Archivo de la categoría: Innovación

Pese a la baja inversión, España mantiene el nivel de Europa en producción científica

Entrevista a J. Angel Menéndez Díaz, científico, divulgador y socio promotor de la empresa de Base Tecnológica Xerolutions S.L.

A finales del pasado mes de enero, en el último boletín de Vigilancia Tecnológica (VT) Biomasa Patentes –documento elaborado por Bioplat (Plataforma Tecnológica Española de la Biomasa)junto con el Ciemat (Centro de Investigaciones Energéticas Medioambientales y Tecnológicas) y la OEPM donde se recogen las solicitudes de patente presentadas sobre los últimos avances en tecnologías de conversión de la biomasa para la producción de energía– comprobamos que durante el último trimestre de 2017 se registraron cinco patentes procedentes de España.

Entre las citadas solicitudes de registro de patente está la vinculada a la creación de un proceso para producir gas de síntesis mediante calentamiento por microondas de sustratos orgánicos. Desarrollada por el Instituto Nacional del Carbón, la patente fue solicitada por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en el que está integrado.

En el equipo de investigadores responsables de dicha innovación encontramos a J.Ángel Menéndez Díaz, científico y divulgador de origen asturiano cuya participación en diversos proyectos de éxito le han llevado a conseguir el reconocimiento de once patentes desde 1996.

Decidimos contactar con él para conocer su opinión sobre el momento en que se encuentra la investigación científica en España y cómo percibe la traducción de sus logros en soluciones prácticas. Finalmente, también quisimos saber de primera mano cómo experimenta un científico como él la inmersión en el ámbito corporativo, ya que además de investigador Menéndez Díaz también es socio promotor de la Empresa de Base Tecnológica Xerolutions S.L., que comercializa varios productos y servicios que se valen de los resultados de sus investigaciones.

Desde su posición como científico integrado en el Departamento de Procesos Químicos en Energía y Medioambiente del INCAR-CSIC y ex miembro de la Junta Directiva del Grupo Español del Carbón ¿Qué posibilidades tiene la industria del carbón mineral, tan señalada por contaminante, de mantener su actividad económica a corto/medio plazo una vez su declive parece irreversible?

No soy especialista en el tema, no me dedico a investigar sobre el carbón mineral, así que mi opinión no es muy cualificada. No obstante, la lógica del progreso apunta a que paulatinamente el uso de energías fósiles será (ya está siendo) reemplazado por otras energías más limpias y renovables. El que esto se haga más o menos pronto atiende a criterios económico/sociales, que no siempre coinciden con los medioambientales.

En relación al cuidado del Medioambiente ¿Cuáles cree que son los avances más significativos que ha aportado el uso de procesos químicos para generar energía?

Mi investigación está enmarcada en la valorización energética de residuos orgánicos y en la producción de materiales de carbono para el almacenamiento de energía. En el primer caso existen varios procesos que hacen posible esta valorización. Sin embargo, el problema es que la gestión tradicional en vertederos (a veces en el mejor de los casos) sigue siendo la opción más barata. En cuanto al almacenamiento de energía, éste supone un reto, y un problema aún mayor que el de su producción limpia. A día de hoy existen varios sistemas, cada vez más competitivos, para almacenar energía en pequeñas cantidades (por ejemplo baterías, súpercondensadores, etc.). Pero cuando se trata de almacenar grandes cantidades de energía ya no resulta sencillo hacerlo de una forma eficiente y competitiva. Ejemplos de esto son el coche eléctrico (donde la autonomía y la velocidad de carga son claves) o la posibilidad de almacenar energía eléctrica de fuentes renovables cuando la producción supera la demanda.

¿Qué lugar ocupa España en el contexto internacional dentro de ese campo de investigación a escala europea?

Yo diría que en España somos buenos en cuanto a investigación en estos temas, máxime cuando comparamos la producción científica y el conocimiento generado frente a la inversión en investigación. Los datos, tanto de producción científica como de captación de fondos europeos, nos sitúan a nivel de los mejores países Europeos -Lo que resulta casi un milagro, habida cuenta de que la inversión en ciencia en España es de las más bajas de Europa- Sin embargo, donde fallamos bastante es en la implementación del conocimiento para generar una realidad industrial. En no pocos casos este conocimiento generado en España es aprovechado por compañías de otros países; porque aquí, asumir el riesgo que conlleva el destinar los medios necesarios para transferir el conocimiento no suele concebirse como una inversión. Es, en cierto modo, similar a lo que está sucediendo con la gran cantidad de científicos formados en España (en muchos casos con dinero público) que están trabajando, y siendo muy rentables, para otros países; porque aquí no destinamos los medios necesarios para incorporarlos a la investigación nacional.

Según hemos podido saber, durante su trayectoria como investigador ha participado en estudios y trabajos que le han llevado a registrar, junto con otros colegas de profesión, hasta once patentes desde el año 1996. Más de la mitad se concedieron en 2016. Teniendo en cuenta estos datos y desde su experiencia como científico…

¿Considera que los investigadores valoran adecuadamente la importancia que tiene proteger sus invenciones e innovaciones mediante el uso de los sistemas de registro de Propiedad Industrial e Intelectual?

Creo que, en general, sí. Sin embargo, la cuestión no es tan sencilla. Desde mi punto de vista, y aunque pueda sonar raro, patentar solo tiene sentido si hay una intención clara y una posibilidad real de explotar la patente en el corto/medio plazo; si no existe esto, no tiene mucho sentido y puede ser hasta ser perjudicial para una posible transferencia o explotación a largo plazo. Las patentes por curriculum o por estadísticas, que se hacen en algunas ocasiones, no tienen mucho sentido. El problema, tal y como yo lo veo, es que, por razones diversas, los mecanismos para la transferencia del ámbito académico al industrial en España son muy pocos y no están funcionado salvo en contadas excepciones.

Hemos observado que más de la mitad de las patentes que le han sido concedidas a lo largo de su trayectoria como investigador lo fueron en 2016. Esta aceleración y concentración en el tiempo…¿Es consecuencia de un cambio o evolución importante o tan sólo un hecho anecdótico?

Es consecuencia de un proceso de maduración en las líneas de investigación que desarrollamos en el grupo de investigación y que fueron, en su momento, bastante disruptivas. Primero hubo que estudiar los procesos desde un punto de vista fundamental, demostrar que el concepto era viable, etc. y, posiblemente, ahora es el momento de usarlas en algunas nuevas aplicaciones y productos susceptibles de ser patentados. También hay otros aspectos coyunturales ligados a los medios con los que contamos que fluctúan bastante según la época.

Además de investigador usted es socio Promotor de la Empresa de Base Tecnológica (EBT) Xerolutions S.L. ¿Qué productos y/o servicios ofrecen y a quién van dirigidos?

La empresa produce un carbón sintético (o un material de carbono, si se prefiere) denominado Xerogel de carbono. Es un material de carbono de alta pureza y nanoporoso, en el que los poros se pueden hacer “a medida” de la aplicación. Este material (o familia de materiales) tiene múltiples aplicaciones posibles, aunque la empresa se centra en su comercialización para la fabricación de electrodos de súper condensadores, dado que es ahí donde se han detectado las mejores posibilidades de negocio.

La innovación de nuestra empresa no consiste tanto en el material en sí (que ya existía) si no en el proceso de fabricación, basado en el calentamiento con microondas, que hizo posible su producción industrial de una forma económicamente viable; dado que los procesos existentes o eran muy complejos o muy caros o ambas cosas, lo que solo permitía una producción a muy pequeña escala y en los laboratorios.

La idea de fundar esta compañía ¿Surgió a partir de un proceso de transferencia tecnológica mediante el que se desarrolló alguna nueva solución que llevar al mercado?

