Archivo de la categoría: Innovación

Investigadores españoles crean envases desechables alternativos al uso de botellas fabricadas en plástico

La llegada de las vacaciones estivales lleva a muchos urbanitas a desplazarse al litoral del país para disfrutar de unos días de asueto en la playa. Como todos los años por estas fechas, los medios de comunicación informan sobre la calificación que han recibido las playas españolas en función de su calidad para el baño, directamente reñida con procesos como la eutrofización o la proliferación de plásticos en la superficie del mar. Greenpeace quiso hacer hincapié sobre este último problema de contaminación el pasado mes de junio, y ello nos ha llevado a preguntarnos si existen inventos o investigaciones que estén trabajando para acabar con él. Hemos descubierto un par de invenciones muy interesantes que os vamos a acercar.

Mar de plástico

Greenpeace quiso denunciar el alto nivel de contaminación que soporta el Mar Mediterráneo a causa del uso de envases de plástico. La organización denunció que este tipo de recipientes, sobre todo los desechables, son los residuos que más degradan el medio ambiente marino y exigió tanto a sus productores como a las autoridades que legislan sobre su uso y tomaran las medidas necesarias para apostar por su reducción, reutilización y/o sustitución.

Las cifras que ofreció la organización ecologista en el marco de la campaña, de nombre “ Menos plástico, más Mediterráneo” son alarmantes. El llamado antiguamente “Mare Nostrum” acumula cerca de 1.355 toneladas de plástico en su superficie, lo que se traduce en que el 96% de muestras de basura encontradas en sus aguas sean plásticos. El índice de presencia de este material en el Mediterráneo es muy alto, concretamente de una pieza de plástico cada cuatro metros cuadrados.

En lo que se refiere al litoral español, la organización alertó sobre la necesidad de atajar el problema afirmando que el 72% de la basura recogida en las playas españolas bañadas por el Mediterráneo es plástico.

Lógicamente, la presencia de tal cantidad de residuos plásticos en el agua está afectando a la fauna marina. En el 92% de los casos, las más de 1.300 especies afectadas por la ingesta de residuos vertidos al mar han comido fragmentos de plástico.

Así las cosas, nos propusimos averiguar qué están haciendo en la actualidad inventores e innovadores por desarrollar nuevos materiales con los que se puedan fabricar otro tipo de envases.

Un español propone emplear su “gotella” para reducir la fabricación de envases de plástico

La primera alternativa posible nos lleva a conocer el sorprendente invento de un español emigrado a Inglaterra. Rodrigo García González es un inventor que, tras exponer sus creaciones en el Royal College of Art de Londres y rechazar una oferta del equipo de cazatalentos de Apple, fundó en la capital británica la firma Skipping Rocks junto a varios socios.

Recientemente la firma ha presentado al mundo una de sus primeras creaciones. Se trata de un recipiente cuyo uso puede contribuir a que se consuman menos botellas y tapones de plástico. Se trata de un envase esférico biodegradable conformado gracias al tratamiento de un alga mediante un proceso de coagulación. Originalmente denominado “gotella” hoy la empresa de García y compañía lo muestra bajo el nombre de Ooho!.

La idea original partió de la respuesta que busco el inventor español hace años al plantearse desde cero la cuestión del cómo beber siguiendo una óptica más revolucionaria que evolutiva.

Para diseñar este envase esférico, cuya capacidad es actualmente de 50 mililitros, Rodrigo García González ha contado con la colaboración de Guillaume Couche y Pierre Paslier, compañeros suyos en Skipping Rocks. La firma lo ha presentado en varias ferias de innovación e incluso en algunos eventos deportivos. Podéis ver los sorprendentes resultados de su investigación y lo cómodo que resulta beber de una burbuja Ooho! en el siguiente vídeo, en el que participa el propio García.

La botella de plástico biodegradable desarrollada en el ITENE en 2011

El Instituto Tecnológico de Embalaje, Transporte y Logística, –que en su propia web incluye entre cuyos objetivos el fomento y promoción de la sostenibilidad en los ámbitos del envase, embalaje, logística, transporte y movilidad– desarrolló una botella basada en materiales biodegradables. Fue en el 2011, en el marco del proyecto Biopacked II, financiado por el entonces IMPIVA de la Generalitat Valenciana junto con la UE.

Los investigadores de ITENE dieron con otra posible alternativa al uso masivo de botellas de plástico desechables. Desarrollaron una botella fabricada con un material biodegradable lo suficientemente resistente como para ser empleada en el ámbito industrial. Fue posible gracias a la obtención de un material basado en nano-arcillas modificadas superficialmente que le proporcionan resistencia térmica, mecánica y además reducen su permeabilidad a los gases conservando al tiempo la capacidad de biodegradarse. Los responsables del proyecto patentaron este material, ya que varias multinacionales se interesaron en recibir los permisos necesarios para emplearlo en sus fábricas.

El equipo Cofidis cabalga en este Tour a lomos de “Orca” de la histórica firma Orbea

La historia de esta empresa gipuzkoana de origen familiar, fundada en 1840 por los hermanos Orbea Murúa y dedicada actualmente al diseño, fabricación y distribución de bicicletas y material para ciclistas profesionales y aficionados, ha tenido en la innovación y el registro de patentes dos de sus principales constantes. No por casualidad teclear su nombre en el buscador de patentes internacional Espacenet da acceso a más de 160 registros.

Conocida dentro del mundo del ciclismo a escala mundial, la firma Orbea se ha ganado a pulso su prestigio a fuerza de pedalear cuesta arriba – o lanzarse a tumba abierta cuando el momento así lo requería– durante los más de 75 años que lleva vinculada a este deporte. Un largo trayecto lleno de etapas cuyo transcurso ha llevado a Orbea a equipar a campeones/as de varias disciplinas del ciclismo. Sin ir más lejos, los corredores profesionales del equipo Cofidis compiten en esta edición del Tour de Francia a lomos de la última versión de la “Orca”, modelo de bicicleta de alta gama diseñada, fabricada y perfeccionada con mimo artesanal por la marca de origen eibarrés.

