Archivo de la categoría: entrevista

“Proteger la marca o patente es algo que deben contemplar todas las empresas en su estrategia de negocio”

Entrevista

Isabel Cortés, directora del Área de Marca Internacional de Pons IP

Con motivo de su reciente inclusión en el ranking World’s Leading Trademark Professionals 2017 de WTR junto a los mejores profesionales de marcas de España entrevistamos a Isabel Cortés, directora del Área de Marca Internacional de PONS IP.

Cortés nos habló del significado de ese reconocimiento, de los cambios más significativos que se han producido, en su opinión, en el ámbito de la Propiedad Industrial e Intelectual en nuestro país en los últimos años, sobre la percepción de las marcas españolas en el exterior, así como de la aplicación del Nuevo Reglamento sobre la marca de la UE.

isabel-cortes

 

Recientemente ha sido incluida en la clasificación “World’s Leading Trademark Professionals 2017 de WTR” que destaca a los mejores profesionales de marca de España. ¿Qué supone para usted este reconocimiento?

Se trata de un reconocimiento para todos y cada uno de los que formamos parte de PONS IP. Somos un equipo y, sin duda, supone un gran estímulo para continuar en la misma línea de trabajo y atención a los clientes que nos hemos marcado.

Lleva más de 15 años trabajando en el ámbito de la Propiedad Industrial e Intelectual. Durante esos tres lustros ¿Qué cambios positivos y/o negativos ha observado en los inventores y empresas españolas en lo que se refiere a la manera que tienen de afrontar la gestión de este tipo de derechos?

Las empresas españolas son actualmente mucho más conscientes de la importancia estratégica de la protección y gestión de su propiedad industrial en un mundo tan globalizado y competitivo como el que nos ha tocado vivir. Sin embargo, todavía queda mucho por hacer y es responsabilidad de todos colaborar en la labor de concienciación y difusión de todas las partes implicadas en la protección de la innovación. En ese sentido, el ejemplo de las grandes empresas españolas que han jugado un papel importante en todos los cambios positivos que se han producido en los últimos 15 años tiene que ser la referencia para las pequeñas y medianas empresas

A su juicio, la PYME y los inventores en España ¿Son realmente conscientes de la importancia que tiene ocuparse de gestionar la Propiedad Industrial e Intelectual de sus creaciones, productos y servicios?

Las empresas españolas, especialmente las pymes, aún no están del todo concienciadas de la importancia de proteger su imagen e innovaciones, a pesar de que en los últimos años hemos avanzado mucho al respecto. Deberíamos tener como referente a Alemania o a las economías más desarrolladas como EEUU., China, Corea del Sur o Japón donde está completamente interiorizado que proteger tu marca o patente es algo que deben contemplar todas las empresas en su estrategia de negocio.

Por su experiencia ¿A qué rama de la producción o sector económico pertenecen las empresas españolas cuya marca está mejor considerada a escala internacional? ¿A qué atribuye usted esa especial consideración en el extranjero?

Las empresas que ponen en valor sus marcas acaban recibiendo la justa recompensa a ese esfuerzo inversor. La industria de la moda, el sector de la banca, el mundo del deporte… Cada año comprobamos como las marcas españolas suben posiciones o se incorporan a las codiciadas listas de marcas internacionales más reputadas.

Las razones se deben, por supuesto, al buen hacer de las empresas españolas, a la mejora de sus políticas de comunicación y a esa conciencia de que una empresa fuerte requiere de unas marcas que resuenen en la cabeza y el corazón del consumidor.

El Nuevo Reglamento sobre la marca en la UE abre la posibilidad al registro de marcas olfativas y gustativas. ¿Qué impacto cree que puede tener su aplicación en nuestro país y qué sectores de la producción estiman que solicitarán este nuevo reconocimiento?

