Todas las entradas por cevipyme

Así nació la vía de trazabilidad logística más utilizada en todo el mundo

Las vacaciones de verano, donde nos alejamos de la rutina del día a día de nuestra vida profesional, pueden dar pie a que demos con la clave de esa innovación a la que le damos vueltas en la cabeza. Eso fue lo que le sucedió a uno de los creadores del código de barras, quienes buscaban como adaptar el código morse para representar los datos que identificaran automáticamente los productos y que permitiese agilizar el cobro de los mismos en la línea de cajas. La petición que indujo a Bernard Silver y Joseph Woodland a desarrollarlo partió de un empresario propietario de una cadena de supermercados que acudió a la universidad a pedir ayuda.

Un empresario pregunta en la Universidad

La primera solicitud de patente del código de barras fue presentada en 1949 por Bernard Silver y Joseph Woodland. Ambos diseñaron este sistema de identificación automática de productos hoy extendido universalmente como respuesta a la demanda que hiciera, pocos años antes, en la Universidad de Drexler, el propietario de una cadena de supermercados. El empresario acudió a la alta institución educativa, donde Woodland impartía clases desde el final de la Segunda Gran Guerra, solicitando la ayuda de ingenieros para desarrollar un sistema que permitiese agilizar el cobro de los productos en la línea de cajas.

Bernard Solver, compañero de estudios de Woodland, propuso a éste asumir el reto de solventar el problema que el empresario quería resolver. Poco tiempo después, su empeño por hallar un sistema estandarizado que posibilitara el registro rápido, automático y barato de cualquier tipo de producto llevó a Woodland incluso a abandonar sus clases por un tiempo.

La bombilla se encendió en la playa

Retirado en casa de sus abuelos, situada en Miami, un buen día, sentado en la playa, mientras pensaba en adaptar el código morse, que conocía bien a causa de haber participado en la Segunda Guerra Mundial, para representar los datos que quisieran conocerse de los productos, Woodland hundió su mano en la arena. Al desplazarla hacia sí deslizándola, sus dedos dejaron cuatro surcos de diferente grosor sobre el terreno. Fue entonces cuando, según su propia confesión, pensó que podía crear un código análogo al morse pero empleando líneas de diverso grosor para codificar los datos de los productos en lugar de puntos y rayas. Ya con esa idea en la cabeza, trazó un círculo sobre la arena de la playa con los dedos de la mano…Al pensar que sería genial que el sistema pudiese, además, leerse en cualquier dirección.

Un primer intento de relativo éxito

Y así lo diseñó junto con Solver. La primera patente del código de barras que presentaron les fue reconocida en 1952, cuando Woodland ya llevaba un año trabajando para IBM. Dato que será relevante décadas después. La citada patente reconocida presentaba un un boceto de código de barras circular, poco parecido al sistema actual. Como suele ocurrir multitud de veces con los inventos, aquel primer código de barras no tuvo salida comercial. Al depender de un haz de luz demasiado potente como para poder fabricarse a gran escala, no resultaba útil para la logística de los negocios. Así las cosas, Silver y Woodland decidieron vender la patente de su código de barras a la empresa Philco, que a su vez hizo lo propio, terminando en poder de la firma RCA. Esta última compañía fue propietaria de la patente hasta 1969.

Más recursos y financiación llevaron al triunfo comercial

Poco después, gracias al apoyo de la Association of Food Chains, patronal de las empresas dedicadas a la distribución y comercialización de productos alimenticios, RCA montó un grupo de trabajo para que trabajara afanosamente en el desarrollo de un modelo de código de barras. Cuya fabricación a gran escala fuera posible. A él se sumaría, en 1971, la compañía IBM, donde Woodland, como ya sabemos, trabajaba desde 1951. Su protagonismo fue clave en el desarrollo del nuevo sistema, que finalmente recibió el nombre de UPC (Universal Product Code) y se estrenó en un supermercado de Ohio en 1974.

Una revolución para la logística a escala mundial

En la actualidad, 45 años después de su creación, el código de barras verticales con números en su parte inferior es la vía de trazabilidad logística más utilizada en todo el mundo. No sólo ofrece información sobre la procedencia, lote y fecha de caducidad de productos alimenticios. También brinda información sobre herramientas tecnológicas, medicamentos, servicios hospitalarios…Se estima que, diariamente, se escanea la información contenida en los códigos de barras de 5.000 millones de productos en todo el mundo.

Anuncios

Convocada la segunda edición de los premios Fermina Orduña

La Consejería de Educación e Investigación de la Comunidad de Madrid ha convocado la segunda edición de los premios “Fermina Orduña para reconocer aquellas trayectorias profesionales “que hayan logrado impulsar e implantar de forma significativa, o estén haciéndolo, la innovación tecnológica en el tejido productivo y empresarial”. Con una dotación de 42.000 euros para cada modalidad, los “Fermina Orduña” cuentan, además, con otra categoría, la de “Joven Innovador” que premia el rol de personas menores de 40 años que estén contribuyendo a la transferencia a la sociedad de herramientas innovadoras. Estos premios forman parte del sistema de incentivos de la Comunidad de Madrid a la Innovación Tecnológica y se suma a otros reconocimientos que otorga el ejecutivo regional como son los premios Miguel Catalán y Julián Marías a la labor investigadora.

Fermina Orduña”, un reconocimiento con el nombre de la primera mujer que registró una patente en España.

Retrato de Fermina Orduña realizado por Eulogia Merle. Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología.

Era abril de 1865 y Fermina Orduña se convertía en la primera mujer que en España registraba una patente, o privilegio de invención como entonces se denominaba. Se trataba de un carruaje capaz de transportar animales vivos que facilitaba la obtención in-situ de leche fresca de burra, vaca o cabra. En aquel tiempo, el consumo de este tipo de productos se realizaba en fresco ya que los procesos de pasteurización a la leche no se van a aplicar hasta 1907.

Su diseño venía a resolver en gran parte un problema de abastecimiento de leche fresca que se empezaba a plantear ante la dificultad de acceso de este tipo de animales a ciudades que enfrentaban incipientes procesos de urbanización. En el capítulo dedicado a Fermina Orduña en Mujeres emprendedoras entre los siglos XVI y XIX se analizan en profundidad las características del singular carruaje y se le compara a nivel internacional con otras patentes similares, concluyendo que se trata de una solución a un problema técnico específico que no estaba ni mucho menos resuelto y que se anticipa y mejora con mucho el referente más cercano. Fermina Orduña formó parte de la exposición “Mujeres Inventoras”, que realizó la OEPM

Imagen y texto extraído del libro 200 años de patentes de la OEPM

Reconocer el talento, apoyar la investigación.