Efectivamente, todo comenzó con una patente del proceso mencionado. A raíz de la publicación de ésta, nos contactó el grupo BeAble Capital, que gestiona varios fondos de inversión tipo capital semilla, que era lo que necesitábamos en aquel momento para iniciar el proyecto empresarial. Con ellos hicimos un primer plan de negocio y comenzamos a dar forma a lo que hoy es Xerolutions SL.

Una vez fundada la compañía e iniciada la actividad ¿Qué ventajas les proporcionó el disponer de la concesión de una patente?

En estos momentos Xerolutions tiene varias patentes que protegen tanto el proceso como algunos productos, de forma que los competidores no puedan usar el mismo proceso o fabricar el mismo producto durante el tiempo de concesión de la patente. Obviamente esto da una ventaja competitiva.

Desde su perspectiva como miembro responsable de la parte técnica y de desarrollo de una firma como Xerolutions ¿Qué obstáculos son los más difíciles de superar para una persona que viene de la ciencia al entrar en el mundo de los negocios?

Quizá el mayor obstáculo es el cambio de mentalidad que, en muchos casos y en muchos aspectos, hay que tener. El mundo científico y el mundo de los negocios se suelen mover, en no pocas ocasiones, por objetivos bastante diferentes y no es siempre sencillo para un científico que, normalmente, carece de una formación empresarial aprender y adaptarse a la forma en que funcionan las cosas en este ámbito empresarial. Por ejemplo: la investigación científica muchas veces persigue “lo mejor”, mientras que en la industria se busca “lo mejor económicamente rentable”; ambas cosas no necesariamente tienen que coincidir. Hay también otras dificultades debidas al desconocimiento, por parte del científico, de muchos aspectos técnicos, económicos, legales, comunicativos, etc. que se manejan habitualmente en el ámbito empresarial. Pero esas son, en mi opinión, más fáciles de soslayar; ya que es una cuestión de aprender y, por lo general, la capacidad de aprender nuevas cosas suele ser algo inherente al científico.

Conocer el ámbito de los negocios ¿Ha influido de alguna forma en la definición de los objetivos de sus investigaciones o no ha cambiado en absoluto?

Los objetivos de mi investigación no han cambiado mucho porque siempre me interesó hacer una investigación que diese solución a problemas reales y que pudiese ser transferida de una forma, más o menos, sencilla. Lo que sí ha cambiado, como consecuencia de lo aprendido durante la etapa de creación de Xerolutions es, quizá, la manera de comunicar los resultados de la investigación o el planteamiento de nuevos proyectos en ámbitos diferentes al académico y quizá incluso también en el académico.

En Europa, en líneas generales, para hacer carrera en la academia y alcanzar prestigio intelectual dentro de una rama del saber, el peso de la producción teórica es determinante. A su juicio y desde su experiencia ¿Cree que este hecho influye en los niveles de transferencia tecnológica o no tiene incidencia alguna? Se lo preguntamos porque es posible que un investigador deje de dedicar tiempo a descubrir las posibles aplicaciones prácticas de sus desarrollos teóricos debido al escaso impacto que puede tener en su carrera académica conseguirlas.

Es posible, aunque evidentemente desconozco las motivaciones de otros investigadores. Sin embargo pienso que no se trata tanto de dejar o no de descubrir aplicaciones prácticas, que creo que eso lo hacen la mayoría de los investigadores; si no de estar dispuesto a dedicar el tiempo y esfuerzo necesario para transferir esa aplicación práctica a una realidad industrial. El tiempo y esfuerzo que requiere no es pequeño y eso es algo que raramente se reconoce (a veces ni siquiera se conoce) en los ámbitos académicos. Además, el tiempo que se dedica a esto es tiempo que se deja de emplear en otras cosas que dan más reconocimiento académico (por ejemplo publicar). Paradójicamente es casi imposible que una EBT salga adelante si, al menos durante los primeros años, los científicos promotores no le dedican todo ese tiempo y trabajo.

Como contrapartida está todo lo que se puede aprender en esta aventura de emprender; la satisfacción personal que representa el contribuir (por ejemplo creando puestos de trabajo) a mejorar el entorno social, aunque sea en pequeña medida y, por qué no decirlo, en el 10% de los casos que suelen culminar con éxito, las posibles ganancias que puedas obtener (siempre y cuando hayas negociado un buen pacto de socios con los inversores)… a fin de cuentas, si el científico/emprendedor no está convencido de la rentabilidad de su proyecto difícilmente va a poder convencer a nadie de ello.

El boletín de Vigilancia Tecnológica de la Biomasa es uno de los muchos Boletines de Vigilancia Tecnológica que elabora la OEPM para facilitar trimestralmente una información puntual, gratuita esquemática y de rápida lectura sobre avances y novedades en los distintos sectores tecnológicos.

Además, desde la página de la OEPM también se ofrece acceso a las Alertas Tecnológicas, que permiten conocer las patentes más recientes que se están publicando en el mundo en relación a un tema técnico concreto.

Anuncios

El nuevo Consejo de Innovación Europeo canalizará 2.700 millones de euros para apoyar la inventiva y la innovación

A dos años para llegar al final del programa “Horizonte2020” la UE aún dispone de una buena parte de los 76.880 millones de € destinados por él a financiar proyectos de investigación e innovación gestados en el viejo continente. Una parte importante del dinero aún por distribuir va a canalizarse por medio de una nueva entidad, el Consejo de Innovación Europeo, puesta en marcha recientemente por medio de un proyecto piloto. Una buena noticia para emprendedores y PYMES con capacidad inventiva e innovadora, afán rupturista, y arrojo para asumir riesgos con el fin de llegar a mercados internacionales.

El CDTI, punto de apoyo desde el que dar el salto a Europa

A finales de octubre del pasado año la UE anunció la puesta en marcha, mediante un proyecto piloto, del Consejo Europeo de Innovación (EIC), entidad a través de la que se canalizarán las políticas y fondos europeos destinados a cumplir los objetivos unitarios en materia de investigación e innovación.

Desde 2014 dichos objetivos están definidos en el programa Horizonte 2020 (H2020). Dotado inicialmente con 76.880 millones de € a distribuir durante el sexenio referido, para su cumplimiento aún se dispone del 38,9% de los fondos, unos 30.000 millones de €. De entre ellos, la UE ha decidido impulsar el EIC otorgando al proyecto 2.700 millones de €.

El punto de contacto del programa H2020 en nuestro país está en el Centro para el Desarrollo Tecnológico e Industrial, que desde hace ya más de una década tiene abierta una línea de ayudas denominada APC+ (Ayuda a la preparación de propuestas comunitarias) . Como su propio nombre indica, con ella el CDTI ha facilitado su apoyo durante años a quienes se animan a presentar sus proyectos a escala europea para obtener el respaldo económico de la Unión. Continuando con esta labor, también presta apoyo a quienes aspiren a financiar sus proyectos por medio de las líneas abiertas a través del EIC. Nos lo explica Luis Guerra, Delegado español del “Instrumento PYME” de H2020 y trabajador en la División de Programas del CDTI desde 2007 “ para los proyectos del EIC de instrumento PYME (fase 2), el CDTI tiene un servicio lanzado recientemente que permite a las empresas que han pasado a la fase de entrevista del programa mantener un simulacro de entrevista en el propio CDTI con un panel de expertos de negocio. Esta entrevista pretende ser un ensayo general de la que tendrán en Bruselas, que es la que define si serán beneficiarios o no de los fondos del programa”.