Todavía es pronto para poder valorar su posible impacto. Efectivamente, la eliminación de la representación gráfica del nuevo Reglamento abre la puerta, pero en las marcas olfativas, por ejemplo, la descripción del olor o la fórmula química se han considerado insuficientes para dar cumplimiento a los requisitos de Sieckmann. Aún nos queda por ver si existe la tecnología adecuada para que su representación sea clara, precisa, autosuficiente, fácilmente accesible, inteligible, duradera y objetiva, tal y como exigen esos criterios.

¿Han articulado algún plan de formación para que su equipo pueda asesorar con las máximas garantías de éxito a las firmas que pretendan solicitar los nuevos tipos de registro?

Es prematuro ni siquiera plantear la implementación de cualquier plan de formación antes de que la tecnología y las autoridades competentes definan los criterios de representación y distintividad relacionados con este tipo de marca no convencional.

¿Qué pasos recomendaría dar a las empresas que estuvieran pensando en tramitar este tipo de solicitud para aumentar las probabilidades de concesión antes de invertir tiempo y dinero en hacerlo?

Para la tramitación de cualquier marca de las consideradas no tradicionales como las sonoras y marcas de color, que sí son admitidas por la Oficina Europea, recomendaría siempre el asesoramiento de un experto en la materia, no solo por la estrategia marcaria global de la empresa, sino para saber enfocarlas de la manera más adecuada a las necesidades del cliente y a las exigencias de la Oficina.

Según datos provisionales facilitados recientemente por el Servicio de Estadísticas y Estudios de la OEPM, en 2016 se solicitó en España el registro de 51.938 marcas nacionales? ¿Qué opinión le merece esta cifra?

La buena salud de nuestras marcas nacionales y su crecimiento sostenido en estos años. El incremento con relación al 2015, en el que se solicitaron 50.715 marcas en la OEPM, supone un nuevo repunte y denota una estabilidad de las marcas españolas en favor de las solicitudes extranjeras, mostrando el deseo de internacionalización de las empresas que buscan nuevos mercados en los que comercializar sus productos y servicios.

equipopi

En la foto los integrantes del equipo de PONS IP

Un análisis de la situación de la I+D+i en España

Entrevistamos a Carlos Elías catedrático de Periodismo en la Universidad Carlos III de Madrid, experto en la interacción ciencia, tecnología y esfera pública, además de científico y divulgador.

 

“El problema viene sobre todo por el poco apoyo a la I+D+i desde la empresa privada”

foto_carlos_elias

Recientemente hemos tenido acceso al informe “I+D+i en las empresas españolas 2015”. Entre otros datos, en él se exponen los recogidos por el INE y la OCDE sobre la evolución del gasto en I+D en relación al PIB (2010-2015). Consultando el documento se puede apreciar que España, debido a un descenso leve pero constante de la inversión en I+D, está algo retrasada con respecto al resto de países de la propia OCDE y de la UE en ese aspecto. Para saber la opinión sobre una serie de cuestiones relacionadas con la situación del I+D+i en nuestro país nos pusimos en contacto Carlos Elías catedrático de Periodismo en la Universidad Carlos III de Madrid, experto en la interacción ciencia, tecnología y esfera pública, además de científico y divulgador.

Desde su perspectiva como científico y divulgador Carlos Elías considera que en España el problema está ocasionado en gran parte por la escasa inversión que realiza el sector privado en I+D+i debido a que, en general, las empresas y empresarios españoles no operan en el sector tecnológico sino en el constructor o el de servicios.

Por otra parte, pese a la reducción de inversión Elías también quiso destacar que, según la FECYT, los indicadores de “calidad científica” han aumentado. Por ejemplo, el porcentaje de publicaciones altamente citadas (de excelencia) se incrementó casi un punto, pasando del 12,9% en el 2013 al 13,7% en el 2014. Además, el número de las mismas realizadas por un autor español aumentó medio punto porcentual (8,4% en 2013 y 9,0% en 2014). Finalmente, los artículos españoles publicados en colaboración con otros países pasaron del 43,5% en 2013 al 44,7% en 2014.