En su primera edición dos mujeres compartieron el galardón que se concede a la trayectoria innovadora. Uno de ellos recayó en la empresaria Paloma Frial Suárez, con gran experiencia en el sector cárnico madrileño y a la que se le reconoce el apoyo a la investigación y a la innovación en el sector alimentario; la otra galardonada ex aequo fue la investigadora Celia Sánchez–Ramos Roda, promotora de varias empresas universitarias de base tecnológica dedicadas a la prevención de la salud ocular y cuya labor profesional ha sido reconocida en multitud de ocasiones, entre las que destaca el Honoris Causa por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo por su apoyo a la transferencia del conocimiento científico a la sociedad.

En la categoría Joven Innovador para menores de 40 años, la primera edición destacó el trabajo de Jaime Lauhlé, fundador de Geoblink, una de las 50 startups con más futuro según Bloomberg que combina análisis de bigdata aplicado al geomarketing para determinar la viabilidad de puntos de venta, su mejor emplazamiento, a la vez que maximiza la rentabilidad de inversiones comerciales e inmobiliarias.

La convocatoria de este año está abierta hasta el 31 de julio de 2019, y las candidaturas pueden presentarse a través del registro electrónico de la Comunidad de Madrid. Aún estáis a tiempo.

 

Margarita Salas reivindica el papel fundamental de la investigación básica en los “Premios Inventor Europeo 2019”

La bioquímica asturiana del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Margarita Salas Falgueras, recibía el pasado 20 de junio en Viena dos de los seis galardones que componen los “Premios Inventor Europeo” que concede la Oficina Europea de Patentes (EPO.) El de “Logros de toda una vida” que supone un reconocimiento internacional al trabajo de investigación que ha venido desarrollando, a lo largo de toda su carrera profesional, en diferentes instituciones de reconocido prestigio, en el campo de la genética y la biología molecular y el “Premio Popular” que supone un reconocimiento del público. Estos dos galardones han servido para dar visibilidad y conocer a esta científica que a sus 80 años aún sigue investigando.

Margarita Salas Falgueras, winner of both the category “Lifetime achievement” and the Popular Prize at the European Inventor Award 2019, just after the award ceremony in Vienna on 20 June 2019

Su nombre aunque es muy conocido en el ámbito de la investigación no lo es tanto fuera de éste porque hoy en día la proyección pública y prestigio del que gozaban los inventores durante el siglo XIX y principios del XX, ha desaparecido. En la actualidad la invención se entiende como un proceso guiado por la demanda alejándolo así de la idea que pervive en el imaginario colectivo como fruto del genio de personas excepcionales capaces de revolucionar el mundo con sus descubrimientos.

Margarita Salas Falgueras entra de lleno en esta categoría de persona excepcional ya que ha sido capaz de revolucionar el mundo con su descubrimiento. Se trata, como señaló Antonio Campinos, presidente de la EPO, en la entrega del premio de “una pionera en el campo de la genética molecular y una referente para todas las mujeres en la ciencia. Su trabajo ha puesto la secuenciación de ADN al alcance de muchos más investigadores y científicos, y ha allanado el camino para nuevos avances en genética”.

La enzima ADN polimerasa

Salas publicó el descubrimiento de la enzima ADN polimerasa en un artículo esencial que anuncia su hallazgo y todo el ámbito de la biología se hace eco de su descubrimiento. En el libro Científicas, escrito por el periodista Jorge Bolívar, que recoge una entrevista con Salas, se señala que los primeros que desarrollaron una aplicación práctica fue un equipo de investigadores de Estados Unidos: en 1986 el biólogo molecular Kary Mullís, de la Universidad de Berkeley en California, patenta un sistema de duplicación “in vitro” de ADN llamado “Reacción en Cadena de la Polimerasa” (PCR,por sus siglas en inglés), al que concedieron el Premio Nobel de Química por ello en 1993, obviando que la mayor parte del mérito inicial era de Salas.

Será en 1989 cuando Salas cree su propio sistema de replicación que es patentado a nombre del CSIC en varíos países de Europa, Japón y Estados Unidos. Aunque el sistema llegó más tarde ha tenido más éxito porque su técnica es más amplia en resultados. La patente protege una proteína, la DNA polimerasa, resultado de infectar la bacteria Bacillues subtilis con el virus Phi 29. Gracias a esta proteína es posible amplificar ADN a partir de cantidades muy pequeñas. Desde su plena explotación que comenzó en 2003 hasta el 2009 en que caducaron sus derechos, la patente ha proporcionado al CSIC más de seis millones de euros y es la más rentable de su historia.

Años más tarde y fruto de su continua investigación patentaría un nuevo sistema de replicación llamado Quimera de la Polimerasa, de nombre comercial Qualiphi, que previsiones le otorgan un mercado de 250 millones de euros al año. Qualiphi consigue en un tiempo de reacción de sólo dos horas millones de copias de ADN a partir de concentraciones ínfimas de código genético, incluso con solo el que contiene una única cédula.

Además de ser de gran utilidad para los científicos, su descubrimiento es utilizado en los hospitales para hacer los primeros análisis genéticos de pacientes, por la policía para descubrir culpables mediante las famosas pruebas de ADN. Además posibilita el desarrollo de fármacos a la carta, de proteínas para aliviar la vejez, una verdadera revolución biotecnológica, que tendrá sus luces y sus sombras. Salas, en la entrevista publicada en el libro antes mencionado, concluye que se pueden hacer tantas cosas que habrá que poner límites a los experimentos.

Con su trabajo además ha demostrado la importancia de la investigación básica de la que es una firme defensora. España, ha comentado muchas veces, sigue estando ciega ante su importancia. Cuando recogió el premio puntualizó “Este premio es también un reconocimiento a la investigación básica que es la que luego permite desarrollar aplicaciones tecnológicas”

Salas, profesora honoraria del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa, ha sido la primera en presidir el Instituto de España, que congrega a todas las Reales Academias; la primera española en ingresar en la Academia de las Ciencias de EEUU y la primera científica en entrar en la Real Academia Española de la Lengua, entre una larga lista de otros muchos logros. Por ejemplo es doctora “honoris causa” en más de diez universidades distintas. “Cuando yo empecé, todo el mundo pensaba que las mujeres no podíamos, pero la mujer puede”.