Pero Orbea no siempre ha sido una empresa dedicada a la producción de bicicletas. En un principio nació como taller para la fabricación de armas. La primera noticia de la que se tiene constancia y establece el vínculo de la familia de empresarios Orbea con el sector armero data del siglo XVI, cuando en 1538 Juan de Orbea recibió el encargo de fabricar 15.000 arcabuces. Podéis ver la historia de la compañía en el museo virtual de la OEPM. La firma eibarresa se dedicó exclusivamente a la producción de armas hasta 1918. Primero lo hizo consiguiendo licencias de fabricación y luego con patentes propias.

Fin de una gran etapa y cambio radical

Tras el final de la primera guerra mundial, la demanda de armas descendió notablemente y los márgenes de beneficio disminuyeron a causa de la sobreproducción, lo que llevó a la rama eibarresa de los Orbea a diversificar su oferta. Fue entonces cuando, además de armas, Orbea comenzó a fabricar máquinas-herramientas, cochecitos de niño… y bicicletas. Para ello tuvo que ampliar sus instalaciones y comprar maquinaria.

Con una perspectiva ya totalmente empresarial, a principios de la década de los treinta Orbea se lanzó a fabricar bicicletas pensando en satisfacer la demanda de quienes quisieran disponer de este vehículo en su mejor versión. Y lo hizo tan decididamente que en 1936, disponiendo en sus instalaciones de todo el material y maquinaria necesarios para conseguirlo, se convirtió en el mayor fabricante de biciclos de España. En 1939 ya había registrado 41 patentes.

Fue también durante la década de los treinta cuando la empresa comenzó a estar presente en las grandes vueltas por etapas. Equipado con una de sus bicicletas, el ciclista navarro Mariano Cañardo llegó a ser segundo en la primera edición de la Vuelta a España, en 1935. Dos años después, en plena Guerra Civil, el corredor nacido en la pequeña localidad de Olite ganó una etapa alpina en el Tour de 1937.

En las décadas siguientes la compañía afincada en Eibar aumentó progresivamente la producción de bicicletas hasta llegar a fabricar 50.000 anuales. Durante ese periodo la plantilla llegó a tener 1.000 trabajadores. El negocio era tan próspero que en 1950 la compañía pasó a dedicarse exclusivamente a la fabricación de bicicletas, en 1959 incluso llegaron a importar el ciclomotor “Velosolex”, la bicicleta que andaba casi sola, gracias a haber obtenido la licencia de la firma francesa SACEM.

Reconversión en cooperativa y salto al ciclismo profesional

Años después llegaron las vacas flacas y en 1969 Orbea se vió en la obligación de suspender pagos. Las huelgas y conflictos laborales se sucedieron hasta que, en 1971, los trabajadores refundaron la firma como cooperativa integrándose en la Corporación Mondragón. Fue entonces cuando Orbea dejó su localidad de origen para instalarse en Vizcaya, concretamente en Mallabia. En esa época la empresa tiene 200 empleados y compite por hacerse con el liderazgo del sector de la bicicleta con otra antigua armería eibarresa: Beístegui Hermanos (BH).

¿Qué hay de la relación de la compañía con el ciclismo profesional? Entre 1984 y 1989 Orbea montó su propio equipo tras años de presencia en la categoría amateur. En él compitieron corredores de la talla de Mujika, Ruiz Cabestany, Lejarreta, Domínguez, Esparza, Nijboer y Pedro Delgado, que ganó la Vuelta a España en 1985 compitiendo en sus filas. Él mismo recuerda su experiencia en un vídeo que Orbea publicó en 2015 en su canal en youtube.

Expansión, marca, innovación y vuelta a Europa

A finales de la década de los noventa Orbea rediseñó su estrategia basándola en tres pilares: internacionalización, impulso de la marca y comercialización de bicicletas de alta gama.

Vehicularon el primero de sus objetivos creando una potente red de agentes comerciales en Europa, Asia y Sudamérica, y estableciendo plantas de montaje en EE.UU, Australia, Portugal y China.

En cuanto al impulso de la marca Orbea, éste se llevó a cabo ofreciendo accesorios y equipamiento para los ciclistas, una estrategia de comercialización a la que acompañó el patrocinio de equipos tanto de profesionales como de aficionados.

Por último, la comercialización de bicicletas de alta calidad para todo tipo de superficies vino acompañada de la búsqueda incesante de innovaciones en el diseño, nuevos materiales y rompedores procesos de fabricación. Fruto de esa visión innovadora, la empresa lanzó al mercado modelos como “Orca” para el ciclismo en carretera; “Alma” para el ciclismo en montaña u “Ordu” para los atletas de Triatlón.

Que su estrategia se haya centrado en la fabricación de bicis de alta gama no ha supusto que la marca haya olvidado innovar en la producción de bicicletas para su uso en el ámbito urbano o las destinadas a los más pequeños. De hecho, en 2012 recibió el premio Delta de Oro al diseño por su gama de bicicletas para niños “Grow”.

Recientemente Jon Fernández, gerente de Orbea, y Miguel Ángel Estandía, responsable de producción, hablaron sobre la situación actual de la compañía en uno de los artículos publicados en el último número de su revista corporativa. Entre otros temas explican en él su vuelta a Europa. Y aunque lo parezca no se refieren a una gran ronda por etapas, sino al cierre de la planta que la empresa abrió en China en 2010 y el traslado de su producción a Portugal.

Tras la toma de esta decisión está la firme voluntad de Orbea por seguir satisfaciendo a los clientes que demandan productos de alta gama customizados. Los directivos están convencidos de que fabricar las bicicletas artesanalmente y cuidando cada detalle de su diseño es la mejor forma de hacerlo.

Os dejamos con el vídeo que la compañía realizó con motivo de sus 175 años de historia, que se cumplieron en 2016.

https://www.youtube.com/watch?v=fM6KRjEte5o

FUENTES

http://historico.oepm.es/museovirtual/galerias_tematicas.php?tipo=EMPRESA&xml=Orbea%20Hermanos.xml

http://historiadelasarmasdefuego.blogspot.com.es/2009/02/revolveres-orbea-mod-1873-1914-y-38-esp.html

https://worldwide.espacenet.com/searchResults?ST=singleline&locale=en_EP&submitted=true&DB=&query=orbea&Submit=Search

http://sportics.es/orbea-premio-delta-de-oro-al-diseno-por-su-gama-de-bicis-para-ninos-grow/

Pikolin lleva en su ADN la innovación e investigación, prueba de ello es el reciente lanzamiento del primer sistema de descanso digital

La semana pasada el Grupo Pikolin presentó su primer colchón “inteligente”. Denominado SmartP!K, su lanzamiento supone la primera apuesta de la firma zaragozana por vincular sus productos para el descanso con sistemas digitales de información. Una apuesta decidida, ya que según informaciones facilitadas por el propio Grupo Pikolin, su inversión en el proyecto ha alcanzado los tres millones de euros. Para el responsable de Innovación y Desarrollo de Pikolin, César Isac, se trata de “un proyecto lógico para una compañía que lleva en su ADN la investigación y la innovación. Las tecnologías digitales están ahí y ofrecen múltiples posibilidades, había llegado el momento de hacerlo en los productos de descanso destinados al hogar”.