Elías quiso resaltar estos datos porque muestran que la política científica y la gestión de lo que se considera “resultado científico” son importantes. En su opinión, una muestra de ello está en el hecho de que ahora es necesario tener muchas más publicaciones que antes para acreditarse como profesor en la universidad. No obstante, matiza que “el excesivo culto al paper” puede estar perjudicando a la ciencia e innovación.

Si bien es cierto que la política científica ha conseguido obtener más resultados en términos de papers con menos presupuesto, el catedrático quiso poner el acento en la falta de proyectos empresariales en el ámbito tecnológico. Afirmó con respecto a estos factores que “el dinero también es necesario para consolidar a científicos jóvenes que, lamentablemente, trabajan en España para que sus jefes publiquen, pero luego los queman y tienen que emigrar porque no consiguen un puesto fijo”.

Ausencia de científicos donde se toman decisiones sobre I+D

Es frecuente que tanto los representantes del gobierno como los líderes y portavoces de los partidos políticos que ejercen la oposición hablen sobre la importancia que tiene invertir en I+D+i para garantizar el continuo desarrollo económico del país. Sin embargo, en España parece que las palabras no terminan por traducirse en hechos. Elías atribuyó este desajuste entre lo dicho y los resultados que muestran los datos a una falta de compromiso real entre el sector productivo y el desarrollo tecnológico debido a que “en España se vive medianamente bien a pesar de que nunca hemos sido vanguardistas en ciencia y tecnología. Pero no es lo mismo ser productor que consumidor de ella”.

Esta afirmación condujo a Elías a señalar que, a su juicio, un país puede obtener su riqueza únicamente de tres formas: conquistando a otros países y expoliándolos (lo que se hizo hasta el siglo XX y es el origen de la riqueza de Europa); teniendo recursos naturales y, por último, a través de las patentes tecnológicas. España ha optado por utilizar sus recursos naturales que son las playas (turismo) y el suelo (construcción). El haber basado el progreso económico del país en esos dos sectores hace que no sea fácil conseguir que las políticas públicas ayuden a otro tipo de industrias. En resumen, Elías apuntó que pronunciar un discurso a favor de la inversión en ciencia y tecnología de poco sirve si los políticos y gestores públicos no saben cómo hacerlo efectivo.

Una idiosincrasia cultural que recela del éxito económico

A juicio de Elías los procesos de transferencia que llevan a traducir los resultados de la inversión que se realiza en investigaciones científicas en la creación de nuevos productos y servicios pasa por que en España se produzca un cambio cultural profundo.

Y lo ejemplificó afirmando que en nuestro país el éxito comercial de un profesor universitario, ya sea con una patente o mediante la publicación de un libro que llegue a convertirse en best seller, está mal visto. A esto, comentó Elías, se suman importantes problemas para trabajar en el sector público y privado y la existencia de una cultura de lo que, en términos expresados por Max Weber en su libro La ética protestante y el espíritu del capitalismo, se define como cultura católica: que aspira a trabajar para vivir en lugar de vivir para trabajar. Elías ejemplificó las consecuencias negativas que a su juicio tiene esta forma de entender la vida aseverando que “si con lo que te piden para los sexenios tienes un sueldo para vivir, ¿qué incentivo tiene crear una empresa con el resultado de tus investigaciones?” Añadió que “no es una mala forma de vida producir poco y vivir tranquilo, pero nos resta competitividad en un mundo globalizado donde otros no piensan igual”.

A este problema cultural de difícil solución se suman además numerosas trabas burocráticas, que terminan por convertirse en un muro infranqueable para quienes vuelven de trabajar en el extranjero con ganas de cambiar las cosas.

Universidad y Empresa, aún alejados

A pesar de que en España también se suele hablar de potenciar la relación entre Universidades, Institutos de Investigación y Empresas existe un desconocimiento –y hasta un cierto desprecio- entre ambos mundos. Para atajar este problema, Elías considera que sería positivo tanto hacer a los empresarios trabajar un año en la Universidad como a los universitarios en las empresas, “una especie de sabático aprendiendo unos de otros”.