Según se afirma en la propia página web donde se presenta, la entidad echa a andar con el objetivo de hacer crecer el ecosistema innovador de la UE apoyando a los/as científicos, investigadores, emprendedores y las PYMEs del viejo continente que tengan la firme intención de innovar y expandir sus proyectos a escala internacional. Para ello, desde el EIC se les facilitará financiación; asesoría y mentoría cualificadas y contacto con compañías o entidades con las que puedan crear redes de trabajo eficientes para lograr sus objetivos.

El EIC acompaña esta provisión de recursos y medios con la creación de un certamen que otorgará suculentos premios en metálico a los/as emprendedores y entidades que presenten proyectos innovadores destinados a resolver algunos de los retos más importantes que han de afrontarse a escala mundial, en especial desde las sociedades con economías más avanzadas.

Dichos premios se dividen en varias categorías, relacionadas con materias como la provisión energética a partir de energías renovables, la generación ecológica de combustibles, la detección de epidemias o la creación de sistemas de ayuda humanitaria basados en el uso de tecnología.

Las tres líneas de financiación abiertas por el EIC, una por una

Como hemos señalado, a través del proyecto piloto del EIC la UE ha puesto a disposición de PYMEs y emprendedores un total de 2.700 millones de € hasta 2020, cantidad que se va a canalizar por medio de tres líneas de financiación bien definidas: SME Instrumment, Fast Track to Innovation y Future and Emerging Technologies Open. En líneas generales, desde la entidad se anima a presentar propuestas para conseguir los fondos que facilitan a quienes defiendan ideas y/o proyectos que puedan trasladar al mercado productos o servicios radicalmente diferentes a todo lo existente, sean por ello altamente arriesgados y necesiten de una inversión adicional para optar a internacionalizarse. Ahora bien, analizadas una por una, las tres líneas exigen cumplir a entidades y emprendedores algunas condiciones específicas para optar a recibir financiación.

El programa SME Instrument dispone de 1.600 millones de € para el periodo 2018/2020 y mediante él se otorgarán fondos a las pequeñas y medianas empresas capaces de aportar una innovación disruptiva, esto es, de provocar cambios drásticos en las cadenas de valor añadido y mercados establecidos. Hay dos tipos de subvenciones, una de 50.000 € para evaluar la viabilidad de la innovación presentada y otra, denominada de demostración, prueba y escalabilidad, cuya cuantía puede llegar hasta los 2 millones y medio de € e implica la financiación de hasta el 70% del proyecto al que se otorgue.

La segunda vía de financiación se llama Fast Track to Innovation (FTI). Dotada con 300 millones de € hasta 2020, está destinada a consorcios de entre 3 y 5 entidades que dispongan de tecnologías o innovaciones disruptoras bastante desarrolladas –esto es, que hayan superado tanto la fase experimental como la de pruebas– y estén por ello listas para introducirse en el mercado. Es un tipo de subvención destinada a ayudar a las entidades a dar este último paso cuya cuantía puede alcanzar un máximo de 3 millones de €, facilitándose el 70% de la financiación a proyectos con afán de lucro y hasta el 100% a iniciativas mediante las que no se busque hacer negocio.

Finalmente, el EIC destinará otros 700 millones de € a promover la investigación colaborativa e inter-disciplinar para el desarrollo de nuevos avances tecno-científicos y tecnologías emergentes. Esta línea de financiación, denominada Future and Emerging Technologies Open, otorga subvenciones de hasta 3 millones de € a consorcios de al menos tres entidades dedicadas a este tipo de investigaciones. Además, si su éxito impulsa la introducción de innovaciones en el mercado, éstos podrán participar en un programa que catapulte su iniciativa empresarial con ayudas de hasta 100.000 €.

Tener una estrategia de Propiedad Industrial e Intelectual, clave para las PYMES

Como hemos afirmado un poco más atrás en este mismo artículo, el EIC afirma que sus fondos se destinarán a iniciativas que trabajen en innovaciones radicales, capaces de introducir en los mercados novedades con potencial para romper las cadenas de valor añadido establecidas. Cumplir con este requisito tiene una relación directa con la capacidad que tengan las empresas y emprendedores de inventar, demostrable, en gran parte, a partir del reconocimiento y respaldo legal que otorga una buena estrategia de Propiedad Industrial e Intelectual. Por ello preguntamos a Luis Guerra si el EIC exige a las empresas acreditar su apuesta por la innovación mediante el registro de una o varias patentes o modelos de utilidad. De no ser un requisito imprescindible a cumplir, también quisimos saber qué peso puede tener el registro de la Propiedad Industrial y/o Intelectual en la obtención de fondos procedentes del EIC. Guerra nos comentó que “el instrumento PYME busca empresas cuya ventaja competitiva pueda ser sostenible en el tiempo y claramente esto se consigue de manera diferente según el sector. La Propiedad Industrial /Intelectual en sus diferentes formas suele ser una manera habitual de demostrarlo, pero dependiendo del tipo de negocio/mercado es más o menos crítica. En muchos de los proyectos financiados es cierto que las empresas tenían tecnología propietaria (aquí se pueden ver todos), pero no es un elemento que se exija como tal”.

Ahora bien, Guerra también quiso aclarar que “el SME Instrument del EIC tiene 19 criterios de evaluación agrupados bajo tres epígrafes: Impacto (9 criterios), Excelencia (6 criterios) e Implementación (4 criterios). Cada epígrafe se evalúa sobre 5 puntos y la nota final se consigue multiplicando el impacto por 2 y dividiendo la excelencia y la implementación entre 2.

El criterio de evaluación referido al ámbito de la Propiedad Industrial e Intelectual tiene su peso y se encuadra en la parte de impacto, donde está claramente explicitado que se valorara laEvidencia de medidas realistas para garantizar la ‘libertad de operación’ (es decir, la posibilidad de explotación comercial), una estrategia convincente de protección del conocimiento, incluido el estado actual de la presentación de DPI (Derechos de Propiedad Industrial e Intelectual), propiedad de DPI y cuestiones de licencia. Requisitos normativos y / o normativos abordados “.

La innovación y su correcta protección convierten al Grupo Cosentino en líder mundial de su sector.

La apuesta decidida del Grupo Cosentino por la innovación en el sector de la piedra ha llevado a esta empresa familiar ubicada en Almería, que tiene sus orígenes en la extracción, transformación y venta de mármoles procedentes de la Sierra de los Filabres, al desarrollo de productos que le han permitido diferenciarse de sus inmediatos competidores y alzarse con una posición de liderazgo en el sector. Hoy es una compañía global que distribuye sus productos y marcas desde su sede central en Almería a 80 países y obtiene el 92% de su facturación en los mercados internacionales.

 

Fachada de Cosentino en Madrid

¿Su secreto? Apostar desde los inicios por la inversión en innovación para obtener los mejores materiales y basarla en una gestión adecuada de la Propiedad Industrial e Intelectual. Tiene más de una veintena de patentes y todos sus productos su marca registrada. (se debe buscar incluyendo las palabras COSENTINO, S.A.U.)

Cuadro de inversión en I+D

INNOVACIÓN (€)

2016 2015 2014

iNVERSIÓN EN PROYECTOS DE I+D+

8.984.665

5.995.128

7.041.598

Inversión en Activos vinculados a I+D+i

6.864.907

5.632.699

311.900

Inversión Total en i+D+i

15.849.572

11.627.827

7.353.499

Fuente Cosentino

El resultado de esta apuesta fue, por ejemplo, la creación en 1990 del producto Silestone®. Con él Cosentino desarrolló una nueva categoría de producto que hasta entonces no existía y que con el tiempo se ha llegado a convertir en sinónimo de la misma. Hoy por hoy es la marca líder mundial en la categoría de superficies de cuarzo. Se trata de un material compuesto en más de un 90% de cuarzo natural que posee una altísima resistencia a manchas, impactos y rayados, además de una baja absorción de líquidos. Es el material de las encimeras sobre las que trabajan prestigiosos cocineros como David Muñoz, Aduriz, Ángel León o Dani García entre otros y que en la actualidad se vende como superficie de la mayoría de las nuevas cocinas.