Los otros galardonados

En la categoría de industria en la que también eran finalistas dos españoles, como comentamos en este blog, el ganador fue Klaus Feichtinger and Manfred Hackl de Austria, por su trabajo en reciclaje de plásticos; en la de investigación el premiado fue Jérôme Galon de Francia, por el desarrollo de una potente herramienta para el diagnóstico de cáncer colorrectal; el japonés Akira Yoshino, resultó ganador en la categoría de “Países no pertenecientes a la EPO”, por sus baterías de litio y en la categoría “PYME” , Rik Breur de Holanda se hizo con el galardón por el desarrollo de una envoltura de fibra que evita las incrustaciones en los cascos de los barcos.

En este enlace podréis ver la biografía de los garlardonados en todas las categorías.

Vídeo de la ceremonia de los premios.

Vídeo de Margarita Salas

Fuentes utilizadas:

https://www.epo.org/news-issues/news/2019/20190620_fr.html

https://www.csic.es/

Libro “Científicas” de Jorge Bolívar

Libro “200 años de patentes” de OEPM

La EUIPO hace un llamamiento a los políticos europeos para intensificar la luchar contra las falsificaciones

En esta nuestra primera entrada de verano os hemos querido hacer llegar el último informe de la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO) sobre las pérdidas que genera la venta de productos falsificados para que antes de adquirir uno de ellos seáis conscientes de sus consecuencias, que no sólo afectan a la economía del país sino que además como nos contaba en una entrevista publicada en este blog, Val Díez, directora general de la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética “Stanpa” uno de los sectores con mayores pérdidas en su facturación por la falsificación de sus productos, su consumo pueden acarrear graves perjuicios para la salud y la higiene.

Coincidiendo con el Día Mundial Antifalsificación, la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO) ha publicado el Informe de Situación 2019 sobre la Vulneración de los Derechos de Propiedad Intelectual (DPI) realizado por el Observatorio Europeo de las Vulneraciones de los Derechos de Propiedad Intelectual. Con él pretenden generar datos contrastados sobre el aporte económico y comercial que suponen los derechos de Propiedad Industrial (DPI) así como sobre las oportunidades y amenazas que existen para el valor y la integridad de estos “innovadores activos” como son los DPI. Desde 2013 la EUIPO ha venido rastreando el coste económico que representa la falsificación en los sectores más vulnerables a la infracción de los DPI, y en junio de 2018 se publicaba el primer informe.

En esta segunda edición, el informe de 2019 indica que como consecuencia directa de la venta de productos falsificados en el mercado europeo conlleva unas pérdidas que ascienden a 55.982 millones de euros, lo que equivale al 7,4% de todas las ventas para los 11 sectores analizados: cosméticos y artículos para el cuidado personal; confección, calzado y accesorios; artículos deportivos; juguetes y juegos; joyería y relojería; bolsos de mano y maletas; música grabada; bebidas espirituosas y vinos; productos farmacéuticos; pesticidas; y teléfonos inteligentes. El análisis también estima que dada la menor producción original en estos sectores se estarían perdiendo hasta 468.000 puestos de trabajo en toda la UE. En relación a ello, Christian Archambeau, directivo ejecutivo de la EUIPO afirma:

“Europa depende de sectores industriales como los 11 analizados para su crecimiento y la creación de empleo. No obstante, según nuestros estudios, la falsificación y la piratería pueden poner en peligro dicho crecimiento y empleo. Llevamos a cabo este análisis, así como nuestro corpus de investigaciones más extenso, para ayudar a los responsables políticos a concebir soluciones a este problema y a los consumidores de la UE a ser conscientes de las consecuencias económicas de la falsificación y la piratería a un ámbito más amplio”

España alcanza el 10 por ciento de media

Para el caso español, estas pérdidas suponen un 10,6% de las ventas en los 11 sectores analizados, lo que equivalen a 6.766 millones de euros. Y es que se calcula que cada ciudadano español gasta una media de 146 euros anuales en falsificaciones, cuando la media europea se establece en 110 euros por ciudadano y año.

Sectorialmente, en nuestro país son las prendas de vestir, los medicamentos, los cosméticos, vinos/espirituosos y los smartphones, por este orden, los que mayores pérdidas representan, y en todos y cada uno de ellos se supera la media europea. Algo que no sucede por ejemplo con el caso francés, con quien compartimos cuatro de los cinco ítems y un similar posicionamiento de éstos, que por regla general se mantiene por debajo de la media europea.

En relación al estudio llevado a cabo en 2018, en 2019 las ventas perdidas se han reducido en la UE en todos los sectores estudiados, salvo en dos: confección, accesorios y calzado; y cosméticos y artículos para el cuidado personal. El sector de la confección, el calzado y los accesorios, es el mayor de los estudiados en relación a las ventas y al empleo y arroja unas pérdidas aproximadas de 28.400 millones de euros anuales, o lo que es lo mismo, el 9,7% de todas sus ventas para la Unión Europea y un 14,9% en España. Del mismo modo, las ventas perdidas para el sector de cosméticos y artículos para el cuidado personal suponen en España un 14,1% de todas las ventas del sector y un 10,6% (7.000 millones de euros) para el ámbito europeo.

El informe, que también analiza la demanda, señala tres aspectos como los principales atractivos que incentivan la adquisición y el consumo de este tipo de productos: su menor precio, su gran accesibilidad y el bajo nivel de estigmatización social.

DPI, motor de la economía de la UE

Otro estudio realizado en 2016 en colaboración con la Oficina Europea de Patentes (OEP), la EUIPO determinó que la contribución total de los sectores intensivos en DPI a la economía de la UE representa aproximadamente el 42% del PIB y el 28% del empleo. Estos sectores generan también un superávit comercial de unos 96.000 millones de euros en relación al comercio exterior a la Unión Europea y registra unos salarios superiores en un 46% a los de otros sectores.

La EUIPO también pone de manifiesto el atractivo que para el crimen organizado supone el negocio de las falsificaciones, entre otros destaca la elevada rentabilidad de las inversiones y la indulgencia en el dictamen de sentencias judiciales. De igual modo señala que la complejidad en su modo de actuación se relaciona con una cada vez mayor profesionalización de estas redes criminales, con el desarrollo tecnológico y con la ampliación de sus canales de distribución.