El catedrático consideró fundamental esto último destacando que, si bien la mayoría de empresarios han pasado por la universidad, los universitarios, incluidos muchos profesores e investigadores de la titulación de Administración y Dirección de Empresas, jamás han pasado por una empresa. Esta falta de experiencia en el mundo de los negocios está relacionada con el excesivo peso que se da en la academia a los “papers” y a la teoría, en detrimento de las iniciativas de tipo empresarial. En opinión de Elías “la cultura de generar riqueza está mal valorada por la sociedad española, lo que supone un problema de idiosincrasia como pueblo en un mundo capitalista globalizado”.

Sobre el registro de patentes, modelos de utilidad y diseños industriales

Desde su posición como investigador científico Elías considera problemático que en nuestro país se valore más, en la burocracia académica, ser dueño de la patente (financiada con dinero público) que sus resultados. En su opinión, pagar por una patente que no se transforma –ni se va a transformar nunca- en un producto comercial (es decir, que no genera un retorno de la inversión) puede considerarse “malversar dinero público” de forma legal.

Por otra parte, también quiso dejar claro que las patentes benefician a la investigación de manera indudable, ya que suponen un incentivo económico para el científico. De hecho, declaró que compañeros suyos de promoción residentes en EEUU y que trabajan en la industria farmacéutica y química “tendrán una buena jubilación gracias a patentes suyas que son rentables”.

“Queremos concienciar a la pyme de la necesidad de proteger sus innovaciones”

_mg_0796A finales de julio la Cámara de Comercio de España firmó un convenio de colaboración para la continuación del proyecto Cevipyme del que forman parte como impulsores la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM) y la Dirección General de la Pequeña y Mediana Empresa (DGPYME). José Luis Coll, director de Competitividad de la Cámara de Comercio de España, nos explica en esta entrevista las razones que llevaron a la entidad a sumarse al proyecto y las acciones que se van a emprender para cumplir los objetivos principales del acuerdo cuya finalidad es difundir, impulsar y concienciar a la PYME de la necesidad de proteger su Propiedad Industrial y las ventajas que tiene hacerlo

¿Cuáles fueron los motivos que les han impulsado a formar parte de proyecto Cevipyme ?

La mejora de la competitividad de las empresas españolas, particularmente las pymes, es uno de los objetivos estratégicos de la Cámara de Comercio de España y la innovación es una de las palancas para alcanzarlo. La protección del diseño, las invenciones y los signos distintivos constituyen un elemento esencial en los procesos de innovación y las pymes tienen que estar concienciadas de su importancia.

¿Qué papel va a jugar la Cámara de Comercio dentro del convenio?

La Cámara de Comercio de España trabaja con una extensa red compuesta por 86 cámaras territoriales estrechamente ligadas al tejido productivo local y conocedoras de las necesidades y demandas de las pymes. Dentro de su labor de asesoramiento y orientación a las empresas, vamos a dar una especial relevancia a todas las cuestiones relativas a la protección de la Propiedad Industrial para sensibilizarlas respecto a la necesidad de proteger sus diseños, sus marcas y nombres comerciales o sus inventos.

¿Cuáles son los objetivos principales del acuerdo?

El objetivo principal del acuerdo es facilitar, impulsar, estimular y mantener el conocimiento y la utilización de los derechos de Propiedad Industrial por parte de las pequeñas y medianas empresas, potenciando a tal fin la herramienta de Cevipyme.

¿Han definido un plan estratégico para conseguirlos?

En coordinación con los demás organismos impulsores de Cevipyme (la DGPYME del Ministerio de Industria, Energía y Turismo y la OEPM) estamos trabajando en un completo plan de acción para la difusión entre las pymes de la necesidad de proteger la Propiedad Industrial, Intelectual e Innovación.

¿Qué acciones conjuntas van a emprender de aquí hasta el final de 2016 para fomentar el empleo de los derechos de Propiedad Industrial en la pyme?