De hecho, la propia compañía define el SmartP!K como un sistema de descanso digital integrado por tres elementos: un colchón, una pulsera –ambos provistos de sensores que captan información sobre multitud de parámetros relacionados con el descanso– y una App que almacena los datos recogidos y está configurada para monitorizar y analizar la calidad de los hábitos de sueño de la persona de quien proceden. Dicha App dispone de tres funciones: sueño, que monitoriza las fases y calidad del mismo; coach; que facilita una guía adaptada a los hábitos del usuario y le ofrece un programa para mejorar su calidad de sueño; y amor, que analiza de manera divertida la actividad sexual.

En Pikolin consideran que la función “coach” es la más innovadora de las tres integradas en la App del sistema de sueño. Diseñada gracias a la colaboración de la firma aragonesa con Geeksme, diseña un plan personalizado para el usuario que desee mejorar sus hábitos de sueño, haciendo además un seguimiento de sus progresos en función de un plan diseñado específicamente para él. Sus características están validadas por Asenarco (Asociación Española del Sueño).

Gracias a las virtudes de este nuevo sistema de descanso digital, entre las que podemos incluir que se trate de un desarrollo 100% español, fabricado además en el nuevo complejo logístico-industrial de 210.000 metros cuadrados inaugurado este año por Pikolin en Zaragoza, la firma se coloca, una vez más, en la vanguardia de su sector gracias a su capacidad innovadora. Si queréis ver cómo funciona SmartP!K podéis echar un vistazo a los vídeos promocionales que la empresa ha subido a su canal en Youtube.

Más de 160 patentes registradas en 70 años de historia

Fotografía extraída de la web de Pikolin

Que un grupo empresarial afirme considerar la innovación y el desarrollo constantes pilar fundamental de su estrategia de crecimiento no es nada extraño. Es más, habida cuenta de la relación directa que existe actualmente entre progreso tecnológico, científico y económico, podríamos decir que ha pasado a ser un lugar común.

En el caso de Pikolin la afirmación se respalda con hechos, ya que hemos podido comprobar en la base de datos de Espacenet, que la firma tiene registradas 168 patentes. Una cifra nada desdeñable que sí permite afirmar que la apuesta por la innovación en el diseño y fabricación de todo tipo de productos relacionados con el descanso –desde colchones hasta el textil, pasando por somieres, almohadas, etc– ha sido una constante en la empresa desde que fuera fundada por Alfonso Sólans Serrano en 1948.

Gracias a ese espíritu innovador, la firma aragonesa no sólo ha consolidado su liderazgo en el mercado español, donde posee una cuota del 30% de mercado, sino también en el internacional. Sin ir más lejos, en Francia, donde el grupo entró comenzando el Siglo XXI, ya ha alcanzado la misma cuota de mercado que en España, un hito que ha impulsado a la firma a convertirse en el segundo grupo europeo en el sector del descanso. Así las cosas, no es de extrañar que el Grupo Pikolin facture actualmente más de 392 millones de euros anuales y de empleo a más de 2.100 trabajadores en sus ocho plantas de producción en Europa y dos del sudeste asiático.

Si quieres conocer las ventajas que supone para tu empresa registrar las innovaciones visita nuestra página web

IDEA ayudó a que Andalucía liderase el registro de patentes industriales en 2016

El pasado mes de abril la Junta de Andalucía se hizo eco de las cifras ofrecidas por la OEPM en su balance anual de 2016, concretamente de las que certifican el número de patentes de Propiedad Industrial solicitadas en cada CC.AA. El motivo de su especial atención era importante; Andalucía fue la CC.AA. que más solicitudes de patentes de la Propiedad Industrial (PI) registró el pasado año en España. Fueron en total 512, lo que supone una subida porcentual del 14,4 % con respecto a las contabilizadas en 2015 en la propia comunidad.

El guarismo representa también un ascenso gigantesco en comparación con la subida del 0,9% de este tipo de patentes registrada a escala nacional. La comunidad andaluza, que acaparó el 18,9% del total de patentes de PI certificadas en España, adelantó en este concepto a dos de las grandes comunidades impulsoras de la economía estatal como son Madrid (458) y Cataluña (453).

 

INFOGRAFÍA DE LA OEPM

La cifra bien puede interpretarse como resultado de la puesta en marcha en Andalucía de un eficiente servicio de asesoría en materia de Propiedad Intelectual e Industrial para emprendedores, PYME, Universidades y centros tecnológicos. La Consejería de Empleo, Empresa y Comercio lo brinda por medio de la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía (IDEA), que ofrece servicios avanzados de asesoramiento sobre patentes y marcas facilitando además cualquier trámite que sea necesario hacer ante la OEPM.

Debido al papel clave jugado por IDEA para que Andalucía obtuviese tan buenos resultados en materia de solicitud de patentes de PI, consideramos interesante ponernos en contacto con la agencia para conocer su actividad y algunas cifras con algo más de detalle.

Desde ella nos aseveraron que, de las 512 patentes de PI solicitadas desde la citada CC.AA durante 2016, casi el 50%, (232 para ser precisos) fueron tramitadas a través de IDEA. A esto añadieron que, el 71,9% de esas solicitudes procedieron del sector privado (el 51,1% de particulares y el 21% de empresas), mientras que el 28% restante fueron presentadas desde Universidades y organismos públicos de investigación.

También preguntamos a IDEA qué sector productivo andaluz había sido el que más concesiones de patentes de PI había recibido. En respuesta nos comentaron que, según los datos facilitados al respecto por la OEPM, el sector técnico que más concesiones de patentes registró en Andalucía en 2016 fue el químico, seguido de la ingeniería mecánica.

