Archivo de la categoría: Falsificaciones

La UE impulsa la creación de su Lista de Vigilancia de Falsificaciones y Piratería

La UE ha puesto en marcha una iniciativa mediante la que espera poder combatir la piratería con más eficacia. Se enmarca en la estrategia presentada por la Comisión Europea el pasado otoño para hacer totalmente efectiva la protección de los Derechos de Propiedad Industrial e Intelectual (DPI) dentro de la Unión y consiste en la elaboración de una lista de comercios y comerciantes que incluya a todos los dedicados a introducir en el mercado comunitario productos que no cumplen con la legislación europea en materia de DPI.

Para hacer esta lista lo más extensa y detallada posible la UE espera contar con la colaboración de empresas y particulares, razón por la que ya facilita a cualquiera la delación anónima de quienes se lucran mediante la venta de productos falsificados a través del acceso a una declaración, fácil de cumplimentar y descargar en cualquiera de los 24 idiomas oficiales de la unión. El plazo para participar en la elaboración de esta Lista de Vigilancia Europea de Falsificaciones y Piratería está abierto hasta el 31 de marzo.

La iniciativa busca replicar en Europa los resultados obtenidos por la Office of the United States Trade Representative (USTRS sus siglas en inglés), que el pasado año emitió un informe sobre los mercados físicos u on-line que participan, facilitan o se benefician de la piratería y las falsificaciones a partir de los resultados extraídos como consecuencia de la elaboración de una primera lista de vigilancia. El éxito estadounidense es uno de los motivos por los que desde la Asociación para la Defensa de la Marca (Andema) nos confirmaron su apoyo a la iniciativa, si bien no se aventuraron a expresar opinión alguna sobre sus potenciales resultados en Europa, prefiriendo evaluarlos en función de cómo sea recibida durante los próximos meses.

Nuevos recursos para detener a los infractores

Lo que sí parece dejar claro la creación de esta Lista de Vigilancia de Falsificaciones y Piratería es que desde las instituciones comunitarias del viejo continente también se entiende que garantizar el respeto a los DPI pasa indiscutiblemente por lograr identificar y bloquear las nuevas y múltiples vías abiertas para la distribución de productos falsificados, así como por detener a quienes se aprovechan de ellas para obtener cuantiosos beneficios en la sombra.

En ese sentido, la Comisaria de Mercado Interior, Industria, Emprendimiento y PYMES, Elzbieta Bienkowska, dejó las cosas claras afirmando que la creación de la Lista de Vigilancia busca“aumentar la capacidad colectiva europea para atrapar al “pez grande” que está detrás de los productos falsos o pirateados, que tanto perjudica a las empresas europeas y seguir dónde va realmente el dinero obtenido de las ganancias por la comercialización de los productos infractores de los derechos de PI”.

A juicio de la Europol y la CE, conseguir elaborar una lista de vigilancia extensa contribuirá a aminorar las cuantiosas pérdidas que ocasiona en la economía europea la comercialización de productos falsificados, valoradas recientemente por la EUIPO y la OCDE en 85.000.000.000 de € al año. Para ayudar a paliar los efectos de esos mercados infractores, la CE supervisará las medidas legislativas y policiales que adopten los gobiernos estatales. Según asevera Transi Ruiz Gallego, abogada asociada al departamento de piratería del Gabinete Elzaburu, especializado en materia de DPI, “la CE informará a los países de las medidas que estén pendientes de implementación y hará recomendaciones a los países miembros sobre la mejor forma de actuar ante este tipo de infracciones”.

Alerta frente a la vulneración de los derechos de los consumidores

A todo lo expuesto se suma que la CE confía en que la elaboración de esta lista de vigilancia impulse la generación un clima de alerta frente a este tipo de actos delictivos, que no sólo ocasionan cuantiosas pérdidas económicas, sino que vulneran los derechos de los consumidores poniéndoles, además, en riesgo. Con respecto a esta consecuencia, Ruiz Gallego afirma que la puesta en marcha de esta lista de vigilancia “brinda la oportunidad para poner de manifiesto de forma pública las cada vez más numerosas infracciones cometidas, especialmente a través de Internet, que ponen en peligro la salud y seguridad (por medicamentos, juguetes o licores falsos, entre otros) de sus ciudadanos”.

La protección a los DPI como estímulo a la inversión en I+D

Como decíamos al inicio de este artículo, la CE ya ha puesto al alcance de las entidades y particulares que deseen colaborar en el destape de este tipo de infracciones contra los DPI un documento de fácil acceso que, de momento, puede emplearse hasta el 31 de marzo. El establecimiento de un plazo tan concreto para empezar a hacer útil la lista de vigilancia, que puede parecer una condición limitadora del alcance de sus objetivos, tiene su razón de ser. Según nos ha ha explicado Ruiz Garrido “es necesario definir un plazo concreto para recopilar todos los datos e información que suministren las partes interesadas para posteriormente publicarlo y que puedan tomarse las medidas oportunas”.

Además, nuestra interlocutora aclara que “la Lista de Vigilancia tendrá sucesivas actualizaciones y, por tanto, brindará la oportunidad de incluir nuevos sitios infractores o “sacar” de la lista a los mercados físicos u on-line que cumplan con la legislación europea en materia de protección de los derechos de PI”.

Para terminar, en opinión de esta abogada experta en materia de piratería, la protección que se pone en marcha mediante la elaboración de esta lista “se traducirá, sin duda, en la inversión de las PYMEs y las Startups en invenciones y creaciones que podrían situarlas a la cabeza de la economía mundial”.