Las acciones en las que estamos trabajando tienen que ver con la difusión, a través de la red de Cámaras, de las herramientas de protección de la Propiedad Industrial, Intelectual e Innovación, así como sobre su gestión y rentabilización. Para ello organizaremos, entre otras actuaciones, 3 jornadas informativas destinadas a pymes y dos jornadas de formación destinadas a los técnicos de las Cámaras que trabajan en áreas como innovación o creación de empresas.

¿Tienen datos sobre el porcentaje de pymes que actualmente ejercen en España los citados derechos?

Según el Infome Epyme sólo el 40,7% de las pymes españolas ha registrado sus marcas, invenciones o diseños. De ellas, un 33% ha registrado sus marcas o sus nombres comerciales, solo un 4,6% ha registrado una patente o un modelo y apenas un 2,9%, un diseño industrial. Por sectores, los más activos en materia de Propiedad Industrial son el agroalimentario y el logístico.

 

“Ser inventor significa creer en tu idea y en ti mismo.”

Hoy entrevistamos a Pep Torres creador del Miba, Museo de las Ideas e Inventos de Barcelona, que nos explica que “el Miba se abrió para inspirar a las personas dando a conocer y potenciando nuevas ideas”. Su siguiente proyecto es la creación de un “Master de Invención” para preparar a los inventores del futuro.

BqsDdkh6_400x400

¿Por qué la creación de MIBA?

El mundo está lleno de inventores, aunque quizá ellos aún no lo saben. Nosotros creemos que son las ideas quienes sueñan con que nosotros las hagamos realidad. El Miba se abrió para inspirar a las personas dando a conocer y potenciando nuevas ideas. Contemporáneas, divertidas y que nos hagan reflexionar sobre diferentes situaciones de la vida diaria. El Miba recoge varios inventos de diversos países con ánimo de invitar a todo visitante a inventar aquello con lo que siempre han pensado. O eso espero….

¿Cuáles son sus principales objetivos?

Soy inventor, así que mi objetivo es hacer entender que todavía queda mucho por inventar. En algún momento alguien soñaba con coches conducidos por robots como una fantasía, y hoy esto es una realidad. Sin duda la imaginación es lo que mueve el mundo, así que ese el objetivo principal. Despertar y recuperar aquella creatividad que algunos hayan podido perder por el camino.

Desde su apertura ¿cuántas personas han pasado por el museo?

Hasta la fecha nos han visitado cerca de 250.000 personas. Además, cada día recibimos escuelas de todas partes. Niños y estudiantes que aprenden y experimentan la creatividad en los talleres que se ofrecen.

¿Cuál es el perfil de esas personas?

Desde niños pequeños hasta jubilados. Estudiantes extranjeros, diseñadores…Visitas libres y guiadas, el público que recibimos es muy variado.

De las zonas que tiene el museo ¿Cuál es la que llama más la atención a la gente?

Todas tienen algo especial. En una por ejemplo, se muestran ideas brillantes que han tenido niños de 6 a 12 años. En otra, hay inventos que invitan a reflexionar porqué no se había inventado aquel invento antes. Y en un espacio, hasta tenemos ideas locas y divertidas que nos dan el mensaje de que también podemos hacer reír con nuestras ideas y sobretodo, que no hay malas ideas.

Uno de los objetivos del museo es motivar a inventores y emprendedores a sacar adelante sus ideas a través de un servicio de consultoría los viernes. ¿A cuántos se ha prestado ese servicio y cuántas ideas han salido adelante?

Unas 300 personas han pasado por los Flydays, así se llamaban estas sesiones en un juego de palabras entre viernes -Friday- y día de volar -Flyday-. ¡Al final los que querían venir a un flyday tenían que esperar 5 meses hasta tener turno! Creo que unos 10 proyectos llegaron a salir adelante pero ¿sabes lo mejor? que los 300 lo intentaron. Eso es realmente lo importante

En su opinión ¿ Qué es ser inventor?

Ser inventor significa creer en tu idea y en ti mismo. Significa arriesgarte, no tener miedo ni vergüenza de lo que dirán. Sencillamente ser capaz de dar a tu idea la oportunidad de existir.