Además, les solicitamos nos aclarasen qué tipo de dudas frecuentes planteaban en IDEA las entidades y particulares que acudían a solicitar sus servicios. Con respecto a este tema quisieron aclarar que su labor de asesoramiento en protección mediante patente es muy variada y compleja. Cada usuario requiere un tipo de consulta.

Ahora bien, apuntaron que generalmente facilitan su asesoría para redactar el documento de solicitud de la patente, el pago de las tasas, diversas tramitaciones, la internacionalización y detallar los derechos que se conceden.

Para terminar, quisimos concluir nuestro diálogo conociendo la opinión de IDEA sobre la nueva Ley de Patentes recientemente aprobada. En concreto sobre los comentarios de algunas voces autorizadas en materia de protección de Propiedad Intelectual e Industrial, que vaticinan un descenso del número de registros de patentes propiciado precisamente por la nueva ley; si bien acompañado de un aumento de la calidad de las concesiones.

Desde IDEA sentenciaron que la desaparición del procedimiento general de concesión, además de una homologación con la legislación internacional, era una necesidad imperiosa.

Se manifestaron de acuerdo con quienes afirman que se tramitarán menos solicitudes de patentes, matizando al igual que ellos que las concedidas serán más fuertes y más viables. En su opinión ello se debe a consecuencia de varios cambios procedimentales introducidos por la ley. Entre ellos son de destacar, a su juicio, la exigencia de un examen previo y el desembolso de las tasas de solicitud desde un principio (solicitud IET). Anteriormente la ley establecía un plazo de 15 meses desde la solicitud para abonar la tasa del Informe del Estado de la Técnica, lo que hacía que muchos solicitantes abandonaran. Las consecuencias serán positivas.

La Agencia IDEA forma parte de la red de centros regionales de información de PI de la OEPM, de cuya labor y papel ya nos ocupamos en otra entrada de este blog

La innovación como camino seguro de la expansión internacional

Simon es la marca cabecera de un grupo industrial de origen catalán dedicado a la fabricación de interruptores y sistemas de iluminación. Nacido en un pequeño taller de la localidad gerundense de Olot en 1916, hoy en día cuenta con una plantilla de más de 3.900 trabajadores y está presente en más de 90 países.

Según declaró recientemente su director de diseño Salvi Plaja para Cevipyme, actualmente la firma diseña, fabrica y desarrolla sus productos hasta en diez países diferentes. Su portafolio, rico y variado, abarca el diseño de interruptores; la creación de sistemas de iluminación interiores y exteriores; la puesta en marcha de mecanismos y conectividad para puestos de trabajo y la recarga de vehículos eléctricos.

La valoración de los activos intangibles, clave para la empresa

Durante estos cien años de existencia la firma ha sabido mantener el carácter familiar de sus inicios y su compromiso por introducir en el mercado productos de calidad fruto de un buen trabajo. A estos dos rasgos fundamentales se suma un tercero ,que ha impulsado el crecimiento de la compañía, convirtiéndose además en el motor de su internacionalización: la pasión por investigar y desarrollar nuevos productos y servicios dentro del campo de la iluminación.

Tal es así que el 10% de su facturación en España procede de la comercialización de productos lanzados durante los últimos cinco años. Otra muestra de su decidida apuesta por la innovación esta en el hecho de que, durante el último lustro, la firma haya registrado casi un centenar de patentes y diseños industriales. Finalmente, a esto podemos añadir el reconocimiento que ha recibido la empresa en varias ocasiones por medio de la concesión de varios premios a la innovación. Sin ir más lejos, el pasado año recibió el Premio Nacional de Diseño 2016 que concede el Ministerio de Economía y Competitividad.

El propio Salvi Plaja remarcó la importancia que tienen para la compañía la I+D exhibiendo para Cevipyme el motor de uno de los interruptores de la firma durante la grabación de un vídeo para la serie “Tu idea te hace grande”. En apariencia sencillo, el citado motor encierra cuatro patentes para cuyo desarrollo Simon ha invertido cinco años de investigación.

Así las cosas, conscientes de la importancia estratégica que ha tenido y tiene para la empresa proteger sus innovaciones, el director de diseño de Simón recomendaba a las empresas hacer lo propio, sea cual fuere su sector, declarando en el citado vídeo que “las empresas que no están seguras de proteger sus activos intangibles, de proteger su marca, patentes e innovaciones, les animaría a hacerlo porque en realidad supone confiar en ti, valorar tu activo; y es lo que te va a dar la fuerza para competir en cualquier mercado por exigente que sea”.

Su último paso, aplicar el IoT a los sistemas de iluminación

El pasado año Simon celebró el centenario de su fundación por todo lo alto. La empresa facturó 308 millones de euros y presentó la serie Simon 100, mediante la que ha conseguido integrar en la producción de sus interruptores y sistemas de iluminación las capacidades que ofrece Internet of Things. Un paso más en la senda de la innovación que permite a Simon ofertar sistemas integrales que hacen posible adaptar los entornos a las necesidades del usuario.

Los productos de la serie Simon 100 integran la tecnología iO SIMON, que permite al usuario interconectar y controlar sus dispositivos eléctricos y/o electrónicos mediante una app, para así programarlos y sincronizarlos en función de sus necesidades concretas. Como ejemplificó el responsable global de la estrategia de negocio digital de Simón Alfred Batet en la edición del Salón Internacional de Soluciones para la Industria Eléctrica y Electrónica (Matelec), gracias a esta serie el interruptor tradicional pasa a convertirse en un interruptor inteligente.

A fin de cuentas, estamos hablando de la posibilidad de sincronizar la apertura de la persiana con la alarma del despertador o el encendido de la cafetera y el termostato que determina la temperatura del agua de la ducha. Según el propio Batet “este concepto une el mundo digital con el físico con la finalidad de crear experiencias para el usuario y generar espacios más eficientes y funcionales que faciliten la relación persona-entornos de una forma natural y cercana”.

Visita nuestra videoteca donde damos cifras de las marcas y patentes registradas por Simón

Marset protege el valor de su pulso innovador

Al navegar por Internet buscando información sobre Marset, firma de la que nos vamos a ocupar en esta entrada por la importancia que concede a la protección de sus activos intangibles (Marca “marset” registrada, 7 patentes protegidas en España y 85 diseños industriales en vigor), todo en un principio encaja dentro de lo normal.

