reacción que fue asesinado al comienzo de la Guerra Civil.

La guerra se interpuso en la vida de muchos de ellos, haciendo que no pudieran continuar con sus investigaciones, como le sucedió a Emilio Herrera Linares. Sin embargo, cada caso es un mundo propio. Aparecen en las páginas del libro genios autodidactas como el increíble Mónico Sánchez, y sus máquinas portátiles de rayos X, quien antes de marchar a estudiar a Estados Unidos aprendió los fundamentos de la electricidad, y el idioma inglés, por correspondencia. Muchos otros fueron ingenieros y científicos plenamente considerados por la ciencia oficial y trabajaron dentro de instituciones y laboratorios de prestigio.

Puede decirse que el caso del inventor solitario que crea algo genial se dio, pero no llega a representar una mayoría. El único punto en común en todas las historias que se tratan en el libro es la obstinación: todos ellos lucharon por llevar a cabo una idea, para llevarla a la realidad, incluso a pesar de tener que sortear obstáculos peligrosos.

¿Cómo financiaban sus proyectos los inventores españoles de los siglos pasados? ¿Contaban con ayuda institucional, el apoyo de mecenas, o buscaban por su propia cuenta los fondos necesarios para investigar?

A.Polanco: Nuevamente, había de todo y los casos son muy dispares. Hubo quien trabajó para el gobierno y el ejército, o la Corona, como en el caso de Jerónimo de Ayanz, precursor de la máquina de vapor. También médicos, ingenieros o técnicos que trabajaban para empresas o universidades, no son casos excepcionales. Ahora bien, es cierto que la financiación era un problema para muchos de ellos, sobre todo los que jugaban por libre. En esos casos debían utilizar recursos propios, no se daban ampliamente casos de mecenazgo. En muchos de los ejemplos que aparecen en el libro, el capital para lograr llevar a la vida una idea fue, por desgracia, proporcionado mayormente por los propios inventores, a riesgo de ruina en muchas ocasiones.

¿Eran conscientes los inventores españoles del periodo investigado de la importancia que tenía proteger y registrar sus invenciones?

Sí, y por ello el Fondo histórico del Archivo de la OEPM es tan pródigo en hallazgos asombrosos, porque la mayor parte de aquellos inventores tenían claro que el poseer una patente era algo vital. Otra cosa bien diferente es que, en la mayor parte de los casos, fueron precursores de nuevas tecnologías, pero no encontraron apoyo económico ni interés suficiente como para convertir una patente en un modelo de negocio viable. Muchos de ellos ni siquiera pudieron pagar las diversas anualidades que les permitían mantener sus patentes en vigor.

Investigadores españoles crean envases desechables alternativos al uso de botellas fabricadas en plástico

La llegada de las vacaciones estivales lleva a muchos urbanitas a desplazarse al litoral del país para disfrutar de unos días de asueto en la playa. Como todos los años por estas fechas, los medios de comunicación informan sobre la calificación que han recibido las playas españolas en función de su calidad para el baño, directamente reñida con procesos como la eutrofización o la proliferación de plásticos en la superficie del mar. Greenpeace quiso hacer hincapié sobre este último problema de contaminación el pasado mes de junio, y ello nos ha llevado a preguntarnos si existen inventos o investigaciones que estén trabajando para acabar con él. Hemos descubierto un par de invenciones muy interesantes que os vamos a acercar.

Mar de plástico

Greenpeace quiso denunciar el alto nivel de contaminación que soporta el Mar Mediterráneo a causa del uso de envases de plástico. La organización denunció que este tipo de recipientes, sobre todo los desechables, son los residuos que más degradan el medio ambiente marino y exigió tanto a sus productores como a las autoridades que legislan sobre su uso y tomaran las medidas necesarias para apostar por su reducción, reutilización y/o sustitución.

Las cifras que ofreció la organización ecologista en el marco de la campaña, de nombre “ Menos plástico, más Mediterráneo” son alarmantes. El llamado antiguamente “Mare Nostrum” acumula cerca de 1.355 toneladas de plástico en su superficie, lo que se traduce en que el 96% de muestras de basura encontradas en sus aguas sean plásticos. El índice de presencia de este material en el Mediterráneo es muy alto, concretamente de una pieza de plástico cada cuatro metros cuadrados.

En lo que se refiere al litoral español, la organización alertó sobre la necesidad de atajar el problema afirmando que el 72% de la basura recogida en las playas españolas bañadas por el Mediterráneo es plástico.

Lógicamente, la presencia de tal cantidad de residuos plásticos en el agua está afectando a la fauna marina. En el 92% de los casos, las más de 1.300 especies afectadas por la ingesta de residuos vertidos al mar han comido fragmentos de plástico.

Así las cosas, nos propusimos averiguar qué están haciendo en la actualidad inventores e innovadores por desarrollar nuevos materiales con los que se puedan fabricar otro tipo de envases.

Un español propone emplear su “gotella” para reducir la fabricación de envases de plástico

La primera alternativa posible nos lleva a conocer el sorprendente invento de un español emigrado a Inglaterra. Rodrigo García González es un inventor que, tras exponer sus creaciones en el Royal College of Art de Londres y rechazar una oferta del equipo de cazatalentos de Apple, fundó en la capital británica la firma Skipping Rocks junto a varios socios.

Recientemente la firma ha presentado al mundo una de sus primeras creaciones. Se trata de un recipiente cuyo uso puede contribuir a que se consuman menos botellas y tapones de plástico. Se trata de un envase esférico biodegradable conformado gracias al tratamiento de un alga mediante un proceso de coagulación. Originalmente denominado “gotella” hoy la empresa de García y compañía lo muestra bajo el nombre de Ooho!.

La idea original partió de la respuesta que busco el inventor español hace años al plantearse desde cero la cuestión del cómo beber siguiendo una óptica más revolucionaria que evolutiva.

Para diseñar este envase esférico, cuya capacidad es actualmente de 50 mililitros, Rodrigo García González ha contado con la colaboración de Guillaume Couche y Pierre Paslier, compañeros suyos en Skipping Rocks. La firma lo ha presentado en varias ferias de innovación e incluso en algunos eventos deportivos. Podéis ver los sorprendentes resultados de su investigación y lo cómodo que resulta beber de una burbuja Ooho! en el siguiente vídeo, en el que participa el propio García.

La botella de plástico biodegradable desarrollada en el ITENE en 2011

El Instituto Tecnológico de Embalaje, Transporte y Logística, –que en su propia web incluye entre cuyos objetivos el fomento y promoción de la sostenibilidad en los ámbitos del envase, embalaje, logística, transporte y movilidad– desarrolló una botella basada en materiales biodegradables. Fue en el 2011, en el marco del proyecto Biopacked II, financiado por el entonces IMPIVA de la Generalitat Valenciana junto con la UE.

Los investigadores de ITENE dieron con otra posible alternativa al uso masivo de botellas de plástico desechables. Desarrollaron una botella fabricada con un material biodegradable lo suficientemente resistente como para ser empleada en el ámbito industrial. Fue posible gracias a la obtención de un material basado en nano-arcillas modificadas superficialmente que le proporcionan resistencia térmica, mecánica y además reducen su permeabilidad a los gases conservando al tiempo la capacidad de biodegradarse. Los responsables del proyecto patentaron este material, ya que varias multinacionales se interesaron en recibir los permisos necesarios para emplearlo en sus fábricas.