¿Qué características esenciales tiene que tener un emprendedor para sacar adelante su idea?

Como ya he dicho antes, debe tener valor y creer que su idea es tan buena como cualquier otra. No hay ideas buenas o malas, están las que se hacen y las que no. Ser emprendedor es una mezcla a partes iguales de sacrificio y perseverancia.

¿Cree que el inventor conoce cómo proteger sus ideas o proyectos?

En general hay desconocimiento sobre los mecanismos que uno puede usar para proteger una idea, bien sea mediante la propiedad intelectual o la propiedad industrial. En cierto modo esto refuerza uno de mis proyectos de futuro que es crear un Máster de Invención donde se preparen a los inventores del futuro. El término que hoy está en boca de todos, emprendedor, va a ser substituido en breve por el de inventor. Saldrán inventores de debajo de las piedras, ya verás.

Creo que en estos momentos usted está regalando ideas para que otros las hagan posible, si les interesa ¿Por qué?

En efecto. Mi último libro “100 ideas para llevar” es un compendio de todas aquellas ideas que alguna vez he pensado y no he desarrollado. Algunas son objetos, otras son conceptos, inventos para negocios…De todo un poco. En cierto momento decidí que no tenía sentido guardar en un cajón tantas ideas que sabía positivamente que no iba a llevar a cabo; así que decidí hacer una selección de las más interesantes y publicarlas en un libro. Nos han tocado vivir tiempos donde compartir es lo que va a marcar la diferencia, no te quepa la menor duda.

“Si quieres saber más sobre cómo proteger tus ideas, consulta la web de CEVIPYME. En el apartado “Protege tus derechos” te explicamos todo acerca de las patentes, los diseños industriales, las marcas, incluso sobre el secreto industrial y la Propiedad Intelectual.”

II Parte: Sobre los cambios de la Nueva Ley de Patentes Ley 24/2015

Ahora nos queda la tarea más difícil, llevar a la práctica el entorno normativo que hemos plasmado por escrito”

En esta segunda parte de la entrevista sostenida con Maria José de Concepción Sánchez, subdirectora general y directora del Departamento de Patentes e Información Tecnológica de la Oficina Española de Patentes y Marcas, nos comenta que los cambios que introduce la Ley 24/2015 eran necesarios para armonizar las legislaciones nacionales e internacionales en materia de Propiedad Industrial y reconoce que ahora les queda la tarea más difícil, llevar a la práctica el entorno normativo que han plasmado por escrito.

FotoMariaJose¿Por qué cree que eran necesarios los cambios que introduce la Nueva Ley de Patentes 24/2015 ?

Este cambio era necesario, como he comentado al principio, por la necesidad de armonizar con legislaciones nacionales e internacionales en materia de Propiedad Industrial, derechos afectados y normativas donde el emprendedor o el desarrollo tecnológico están implicados, a saber entre otros:

  • Incorporación al Derecho español de la Directiva 98/44/CE, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 6 de julio, relativa a la protección jurídica de las invenciones biotecnológicas.

  • Asimilación del Tratado de cooperación en materia de patentes, PCT, y del Convenio de Patente Europea.

  • Integración de la Propiedad Industrial, a través del Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual Relacionados con el Comercio (ADPIC).

  • Armonización con el Tratado sobre el derecho de patentes (PTL).

  • Actualización, en línea con los objetivos propuestos en la Ley 2/2011, de 4 de marzo, de Economía Sostenible, en la Ley 14/2011, de1 de junio, de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación, en consonancia con simplificar y agilizar la protección de la innovación mediante patentes y reforzar la seguridad jurídica y en Ley 14/2013, de 27 de septiembre, de apoyo a los emprendedores y su internacionalización.

Hay que tener en cuenta que la Ley actual era del año 1986 y muchos de los cambios que se han producido en estos años, no solo a nivel de Propiedad Industrial, marcan decisoriamente las actividades y derechos de los solicitantes de patentes en el desarrollo económico de su invenciones y puesta en el mercado de las mismas, donde es imprescindible que el Sistema sea efectivo para garantizar la seguridad jurídica necesaria.