Al igual que cualquier otra compañía, Marset transita el camino marcado por los imperativos de la competencia, se adapta a la necesidad de innovar para colocarse en una buena posición dentro del mercado y persigue la obtención de beneficios. En su caso concreto en el sector de la iluminación, ya que la compañía se dedica, desde los años 70 del pasado siglo y con notable éxito, al diseño y comercialización de lámparas decorativas.

Una muestra de ello está en que la empresa obtuvo en 2015 el Premio Nacional de Diseño. Además, en 2016 gracias a una de sus lámparas, llamada FollowMe, recibió el premio Red Dot, que reconoce la calidad e innovación de fabricantes y diseñadores en la creación de productos para consumo doméstico y profesional.

Lámpara FollowMe. Imagen perteneciente al banco de imágenes de Marset

Si bien es cierto que la excelencia no tiene nada de ordinario, lo realmente singular aparece en Marset cuando su director general, Javier Marset, comenta en una disertación sobre la importancia de proteger la propiedad industrial que, en la firma, antes de hacer nada, se plantean si el producto que van a fabricar merece ocupar un lugar en el mundo. “Ante un mundo donde hay un exceso de todo, qué podemos aportar nosotros”, afirma, literalmente, Marset. Y tiene parte de razón. Vivir en ciudades de Europa Occidental implica hacerlo en lugares atiborrados de cosas. Donde, por qué negarlo, quizá sobre de casi todo.

Resulta extraño escuchar por boca de alguien situado al frente de una empresa una sentencia semejante. Y más aún cuando la empresa en cuestión fabrica objetos decorativos. Partir de semejante premisa, entre poética y desalentadora, no parece lo mejor en un ámbito en el que impera el prosaico lenguaje de los números.

La creatividad entendida como forma de luz

Al visitar la página web de Marset y observar el refinado gusto de los diseñadores con quienes colabora la empresa, la premisa va ajustándose cada vez más al cuidado que se aprecia pone la firma tanto en las formas de hacer como en su forma de comunicar e imagen. El puzzle termina de encajar cuando, visitando el blog de la compañía, podemos ver el vídeo “Diseñando las sombras”, en el que uno de los diseñadores que colaboran habitualmente con la firma, Mathías Han, presenta Theia.

En el vídeo Han menciona la importante relación complementaria que existe entre luz y oscuridad y dice haber encontrado la inspiración en la segunda para diseñar su lámpara. Se parte de lo opuesto a la luz para encontrar una forma distinta de ofrecerla.

Posiblemente sin haberlo pretendido, Javier Marset y Mathias Han terminan por hablar de lo mismo. El sombrío punto de partida del que J. Marset confiesa parte la empresa antes de afrontar la creación de una lámpara de diseño (y lo es al plantearse lo fútil que puede llegar a ser el introducir un solo objeto más en un mundo repleto de ellos) tiene el mismo efecto paradójico e inspirador del que habla Mathias Han. Conduce a quienes trabajan en el diseño de lámparas decorativas a pensar en cómo hacerlas dignas de ocupar un sitio en este mundo atiborrado de cosas.

En otras palabras, obliga a encender una bombilla para alumbrar la siguiente motivación capital: si vamos a crear algo, tendremos, cuando menos, que ser creativos. Parece cosa de perogrullo pero no lo es. Supone reconocer el valor de la creatividad hasta ponerlo por encima de lo que pueda marcar cualquier cifra. Pero en Marset tampoco se engañan. Son una empresa y eso les exige saber proteger el valor de sus diseños, en un mercado cada vez más competitivo por global.

Si quieres saber más sobre los derechos que se obtienen al proteger tu innovación y cómo puedes hacerlo en cada caso visita nuestra página web

Un análisis de la situación de la I+D+i en España

Entrevistamos a Carlos Elías catedrático de Periodismo en la Universidad Carlos III de Madrid, experto en la interacción ciencia, tecnología y esfera pública, además de científico y divulgador.

 

“El problema viene sobre todo por el poco apoyo a la I+D+i desde la empresa privada”

foto_carlos_elias

Recientemente hemos tenido acceso al informe “I+D+i en las empresas españolas 2015”. Entre otros datos, en él se exponen los recogidos por el INE y la OCDE sobre la evolución del gasto en I+D en relación al PIB (2010-2015). Consultando el documento se puede apreciar que España, debido a un descenso leve pero constante de la inversión en I+D, está algo retrasada con respecto al resto de países de la propia OCDE y de la UE en ese aspecto. Para saber la opinión sobre una serie de cuestiones relacionadas con la situación del I+D+i en nuestro país nos pusimos en contacto Carlos Elías catedrático de Periodismo en la Universidad Carlos III de Madrid, experto en la interacción ciencia, tecnología y esfera pública, además de científico y divulgador.

Desde su perspectiva como científico y divulgador Carlos Elías considera que en España el problema está ocasionado en gran parte por la escasa inversión que realiza el sector privado en I+D+i debido a que, en general, las empresas y empresarios españoles no operan en el sector tecnológico sino en el constructor o el de servicios.

Por otra parte, pese a la reducción de inversión Elías también quiso destacar que, según la FECYT, los indicadores de “calidad científica” han aumentado. Por ejemplo, el porcentaje de publicaciones altamente citadas (de excelencia) se incrementó casi un punto, pasando del 12,9% en el 2013 al 13,7% en el 2014. Además, el número de las mismas realizadas por un autor español aumentó medio punto porcentual (8,4% en 2013 y 9,0% en 2014). Finalmente, los artículos españoles publicados en colaboración con otros países pasaron del 43,5% en 2013 al 44,7% en 2014.

Elías quiso resaltar estos datos porque muestran que la política científica y la gestión de lo que se considera “resultado científico” son importantes. En su opinión, una muestra de ello está en el hecho de que ahora es necesario tener muchas más publicaciones que antes para acreditarse como profesor en la universidad. No obstante, matiza que “el excesivo culto al paper” puede estar perjudicando a la ciencia e innovación.