Desde la compañía señalan que esta marca engloba además otra de las innovaciones de Cosentino en los últimos años. La serie Eco Line de Silestone® que está fabricada con al menos un 50% de materiales reciclados entre los que destacan la porcelana, el vidrio, los espejos o las cenizas vitrificadas. La serie Eco Line de Silestone® posee la certificación “Cradle to Cradle” que implica un sistema concreto, previamente aprobado y mensurable, que promueve el reciclaje total y la sostenibilidad, tendencias claves, apuntan, en el futuro de la arquitectura y la construcción. Este material ha sido utilizado en construcciones como el Hotel Burj Al Arab de Dubai, el estadio Wembley de Londres, o la Torre Agbar de Barcelona.

El último material innovador que ha salido de su departamento de I+D en el que trabajan 34 personas ha sido Dekton® una superficie ultracompacta que fue lanzada a nivel comercial en todo el mundo en 2013 y cuyo desarrollo supuso más de 22.000 horas de investigación y una inversión total de más de 150 millones de euros.

Según sus desarrolladores, Dekton® ofrece decoración en volumen, tablas de gran formato e infinitas posibilidades de diseño. El material permite además su personalización, convirtiéndose así en el aliado perfecto para diseñadores y arquitectos. Esta personalización puede obtenerse, señalan, a través de dos tecnologías propias tales como el fresado o la impresión inkjet. Entre otros muchos reconocimientos desde su creación, recientemente Dekton® obtuvo el prestigioso premio Red Dot al “mejor diseño de producto”. Entre las construcciones realizadas con este producto está el Aeropuerto de Bakú: donde se han instalado 5.000 metros cuadrados para cubrir los suelos con tres variedades distintas para una composición triangular. Apuntar además que la empresa fue la ganadora del Premio Nacional de Innovación 2016 en la categoría de internacionalización.

A lo largo de su historia la compañía ha contado con diferentes embajadores e imágenes de marca, sobre todo vinculados al mundo del deporte y la moda. El pasado año Rafa Nadal fue el embajador de Dekton, mientras que la top model internacional Cindy Crawford fue la imagen mundial de Silestone.

Os dejamos con este video corporativo al que hemos accedido a través de su página web donde se puede apreciar cómo se realiza la fabricación de Dekton.

 

 

 

El exoesqueleto Hank, un ejemplo de buena transferencia tecnológica

La firma vasca Gogoa Mobility Robots (GMR) fabrica y comercializará el mejor exoesqueleto robótico que existe para ayudar a las personas que padecen lesiones medulares o enfermedades neuro-degenerativas en su proceso de rehabilitación. Su nombre, HANK, se deriva del término Hankak, que significa piernas en euskera. Un equipo de investigadores del Instituto Cajal del (CSIC) junto con personal del Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo han trabajado durante años para conseguir desarrollarlo.

Gracias a su labor conjunta el exoesqueleto HANK, equipado con un software específico que permite su control a distancia a través de una tablet o por el propio usuario, sensores y motores que  activan las articulaciones de cadera, rodillas y tobillos, es la orto-prótesis tecnológica que mejor ayuda a las personas que sufren graves lesiones medulares a emular los movimientos que hacen posible el andar, lo que supone una mejora significativa de su calidad de vida.

 

Una transferencia tecnológica en un momento clave

El caso de esta empresa gipuzkoana ejemplifica la importancia de constituir una compañía especializada en el marco de una estrategia de desarrollo económico comarcal bien definida tras suscribir un acuerdo de transferencia tecnológica gracias al que pueda obtener ventajas competitivas determinantes. Al mismo tiempo, el caso también muestra los beneficios que pueden derivarse de dicho acuerdo hacia los equipos e instituciones investigadoras que han desarrollado las innovaciones que la empresa trasladará al mercado.

Si la firma GMR, especializada en el desarrollo de productos y servicios de asistencia técnica en procesos de rehabilitación y orto-prótesis, existe hoy en día se debe a que en 2009 la Agencia de Desarrollo de la comarca gipuzkoana de Urola Garaia, UGGASA, decidió poner en marcha el proyecto ONBideratu para reactivar el tejido empresarial de la zona. Entre otros objetivos el plan se marcó el convertir la zona en sede para empresas especializadas en el sector sociosanitario. Para conseguirlo, al trazarse el plan se establecieron varias metas parciales; entre ellas destacan la intención de crear conexiones para posicionar a Urola Garaia como referente en el citado sector estableciendo acuerdos con centros tecnológicos y de investigación; promocionar el nacimiento de empresas punteras en el diseño y fabricación de sistemas robóticos de rehabilitación y órtesis y poner en marcha un centro de demostración, servicios y transferencia tecnológica.

En este contexto, algunas de las personas y entidades implicadas en el logro de los objetivos del plan comarcal ONBideratu decidieron apostar por la comercialización de exoesqueletos, al percatarse de que los avances más significativos en materia de rehabilitación estaban produciéndose en ese campo. En un principio, desde UGGASA se decidió ofrecer a un fabricante japonés de este tipo de orto-prótesis robóticas los recursos necesarios para que pudiera distribuir su tecnología en Europa, ya que el mercado de exoesqueletos del país oriental es el más desarrollado del mundo.

El acuerdo no llegó a buen puerto pero el traspiés no desanimó a los implicados en seguir cumpliendo con el desarrollo de ONBideratu.. Poco después, durante una exhibición de tecnología aplicada al ámbito sociosanitario que tuvo lugar en Boston, responsables desplazados al evento vieron en funcionamiento el exoesqueleto desarrollado por el equipo de investigación del Instituto Cajal (CSIC) y decidieron ponerse en contacto con ellos para ser los primeros en llevarlo al mercado.

Tras meses de negociaciones, se llegó a un acuerdo con el CSIC que estableció para la institución investigadora un pago por la transferencia de tecnología patentada y otro de royalties con el fin de abrir las puertas a la fabricación y comercialización de su innovador robot ortoprotésico. Con ese objetivo se creó la spin-off Gogoa Mobility Robots (GMR) y gracias a ello el exoesqueleto Hank pronto se podrá comercializar a gran escala.

El camino hacia la comercialización: homologaciones, ensayos clínicos y financiación

El camino ya está despejado para GMR pero aún es largo. Comercializar una tecnología aplicada al ámbito sociosanitario, y en concreto a procesos de rehabilitación y asistencia para pacientes con lesiones graves, no es tarea fácil. En primer lugar la empresa que desee hacerlo ha de homologarse como fabricante de equipamiento médico, algo que no resulta sencillo y GMR consiguió en 2016. A esto se añade que los controles de calidad y seguridad que han de pasar este tipo de equipos son más exigentes, amén de que se someten a minuciosos ensayos tanto técnicos –de descarga eléctrica, compatibilidad electromagnética, riesgo para los pacientes, etc– como clínicos, para demostrar la efectividad real del tratamiento puesto en práctica mediante su uso. De hecho, el exoesqueleto HANK hasta el momento ha sido adquirido por clínicas y hospitales (el Hospital de Tetrapléjicos de Toledo, ADACEN en ONBideratu o la Fundación Santa Lucia de Roma) para realizar dicho tipo de ensayos.