De entre ellos ¿cuál o cuáles considera más importantes?

Es difícil dar una respuesta en este momento, quizá esta pregunta se contestaría mejor después de unos años trabajando con el nuevo marco legislativo, pero a priori y personalmente me inclino por el cambio de procedimiento con examen sustantivo de las solicitudes.

El nuevo procedimiento tiene muchas similitudes con la patente europea ¿qué se gana con ello?

Simplificar y armonizar, es necesario que los solicitantes tengan una línea común en los procedimientos que les resuelva el tener que conocer distintas vías asociadas. Si observamos las estadísticas y datos de los últimos años resulta obvio que existe un desplazamiento desde los procedimientos de concesión nacionales a los internacionales y el crecimiento, en número y en proporción, de las patentes tramitadas a través de estos últimos. En  1986 todas las patentes se concedían por vía nacional. Hoy más del  90 por ciento de las patentes con efectos en España lo son por la Oficina Europea de Patentes (OEP).

¿Supondrá la NLP un descenso en la nulidad de patentes?

Por parte de los Tribunales está claro que sí, conceder patentes con falta de novedad implica poner el pie en el mercado pudiendo infringir los derechos de terceros con tecnología anteriormente protegida en el mismo sector tecnológico.

Con la NLP la oposición a la patente se hace una vez concedida. ¿En el caso que se acepte esa oposición se devuelven los costes de su registro?

No, se entiende que las tasas aplicadas a la elaboración del Informe y a la solicitud, que se han hecho efectivas, al principio del procedimiento, ya han sido justificadas por el trabajo hecho.

La NLP prevé también una serie de medidas de apoyo para la #PYME y emprendedores ¿En que consisten?

Esta ayuda se centra en el tema de las tasas , se contempla el descuento del 50% en la tasa de depósito, de búsqueda, de examen y las tres primeras anualidades para los emprendedores y PYME y se establece que las universidades públicas tienen derecho a una bonificación del 50% en el importe de las tasas y del 100% si se ha producido una explotación económica real y efectiva de la patente o modelo antes de 4 años desde la fecha de presentación o 3 años desde la fecha de concesión.

¿Nos podía comentar cómo afectará esta NLP al trabajo de los examinadores?

Afectará en el cambio a la hora de trabajar, ahora será la OEPM la que concede y deniega y esa responsabilidad es asumida por el Departamento de Patentes. En cuanto a la capacitación para afrontar esta nueva legislación no veo ningún problema ya que contamos con un equipo de Técnicos Superiores con una excelente preparación técnica y profesional para afrontarlo, de hecho la formación interna es uno de los pilares en los objetivos del Departamento.

También hay que considerar que la Oficina Española de Patentes desde 1995 actúa, en el marco del Tratado PCT, como Administración encargada de la Búsqueda Internacional y desde el 1 de junio de 2003 como Administración de Examen Preliminar Internacional, lo cual ha capacitado al personal que realiza estas tareas con la adecuada formación y experiencia.

Por último ¿qué grado de aceptación ha tenido la NLP en empresas, universidades y centros de I+D+i ¿Gustan los cambios que se introducen?

Es difícil que todos los cambios puedan ser del agrado o desagrado del 100% de los actores implicados, pero en el proceso tanto de consulta pública del Borrador de la Ley 24/2015 como en el de su Reglamento sí que hemos constatado que los cambios sustantivos introducidos han sido generalmente bien acogidos.

Ahora nos queda la tarea más difícil, llevar a la práctica el entorno normativo que hemos plasmado por escrito, en la actuación de la Oficina para conseguir la solidez y fuerza jurídica en los títulos concedidos para el uso adecuado, por parte de los titulares de los mismos en vista a sacar el mayor partido de su invención.

Trabajaremos y estamos trabajando ya en la consecución de estos objetivos.