Si bien es cierto que la política científica ha conseguido obtener más resultados en términos de papers con menos presupuesto, el catedrático quiso poner el acento en la falta de proyectos empresariales en el ámbito tecnológico. Afirmó con respecto a estos factores que “el dinero también es necesario para consolidar a científicos jóvenes que, lamentablemente, trabajan en España para que sus jefes publiquen, pero luego los queman y tienen que emigrar porque no consiguen un puesto fijo”.

Ausencia de científicos donde se toman decisiones sobre I+D

Es frecuente que tanto los representantes del gobierno como los líderes y portavoces de los partidos políticos que ejercen la oposición hablen sobre la importancia que tiene invertir en I+D+i para garantizar el continuo desarrollo económico del país. Sin embargo, en España parece que las palabras no terminan por traducirse en hechos. Elías atribuyó este desajuste entre lo dicho y los resultados que muestran los datos a una falta de compromiso real entre el sector productivo y el desarrollo tecnológico debido a que “en España se vive medianamente bien a pesar de que nunca hemos sido vanguardistas en ciencia y tecnología. Pero no es lo mismo ser productor que consumidor de ella”.

Esta afirmación condujo a Elías a señalar que, a su juicio, un país puede obtener su riqueza únicamente de tres formas: conquistando a otros países y expoliándolos (lo que se hizo hasta el siglo XX y es el origen de la riqueza de Europa); teniendo recursos naturales y, por último, a través de las patentes tecnológicas. España ha optado por utilizar sus recursos naturales que son las playas (turismo) y el suelo (construcción). El haber basado el progreso económico del país en esos dos sectores hace que no sea fácil conseguir que las políticas públicas ayuden a otro tipo de industrias. En resumen, Elías apuntó que pronunciar un discurso a favor de la inversión en ciencia y tecnología de poco sirve si los políticos y gestores públicos no saben cómo hacerlo efectivo.

Una idiosincrasia cultural que recela del éxito económico

A juicio de Elías los procesos de transferencia que llevan a traducir los resultados de la inversión que se realiza en investigaciones científicas en la creación de nuevos productos y servicios pasa por que en España se produzca un cambio cultural profundo.

Y lo ejemplificó afirmando que en nuestro país el éxito comercial de un profesor universitario, ya sea con una patente o mediante la publicación de un libro que llegue a convertirse en best seller, está mal visto. A esto, comentó Elías, se suman importantes problemas para trabajar en el sector público y privado y la existencia de una cultura de lo que, en términos expresados por Max Weber en su libro La ética protestante y el espíritu del capitalismo, se define como cultura católica: que aspira a trabajar para vivir en lugar de vivir para trabajar. Elías ejemplificó las consecuencias negativas que a su juicio tiene esta forma de entender la vida aseverando que “si con lo que te piden para los sexenios tienes un sueldo para vivir, ¿qué incentivo tiene crear una empresa con el resultado de tus investigaciones?” Añadió que “no es una mala forma de vida producir poco y vivir tranquilo, pero nos resta competitividad en un mundo globalizado donde otros no piensan igual”.

A este problema cultural de difícil solución se suman además numerosas trabas burocráticas, que terminan por convertirse en un muro infranqueable para quienes vuelven de trabajar en el extranjero con ganas de cambiar las cosas.

Universidad y Empresa, aún alejados

A pesar de que en España también se suele hablar de potenciar la relación entre Universidades, Institutos de Investigación y Empresas existe un desconocimiento –y hasta un cierto desprecio- entre ambos mundos. Para atajar este problema, Elías considera que sería positivo tanto hacer a los empresarios trabajar un año en la Universidad como a los universitarios en las empresas, “una especie de sabático aprendiendo unos de otros”.

El catedrático consideró fundamental esto último destacando que, si bien la mayoría de empresarios han pasado por la universidad, los universitarios, incluidos muchos profesores e investigadores de la titulación de Administración y Dirección de Empresas, jamás han pasado por una empresa. Esta falta de experiencia en el mundo de los negocios está relacionada con el excesivo peso que se da en la academia a los “papers” y a la teoría, en detrimento de las iniciativas de tipo empresarial. En opinión de Elías “la cultura de generar riqueza está mal valorada por la sociedad española, lo que supone un problema de idiosincrasia como pueblo en un mundo capitalista globalizado”.

Sobre el registro de patentes, modelos de utilidad y diseños industriales

Desde su posición como investigador científico Elías considera problemático que en nuestro país se valore más, en la burocracia académica, ser dueño de la patente (financiada con dinero público) que sus resultados. En su opinión, pagar por una patente que no se transforma –ni se va a transformar nunca- en un producto comercial (es decir, que no genera un retorno de la inversión) puede considerarse “malversar dinero público” de forma legal.

Por otra parte, también quiso dejar claro que las patentes benefician a la investigación de manera indudable, ya que suponen un incentivo económico para el científico. De hecho, declaró que compañeros suyos de promoción residentes en EEUU y que trabajan en la industria farmacéutica y química “tendrán una buena jubilación gracias a patentes suyas que son rentables”.

Cuatro españolas entre las finalistas a los Premios a la Mujer Innovadora

La innovación también se escribe en femenino

El pasado sábado se celebró el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. Ello nos ha impulsado a dedicar esta entrada a la figura de cuatro españolas que este año han quedado finalistas en los “Premios a la Mujer Innovadora” que organiza la Comisión Europea.

El origen

Con el objetivo de reafirmar su compromiso con la “Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”, que fijó la erradicación de la pobreza en todas sus dimensiones como meta universal a alcanzar para hacer posible el desarrollo sostenible en sus dimensiones económica, social y ambiental, el 22 de diciembre de 2015 la Asamblea General de la O.N.U. proclamó el 11 de febrero “Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia” .

Mediante su decisión el organismo internacional invitaba a Estados, sector privado, mundo académico y sociedad civil a organizar actividades durante ese día para señalar la importancia de erradicar cualquier discriminación que obstaculice la participación plena de mujeres y niñas en la educación, capacitación y toma de decisiones dentro del campo científico.

En lo que se refiere a las actividades organizadas en el viejo continente que se orientan en la dirección apuntada por la O.N.U. mediante el reconocimiento del día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, destaca la convocatoria anual de los “Premios a la Mujer Innovadora” (European Union Women Innovators) que realiza la Comisión Europea.