Según fuentes de la propia compañía este año ya tienen apalabrada la entrega de otros siete exoesqueleto para este tipo de entidades: uno en Viena, otro en Galiza, dos en Gipuzkoa  y tres en EE.UU. A estas pruebas de efectividad se suma que muchos pacientes han pasado por las instalaciones de la propia empresa para emplear el exoesqueleto durante sus procesos de rehabilitación.

La comercialización de HANK más allá de la clínica, esto es, como sistema de asistencia a la movilidad, aún está por llegar. GMR está a la espera de recibir los resultados de la evaluación que están haciendo en AEMPS (Agencia Española del Medicamentos y Productos Sanitarios) sobre las capacidades de HANK para poder obtener el sello europeo de comercialización. De momento, el exoesqueleto ya cuenta con el sello de garantía del prestigioso laboratorio europeo EMITECH.

En lo que se refiere a las fuentes de financiación, GMR ha conseguido recientemente 1,5M de € gracias a haberse convertido en la única PYME que lidera un proyecto Fast Track to Innovation (FTI). Además, sus responsables esperan que la obtención de la mayor puntuación de todas las concedidas a las startups que se presentaron a la pasada convocatoria NEOTEC 2016 del CDTI (Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial) contribuya también a despertar la atención de más inversores.

Las innovaciones introducidas en HANK suponen una garantía de éxito 

En cualquier caso, además de la recepción de premios que supongan una inyección de dinero o de reconocimientos al afán emprendedor que atraigan inversores, en Gogoa consideran que su exoesqueleto tiene mucho potencial para llegar a todos los rincones de Europa por sus especiales características técnicas y prestaciones, que superan a las de los robots diseñados por la competencia. El 14 de Marzo del año pasado Juantxu Martín, las explicó con claridad y concisión en el programa Graffiti de Radio Euskadi. Os acercamos el vídeo de la entrevista:

La innovación hace a una empresa murciana destacar en el sector de bebidas bioactivas

La huerta murciana siempre ha sido conocida en todo el país por sus frutas y hortalizas de excelente calidad. Ahora su sabor y propiedades nutricionales se disfrutan hasta en lugares tan lejanos como China, país  al que el sector hortofrutícola murciano exportó parte de su producción consiguiendo  triplicar sus cifras de ventas durante el primer semestre del pasado año.

Una de las empresas más antiguas, sólidas e importantes del sector es AMC Group. Originaria de Murcia, la firma es hoy un gran holding que ha llegado a convertirse en una de las compañías más importantes de entre las españolas que compiten en el mercado internacional de venta de productos alimenticios. Presente en los cinco continentes, ocupa un lugar destacado por méritos propios como firma proveedora de frutas y zumos naturales para varias importantes distribuidoras multinacionales. Hoy en día  sus productos se venden en más de 150 países, una expansión comercial planetaria cuya excelencia se estudia en la escuela de negocios de la Universidad de Standford.

La inversión en I+D ha sido clave en la  internacionalización de AMC Group y una constante a lo largo de su historia. Tanto es así que Antonio Muñoz Beraza, CEO y co-propiertario del grupo empresarial, recibió el año pasado el Premio Nacional a la Innovación concedido por el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad en reconocimiento a su trayectoria.

En la empresa, tanto su división dedicada a la producción y venta de frutas frescas (AMC Fresh) como la centrada en desarrollar zumos de frutas refrigerados y bebidas bio-activas (AMC Juices) apoyan su producción en los resultados de las investigaciones realizadas por un potente departamento de I+D propio, denominado AMC Innova. Dirigido por María García, en él trabajan 150 personas altamente cualificadas cuyo esfuerzo hace al “holding” español capaz de lanzar anualmente más de cuatrocientos productos innovadores al mercado.

Según declaraciones del propio Muñoz Beraza esa cifra representa dos tercios del total de mercancías nuevas que se introducen cada año en el mercado europeo de alimentos hortofrutícolas. Así las cosas, al igual que sucede con el proceso de internacionalización, los resultados de su departamento de I+D también son materia de estudio; en este caso en la escuela de negocios de la prestigiosa Universidad de Harvard.

Líderes en el incipiente mercado de las bebidas bioactivas

El trabajo de I+D desarrollado en AMC Innova ha tenido resultados especialmente exitosos para la más moderna de las dos divisiones de la compañía, AMC Juices, creada en 2001. Las 18 líneas de investigación en las que participa su laboratorio de zumos han llevado a la citada sección a desarrollar varios ingredientes innovadores. Elaborados mediante la síntesis de sustancias naturales, a partir de ellos AMC Juices produce bebidas bioactivas, cuyas propiedades satisfacen las necesidades y exigencias nutricionales de cada consumidor. Conocidas también como bebidas funcionales, su mercado está en expansión debido a que vegetarianos, deportistas urbanos y otros sub-grupos de consumo preocupados por llevar una vida más saludable las demandan. En AMC Juices también utilizan herramientas de Big Data  para conocer los hábitos de estos colectivos con el fin de abrir nuevas líneas de producción.

Desde que se fundara en 2001, la división AMC Juices ha crecido a una tasa superior al 20% acumulativa gracias a los frutos de su inversión en I+D, lo que le ha llevado a ofrecer más de 800 nuevos puestos de trabajo, la mayoría de ellos cubiertos durante el duro periodo de recesión económica que comenzó en 2008.

Ahora, tras consolidarse en Europa como una de las firmas creadoras y productoras más importantes de bebidas bio-activas, AMC Juices ha decidido continuar con su expansión abordando el mercado oriental gracias a su reciente apertura. En los próximos años sus responsables esperan cosechar en Japón, Vietnam, Corea y China un éxito análogo al obtenido en el Viejo Continente. Para ello la empresa ya ha abierto oficinas técnicas y de apoyo comercial en los citados países.

Además de innovar creando nuevas materias primas útiles para elaborar estas bebidas naturales “premium” y estudiar a quienes las demandan, AMC Group también ha sido capaz de hacer lo propio en otra fase de la producción; varias técnicas avanzadas de exprimido de la fruta le permiten alcanzar los más altos estándares de calidad de la industria. La empresa exporta ese “know-how” desde las fábricas que mantiene en Murcia hacia sus factorías ubicadas en Costa Rica, Polonia e India, en el marco de una estrategia mediante la que busca incorporar y acumular experiencia en el cultivo y exprimido de frutas en todo tipo de latitudes y climas.

Si queréis conocer más sobre los avances de este sector señalaros que la Oficina Española de Patentes y Marcas publica un Boletín de Vigilancia Tecnológica que facilita trimestralmente una información puntual, gratuita, esquemática y de rápida lectura sobre sus innovaciones.

Tres propuestas para acertar con los regalos de Reyes

Pronto se acerca la fecha en la que ofreceremos regalos a nuestros seres queridos para conmemorar la llegada de los Reyes Magos al portal de Belén con varios obsequios para el Jesús recién nacido. Si bien no deja de ser una bonita celebración, la efeméride que cierra las fiestas navideñas supone con frecuencia un quebradero de cabeza para quienes no tenemos tan claro qué regalar como en su día lo tuvieron Melchor, Gaspar y Baltasar. Por esa razón, y como hiciéramos el pasado año, hemos decidido escribir una entrada para daros a conocer varios artículos relacionados con la innovación y la investigación que pueden convertirse en buenos regalos. Esperamos haga las veces de Estrella de Oriente y os sirva de guía.