Internet, oportunidad y amenaza

Internet es, en este sentido, el medio por excelencia a la hora de facilitar la promoción, distribución y el consumo de contenidos ilegales digitales. La financiación de dichas webs suele proceder principalmente de publicidad de contenidos denominados de alto riesgo (contenidos para adultos, juegos online y software no confiable) o bien de la propia marca que con el objetivo de dar fiabilidad a la web provocan un doble perjuicio ya que además menoscaba su imagen de marca.

Estos y otros datos se pueden consultar en el Informe de Evaluación y Amenazas de EUROPOL y la EUIPO presentado en el Foro Internacional sobre la Observancia de los Derechos de PI (Paris 12 de junio de 2019).

INFOGRAFÍA ESPAÑA: https://euipo.europa.eu/tunnel-web/secure/webdav/guest/document_library/observatory/docs/2019_Status_Report_on_IPR_infringement/Infographics_Spain.pdf

Más de un millar de visitantes se pasó por el stand de la OEPM en la Feria del Libro de Madrid

Por tercer año consecutivo la Oficina Española de Patentes y Marcas ha acudido a la Feria del Libro de Madrid. Los buenos resultados obtenidos en las anteriores ediciones animaron a la OEPM a repetir su presencia en la feria y siguiendo la tónica general de la muestra, que este año ha visto como las ventas se incrementaban un 14% y la asistencia de público llegaba a los 2,3 millones de personas, ha batido en esta ocasión sus cifras en ventas de láminas, así como de visitantes que se acercaron al stand, aunque ese, según nos aseguraron fuentes de la OEPM, no fue el principal motivo que les motivó a tener presencia en la feria.

En un primer momento la asistencia a la feria de Libro tuvo como principal objetivo la difusión de la actividad de la OEPM y mostrar al público, el patrimonio editorial que han ido acumulando en los últimos años, siempre dentro del ámbito de la Propiedad Industrial. Un fondo editorial compuesto por tesis doctorales, textos legales, informes estadísticos y tomos que versan sobre acontecimientos destacables en el marco de la historia de la Propiedad Industrial en España, o sobre algunos de sus más notables inventores.

Las publicaciones contemplan diferentes aspectos, tanto desde el punto de vista legal, histórico y técnico, como desde el punto de vista conmemorativo de fechas y personajes destacados en el mundo de la Propiedad Industrial. Las patentes del prolífico inventor Leonardo Torres Quevedo y las patentes españolas en el Siglo de Oro son algunos ejemplos de lo que uno se podía encontrar si se acercaba al stand. Además, también se podían adquirir láminas, en distintos formatos, con privilegios, marcas y patentes antiguas procedentes de su Archivo Histórico.

La caseta estuvo atendida como en las pasadas ediciones por más de medio centenar de personal voluntario de la OEPM, que se encargaron de atender en turnos de mañana y tarde a los numerosos visitantes que se acercaron a la caseta de la oficina interesados por el material editado puesto a la venta. A ello hay que añadir el personal que desde su sede les dio soporte para la preparación de todo el material y la logística.

Continua el éxito de ventas de las láminas de archivo histórico

El número de libros vendidos este año por la OEPM ha sido menor, que en las ediciones anteriores, 33 frente a los 41 de 2018 y los 46 de 2017, pero lo que si ha triplicado sus ventas han sido las coloridas láminas del archivo histórico, ilustradas con imágenes de patentes, marcas y privilegios reales. En total se vendieron 1018 láminas de 30 modelos distintos.

Volviendo de nuevo la atención hacia los libros señalan que en el stand se pusieron a la venta 20 publicaciones y nos indican el éxito de ventas cosechado por las obras de contenido histórico, destacando de entre ellas como en la anterior edición la titulada “Las patentes de invención de Don LeonTorres Quevedo”, obra que documenta la historia de muchos de los ingenios creados por el sobresaliente inventor de origen cántabro, mundialmente conocido por construir, entre 1914 y 1916, el “Spanish Aerocar”, funicular aéreo que une Canadá y EE.UU. en las cataratas del Niágara.

A Torres Quevedo dedicamos una entrada en nuestro blog coincidiendo con el centenario de su inauguración, el 8 de agosto de 2016. Año en el que además se celebró “Año Torres Quevedo”. Una efeméride organizada por Amigos de la Cultura Científica, el Grupo Milvelas y la Real Sociedad Menéndez Pelayo de Santander” quienes así quisieron revindicar la obra de este ingeniero español, definido por muchos como “el más prodigioso inventor de su tiempo”.

Otra de las publicaciones que cosechó más ventas fue 200 años de Patentes, que hace un recorrido por diferentes temáticas y periodos de la historia de las patentes.

Si no pudisteis acercaros por la caseta de la OEPM durante la Feria del Libro de Madrid os invitamos a que veáis sus publicaciones y la tienda del archivo en su página web, desde la que se pueden comprar los artículos online y adquirir éstas y otras obras de su catálogo.

http://www.oepm.es/es/sobre_oepm/tienda_archivo/

Concepción Alicia Monje Micharet, premio Ada Byron 2019 a la mujer tecnóloga

Hoy os vamos a hablar de Concepción Alicia Monje Micharet, investigadora en robótica y profesora titular de la Universidad Carlos III de Madrid, a la que la Universidad de Deusto ha otorgado el premio Ada Byron 2019 a la Mujer Tecnóloga, con la que nos pusimos en contacto para conocer su trabajo.

Los premios Ada Byron a la Mujer Tecnóloga nacieron en 2014 con el objetivo de reconocer las trayectorias de mujeres que destacan en el ámbito tecnológico. Mujeres que, como Ada Byron, son referentes mundiales aunque desconocidas para el gran público. Más de cien mujeres han sido propuestas en esta edición.

Para la organización que otorga el galardón es importante evidenciar el trabajo de mujeres en el campo de la tecnología, generando de este modo referentes para las generaciones más jóvenes y facilitando futuras vocaciones. Un valor fundamental para la sociedad del futuro y de importancia significativa en el plano económico.

La lista de premiadas hasta la fecha es impresionante. En 2014 inauguró el premio la experta en inteligencia artificial y traducción automática Montserrat Meya Llopart; en 2015, Asunción Gómez-Pérez, investigadora en ontologías web; en 2016, Nuria Oliver, doctora por el Medialab del MIT, IEEE y ACM fellow; en 2017, Regina Llopis Rivas, doctora en Matemáticas Aplicadas a la Inteligencia Artificial por la Universidad de California Berkeley (Estados Unidos); y en 2018, María Ángeles Martín Prats, profesora titular de la Universidad de Sevilla en el departamento de Ingeniería Electrónica.