Se trata de un concurso organizado en el marco de la UE para dar a conocer proyectos empresariales de éxito en los que los conocimientos, creatividad y capacidad de trabajo aportados por las mujeres han sido capitales para desarrollar productos y servicios novedosos de gran impacto social.

Finalistas en 2017

finalistas-mujeres-innovadoras-2017

Hace escasamente una semana se han dado a conocer los nombres de las 12 mujeres finalistas que optarán a recibir el premio en 2017, que se otorgará el próximo 8 de marzo. Y estamos de enhorabuena porque cuatro de ellas son españolas: Gema Climent, Gema Galdón, África González e Isabel Trías. Os contamos por qué resumiendo brevemente en qué proyectos están implicadas:

Gema Climent es la fundadora, directora y administradora de la compañía Nesplora technology and behaviour, que emplea tecnologías emergentes para analizar el comportamiento humano. Su actividad se basa en una concepción innovadora sobre la evaluación de la cognición y comportamiento humanos, basada en el empleo de escenarios de realidad virtual estandarizados y validados científicamente.

Gemma Galdón es analista política y trabaja estudiando en profundidad los impactos legal, social y ético que tiene el empleo de tecnologías que procesan grandes cantidades de datos. Es fundadora y directora de Éticas Research and Consulting, una multinacional en la que trabajan científicos sociales, científicos de datos y expertos en IT para afrontar los desafíos que presenta el desarrollo de la llamada “sociedad de datos”. Usando su propio marco de análisis para evaluar el impacto del Big Data en las sociedades más desarrolladas económicamente, Eticas Research and Consulting trabaja con sus socios tanto públicos como privados en la creación de un marco de valores que incorporar a las políticas y soluciones tecnológicas más avanzadas.

África González es profesora de inmunología y directora del Centro de investigación Biomédica de la Universidad de Vigo. Además, también es co-fundadora de la compañía NanoImmunotech, la primera firma europea que oferta servicios de caracterización biomédica síntesis de nanomateriales, bioconjugación y biosensibilidad.

Isabel Trillas Gay es profesora en la Facultad de Biología de la Universidad de Barcelona y cofundadora, asesora científica y miembro del comité director de la spin-off Biocontrol Technologies, S.L., firma que le ha permitido desarrollar y comercializar un pesticida biológico que emplea las propiedades de un microorganismo natural, la Trichoderma asperellum strain T34, para prevenir los efectos nocivos de las plagas en los cultivos.

El próximo 8 de marzo Día Internacional de la Mujer sabremos el nombre de las ganadoras.

Una estrategia comercial adecuada lleva al éxito internacional a un duo de artesanos

Diseñar una buena estrategia es clave para que una empresa, sea cual fuere su tamaño, consiga alcanzar el éxito en su ámbito de actividad. Hemos encontrado una demostración práctica de lo acertado de esta afirmación en el caso de la firma Luesma & Vega .

La compañía, fundada en Catalunya en 1991 por los artesanos Esther Luesma y Javier Vega, llamó nuestra atención al aparecer en un reportaje en el que se analizaba la situación del mercado nacional de fabricantes de vajillas, concluyendo que la mayoría de los proveedores que habían podido salir adelante lo debían a su capacidad para satisfacer las demandas del sector profesional.

El caso de Luesma & Vega es una muestra de ello, ya que la historia del taller cambió de forma radical cuando empezó a colaborar con el restaurante “El Bulli”, de Ferrán Adrià, en el 2004. Un establecimiento para el que finalmente acabaron diseñando vajillas, lo que marcó el inicio de una nueva y exitosa andadura.

El buen resultado obtenido de la colaboración con “El Bulli”, y que otros chefs españoles se interesaran por sus vajillas de diseño exclusivo hizo que en 2010 Luesma&Vega decidieran convertirse en proveedores especializados para el sector profesional. Comenzaron a ofrecer sus creaciones y a colaborar estrechamente con famosos restauradores, trabajando codo con codo en el diseño de vajillas exclusivas.

vajilla-disen%cc%83ada-para-diego-mun%cc%83oz

Vajilla diseñada para Diego Muñoz

Durante todo este tiempo el taller ha demostrado su capacidad para responder a cualquier solicitud, por extraña que ésta fuera. Y ello ha sido posible porque, para dar respuesta a los retos más difíciles planteados por algunos de sus reputados clientes, en Luesma & Vega tuvieron que buscar caminos innovadores y desarrollar una técnica propia para trabajar con diversos materiales.

Asumir ese riesgo les ha valido para diferenciarse de su competencia. En la actualidad el material estrella de sus creaciones es el vidrio termoconformado , aunque también trabajan con otros materiales como el acero inoxidable y madera para proyectos que lo demanden. Otra de las claves del éxito de Luesma & Vega está en la capacidad que han adquirido para producir series limitadas a precios asequibles.

Marcar la diferencia a través del diseño

La formación artística de ambos artesanos ha sido clave para que sus diseños, además de mejorar la función de los objetos, los hagan decorativos. No es de extrañar que hayan decidido proteger la seña de identidad de su trabajo. Hemos encontrado su marca registrada y conforme a la Clasificación Internacional de Productos y Servicios para el registro de la Marcas (Clasificación de Niza) y de conformidad con ella en el epígrafe nº 21 está autorizada para utilizarla en utensilios y recipientes para uso doméstico y culinario; peines y esponjas, cepillos; materiales para fabricar cepillos; material de limpieza; lana de acero; vidrio en bruto o semi-elaborado (excepto el vidrio de construcción), artículos de cristalerías, porcelana y loza no comprendidos en otras clases.

 

marca-luesmavega

Hoy se definen como un estudio de diseño y producción especializado en vajillas para la gastronomía de vanguardia. Realizan su producción utilizando las tecnologías más punteras para trabajar el vidrio en combinación con el uso de metodologías artesanas. El tirón de su mercado va de la mano del que tiene este tipo de establecimientos punteros, de manera que su expansión internacional ha ido muy ligada a la expansión de la gastronomía española por el mundo, a través de la que se han dado a conocer.

En la actualidad venden directamente sus vajillas a cocineros y establecimientos de más de 36 países, y cuentan con una nutrida red de colaboradores que distribuyen sus creaciones en España, Europa, EE UU y Hong Kong.

Aunque trabajan para el sector profesional, también tienen un catálogo de piezas a disposición del público o de pequeños restaurantes que quieran adquirirlas. A éstos últimos les dan la posibilidad de personalizarlas con su logo. A veces se trata de piezas que diseñan en exclusiva para grandes restaurantes, ya que la idea es luego poder comercializarlas. Un plato puede costar entre 30€ y 200€, según su diseño.

Entre los clientes más reputados de este taller artesano se encuentran, según hemos podido saber, Andoni Luis Aduriz, David Muñoz, Ángel León, Carme Ruscalleda, Paco Pérez, Diego Muñoz, Gastón Acurio, Andoni Mugaritz o Hideki Matsuhisa. Luesma & Vega ha acordado con algunos de ellos proveerles en exclusiva de las piezas que conforman su vajilla de diseño por un periodo limitado de años. Tras finalizar con el compromiso, el taller podrá ofertarlos en su catálogo para que otros establecimientos puedan adquirirlos.

Su buen hacer no sólo ha llevado a Luesma & Vega a obtener buenos resultados comerciales e internacionalizarse, sino también a ganarse el reconocimiento de su gremio. Así, el taller ganó en 2011 el Premio Nacional de artesanía en la categoría producto, al que un año después se sumó el Premio internacional de diseño del CIDIC y el Premio Emerge (especializado en vidrio) en la categoría de diseño.

El sector juguetero protege sus diseños a la carrera para enfrentar la proliferación de réplicas

La Navidad concentra más de la mitad de las ventas

Con las fiestas navideñas a la vuelta de la esquina, las empresas jugueteras españolas ven llegar de nuevo el momento más importante del año en lo que se refiere a las ventas. Y es que durante el último trimestre, especialmente en los meses de noviembre y diciembre, se llegan a concentrar hasta el 54% de las ventas de juguetes de todo el ejercicio. Una estación determinante para un sector conformado por PYMEs que, obligadas por la presión tanto de los fabricantes chinos como de las multinacionales que producen en Asia, sustentan su negocio gracias a la especialización y a la inversión en I+D+i .

En nuestro país el sector juguetero está integrado por un total de 183 empresas que dan empleo al 7,5 % de los trabajadores. El 95% son PYMEs y su localización geográfica se concentra en la Comunidad de Valencia, donde tienen su sede el 42,6% de las firmas; Cataluña, que alberga al 27,87% y Madrid, donde se asientan el 10,93%. El 66% exportan productos al extranjero y en el contexto europeo se caracterizan por ser las segundas que más invierten en I+D+i.

La juguetera INJUSA se relocaliza en España

Para conocer un poco más de cerca cómo se las arreglan las jugueteras para salir adelante en un mercado tan competitivo nos hemos acercado a una de las más antiguas del país. Además, es de las pocas cuyo capital aún es 100% español. Se trata de INJUSA, firma alicantina con 75 años de historia que tiene también el honor de ser la primera juguetera a la que se concede el sello “Origen Español Certificado”, un galardón que sólo es posible obtener tras pasar una exhaustiva auditoría. La empresa alicantina lo consiguió tras relocalizar en España las fábricas que había trasladado a China.

Especializada en la producción de juguetes tradicionales para niños de corta edad (6 meses a 6 años) y vehículos a pedales y eléctricos para niños; INJUSA exporta actualmente el 80% de su producción a cuatro de los cinco continentes. Cuenta con más de 100 trabajadores y un departamento de I+D+i integrado por siete personas que ha conseguido que la empresa se lleve varios premios al diseño y la innovación. Todos los años presentan varios proyectos al CDTI y con frecuencia registran modelos de utilidad para garantizar que se respeten los derechos de explotación de sus productos más innovadores en España. También han registrado varios de sus diseños, tanto ante la OEPM como ante la EUIPO y, por supuesto, su marca. De hecho, la marca es la modalidad de Propiedad Industrial que más han internacionalizado, ya que este mismo año han obtenido una marca de la Unión Europea y otra en México, uno de los mercados con más proyección para la industria del juguete.

La innovación como modo de resistencia

Sin ir más lejos, estas navidades en INJUSA esperan que junto con la réplica para niños de la motocicleta de Marc Márquez, reciente campeón de MotoGP, el producto estrella de la temporada sea un carrito para niños convertible en triciclo útil hasta para niños de 6 años. Con él la empresa sigue una línea muy particular que comenzó a trazar hace años: innova en el juguete tradicional pensando también en el bolsillo de las familias. Diseña productos de calidad y útiles durante largos periodos de tiempo con el objetivo de seducir a los adultos, que son quienes suelen tomar la decisión sobre qué juguetes regalar cuando van destinados a niños cuya franja de edad está entre los seis meses y los seis años.

En INJUSA se han acostumbrado a tener que innovar prácticamente “a la carrera” para sobrevivir en un mercado condicionado de manera decisiva por la proliferación de réplicas de todo tipo de juguetes procedentes de fabricantes radicados en China u otros países asiáticos. En el caso de la empresa alicantina, las réplicas de sus nuevos modelos de vehículos para niños sólo tardan un año en llegar. Les copian hasta los defectos de fábrica.

Selección cuidadosa del cliente y caza de la réplica previa a distribución

La práctica está tan extendida que en INJUSA han optado por ser prudentes cuando acuden a una gran feria juguetera internacional de cierta importancia. En el caso de la que se celebra en Hong Kong directamente se guardan de mostrar sus últimos modelos a todos los asistentes. Ni siquiera exponen en el recinto ferial reservado para que las empresas coloquen sus stands; habilitan un espacio en un hotel aledaño y, estableciendo un riguroso y cuidado orden de visita para clientes de plena confianza, muestran sus productos. Aún así, en muchas ocasiones en INJUSA se encuentran con que clientes han adquirido réplicas de sus productos sin ni siquiera haberse dado cuenta de ello.

Por esa razón la juguetera alicantina ha decidido coger el toro por los cuernos, preocuparse por registrar sus invenciones y diseños e intentar frenar la llegada de las réplicas a manos del cliente anticipándose a la difícil situación que se da cuando se exige su retirada. Una vez un distribuidor o tienda tiene el producto réplica en su stock es reacio a retirarlo; los plazos de distribución pueden dejarle sin volver a recibir a tiempo para las fechas navideñas un juguete que muy posiblemente le proporcione buenos ingresos.

Os dejamos con este vídeo en el que se ve el proceso de fabricación de la compañía