Un vistazo al catálogo de la OEPM

Durante la pasada Feria del Libro de Madrid tuvimos ocasión de visitar el puesto de la Oficina Española de Patentes y Marcas. Descubrimos entonces que la entidad dispone de una tienda repleta de artículos de lo más diverso. Para diseñarlos se ha empleado la documentación gráfica disponible en los archivos de la entidad, por lo que en todos ellos se hace referencia a marcas históricas, inventos originales y patentes concedidas en España. Lo que en principio nos pareció una fuente de recursos extraña para conseguir resultados vistosos terminó por revelarse estéticamente útil. Al ver algunos de los artículos expuestos nos animamos a consultar el catálogo de la tienda, sorprendiéndonos la gran variedad de objetos disponibles a la venta y lo bonitos que son muchos de ellos. No dejéis de echarle un vistazo, ya que en él podéis encontrar desde posavasos estampados con las etiquetas de antiguas marcas de licores registradas en España hasta tazas de cerámica que lucen los planos de un molino harinero, pasando por fundas para la tablet, mochilas-saco, libretas de notas, neceseres para el baño y un largo etcétera de artículos que bien pueden convertirse en el regalo ideal. Para adquirir cualquiera de ellos de momento es imprescindible pasar por la tienda de la OEPM, ubicada en la sede que la entidad tiene en el Paseo de la Castellana número 75 de Madrid. Muy pronto no será necesario cumplir este requisito, ya que durante el primer trimestre del año está previsto que la tienda disponga de una página web por medio de la que se podrán comprar sus artículos telemáticamente.

Un libro sugerente sobre la “ciencia de la innovación”

Si entre vuestras lecturas habituales soléis incluir algún libro de ensayo hemos encontrado uno bastante interesante y sugestivo relacionado con la innovación que os puede llegar a entusiasmar.  Este mismo mes de diciembre, el investigador y laureado ensayista Javier Echeverría, doctorado en Filosofía y licenciado en Matemáticas por la Universidad Complutense de Madrid y doctorado en letras y ciencias humanas en la Universidad de París I, presentó su último libro, titulado El Arte de Innovar (PlazayValdés). En él, quien fuera ganador en 1995 del Premio Anagrama de Ensayo y en 2000 del Premio Nacional de Ensayo, se pregunta sobre la posibilidad de fundar una nueva disciplina del conocimiento que tuviera la innovación como principal materia de estudio. Consciente de que socializar y naturalizar el concepto es indispensable para llegar a responder a esa pregunta, Echeverría procede a dar en las páginas de “El Arte de Innovar”  los primeros pasos en ese sentido. Demostrando tener una amplia perspectiva sobre la innovación, que considera tanto constructiva como destructiva, el autor aborda su estudio con la intención de establecer unos estudios generales sobre la misma, a partir de los que se podría sustentar el desarrollo una futura ciencia de la innovación (innología) dedicada a investigar en profundidad la génesis y evolución del fenómeno en las historias natural y de la humanidad.

 

Conocer, inventar y patentar convertidos en juego

Si tenéis en vuestra familia hijos/as o sobrinos/as que hayan cumplido ya diez años y queréis darles a conocer el mundo de la ciencia y la innovación, os recomendamos echar un vistazo al juego de cartas “Inventores Legendarios”. Creado por Frédéric Henry y magníficamente ilustrado por Gaël Lannurien, el juego repasa la historia del progreso en las sociedades más avanzadas tecno-científicamente poniendo a cada jugador al mando de un equipo formado por cuatro inventores/as célebres. Su cometido será el coordinar la participación de éstos en diversos proyectos de investigación e innovación que sólo será posible culminar con éxito si todos comparten sus conocimientos en materias como la matemática, la física, la química y la mecánica.

Terminar cada proyecto procurará a cada equipo de científicos e inventores prestigio, fama y un aumento de conocimientos que les permitirá afrontar retos cada vez más difíciles. Es muy posible que en el camino los jugadores deban afrontar investigaciones y proyectos que les exijan cooperar con otros equipos de inventores; ahora bien, todos los jugadores habrán de tener presente que el equipo capaz de conseguir más reconocimiento obtendrá la victoria final, y que éste vendrá determinado por el número de patentes que haya registrado durante el transcurso de la partida.

En resumen, “Inventores Legendarios”(Asmodee) nos ha parecido un juego que puede ser interesante y útil para estimular el interés de los niños/as por la ciencia, la investigación y la invención, con la virtud añadida de introducir en sus mecánicas la necesidad de patentar lo descubierto como condición de victoria.

Tres invenciones por Navidad

Esta semana hemos descubierto tres inventos cuya aparición y/o uso están relacionados de algún modo con momentos y procesos que cobran especial importancia durante las celebración de las fiestas que se aproximan. Aunque a veces resulte difícil de percibir, la innovación está presente tanto en lo prosaico como en lo más festivo y hasta en lo mágico que tiene la Navidad. Además, dos de las patentes son de firmas españolas.

Montones de cajas para guardar regalos

En un artículo reciente pudimos leer que, según las cifras ofrecidas por diversos informes, las compras online van a registrar un ascenso del 15% durante esta temporada navideña (noviembre/diciembre). También se calculaba que la media de gasto de quienes deciden adquirir sus regalos online subiría este año un 19%. En lo que se refiere a aspectos meramente logísticos, este anunciado aumento de las compras a distancia conlleva también el del número de cajas y paquetes que habrán de fabricarse, plegarse y moverse de aquí para allá con todo tipo de regalos.

Es frecuente que, en los hogares donde el imaginario popular hace a Papa Noel protagonista de su reparto, se imagine a cientos de sus ayudantes trabajando afanosamente frente a una cadena de producción, plegando y cerrando cajas de regalo de los más diversos colores y tamaños. Esa imagen, vinculada al florecimiento de los procesos de fabricación industrial en serie, está muy lejos de la realidad. Y no sólo porque se refiera a personajes imaginarios, sino porque gracias al trabajo de investigación y desarrollo de empresas como la alicantina Boix, especializada en la fabricación de maquinaria para formar, cerrar y plegar cajas de cartón corrugado o compacto con 44 años de historia, todo el proceso está prácticamente automatizado. De hecho, hemos podido comprobar que algunos de sus sistemas de construcción de embalajes están patentados y han facilitado un notable ahorro de costes y tiempo en el campo de la logística.

También se descorcha innovación

Vinos tintos, blancos, espumosos, cavas…En estas fechas es frecuente disfrutar de la degustación de toda clase de licores y bebidas espirituosas durante las sucesivas celebraciones que compartimos con familiares, amigos y compañeros de trabajo. Por esa razón, junto con la percusión cascabelera de la pandereta, el tañido de las doce campanadas que señalan el final del año y el tintineo de las copas, el sordo estallido del descorchar botellas forma parte reconocible del paisaje sonoro propio de la última quincena de diciembre.

Quién iba a pensar que hasta en este sector, nos referimos al del cierre de embotellado, se han introducido cambios importantes. Tanto es así que desde hace años le han salido competidores al corcho, material que no obstante todavía se emplea en la producción del 80% de los tapones con los que se cierran las botellas de vino. Según hemos podido saber a través de un reportaje de la revista Enólogos, en el mercado de tapones de vino, que actualmente produce 20.000 millones de unidades al año, existen nuevos actores que usan materiales distintos al extraído del alcornoque para su fabricación, argumentando que gracias a ellos se pone fin a los potenciales problemas de sabor y olor que puede ocasionar en los caldos el metabolito TCA, presente en los tapones de corcho.

Mientras los fabricantes de los tapones de éste último material aseguran su total fiabilidad, no sólo respaldada por el peso de los años sino también reforzada por el ajuste de su industria a múltiples métodos de supervisión de su calidad, los citados nuevos actores están ganándose poco a poco a parte del sector bodeguero. Tal es el caso de la firma Aratap, titular de un modelo de utilidad de tapón sintético que, además de facilitar la conservación del vino, hace posible dar mucho colorido al cierre de las botellas.