Monje Micharet se doctoró por la Universidad de Extremadura en 2006 con Premio Extraordinario de Doctorado y Mención de Doctorado Europeo. Su labor de investigadora se realiza en el grupo RoboticsLab de la Universidad Carlos III de Madrid, donde dirige varios proyectos nacionales y europeos centrados en el desarrollo de robots asistenciales. Además, colabora activamente con centros de investigación internacionales de Estados Unidos, Francia y Alemania

Divulgación científica

Destaca también en Monje Michelet su faceta como divulgadora científica que desarrolla siempre que puede y de la que podemos disfrutar en el TEDxVitoriaGasteiz celebrado con motivo del Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, y donde nos cuenta de forma sencilla qué son los fractales. También colabora en la sección de ciencia del programa dirigido por Julia Otero en Onda Cero Julia en la Onda, y ha sido asesora científica en la película Autómata.

Cree que en estos últimos años el interés por la divulgación científica y la visibilización del trabajo de las mujeres en la ciencia ha crecido exponencialmente con espacios y eventos que propician el encuentro. Monje recibe una media de al menos dos invitaciones por semana para escribir artículos de sensibilización o participar en charlas en todo el Estado, fundamentalmente en capitales de provincia. En este sentido, la organización del Premio Ada Byron señalaba que un 85% de las candidatas de este año desarrollan su actividad profesional en este tipo de ciudades, aunque un 35% del total lo hacen en Madrid o Barcelona.

Preguntada por la investigación científica aplicada al ámbito rural, Monje destaca las investigaciones y aplicaciones que se están realizando con drones que controlan el ganado o el riego en plantaciones, que permiten controlar detalladamente el proceso de floración, las plagas o la recogida de frutas en su momento idóneo. Un avance en un ámbito tiene rápida aplicación en otros, y así asegura que “si le pedimos a un robot asistencial que detecte una arruga también lo podemos utilizar para reconocer una fisura en el traje de protección que llevan el personal médico que trata el ébola”.

Aunque su trabajo a veces puede asemejarse al estereotipo de una “friqui solitaria de laboratorio”, también destaca que en muchas ocasiones prima el trabajo colaborativo del grupo de investigación al que pertenece y sabe de la importancia de la labor divulgativa que realiza, fundamental para romper la cuarta pared que supone la relación entre ciencia y sociedad. “Aunque estamos mal con respecto a otros países, lo estamos revirtiendo y últimamente se programan encuentros incluso en bares, aunque eso sí, falta un poco de relación con los medios generalistas”, explica Monje. Tampoco orilla la autocrítica, ya que cree que “habría que mejorar y tener mayor comunicación con el despacho, el departamento o la facultad vecina. Muchas veces estamos trabajando en cosas comunes y nos enteramos por casualidad”, concluye. Por ello las actividades divulgativas tienen un gran impacto entre la comunidad científica ya que permiten a unos equipos de investigación conocer el trabajo de otros posibilitando sinergias entre ambos.

TEO y RoboCom++, robots asistenciales

TEO es un robot bípedo del tamaño de un humano, característica fundamental en un robot asistencial, del que llama la atención su capacidad para mantener el equilibrio y cuyo objetivo es mejorar la calidad de vida de las personas. TEO ha cosechado un gran reconocimiento en el ámbito científico, habiendo recibido, entre otros, el Premio de Excelencia a la Investigación de la Universidad Carlos III de Madrid (2018); el Premio Mujer y Tecnología de la Fundación Orange (2018); y el Premio a Mejor Científica Contemporánea – Selección Española de Ciencia (2017), otorgado por la revista de divulgación científica QUO en colaboración con el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, CSIC.

Por otra parte, Monje Micharet trabaja en RoboCom++, iniciativa europea que cuenta con más de una veintena de socios y además, lidera el proyecto HumaSoft que desarrolla extremidades no rígidas para robots asistenciales y exoesqueletos, utilizados sobre todo en la rehabilitación de miembros afectados por accidentes cerebrovasculares, y en cuyo proyecto invertirá la cuantía del premio.

Premio Ada Byron Joven

Además, Ana Freire ha sido galardonada con el Premio Ada Byron Joven 2019 que pretende destacar otros perfiles con menos experiencia pero con una prometedora carrera. Esta ingeniera y Doctora en Informática, Investigadora y docente en la Escuela de Ingeniería de la Universitat Pompeu Fabra (Barcelona) atesora varias patentes, más de 40 publicaciones científicas y el reconocimiento de los premios Google Anita Borg Scholarship, Big Data Talent Award y Artificial Intelligence Woman Challenge.

Estíbaliz Hernáez Laviña, Viceconsejera de Tecnología, Innovación y Competitividad del Gobierno Vasco, entre Concepción Alicia Monje Micharet y Ana Freire, las dos ganadoras de esta edición 2019.

Este es el vídeo de la ceremonia del premio.

Callaghan, la marca que condujo al grupo de calzado Hergar al mercado exterior

Si esta semana os acercamos la historia del grupo de calzado Hergar es por dos razones: la primera es porque nos ha parecido un buen ejemplo de cómo una buena gestión de una marca apoyada en la innovación de su producto es una baza incuestionable para su internacionalización y la segunda, y no menos importante, porque su presidente y fundador Basilio García Pérez-Aradros, el pasado domingo día 9 de junio recibió en San Milán de la Cogolla la distinción de Riojano Ilustre.

El título de Riojano Ilustre es la más alta distinción personal que puede otorgar el Gobierno de La Rioja a quien, como señalan en su web, “gozando de la condición de riojano según el Estatuto de Autonomía de La Rioja, haya destacado por sus méritos relevantes, por su trabajo y/o aportaciones culturales, científicas, sociales, políticas o económicas en beneficio de la comunidad”.

Hergar quizá no os suena a nada pero si decimos Callaghan, la marca estrella del grupo, seguro que es otro cantar. “Me he comprado unos Callaghan” si un zapato americano, agregan muchos, pues no. Callaghan es una marca internacional española, creada por el empresario arnedano Basilio García Pérez-Aradros, fundador en 1968 del grupo de calzado Hergar.

En la actualidad, su grupo empresarial, dirigido por la segunda generación de la familia, factura 50 millones de euros y produce más de un millón de zapatos al año. Además, genera 180 puestos de trabajo directos y otros 900 indirectos, está presente en los cinco continentes y cuenta con más de 3.000 puntos de venta. Los pilares de su crecimiento han sido la innovación, la alta calidad de los materiales con los que fabrica sus zapatos, su diseño y la salida al mercado exterior.

La innovación centrada en el producto.

En sus primeros años de andadura la empresa se dedicaba a fabricar calzado para terceros pero pronto se dio cuenta su fundador que para crecer y ser competitivos tenia que diferenciarse. Esa filosofía es la que le ha salvado de la deslocalización de la fabricación del calzado hacia otros países.

La primera marca del grupo fue Tanke, unas botas cuyo diseño estaba inspirado en las de caza. Estaban fabricadas con pieles impermeables y cosidas a mano. Fuentes del grupo señalaban en una publicación que “El producto tenía tanta fuerza que fue un fenómeno sin hacer publicidad”.

Sin embargo, la integración de los epígrafes bajo los que se registran las marcas dio pie a un conflicto con otra empresa, que tenía ya registrada la firma para calcetines y que terminó por quedarse también la marca para calzado.

Una experiencia que sin duda tuvieron en cuenta a la hora del registro de la marca Callaghan en 1987 que supuso un punto de inflexión para el grupo y hoy es su marca estrella. El nombre como suele explicar su creador está inspirado en el personaje que interpretaba Clint Eastwood en Harry el sucio, el policía Harry Callahan. En este podcast de Onda Cero del programa “Mas de uno” el propio fundador lo explicaba con gracejo y comentaba que como no sabía ingles confundió la h con una g y así lo registró.

En su web señalan que Callaghan en sus inicios se materializó en un tipo de producto de estilo vaquero, cowboy y en 1991 lanza el primer náutico en el mercado con tecnología de cámara de aire: “ Náutico Over”. Un zapato que ofrecía un plus de comodidad y que posicionaría a Callaghan como marca líder de ventas de náuticos en España. Ese mismo año el grupo adquiría la marca infantil Gorila y en 2004 llegó Adaptation, una tecnología que permite que el calzado se adapte al pie.  Se trata de una suela patentada internacionalmente que reproduce los movimientos del pie.

Tras más de 50 años el grupo con la marca Callaghan como principal seña de identidad sigue reinventándose para crear zapatos que ofrezcan una experiencia única al caminar, con el objetivo, nos aseguran, de fabricar productos diferenciados que combinen la tradición artesanal arnedana con un alto valor añadido. Prueba de ello es la incorporación de tecnología 3D a la producción de su calzado para fabricar calzados personalizados según el peso del cliente (introducen una cámara de aire personalizada en el tacón de los zapatos en función del peso de cada uno de los usuarios). Su proceso de fabricación dura una semana desde la toma de los datos al cliente, hasta el día en que se le entrega el producto en la tienda.

En la concesión del distintivo de Riojano Ilustre a su fundador, Basilio García Pérez-Aradros, el Gobierno de La Rioja destacó su “contribución al crecimiento y la expansión del sector del calzado; un sector decisivo en la economía riojana ”, a la vez que elogiaron la figura de García como “una persona hecha a sí misma, una historia de confianza personal y de confianza en La Rioja; en todo lo que podemos hacer cuando ponemos la innovación, la internacionalización y el diseño al servicio de nuestra competitividad, de nuestro crecimiento y de nuestra prosperidad”.

Os dejamos con el vídeo del acto.

La relación entre los derechos de Propiedad Industrial y un alto crecimiento empresarial

La Oficina Europea de Patentes y la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea han publicado el informe [High-growth firms and intellectual property rights] donde se relaciona el crecimiento de las pequeñas y medianas empresas (PYME) con el uso de los derechos de Propiedad Industrial (DPI).

Con el subtítulo “IPR profile of high-potential SMEs in Europe, May 2019”, economistas de la Oficina Europea de Patentes y la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea analizan las relaciones entre la actividad que se produce en el campo de los DPI y el crecimiento que esperan las PYMEs a corto y medio plazo.

 

Según la Unión Europea, las PYMEs son la espina dorsal de la economía europea al suponer el 99% de los negocios, emplean a dos de cada tres personas en el sector privado y producen el 57% del Producto Interior Bruto (PIB) de la Unión. No cabe duda, además, de que estas empresas, en opinión del informe, son el futuro de la economía y de la industria europea.

La fuerza de su futuro reside en la innovación y ésta a su vez en los derechos de Propiedad Industrial, dado que su crecimiento se produce tanto en el mercado de la Unión como en el internacional, por lo que éstas requieren de seguridad jurídica y protección de la Propiedad Industrial también internacional.

Junto con las universidades, que representan el 9% de las solicitudes en las oficinas de Patentes y Propiedad Industrial y las PYMEs, que representan el 20% de las solicitudes, alcanzan casi una de cada 3 solicitudes de DPI, lo que lo que confirma el carácter emprendedor de ambas y se configuran como uno de los principales actores del ecosistema de innovación en la UE.

Empresas de rápido crecimiento

El estudio define las empresas de alto crecimiento (EAC, HGF en inglés por High-Growth Firm) como aquellas que experimentan un aumento medio del empleo superior al 10% anual en los últimos 3 años. Según el estudio, la obtención de derechos de Propiedad Industrial (DPI, IPR en inglés por Intelectual Property Rights) por parte de una empresa, aumentaría la probabilidad de que se convierta en una EAC. También analiza cómo las EAC modelan su estrategia DPI de cara a experimentar ese rápido crecimiento.

Para ello contrasta los datos de información demográfica de las PYMEs europeas en industrias manufactureras de 2005 a 2010 con los de registros de patentes, marcas y diseño industrial en las oficinas nacionales y europea a través de estadística descriptiva y análisis de datos econométrico. Las EAC representan solo el 6% de la muestra de las PYMEs analizadas en el estudio pero contribuyen al 28% de la creación neta de empleo.

Conclusiones

Los principales hallazgos del estudio son:

1. Las PYMEs con actividad previa en DPI tienen más probabilidad de crecer que otras PYMEs. En concreto, si han solicitado al menos una DPI tienen un 21% más de probabilidad de experimentar un periodo de crecimiento posterior y un 10% más de probabilidad dellegar a convertirse en EAC. La probabilidad de experimentar unperiodo de crecimiento es un 9% superior para las PYMEs que han realizado al menos una patente y de un 13% para las que han registrado al menos una marca.

2. El aumento de la probabilidad de convertirse en una EAC es incluso mayor para las PYMEs que han realizado una solicitud de registro de PI europea, en concreto un 17%. En cualquier caso, se convierte en un indicador positivo de su preparación para saltar al mercado europeo.

3. La solicitud de marcas funciona como un buen predictor en las industrias orientadas al consumo. Las PYMEs de productos no perecederos tienen un 62% más de probabilidad de experimentar un rápido crecimiento si han registrado una marca europea, mientras que el incremento en este porcentaje alcanza el 49% si el registro es nacional en industrias dedicadas a productos perecederos.

4. Por último, aquellas que usan un conjunto de marcas, patentes y diseños en vez de una sola categoría de PI tienen más probabilidad de tener un crecimiento alto. El uso de un registro de marca indica la entrada en un mercado y por tanto ha de ir acompañado de las otras para obtener ese alto crecimiento.

Recomendaciones

Si bien los números hablan por si mismos, el informe advierte de que es importante que esta correlación no se interprete como un efecto causal directo. El mero hecho de solicitar un derecho de PI no asegura el crecimiento, pero sí que suele indicar la fortaleza de la empresa para sostener el crecimiento a través de la creación, protección y explotación de activos intangibles.

Los indicadores basados en solicitudes previas de patentes se han demostrado ser especialmente buenos predictores de las EAC en sectores como el farmacéutico, electrónico, aeroespacial y de maquinaria pesada. En estos sectores la probabilidad de un crecimiento alto es un 110% superior para las PYMEs que han solicitado una patente europea.

Resulta también interesante saber que en empresas menos tecnificadas como la producción alimentaria o el sector textil, el contar con una solicitud de patente europea se asocia con un incremento del 172% en la probabilidad de que se produzca un periodo de alto crecimiento.

Lo mismo ocurre con las industrias orientadas al consumidor de productos no perecederos como los medios electrónicos, cosméticos y farmacéuticas, donde se asocia con un incremento del 62% en la probabilidad de experimentar alto crecimiento. Por su parte, solicitar una marca nacional es un mejor predictor (49%) en industrias de productos duraderos como productos electrónicos, muebles o joyería.

Interés común

Los responsables del estudio esperan aumentar el número de empresas de alto crecimiento, (EAC) ya que no son sólo las locomotoras del crecimiento europeo sino también son de especial interés para inversores y potenciales aliados que quieren beneficiarse de su desarrollo, además de para los representantes políticos que realizan las normas y las inversiones en unos u otros sectores públicos.

Independientemente del mayor o menor porcentaje de probabilidad de convertirse en EAC, los indicadores de actividad en PI se constituyen como un indicio de la capacidad de la empresa para generar y obtener activos intangibles valiosos y asegurar la rentabilidad de la inversión necesaria para ello.

Los indicadores de este estudio sugieren que la contribución de los derechos de PI de una PYME a su crecimiento, depende en buena medida de su capacidad en la gestión y estrategia en este campo. En otras palabras, el éxito también depende de forma crítica de la habilidad para construir una combinación relevante de derechos de PI en la escala geográfica apropiada y explotar este portafolio para desarrollar valor en el mercado.

Os podéís descargar el estudio completo en inglés desde aquí.

Etapas clave para convertir una invención en un producto comercial

Muchos de los inventores que hemos tenido ocasión de entrevistar se quejan de la dificultades y del arduo camino que hay que recorrer hasta que su idea se convierte en producto y éste llegue al mercado. Pues bien. Aunque sabemos que es difícil llevar la teoría a la práctica hemos indagado para ver si existía una guía orientativa sobre los pasos que debería dar un inventor para lograrlo y nos hemos topado con el Manual del Inventor publicada por la  Oficina Europea de Patentes, que luego a sido traducida al castellano por la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM).

Estos son sus apartados:

En ella se subraya que las invenciones a menudo fracasan por razones que no tienen nada que ver con la PI. Por ejemplo: puede no servir de mucho, señala, solicitar una patente si la demanda de mercado de la invención es probable que sea baja, o si su diseño no es práctico, o si no puede producirse a un precio realista. 

La guía pretende ayudar al inventor a evitar muchos de los errores que a menudo se cometen en relación con una invención, y no sólo los errores relacionados con la PI. Así repasa las etapas clave para convertir una invención en un producto comercial y da unas orientaciones básicas para superarlas con éxito. En uno de sus apartados aporta consejos en lo referente a búsqueda de financiación, la necesidad de un plan de negocio,  o cómo abordar y tratar a las empresas a las que se les va a vender el producto.

Subraya, que una de las reglas de oro que tendrá que cumplir el inventor para que su posible inversor crea en el producto es demostrarle que ha hecho todo lo posible para reducir el riesgo de la inversión y que tiene controlados los costes, aunque es por todos sabido, que toda nueva aventura empresarial conlleva un riesgo adicional, ya que por mucho que se haya hecho un estudio del mercado al que va dirigido el producto, así como de la posible demanda, como bien señala la guía es imposible predecir el comportamiento que tendrá un producto desconocido, que aún no se ha probado en el mercado. Esto hace que muchas empresas e inversores sean reticentes a la hora de invertir en un nuevo producto.

 En la guía se comenta que no hay que desesperarse, aunque en la búsqueda de financiación, muchos a los que se visiten piensen que siempre hay formas más seguras de invertir el dinero y puntualiza que “se debe considerar la reducción del riesgo como esencial para mejorar las posibilidades de éxito de la invención, quizá incluso más esencial que conseguir unos sólidos derechos de PI”.

Se advierte que encontrar a la empresa adecuada no es tan fácil como parece y es esencial abordarlas de forma adecuada y en el momento adecuado. Su consejo es que a la hora de visitarles el inventor debería de tener preparado:

  • Un conocimiento detallado del mercado para su idea. 
  • Un prototipo terminado. 
  • Pruebas de que su idea tiene ventajas comerciales (no técnicas). 
  • Una presentación bien ensayada que le permita aprovechar cualquier oportunidad de presentar dichas pruebas. 

Quizá lo primero que se le ocurra a un inventor es intentar que les reciba una gran empresa del mercado al que va dirigido el producto. Un error según la guía, ya que muy pocas, comenta, están realmente dispuestas a acoger ideas externas (aunque esto en sectores como el tecnológico parece que ha cambiado algo). De hecho señala varias razones por las que no conviene abordar a las empresas grandes en absoluto, entre ellas están en que la mayoría reciben muchas ideas sin haberlas solicitado; casi nunca consideran dichas ideas como una prioridad, y por ello las suelen rechazar automáticamente; suelen estar satisfechas con los métodos de que ya disponen para adquirir nuevas ideas o que cuanto más grande sea la empresa, a más largo plazo tiene que planificar y por tanto puede resultarles imposible hacer nada incluso con una buena invención durante varios años. En definitiva, que en las empresas grandes las cosas pueden tardar mucho en ocurrir, a menudo demasiado. 

La guía puntualiza que una buena estrategia puede ser empezar a dialogar con una empresa más pequeña. Las empresas pequeñas, indica, suelen tener más capacidad para cambiar e innovarse con rapidez, y por lo general resulta más fácil acceder a las personas que toman las decisiones. Quizá no dispongan de financiación para el desarrollo de su invento pero una solución puede ser asociarse con ella. Por ejemplo, con una fábrica que cuente con las tecnología necesaria para producir su producto.  Otra solución es acudir a empresas asesoras que se dedican a la intermediación entre negocios (de alguna de ellas hemos hablado en nuestro blog). Otro de los apartados de los que trata la guía y nos ha parecido muy interesante es el cómo persuadir a las empresas para que se fijen en su producto. Os aconsejamos su lectura.  

Fuente: www.oepm.es

Descárgate el manual en castellano https://www.oepm.es/es/invenciones/herramientas/manual_del_inventor/

Manuel Borges lucha para que su premiada camilla mecánica llegue al mercado

LaOficina Española de Patentes y Marcas,(OEPM) que al igual que en pasadas ediciones acudió al Salón Internacional de Invenciones de Ginebra concedió su premio a la mejor invención española a maycoby por su camilla para personas con movilidad reducida patentada por Manuel Borges  que también consiguió una medalla de oro otorgada por el Jurado Internacional del salón. Para saber cómo y por qué Manuel Borges ideó esta camilla mecánica nos pusimos en contacto con él. En esta entrada resumimos la conversación que mantuvo con cevipyme.

Realizar el prototipo de la camilla por la que ha recibido dos medallas de oro en el último Salón Internacional de Invenciones de Ginebra, le ha costado mucho esfuerzo y trabajo a este diseñador de máquinas canario. Pese a la eficacia demostrada y con el firme convencimiento de que tendría una gran acogida en el mercado (porque según datos que nos facilita hay en el mundo alrededor de 400 millones de personas que se podría beneficiar de su uso) no encuentra a una empresa que esté interesada en producirla en serie, algo que abarataría los costes de su fabricación. Crear el prototipo le ha costado alrededor de 10.000€.

Como informamos en una entrada anterior, se trata de una camilla mecánica electrónica destinada a pacientes con movilidad reducida y, en particular, a personas tetrapléjicas y parapléjicas, que se puede ajustar en altura y puede cambiar entre una posición horizontal, como una cama para acomodar al paciente cuando está acostado, y un escalón posición como silla. La camilla incorpora esteras de transporte (12) para apoyar al paciente, que se mueven en una dirección transversal: hacia el exterior de la camilla para mover al paciente desde la camilla a una cama o a una silla de ruedas, y hacia el interior de la camilla, para acomodar al paciente sobre la misma. La orientación longitudinal o transversal de la camilla, se puede cambiar, lo que permite al paciente poder realizar sus necesidades fisiológicas de evacuación mediante la camilla en posición sentada.

Mi camilla”, dice, “hace algo tan sencillo y tan difícil como mover de manera fácil a una persona encamada por una enfermedad. Se puede convertir de camilla a silla, dar la vuelta al enfermo en la propia camilla y también cuenta con un inodoro con secado y desinfección automática creado para la propia camilla que también tengo patentado”

El origen de la idea

La idea de crearla le surgió al ver a su padre encamado en un hospital y la dependencia que tenía para moverse. Primero decidió averiguar si existía algún tipo de camilla mecánica. Se desplazó a Estados Unidos a la clínica Mayo para preguntarlo. Visitó también hospitales de Montreal donde comprobó cómo las personas que llevaban mucho tiempo encamadas tenía el “trasero en carne viva”.Por último, en su periplo por encontrar algo para aliviar el estado de su padre, decidió enviar una carta al Centro de Investigaciones Científicas de Madrid donde le confirmaron que no había nada. Así que se puso a idearla. “La pena”, comenta, “es que mi padre falleció antes de la creación del prototipo”. Así que la arrinconó en el desván y se olvidó del asunto.

Pero el accidente sufrido por un amigo le llevó a ver de nuevo a una persona inmovilizada por las consecuencias del mismo en el hospital. Era el presidente del cabildo de Tenerife. Al ver como entre tres personas le cambiaban de postura le comentó “yo tengo una máquina que mueve a los encamados. Incrédulo de lo que le decía, le enseñé en otra visita fotografías de la camilla. Fue él el que me animó a patentarla”.

Como el proceso y los requisitos para conseguir una patente son complejos para alguien que no es erudito en el tema acudió a los servicios de unos profesionales. En concreto, en todo el proceso de la presentación de la patente fue de la mano de Pons,a quien alaba por el cumplimiento de los plazos y su trabajo. “Han sido, dice, muchos años de trabajo ¿ayudas? ninguna” señala.

Reconocimientos

Está muy satisfecho con los reconocimientos que ha tenido en Ginebra donde su invento ha conseguido dos medallas de oro. Espera que los premios le den visibilidad y alguien se interese por fabricarla en serie. De momento ha tocado muchas puertas como la de la ONCE o el Hospital de Paraplégicos de Toledo donde la calificaron como algo extraordinario “ Perfecta para no hacer daño a la llave (fisioterapeuta), le dijeron” pero sin resultados. Aún y todo no arroja la toalla. Tiene un plan de negocio en donde demuestra que a los seis meses se obtendría el retorno de la inversión. “Tenemos la garantía de tener vendidas las 2.000 primeras máquinas.” comenta.

Él y su socio lo tienen todo pensado y reflexiona: “Para que un producto triunfe en el mercado tiene que ser único (la camilla maycoby lo es) y tener demanda en el mercado ¿no es demanda los 400 millones de personas que podrían utilizarla a las que además les alivias del sufrimiento de su extrema dependencia tanto a ellos como a su familia? Y se pregunta ¿no es una pena que nuestro país ignore algo tan vital como puede ser un invento?

Están estudiando intentar fabricarla en China o India y para que el coste de transporte sea menor la ensamblarían en España. “Mientras que en un contenedor sólo entrarían entre 20 o 25 máquinas-camillas montadas, ensambladas podría transportar 150”, puntualiza. Mientras siguen buscando inversores, en su Canarias natal tienen ya planificado un acto en donde homenajearle por sus últimos galardones.