Anuncios

Poner freno a la falsificación de productos de marca es un reto aún por superar

El pasado 19 de octubre se celebró en Madrid una interesante jornada de trabajo sobre “Tendencias en la lucha contra la falsificación de marcas a través de Internet”. Durante su transcurso, los participantes expresaron sus opiniones en materia de seguridad y prevención contra este tipo de delitos y dieron a conocer algunas de las medidas que se están adoptando para disminuir su impacto en la economía.

En el evento participaron, entre otras personas, el Director General de la Asociación para la Defensa de las Marcas (ANDEMA) Jose Antonio Moreno; el Inspector de la Comisaría General de Policía Judicial en materia de delitos contra la Propiedad Intelectual e Industrial (UCDEV) Jesús Gil Torrado, y la representante de la Fiscalía Especializada contra la Criminalidad Informática Mª Pilar Rodríguez.

Las intervenciones estuvieron moderadas por el Doctor en Derecho Juan José Caselles, coordinador del área anti-piratería en la firma de abogados Elzaburu. Además, el propio Caselles presentó su libro Derecho de marcas y Proceso penal’, obra que pretende convertirse en guía de referencia en esta materia.

Un negocio que pone en riesgo a empresas y trabajadores

La falsificación de marcas es un delito contra los derechos de Propiedad Industrial e Intelectual cuyas consecuencias causan graves perjuicios económicos que repercuten en toda la sociedad. Las empresas que usan intensivamente los derechos de Propiedad Industrial, que son las más afectadas por el crecimiento de este tipo de delito, generan más del 33% de la riqueza de la UE y emplean a centenares de miles de personas en todo el Viejo Continente. En nuestro país se calcula que este tipo de delito pone en riesgo unos 6.000 empleos, una cifra importantísima, y que se han destruido por su causa más de 67.000 puestos de trabajo directos.

Según datos aportados por la Oficina de la Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO) el mercado de las falsificaciones es un negocio creciente. Fortalecido al ritmo que marcan los últimos avances tecnológicos, mueve ya más de 85.000 millones de euros anuales en la UE. Al hecho de que Internet haya favorecido su extensión a escala internacional facilitando el establecimiento de redes de comercialización, se suma la sofisticación de la maquinaria y tecnologías empleadas en el proceso de producción de este tipo de mercancías falsas, lo que ha ampliado su gama.

Falsificaciones más sofisticadas y variadas

En lo que se refiere a la repercusión de los avances tecnológicos en los procesos de producción de mercancías falsificadas, según palabras del Inspector de la UCDEV, Jesús Gil Torrado, actualmente “todo lo que es marca se puede falsificar, desde rodamientos para motores de los aviones hasta automóviles”. En la misma línea se expresó el propio Caselles durante la jornada al afirmar que “en un principio se falsificaban principalmente marcas de lujo en prendas de vestir y accesorios de moda de baja calidad, hoy en día se fabrican falsificaciones de forma masiva en cualquier tipo de producto”.

Ello no sólo trae consigo un perjuicio directo para las empresas afectadas, sino también perjuicios sociales, ya que la falsificación comporta consecuencias como el riesgo para la salud pública, la desprotección del consumidor, el aumento de los delitos de corrupción, evasión fiscal y blanqueo de capitales o la financiación ilegal de otras actividades criminales.

A pesar de los avances apuntados, el propio Caselles afirmó que el empeño de las autoridades por detener el auge de los delitos contra la Propiedad Industrial e Intelectual aún encuentra muchas barreras “como la ausencia o exactitud de la legislación penal para actuar, las dificultades en las persecuciones policiales, los constantes cambios tecnológicos y sociales, el anonimato que ofrece Internet, la territorialidad de las leyes y, además, una innegable tolerancia social hacia este delito”.

En un sentido similar se expresó Mª Pilar Rodríguez, representante de la Fiscalía Especializada contra la Criminalidad Informática, que no dudó en calificar este delito como “inabarcable”, aceptando que “el gran volumen de trabajo y la falta de especialización en la administración de Justicia ralentiza –o cierra- los procesos”.

El efecto expansivo de Internet

En lo que se refiere a la comercialización de falsificaciones vía Internet, Jose Antonio Moreno, Director General de ANDEMA comentó que “cerca del 20% de las falsificaciones se venden online”, mientras que Damián Fuentes, director de Hestia Consultores, aseveró que “al igual que en la actualidad se percibe el top manta como algo cotidiano es fácil encontrar en Internet páginas que comercian con productos falsos”. De hecho, reiteró Fuentes, su crecimiento ha sido exponencial en los últimos años, favorecido por “el sistema de indexación de Google, los medios de pago opacos y otros nuevos como las criptomonedas, que favorecen la venta online de las réplicas”.

Así las cosas, la falsificación de productos de marca se presenta como un problema a atajar a escala internacional cuya solución no es tanto modificaciones normativas como acciones de tipo preventivo que no se están llevando a cabo. Hasta el momento, quienes han de supervisar que el uso de sus tecnologías y plataformas no favorezca la comisión de este tipo de delitos no están trabajando lo suficiente para frenar el problema.

Nuevos requerimientos para proveedores de red y plataformas online

Pero esta dejación de funciones parece que pronto llegará poco a poco a su fin. Hace unas semanas tuvimos noticias de que la Comisión Europea ha exigido a los proveedores de Internet y a las plataformas online más populares un mayor grado de responsabilidad en lo que se refiere a las labores de vigilancia y control de los contenidos a los que facilitan acceso. A partir de ahora, además de disponer de herramientas que permitan detener automáticamente los contenidos fraudulentos, entre los que se incluye el acceso a la compra de productos falsificados, deberán borrarlos y asegurarse de que no vuelven a aparecer.

A pesar de que este requerimiento aún no tiene carácter normativo, ya que de momento su aplicación será voluntaria, supone un avance. Además, si en mayo del próximo año no se han conseguido resultados tangibles la Comisión Europea no se descarta legislar al respecto.