Inventos que parecen cosa de magia

A veces aparecen ciertas tecnologías de consumo que, al igual que la Navidad para los más pequeños, traen un poco de magia a la vida de las personas adultas. Lo hemos pensado al ver cómo funciona Sgnl Strap, una correa de reloj de pulsera que pasaría totalmente desapercibida si no fuese porque, al disponer de unos altavoces especiales y poder conectarse vía bluetooth con cualquier smartphone, convierte la mano en un canal a través del que se transmite el sonido procedente del teléfono. El resultado es sorprendente; al recibir una llamada, con tan sólo tocar un botón ubicado en la correa y colocar a continuación el dedo índice de la mano en la que llevemos ésta junto a nuestra oreja, podemos responder.

Además de ser un invento práctico que permite hablar por teléfono sin necesidad de coger el aparato y ayuda a preservar mejor la confidencialidad de cualquier conversación que mantengamos en la calle, Sgnl Strap añade el efecto mágico que causa poder responder a una llamada con tan sólo colocar el dedo índice cerca de la oreja. Estamos convencidos de que dicho efecto contribuyó de manera determinante a que la empresa inventora de esta peculiar correa, con sede en Corea del Sur, consiguiera hace poco más de un año financiar su producción a gran escala gracias a una exitosa campaña de crowdfunding organizada en la plataforma Indiegogo. La firma recaudó 2.214.585 dólares, lo que supuso superar el objetivo fijado inicialmente en un 2938%. Este es el vídeo que grabaron para promocionar el lanzamiento de Sgnl Strap:

 

La Estepa hace de su polvorón y mantecado una marca de calidad reconocida por la UE

Si algunos viajáis por estas fechas en las líneas del tren Ave que van de Sevilla a Madrid y de Sevilla a Málaga os encontraréis que los caramelos que se reparten habitualmente entre los viajeros han sido sustituidos por polvorones y mantecados de Estepa. Ello se debe a que ésta es una de la iniciativas que las autoridades del municipio han decidido llevar a cabo en 2017 para estimular el consumo de este producto durante la celebración de las fiestas navideñas y dar a conocer Estepa como destino turístico.

Gracias al acuerdo cerrado con la Asociación de Hoteles de Sevilla, también podrán disfrutar de los prestigiosos mantecados y polvorones autóctonos quienes se alojen en Paradores Nacionales y hoteles de cinco y cuatro estrellas de la provincia andaluza.

Esta industria, en la que los estepeños/as trabajan desde hace 150 años, actualmente proporciona unos 4.500 empleos (entre directos e indirectos) en el municipio. Tanto es así que durante la campaña del mantecado y el polvorón, que comienza en septiembre coincidiendo con la Feria de Estepa, se calcula que el paro llega a bajar un 10% en la comarca. Su motor económico comienza a funcionar para garantizar la elaboración de 20 mil toneladas de productos típicos navideños, fabricados en 19 empresas que se han agrupado en un Consejo Regulador para defender el reconocimiento obtenido por estos dulces a escala Europea.

 

Dulces estepeños que cuentan con el sello IGP

Y es que en marzo de 2016 “Polvorones de Estepa” se incluyó en el Registro de Denominaciones e Indicaciones Geográficas Protegidas de la UE como Indicación Geográfica Protegida (IGP) . Un reconocimiento del que por otra parte ya gozaban los mantecados (Mantecados de Estepa), desde noviembre de 2011. Si queréis saber algo más sobre los requisitos que ha de cumplir un producto para obtener este y otros reconocimientos os invitamos a leer la entrada que redactamos al respecto en este mismo blog.

En lo que se refiere al caso concreto que nos ocupa, ese reconocimiento exige que cualquier polvorón o mantecado de los dos tipos protegidos (casero, con 8% de almendra, y tradicional, con 15% de almendra) que se presente bajo el sello “Polvorones de Estepa” o “Mantecado de Estepa” deba estar hecho con harina de trigo, manteca de cerdo, azúcar glas (molida), almendra, canela y aromas naturales, pudiendo añadírsele clavo como elemento alternativo.

Como hemos adelantado, la entidad encargada de velar por el cumplimiento de estos requisitos es el Consejo Regulador de Mantecados y Polvorones de Estepa, organismo de control integrado por 19 empresas del sector cuyo cometido es garantizar que la calidad de los productos que lucen la citada indicación cumpla estrictamente con los criterios de excelencia requeridos para hacerlo. Así, los productos pasan por un proceso de verificación que incluye la auditoria de las instalaciones, el proceso productivo, la toma de muestras y la comprobación de la trazabilidad.

Como es lógico, todos los productos supervisados por el Consejo Regulador vienen claramente identificados, ya que en sus envoltorios y envases figura tanto el nombre de la IGP concedida (Polvorones de Estepa o Mantecados de Estepa) como el logotipo de la citada entidad.

Además de velar por la autenticidad de los productos que se distribuyen con el sello IGP “Polvorones de Estepa”, “Mantecados de Estepa” hay empresas integradas en el Consejo Regulador que también han patentado procesos industriales. Es el caso de la firma E.Moreno, de quien hemos encontrado la patente de una máquina recogedora y distribuidora de mantecados. Su innovación es una muestra de que esta industria se ha impuesto como retos el innovar, crecer, diversificar, ganar mercados, aumentar la productividad y estimular el consumo sin dejar por ello de elaborar su productos siguiendo el proceso tradicional.

Por esa razón, y para atender mejor las exigencias del mercado, desde el Consejo Regulador están constantemente aplicando nuevas técnicas orientadas hacia la mejora de los procesos y la calidad de sus dulces. Estas mejoras son aprobadas por la Dirección de Calidad, siguiendo las directrices de la Consejería de Agricultura, Pesca y Medioambiente de la Junta de Andalucía.

Para finalizar os damos un dato histórico para puntualizar que, aunque el origen de los polvorones se remonta al siglo XVI en el convento de Santa Clara de Estepa, la primera comercializadora de este dulce tal y como hoy lo conocemos es Micaela Ruiz Téllez, ”La Colchona”, que vivió en la citada localidad sevillana entre 1824 y 1901.

Dicho esto, esperamos que durante las próximas fiestas navideñas podáis disfrutar de los auténticos polvorones y mantecados de Estepa. Con tan sólo comprobar si en su envoltorio se incluye el sello distintivo IGP podréis evitar que os den “gato por liebre”.

Conoce cómo conseguir el sello “PYME Innovadora” que ya tienen más de dos mil empresas

El sello “PYME Innovadora” reconoce el compromiso de las empresas con la I+D

Hace unos meses escribimos en este mismo blog una entrada en la que dimos a conocer varios sellos de calidad que la UE otorga a algunos productos alimenticios por razón de su origen o tratarse de una especialidad tradicional. Su re-lectura nos llevó a hacernos la siguiente pregunta ¿Existirá algún distintivo de calidad similar que acredite el compromiso de las empresas con la innovación? Y en España, existe. Se trata del sello a la PYME innovadora y los requisitos que han de cumplir las empresas para obtenerlo están regulados desde el verano de 2015, año en que se publicaron en el B.O.E. junto con el modo de funcionamiento del Registro de la Pequeña y Mediana Empresa Innovadora. Con su creación, el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad abrió una vía para que las empresas pudieran acreditar oficialmente su compromiso con la innovación, y obtener, gracias a él, varias ventajas que os pasaremos a comentar en esta entrada.

 

Qué ha de cumplir una PYME para ser reconocida como innovadora oficialmente

Según lo establecido por la Orden Ministerial vigente desde 2015, una PYME se considerará innovadora, y por tanto digna de recibir el sello distintivo correspondiente previa alta en el Registro de PYMES innovadoras, en tres supuestos muy concretos:

  • Cuando haya recibido financiación pública en los últimos tres años sin que ésta se le haya revocado a causa de una ejecución negligente, incorrecta o insuficiente de la tarea para la que se le otorgaron fondos;
  • Cuando haya demostrado mediante su actividad que es una empresa innovadora bien por disponer de una patente propia en explotación registrada en un plazo que no debe superar el lustro con respecto al año en que solicita se le reconozca esa condición; o bien por haber obtenido, en los tres años anteriores al ejercicio del derecho de bonificación, un informe motivado vinculante positivo a efectos de aplicación de la deducción a la que se refiere el artículo 35 del texto refundido de la Ley del Impuesto sobre Sociedades, aprobado por el Real Decreto Legislativo 4/2004, de 5 de marzo.
  • Cuando haya demostrado su capacidad de innovación obteniendo alguna de las siguientes certificaciones oficiales reconocidas por el Ministerio de Economía y Competitividad:

– Joven Empresa Innovadora (JEI), según la Especificación AENOR EA0043.

– Pequeña o microempresa innovadora, según la Especificación AENOR EA0047.

– Certificación conforme a la norma UNE 166.002 «Sistemas de gestión de la I+D+i».

Cumplir con alguno ó varios de estos criterios enumerados permite a las PYMES, en primer lugar, solicitar por vía telemática su alta en el Registro de Pymes Innovadoras, listado público que ofrece el Ministerio de Economía y Competitividad, y en el que es necesario figurar para poder recibir el sello distintivo “PYME Innovadora” para exhibirlo públicamente.

Ventajas que otorga lucir el sello “PYME Innovadora”

En primer lugar, la más evidente: poder hacer uso del distintivo con fines publicitarios y de promoción. Los clientes podrán ver el sello “PYME Innovadora” junto al logotipo de la empresa y sabrán que, más allá de las habituales proclamas que hacen todas las compañías de su compromiso con la I+D, los méritos a la innovación dentro de su sector de actividad le son reconocidos oficialmente.

En segundo lugar, las PYMES inscritas en el registro de PYMES Innovadoras podrán recibir una bonificación del 40% en las aportaciones que hagan a las cuotas de la Seguridad Social derivadas de la contratación de personal dedicado a investigar. Además, tendrán también acceso a deducciones fiscales en el impuesto de sociedades derivadas de la realización de actividades de I+D+i (hasta un 42% del gasto en proyectos de I+D y un 12% en los considerados IT) y les será posible combinar ésta con la anterior bonificación citada.

Para terminar, las PYMES que luzcan este sello a raíz de su inclusión en el Registro de PYMES Innovadoras, listado de consulta pública en el que actualmente hay 2.186 empresas dadas de alta, podrán optar a recibir tres tipos de ayudas: las destinadas a la Innovación Tecnológica que ofrece el ICO; las que facilitan la formación y contratación de personal cualificado para el desarrollo de actividades de investigación, y las de Fomento de la Compra Pública Innovadora.

Investigadores de la Universidad de Jaén patentan un bastón de montaña que acumula energía eléctrica

Además de ser profesora e investigadora en el departamento de Ingeniería Gráfica, Diseño y Proyectos de la Escuela Politécnica Superior de la Universidad de Jaén, Cristina Martín es aficionada al senderismo. Hace algunos años, mientras disfrutaba recorriendo una ruta campestre en compañía de sus hijas, una de ellas sufrió un pequeño accidente. Cuando la docente se dispuso a utilizar su teléfono móvil para contactar con los servicios de urgencia se percató de que la batería del celular se había agotado.

A pesar de no poder establecer comunicación alguna, finalmente la situación se resolvió sin consecuencias graves para su hija. Pese a ello, a raíz de lo sucedido la investigadora comenzó a preguntarse cómo evitar a otros montañeros el padecer un problema de comunicación similar en caso de emergencia por encontrarse en un entorno alejado de cualquier fuente de suministro eléctrico.

Planteó la pregunta al grupo de Investigación y Desarrollo en Ingeniería Gráfica, Diseño Industrial y SIG de la UJAEN, cuyos miembros han conseguido solucionar la cuestión en colaboración con el grupo de Investigación y Desarrollo en Energía Solar, mediante el diseño de un bastón electrónico que permite generar y almacenar energía eléctrica de forma autónoma. El proyecto, nos ha comentado la propia Cristina Martín, les ha llevado dos años y medio de trabajo.

Un bastón eléctrico para senderistas

El bastón dispone de una hélice en la empuñadura que, al moverse impulsada por una corriente de aire o de agua, transmite energía mediante un eje al generador eléctrico y la batería ubicados en su interior. Como resultado, el cayado se convierte en una fuente de energía eléctrica a la que se puede conectar, mediante una entrada USB, cualquier dispositivo móvil cuando su recarga sea necesaria en un momento de emergencia.

El utensilio dispone además de un sistema de fijación que permite colocarlo en la entrada de una tienda de campaña mientras se acampa, pudiendo así acumular energía durante la noche en lugares ventosos. Según nos ha asegurado la doctora Martín, el diseño ha sido concebido pensando en la mejor forma de aprovechar las condiciones climatológicas que se dan en la montaña, un medio muy favorable para las corrientes de aire y en concreto para el flujo turbulento. De hecho, la geometría de la empuñadura del bastón conforma una hélice eólica de eje vertical que resulta ideal tanto para aprovechar el flujo de aire en la montaña como la energía generada por las corrientes de agua.

En resumidas cuentas, Cristina Martín y el resto de investigadores implicados en el proyecto –Catalina Rus, Miguel Ángel Rubio y Jorge Manuel Mercado– han sabido convertir una herramienta de uso cotidiano para todos los aficionados al deporte de montaña en un utensilio más eficiente, capaz de cumplir una nueva función que puede resultar clave en momentos de emergencia. Además, su talento para el diseño industrial les ha llevado a conseguirlo sin realizar grandes modificaciones externas que entorpezcan el uso original del bastón.

Para llegar a materializarlo han dispuesto de fondos de la propia universidad y echado mano de avanzadas herramientas informáticas, incluida una impresora en 3D. En lo que se refiere al uso de esta última, Martín ha aseverado que la mayor ventaja que ofrece es la posibilidad de validación del diseño mediante un prototipo físico. Así, una vez terminado el diseño de las aspas de la empuñadura y solucionadas las limitaciones de espacio impuestas por la forma tubular del bastón (donde debían ubicar eje, generador y batería) los investigadores pudieron probaron su eficacia en el túnel de viento de la propia Universidad de Jaén gracias a haber podido fabricar un prototipo en plástico.

Un diseño patentado en vistas a su comercialización

El bastón eléctrico para senderistas ya es una innovación patentada La propia doctora Martín nos ha aclarado que decidieron hacerlo tras realizar un estudio del estado de la técnica y comprobar que existía novedad y actividad inventiva, no encontrando ningún diseño de características similares. Además, las propiedades del diseño relacionadas con la ayuda al senderista para su localización en caso de accidente o pérdida también son innovadoras. Durante todo el proceso de solicitud de los derechos de Propiedad Industrial el equipo de investigación contó con la asesoría de la Oficina Transferencia de Resultados de Investigación (OTRI) de la Universidad de Jaén.

Una vez obtenida la patente, el equipo de la UJAEN trabaja para averiguar el mejor modo de abaratar los costes de producción del bastón con el fin de posibilitar su comercialización. Según nos ha comentado Martín, actualmente están en la etapa final de ajuste del producto, realizando pequeños cambios finales. Dado el gran impacto mediático que ha tenido y la aplicabilidad de su diseño, confían en poder ponerlo en manos de senderistas y montañeros de todo el mundo en poco tiempo. Podéis ver el resultado de su trabajo en este vídeo: