Archivo de la categoría: inventores

Conoce la historia de la innovación científico-técnica en España

Una lectura para el estío “Made In Spain: cuando inventábamos nosotros”

Recomendar alguna lectura de especial interés con la que deleitarse durante las vacaciones estivales es un tópico habitual en el que no hemos podido resistir caer tras conocer el interesante libro de Alejandro Polanco Masa “Made In Spain:cuando inventábamos nosotros” (Glyphos Publicaciones). En sus más de cuatrocientas páginas el autor ha recopilado historias sobre las investigaciones, creaciones y descubrimientos alcanzados por los más audaces científicos e inventores españoles del pasado reciente.

Se trata de una obra con la que A.Polanco enmarca el fruto de su trabajo de redacción al frente del blog “Tecnología Obsoleta” (2005) y como responsable de la sección “Made In Spain” incluida en la revista “Historia de Iberia Vieja”. A ambos se suman años de investigación, durante los cuales el El fondo histórico del Archivo de la OEPM ha sido una fuente principal de consulta.

Todo ello convierte “Made In Spain: cuando inventábamos nosotros” en un libro de especial interés para quienes deseen conocer la historia de la innovación científico-técnica en España, y en especial la de sus intrépidos pioneros, muchos hoy injustamente olvidados.

Con la intención de acercaros un poco más al autor de “Made In Spain: cuando inventábamos nosotros”, y a modo de prólogo que acompañe la lectura de la obra, os invitamos a leer la entrevista que mantuvimos con Alejandro Polanco a propósito del libro. Esperamos os resulte interesante.

¿Qué motivos le impulsaron a escribir este libro sobre inventores españoles “olvidados”?

A.Polanco: Desde 2005 llevo publicando en uno de mis blogs personales, Tecnología Obsoleta (alpoma.net) multitud de historias acerca de científicos, inventores y tecnologías de otros tiempos. Además de eso, desde 2007 soy el responsable de redactar los contenidos de la sección Made in Spain en la revista Historia de Iberia Vieja. Además de eso, ya había publicado en 2003 un libro que guardaba cierta relación con el tema: Herejes de la ciencia. Si juntamos todo eso, creo que el siguiente paso era evidente: reunir muchas de esas historias en un libro con un tema común. Desde siempre me ha atraído la historia de la tecnología y, sobre todo, aquella que tiene a personas que han vivido en la Península Ibérica como protagonistas. Puede decirse que el libro nació como resultado de más de una década de búsqueda de estas historias, del modo más natural.

¿Durante cuánto tiempo estuvo documentándose y recopilando información para redactarlo? 


A.Polanco: Made in Spain recoge sólo una pequeña parte de las muchas historias relacionadas con inventores españoles que he logrado ir “armando” a lo largo del tiempo. ¡Y aun así contiene referencias a más de un centenar de ellos! Lo que quiero expresar con esto es que el tema no se agota con este libro, ni mucho menos. Ha sido más de una década de búsqueda, tanto en redes como en bibliotecas y archivos, como por ejemplo en el Fondo histórico del Archivo de la OEPM, un lugar que guarda auténticos tesoros, muchos de ellos totalmente desconocidos.

De entre todas las historias que recoge el libro ¿Podría destacar alguna que le haya llamado con fuerza la atención o le haya suscitado una especial admiración?

A.Polanco: Todas tienen su interés y, dado que son muy diferentes unas de otras, es complicado elegir alguna. Si acaso, puedo mencionar varias que me atraen especialmente. Por ejemplo, el caso del motor rotativo que se adelantó a su tiempo, obra de Morillas Cobo. Apasionante es también la historia de Emilio Herrera Linares y su escafandra estratonáutica, algo que podría considerarse como precursor de los trajes espaciales actuales, y que fue sólo uno de los muchos apasionantes proyectos en los que Herrera estuvo investigando.

Cabe destacar también a los hermanos Delhuyar y su descubrimiento del wolframio, o la aventura de Antonio Ulloa con el platino. ¿Y qué decir de la máquina que generaba energía con las olas del mar que inventó en el siglo XIX José Barrufet? O el telégrafo eléctrico de Francisco Salvá y Campillo, que apareció antes que cualquier otro en el mundo.

No quiero olvidar tampoco el libro “eléctrico” ideado por Ángela Ruiz Robles, o la invención de la anestesia epidural por Fidel Pagés. Esto, entre otros muchos que aparecen en el libro, bien conocidos, como el caso del genial Leonardo Torres Quevedo, el autogiro de Juan de la Cierva, o los submarinos de Cosme García, Monturiol, Peral y Cabanyes. Este último, verdadero genio polifacético, que a principios del siglo XX ideó la tecnología de las centrales eólico-solares, puesta en práctica casi un siglo más tarde. En fin, no es cosa de aburrir, simplemente cabe decir que son decenas los ejemplos desgranados en las páginas de Made in Spain.

Quizá influenciada por novelas y películas, la idea que el imaginario popular conserva sobre la figura del inventor de finales del Siglo XIX y principios del XX presenta a éste como alguien muy creativo, conocedor de varias ramas de la ciencia y la técnica, y capaz además de trabajar afanosa e incansablemente en su taller/laboratorio para materializar extraordinarias ideas que cambiarán el mundo ¿Cuánto hay de realidad y de mito en el caso de los inventores españoles sobre los que se ocupa el libro?

A.Polanco: Puede sorprender, pero esa imagen se aproxima a la realidad en muchos casos. Naturalmente, no hay un modelo de inventor que se ajuste a todos ellos, porque cada uno vivió una aventura sin igual, pero hay ciertos elementos comunes en casi todos ellos. Uno fue el de luchar contra los problemas de la propia vida: ya sean económicos, políticos o de salud. Estos genios también eran humanos ante todo y, claro está, tuvieron que luchar para sobrevivir y, además, crear ingenios novedosos. Muchas de estas historias terminaron bastante mal, como por ejemplo en el caso de Virgilio Leret, pionero de los aviones a reacción que fue asesinado al comienzo de la Guerra Civil.

La guerra se interpuso en la vida de muchos de ellos, haciendo que no pudieran continuar con sus investigaciones, como le sucedió a Emilio Herrera Linares. Sin embargo, cada caso es un mundo propio. Aparecen en las páginas del libro genios autodidactas como el increíble Mónico Sánchez, y sus máquinas portátiles de rayos X, quien antes de marchar a estudiar a Estados Unidos aprendió los fundamentos de la electricidad, y el idioma inglés, por correspondencia. Muchos otros fueron ingenieros y científicos plenamente considerados por la ciencia oficial y trabajaron dentro de instituciones y laboratorios de prestigio.

Puede decirse que el caso del inventor solitario que crea algo genial se dio, pero no llega a representar una mayoría. El único punto en común en todas las historias que se tratan en el libro es la obstinación: todos ellos lucharon por llevar a cabo una idea, para llevarla a la realidad, incluso a pesar de tener que sortear obstáculos peligrosos.

¿Cómo financiaban sus proyectos los inventores españoles de los siglos pasados? ¿Contaban con ayuda institucional, el apoyo de mecenas, o buscaban por su propia cuenta los fondos necesarios para investigar?

A.Polanco: Nuevamente, había de todo y los casos son muy dispares. Hubo quien trabajó para el gobierno y el ejército, o la Corona, como en el caso de Jerónimo de Ayanz, precursor de la máquina de vapor. También médicos, ingenieros o técnicos que trabajaban para empresas o universidades, no son casos excepcionales. Ahora bien, es cierto que la financiación era un problema para muchos de ellos, sobre todo los que jugaban por libre. En esos casos debían utilizar recursos propios, no se daban ampliamente casos de mecenazgo. En muchos de los ejemplos que aparecen en el libro, el capital para lograr llevar a la vida una idea fue, por desgracia, proporcionado mayormente por los propios inventores, a riesgo de ruina en muchas ocasiones.

¿Eran conscientes los inventores españoles del periodo investigado de la importancia que tenía proteger y registrar sus invenciones?

Sí, y por ello el Fondo histórico del Archivo de la OEPM es tan pródigo en hallazgos asombrosos, porque la mayor parte de aquellos inventores tenían claro que el poseer una patente era algo vital. Otra cosa bien diferente es que, en la mayor parte de los casos, fueron precursores de nuevas tecnologías, pero no encontraron apoyo económico ni interés suficiente como para convertir una patente en un modelo de negocio viable. Muchos de ellos ni siquiera pudieron pagar las diversas anualidades que les permitían mantener sus patentes en vigor.

Investigadores españoles crean envases desechables alternativos al uso de botellas fabricadas en plástico

La llegada de las vacaciones estivales lleva a muchos urbanitas a desplazarse al litoral del país para disfrutar de unos días de asueto en la playa. Como todos los años por estas fechas, los medios de comunicación informan sobre la calificación que han recibido las playas españolas en función de su calidad para el baño, directamente reñida con procesos como la eutrofización o la proliferación de plásticos en la superficie del mar. Greenpeace quiso hacer hincapié sobre este último problema de contaminación el pasado mes de junio, y ello nos ha llevado a preguntarnos si existen inventos o investigaciones que estén trabajando para acabar con él. Hemos descubierto un par de invenciones muy interesantes que os vamos a acercar.

Mar de plástico

Greenpeace quiso denunciar el alto nivel de contaminación que soporta el Mar Mediterráneo a causa del uso de envases de plástico. La organización denunció que este tipo de recipientes, sobre todo los desechables, son los residuos que más degradan el medio ambiente marino y exigió tanto a sus productores como a las autoridades que legislan sobre su uso y tomaran las medidas necesarias para apostar por su reducción, reutilización y/o sustitución.

Las cifras que ofreció la organización ecologista en el marco de la campaña, de nombre “ Menos plástico, más Mediterráneo” son alarmantes. El llamado antiguamente “Mare Nostrum” acumula cerca de 1.355 toneladas de plástico en su superficie, lo que se traduce en que el 96% de muestras de basura encontradas en sus aguas sean plásticos. El índice de presencia de este material en el Mediterráneo es muy alto, concretamente de una pieza de plástico cada cuatro metros cuadrados.

En lo que se refiere al litoral español, la organización alertó sobre la necesidad de atajar el problema afirmando que el 72% de la basura recogida en las playas españolas bañadas por el Mediterráneo es plástico.

Lógicamente, la presencia de tal cantidad de residuos plásticos en el agua está afectando a la fauna marina. En el 92% de los casos, las más de 1.300 especies afectadas por la ingesta de residuos vertidos al mar han comido fragmentos de plástico.

Así las cosas, nos propusimos averiguar qué están haciendo en la actualidad inventores e innovadores por desarrollar nuevos materiales con los que se puedan fabricar otro tipo de envases.

Un español propone emplear su “gotella” para reducir la fabricación de envases de plástico

La primera alternativa posible nos lleva a conocer el sorprendente invento de un español emigrado a Inglaterra. Rodrigo García González es un inventor que, tras exponer sus creaciones en el Royal College of Art de Londres y rechazar una oferta del equipo de cazatalentos de Apple, fundó en la capital británica la firma Skipping Rocks junto a varios socios.

Recientemente la firma ha presentado al mundo una de sus primeras creaciones. Se trata de un recipiente cuyo uso puede contribuir a que se consuman menos botellas y tapones de plástico. Se trata de un envase esférico biodegradable conformado gracias al tratamiento de un alga mediante un proceso de coagulación. Originalmente denominado “gotella” hoy la empresa de García y compañía lo muestra bajo el nombre de Ooho!.

La idea original partió de la respuesta que busco el inventor español hace años al plantearse desde cero la cuestión del cómo beber siguiendo una óptica más revolucionaria que evolutiva.

Para diseñar este envase esférico, cuya capacidad es actualmente de 50 mililitros, Rodrigo García González ha contado con la colaboración de Guillaume Couche y Pierre Paslier, compañeros suyos en Skipping Rocks. La firma lo ha presentado en varias ferias de innovación e incluso en algunos eventos deportivos. Podéis ver los sorprendentes resultados de su investigación y lo cómodo que resulta beber de una burbuja Ooho! en el siguiente vídeo, en el que participa el propio García.

La botella de plástico biodegradable desarrollada en el ITENE en 2011

El Instituto Tecnológico de Embalaje, Transporte y Logística, –que en su propia web incluye entre cuyos objetivos el fomento y promoción de la sostenibilidad en los ámbitos del envase, embalaje, logística, transporte y movilidad– desarrolló una botella basada en materiales biodegradables. Fue en el 2011, en el marco del proyecto Biopacked II, financiado por el entonces IMPIVA de la Generalitat Valenciana junto con la UE.

Los investigadores de ITENE dieron con otra posible alternativa al uso masivo de botellas de plástico desechables. Desarrollaron una botella fabricada con un material biodegradable lo suficientemente resistente como para ser empleada en el ámbito industrial. Fue posible gracias a la obtención de un material basado en nano-arcillas modificadas superficialmente que le proporcionan resistencia térmica, mecánica y además reducen su permeabilidad a los gases conservando al tiempo la capacidad de biodegradarse. Los responsables del proyecto patentaron este material, ya que varias multinacionales se interesaron en recibir los permisos necesarios para emplearlo en sus fábricas.

Un español, en el equipo de científicos al que se ha otorgado el “Premio al Inventor Europeo 2017” en investigación

El pasado 15 de junio la Oficina Europea de Patentes (EPO por sus siglas en inglés) celebró su 12ª edición en Italia, Venecia, la ceremonia de entrega anual de los premios a los mejores inventos europeos en varias categorías.

Desde 2006 la entidad otorga el “Premio Inventor Europeo” a inventores sobresalientes en el empleo de sus habilidades técnicas e intelectuales dentro de los más diversos campos de saber científico. El certamen, que con los años se ha convertido en uno de los más importantes del mundo, tiene como finalidad potenciar el reconocimiento social al trabajo de los inventores y señalar la importancia que tiene la protección de las soluciones innovadoras.

Un inventor español, parte del equipo ganador en la categoría de “Investigación”

 

Además de por su importancia a escala europea e incluso mundial os damos a conocer la existencia de este premio porque un español, el ingeniero José Ángel Ávila, forma parte del equipo que lo ha ganado este año en la categoría de investigación. Es la segunda vez en la historia de los premios que un español gana en alguna de sus categorías. El anterior fue en 2013 cuando un ingeniero burgalés, José Luis López Gómez, recibió el galardón en la categoría “Premio Popular” http://www.oepm.es/es/sobre_oepm/noticias/2013/2013_05_28_PremioInventor2013.html

Junto con otros cuatro compañeros de profesión, los franceses Laurant Lestarquit y Jean-Luc Issler, el franco/belga Lionel Ries y el Alemán Günter W. Hein, J.A. Ávila es corresponsable del desarrollo de una nueva tecnología de navegación vía satélite para el sistema europeo Galileo, tercero en importancia del mundo gracias a sus 18 satélites operativos, que es capaz de mejorar sus prestaciones e incluso superar a los otros dos sistemas de navegación más importantes, el norteamericano GPS y el ruso GLONASS. Pero este sistema estará completo cuando en 2020 orbiten los 30 satélites que lo componen; de esta manera se convertirá en el sistema de referencia global a nivel mundial siendo el sistema de posicionamiento más preciso, de pocos centímetros, y una transmisión más estable, fiable y sin interferencias respecto a sistemas anteriores (GPS estadounidense y GLONASS ruso).

En concreto, la tecnología gracias a la que José Ángel Ávila y su equipo han conseguido ser el invento premiado este año en su categoría ha sido por desarrollar una tecnología más precisa al señalar el posicionamiento en latitudes altas; dispone de una nueva función de búsqueda y rescate (SAR) que ayudará al personal médico a localizar y atender a personas que se encuentren en situación de grave riesgo en cualquier parte del mundo y facilita el establecimiento de señales de comunicación vía satélite más estables y de mejor calidad.

La propia Oficina de Patentes Europeas elaboró y difundió por medio de su canal en Youtube un vídeo protagonizado por Jose Ángel Ávila y el resto de investigadores del equipo ganador del certamen. En él se cuenta por qué decidieron poner en común sus conocimientos y destrezas y con qué objetivos. Os lo acercamos.

Los increíbles logros de los otros dos finalistas en la categoría de “investigación”

La importancia del galardón conseguido por el equipo donde participaJ. A. Ávila queda remarcada por las otras dos innovaciones finalistas de la misma categoría que, en el campo de la medicina, optaban a recibir el premio.

Los “organoides” de Hans Clever

La primera de ellas ha sido desarrollada por un equipo de investigadores del Instituto Hubrecht y del University Medical Center de Utrecht capitaneado por el genetista molecular Hans Clevers. Juntos han conseguido ser pioneros en el desarrollo de “organoides”, una suerte de mini-órganos de propiedades análogas a los riñones, hígados o partes del intestino del paciente. Se hacen crecer a partir de células madre con la finalidad de que los doctores puedan testear los efectos específicos de los tratamientos antes de aplicarlos en los pacientes.

Una vez consiguieron cultivar “organoides” en una placa de Petri a partir de células madre del intestino delgado de pacientes individuales, Clevers y su equipo tuvieron que afrontar el reto de mantener su crecimiento fuera del cuerpo. Lo consiguieron y gracias a ello, los citados órganos sintéticos pueden utilizarse para la experimentación médica.

Sylvianne Muller detiene por primera vez la progresión del SLE

El lupus eritematoso sistémico (SLE) es un una enfermedad auto-inmune cuya progresión hasta ahora no se podía detener. Los pacientes que sufren de la enfermedad están de enhorabuena porque la inmunóloga francesa Sylviane Muller y su equipo en el Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CNRS) de París han descubierto un tratamiento que no sólo alivia sintomáticamente a los enfermos, sino que además es el primero que consigue detener la progresión de la enfermedad.

El tratamiento de lupus de Sylviane Muller se basa en un péptido producido sintéticamente denominado P140 que es capaz de atajar los efectos de sobre-estimulación de las “Células B” provocados por las “T CD4” que ocasionaban la activación inadecuada de las respuestas inmunes del cuerpo.

El péptido sintetizado por la doctora Muller y su equipo “apaga” las células T CD4, actuando antes sobre el desencadenante de la enfermedad. Esto supone un cambio radical del paradigma que hasta ahora se estaba siguiendo para abordar el tratamiento de la enfermedad. En lugar de cerrar las respuestas inmunes correctas, se suprimen las células T modificando el sistema inmunológico pero dejándolo intacto.

En la página web de la EPO podéis ver un resumen de todo lo acontecido durante la ceremonia de entrega de premios , celebrada en el Arsenale de Venecia. Si estáis interesados en averiguar cuántos candidatos concurrían en las distintas categorías, y qué innovaciones presentaron podéis visitar el canal de youtube de la organización, en el que hay vídeos que resumen los resultados de todas las investigaciones presentadas a concurso. Nosotros a continuación os ofrecemos una relación de los ganadores en todas y cada una de las categorías

Ganadores del certamen de 2017

Los inventores que recibieron el Premio al Inventor Europeo en el resto de categorías son los siguientes:

Industria: Jan van den Boogaart y Oliver Hayden, por el desarrollo de una prueba sanguínea de la malaria, rápida y fiable, que se realiza por ordenador.

Países no europeos: James G. Fujimoto (USA), Eric A. Swanson (USA) y Robert Huber (Alemania), por su tecnología médica de imagen en alta resolución (OCT en inglés), que permite el diagnóstico del cáncer, el glaucoma, las enfermedades cardiovasculares y otras afecciones en un estadio precoz sin utilizar pruebas invasivas;

Pequeñas y medianas empresas (SMEs): el químico alemán Günter Hufschmid, por una“súper esponja” hecha de cera micronizada para limpiar derrames de sustancias químicas como las manchas de petróleo.

Popular: el biólogo marroquí profesor Adnane Remmal, por una técnica que potencia la eficacia de los antibióticos utilizados para el tratamiento de infecciones bacterianas basada en aceites esenciales procedentes de plantas locales.

Obra de una vida: el microbiólogo italiano Rino Rappuoli por la creación de innovadoras vacunas basadas en la genómica que se han convertido en inmunizaciones habituales contra un gran número de infecciones, entre las que se incluyen la meningitis y la difteria.

La pantalla gráfica de agua deslizante de Lumiartecnia, premiada por la OEPM en la Exposición Internacional de Inventos de Ginebra

Entre el 29 de marzo y el 2 de abril la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM) participó en la 45º Exposición Internacional de Inventos de Ginebra , una de las convocatorias más importantes de entre las creadas para que universidades, organismos públicos, inventores, investigadores y empresas presenten sus invenciones públicamente. El evento, patrocinado por la OMPI y organizado bajo el patronazgo del Gobierno Federal de Suiza, reunió en Palexpo (el palacio de exposiciones y congresos de Ginebra) a 765 expositores e inventores de más de 40 países.

En esta edición, la OEPM ha otorgado su premio a la empresa Lumiartecnia por haber patentado una “pantalla de agua deslizante con control digital”. Se trata de un invento que la compañía comercializa bajo la marca registrada “Digital Water Curtain” (DWC) y para el que la firma ha creado una página web propia.

Una empresa familiar que hace bandera de su capacidad innovadora

No es la primera vez que Lumiartecnia recibe un galardón de este tipo. A pesar de ser una empresa de origen familiar y haber mantenido esencialmente esa naturaleza, durante sus más de sesenta años de trayectoria ha sido capaz de innovar en el desarrollo de sistemas para crear juegos de agua y luz hasta convertirse en una de las firmas punteras del sector.

No en vano en su página web la propia compañía destaca que la intensa actividad investigadora de su fundador, Emilio Carretero Álvarez, le ha llevado a registrar decenas de patentes. Por algunas de ellas ha recibido además tanto premios nacionales como internacionales.

Tecnologías integradas en la cortina de agua y luz premiada

Volviendo a centrar nuestra atención en el invento por el que la OEPM ha premiado a Lumiartecnia, os contamos que éste consiste en una cortina de agua ornamental, modular y fácilmente instalable sobre la que se pueden mostrar todo tipo de gráficos y mensajes. Esta última capacidad se debe a que un software, diseñado para manejar el tiempo de respuesta de las diferentes válvulas que dejan salir el agua de la cortina, permite que en ella aparezcan los dibujos y/o mensajes que se quiera. El programa se llama Controlidor, es compatible con todo tipo de interfaces (desde Smartphones hasta PDAs,) y permite generar remotamente gráficos y rótulos desde cualquier lugar vía Internet o Wifi. También ha sido ideado y desarrollado por la propia empresa.

Pero el citado software no es el único elemento innovador de esta cortina de agua controlada digitalmente. Va instalada en una estructura marco de aluminio compuesta por varios módulos, un armazón en el que se integran varias tecnologías: válvulas de respuesta rápida, que permiten modificar la intensidad y frecuencia de salida del agua de cada hebra que forma la cortina; luces LED RGB, útiles para dar luz y color a cada rótulo acuático exhibido; y sensores que detectan el movimiento, posibilitando la detención automática del flujo de agua cuando un viandante se acerca a determinada distancia de la cortina para que pueda cruzarla sin mojarse.

Una muestra de cómo funciona el invento

Lo mejor para que podáis apreciar las posibilidades que ofrece esta “Digital Web Curtain” de Lumiartecnia premiada en Ginebra por la OEPM es verla en acción. Hace un tiempo fue exhibida en uno de los programas televisivos de entretenimiento más populares y exitosos en España. Os dejamos con el vídeo:

Inventores altruistas

La historia de Nader Khalili y su sistema de construcción SuperAdobe

Es común considerar la solicitud de una patente o el reconocimiento de los derechos de propiedad intelectual como la vía mediante la que inventores de todo el mundo buscan la obtención de beneficios económicos personales. Pero no siempre es así. También existen casos altruistas, en los que éstos buscan esa protección legal para garantizar que sus inventos puedan distribuirse y comercializarse en beneficio de las personas con menos poder adquisitivo. Hoy os vamos a acercar uno de esos casos.

Nader Khalili (1936-2008) fue un profesor y arquitecto iraní que, inspirado por los escritos del poeta místico sufí Rumi, encontró la forma de combinar las técnicas modernas de construcción con otras originarias de Oriente Medio para desarrollar un nuevo método con el siguiente objetivo: ampliar al máximo las posibilidades de acceso a una vivienda digna, económica y ecológica para cualquier persona facilitando además su construcción con las propias manos.

Khalil consiguió alcanzarlo creando el sistema SuperAdobe, o de superbloques, que permite construir estructuras y espacios cubiertos de todo tipo empleando sacos rellenos de adobe enrollados y superpuestos en torno a una estructura abovedada hecha con alambre de espino. Para dar más estabilidad a las construcciones, los muros conformados por los citados sacos pueden recubrirse con cemento, cal o emulsión de asfalto. En combinación con otras técnicas modernas se consiguen levantar estructuras duraderas capaces de resistir incluso a temblores de tierra. No en vano Khalili recibió varios premios internacionales en reconocimiento a sus méritos como investigador en tecnologías de la construcción.

Se puede considerar el SuperAdobe como su invención más sobresaliente, ya que permitió al arquitecto iraní cumplir con los tres principios rectores que inspiraron durante años su filosofía de trabajo:

  • La vivienda es un derecho humano fundamental.
  • Cada ser humano debería ser capaz de levantar su propio hogar,
  • El mejor método para construir viviendas ecológicas y económicas ha de estar basado en el uso de tierra.

superadobe

Ilustración que aparece en su página web

Tras crear la fundación Geltaftán en 1986 para construir casas de cerámica y tierra e incorporarla en 1991 a la organización California Institute of Earth Art and Architecture, que enseña a construir casas mediante la técnica SuperAdobe mediante la organización de talleres tanto presenciales como virtuales, Khalil decidió proteger su invención de posibles usurpadores.

Con la intención de evitar que su combinación de técnicas terminase por ser explotada comercialmente por firmas a las que impulsara el mero afán de lucro, Khalil presentó en 1998 una solicitud de patente ante la Oficina de Patentes y Marcas de los EE.UU.

Además de esto, para proteger que su invención cayera en manos de otras entidades, Khalil presentó un año después una solicitud internacional de patente en virtud del sistema de Tratado de Cooperación en material de Patentes, a lo que pocos años después, en 2004 sumó la solicitud de marca para Cal-Earth ante la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos (USPTO) y ante la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO) en 2010. Gracias a ello sus productos se han comercializado a precios económicos en Jordania, en Australia y en México.

El propio arquitecto declaró en su momento haber dado ambos pasos para facilitar que el sistema de construcción SuperAdobe fuera una puerta de acceso a la vivienda para las personas pobres. En concreto declaró “estos últimos 25 años me he asignado a mí mismo la misión de facilitar un techo a las personas que no se lo puedan permitir. Pero esta idea se debe proteger, pues numerosos sistemas de construcción que se iniciaron pensando en los pobres adoptaron progresivamente un tinte demasiado comercial para que éstos pudieran aprovecharlos”.

Si queréis con algo más de detalle las actividades de CAL-Earth y cómo aprender a construir alojamientos y estructuras mediante la técnica SuperAdobe podéis visitar tanto la página de la WIPO que nos ha servido de fuente para redactar esta entrada como la de la propia organización CAL-Earth.

Tres diseños brillantes para inspirar a los Reyes Magos

Para abrir 2017 con buen pié, y continuando con la relación que establecimos entre el contenido del blog y las fiestas navideñas aún por terminar, no podía faltarnos una entrada dedicada a objetos y artículos susceptibles de convertirse en el mejor regalo para estos Reyes. Si estáis entre quienes siguen la tradición de dar carpetazo a la Navidad desayunando roscón, y además apreciáis los buenos diseños, os vamos a presentar tres realmente brillantes. Al igual que la estrella de Belén, quizá os sirvan de guía para encontrar el mejor regalo a obsequiar cuando ejerzáis como Reyes Magos.

Mejorar la sencillez, lo más difícil

Los teóricos del diseño consideran bueno aquel que no sólo hace un objeto más estético sino también más eficaz. Algo realmente difícil de lograr cuando se trabaja para rediseñar un utensilio de uso cotidiano aparentemente poco permeable a cambios. Un ejemplo claro de buen diseño a pesar de esta dificultad lo encontramos en “Naomi”. Así han bautizado sus creadores alemanes a un cascanueces que, además de ser decorativo, cumple con su función mejor que cualquier otro que hayamos visto o utilizado hasta hoy. Es ligero, bonito de ver y más contundente que el martillo del antiguo anuncio de turrones Picó. No en vano hace un par de años fue premiado en los prestigiosos premios Red Dot Design Awards, certamen de relumbre a escala internacional cuyo exigente jurado lleva desde 1954 reconociendo la excelencia en el ámbito del diseño. Obtener un premio en él es señal inequívoca de que se ha hecho un trabajo difícilmente superable. Podéis comprobarlo echando un vistazo al vídeo en el que se muestra cómo utilizar “Naomi”.

 

Doble deleite cultural

El segundo artículo al que os vamos a acercar nos ha sorprendido por su originalidad. Cualquier estudiante o profesional de la publicidad y/o el marketing conoce la importancia que tiene el buen etiquetado de un producto, ya que por medio de él se describen sus características, se identifica y se diferencia de los ofertados por la competencia. La firma italiana Librottiglia no sólo ha conseguido que el etiquetado de sus botellas de vino cumpla con esos tres objetivos; además les ha dotado de una nueva función que les aporta un valor cultural añadido. La marca transalpina utiliza el envase de sus caldos como soporte para ofrecer al consumidor relatos exclusivos, que puede degustar a la par que el vino. Una ocurrencia que las reviste de distinción y ha llevado a la empresa a ganar multitud de premios de diseño e imagen de marca este mismo año.

 

vino-y-literatura

Foto de la página web de la firma.

Al igual que el cascanueces Naomi ha sido galardonada en los Red Dot Awards, pero también ha obtenido el máximo reconocimiento en otros importantes certámenes como son One More Pack, Core 77 Design Awards, The Die Line Awards o el Brand Identity Gran Prix.

Una bombilla suspendida en el aire

Con frecuencia se emplea la imagen de una bombilla para representar el momento en el que se tienen una ocurrencia o idea brillantes. En el caso de Flyte no podría hacerse de mejor forma. Se trata de una lámpara cuya bombilla se mantiene encendida gracias a la energía que le suministra una batería imantada sobre la que se mantiene suspendida. La bombilla, literalmente, levita sobre la plataforma/batería.

El efecto que causa verla encendida es sorprendente, ya que parece seamos testigos de un efecto óptico provocado por arte de magia. Además, la lámpara, denominada Flyte, permite apartar el casquillo de la plataforma sobre la que levita en cualquier momento, para pasar a colocar sobre ella algún otro dispositivo electrónico que necesite recargarse.

El creador de esta original lámpara, Simon Morris, tiene la marca del producto registrada, según hemos podido comprobar en la página web de la WIPO. Consiguió fabricarla a gran escala gracias a la exitosa culminación de una acertada campaña de crowdfunding que le llevó a recaudar 617.258 $.

Aquí podéis ver esta curiosa y estética lámpara en funcionamiento

Esperamos que estos tres ejemplos os inspiren a buscar regalos originales. Para terminar, aprovechamos la ocasión para daros a conocer la tienda que la OEPM tiene abierta en su sede central, podéis ver su catálogo aquí. !Felices Reyes!

HISTORIA DE TRES INVENTOS NAVIDEÑOS

Hemos querido aprovechar la llegada de las fiestas navideñas para contaros la historia de tres invenciones relacionadas con su celebración que es probable desconozcáis. Una de ellas, y nos atrevemos a decir que la más práctica de todas, es además de origen español.

Las bolas de nieve, un invento accidental

Seguro que al salir a dar un paseo por la ciudad en la que residís para hacer algunas de las compras habituales en estas fechas habéis visto más de un escaparate o tienda decorado con unas semiesferas de cristal. Suelen encerrar muñecos de nieve, árboles o dioramas de monumentos emblemáticos. Volcándolas podemos remover la nieve artificial que acumulan en su base para conseguir que ésta caiga lentamente sobre la escena, creando una bonita estampa navideña.

Si no conocéis estas bolas de nieve navideñas o no recordáis cómo son os animamos a echar un vistazo a la escena inicial de la famosa película “Ciudadano Kane”, en la que se muestra una de ellas

Pues bien, estas bolas decorativas fueron inventadas hace poco más de un siglo por un mecánico de instrumentos quirúrgicos austriaco llamado Erwin Perzy. Actualmente su familia continúa fabricándolas y exportándolas a todo el mundo.

Perzy desencadenó de forma accidental el característico efecto de nevada que hace estas esferas un objeto decorativo típicamente navideño. Buscando cómo hacer más brillante la entonces recién inventada ampolleta eléctrica, Perzy buscó imitar la técnica empleada por los zapateros de la época para hacer más intensa la luz de las velas.

Éstos colocaban una esfera de cristal llena de agua delante de la llama para, gracias al efecto de refracción, agrandar el foco de luz. Intentando hacer lo mismo el mecánico austriaco terminó por volcar accidentalmente un puñado de sémola dentro de un globo de cristal lleno de agua. El polvo blanco, al empaparse, flotó lentamente hasta caer en la base del globo.

Fascinado por el efecto, el propio Perzy incorporó el diorama de una Iglesia en la base de la esfera de cristal para crear así este decorativo invento. Durante muchos años fue el único ornamento incluido en las bolas de nieve. Hasta que uno de sus sucesores introdujo muñecos de nieve y árboles de navidad en los globos.

Actualmente hasta se pueden personalizar, suponiendo este tipo de encargos el 20% de las ventas totales de la empresa de los herederos de Perzy. Hace cuatro años, la BBC se acercó a su fábrica, donde pudo hablar con el nieto del inventor del este ornamento tan típico de estas fechas.

 

Como anécdota curiosa cabe comentar que las bolas de nieve de Perzy no se mandan a lugares en los que haga mucho frío y el agua que contienen se pueda congelar. Como aún tienen la cubierta hecha de cristal, al pasar de estado líquido a sólido el aumento de volumen del agua puede resquebrajarlas.

El matasuegras, un arma realmente mortífera

La historia del siguiente invento es mucho menos entrañable pero bastante más insólita. Según cuenta la leyenda, cuya veracidad no nos atrevemos a asegurar, el inofensivo matasuegras que tanto se utiliza durante estas fechas en todos los cotillones de nochevieja fue concebido como un arma mortífera de corto alcance. Se trataría de la solución que encontró el inventor ruso Sergei Alvarov para responder a la petición de crear un arma fácil de camuflar para que los agentes de la KGB pudieran emplearla en el marco de cualquier celebración. Entre sus características debía incluir el ser fácil de disparar en estado de ebriedad.

Después de varios intentos fallidos, y al borde de la desesperación al intuir que sería duramente castigado por Stalin por no poder cumplir con el encargo, cuenta la historia que Alvarov preparaba ya la escritura de su testamento cuando el pergamino enrollado en el que iba a hacerlo se le cerró de súbito. Inspirado por aquel fenómeno, Alvarov diseñó el arma solicitada creando el hoy conocido utensilio, incorporando en el de los agentes un dardo venenoso en la punta que podía dispararse con tan sólo desplegar la lengüeta de papel en dirección al objetivo al soplar por la boquilla del invento.

Descorchar el champán con total seguridad

El último invento es de origen español y se trata de una solución práctica para acabar con cualquier potencial incidente derivado del descorche de botellas de cava o champán. Se trata de un sacacorchos específicamente diseñado para este menester que evita que el corcho salga disparado por los aires y reduce a cero cualquier riesgo. El invento se llama Descorjet, al igual que la empresa fundada por dos españoles para comercializarlo. El ingenio ha sido patentado en más de 25 países y ha sido galardonado en varios certámenes internacionales como el Salón Internacional de la Invención de Ginebra, en la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual.

 

 

en-espacen47

Sus inventores aseguran que con él abrir botellas de champán o cava no requiere ningún esfuerzo, es cómodo y rápido. Para muestra, un botón:

¡Felices fiestas y próspero año nuevo a todos!

Crónica de un premio de innovación de utilidad social con patente

Jesús Muñoz fue el ganador del premio a la innovación otorgado por la Fundación Alberto Elzaburu en su tercera edición.

La semana pasada acudimos al auditorio de la Fundación Mapfre, invitados por la Fundación Alberto Elzaburu (FAE) para asistir a la ceremonia de entrega de los premios a la innovación que concede la entidad desde hace ya tres años.

El evento, presentado por Manuel Desantes (ex Vicepresidente de la Oficina Europea de Patentes, miembro del consejo asesor de la FAE y miembro del Jurado del Premio a la Innovación) contó con la presencia del propio Alberto Elzaburu, presidente de la FAE, al que también acompañaron el Catedrático de la Universidad Complutense, Pedro García Barreno; la Directora General de la OEPM, Patricia García-Escudero y la científica e investigadora galardonada con el Gran Premio Internacional de Invenciones de Ginebra en 2013, Celia Sánchez-Ramos.

Durante la presentación de los premios, oficiada por Patricia García-Escudero y Manuel Desantes, se hizo mención al currículo de todos los asistentes y se agradeció su presencia en el evento. Además, se celebró la continuidad que la FAE ha decidido dar a este certamen, concebido para reconocer y recompensar el trabajo de quienes consiguen resolver problemas, sean de mayor o menor grado, mediante la creación de inventos de utilidad social.

Tras esta introducción tomó la palabra Pedro García Barrero, Catedrático Emérito de la Universidad Complutense con una amplia y reconocida trayectoria docente, ejecutiva y como investigador, quién pronunció una conferencia en la que destacó la importancia capital que tienen la innovación, el avance de los conocimientos científicos y su aplicación a la solución de problemas para el desarrollo económico de Estados y regiones, señalando algunos de los que ocupan los puestos más destacados en virtud de su apuesta por impulsar y basar la economía en los conocimientos.

Jesús Muñoz fue el ganador por su “Modelo Articulado del Cuerpo Humano”20161122088rAlberto Elzaburu entregando el premio al ganador

Celia Sánchez-Ramos, científica e investigadora galardonada con el Gran Premio Internacional de Invenciones de Ginebra en 2013, fue quien se ocupó de presentar a continuación a Jesús Muñoz Jiménez, ganador de esta tercera edición del premio a la innovación convocado por la fundación, por su patente española de invención (con examen previo con número de publicación 2409535) y título “Modelo articulado del cuerpo humano”.

Sánchez Ramos quiso destacar del joven inventor menor de cuarenta años que su patente “Modelo articulado del cuerpo humano”, no sólo mejora tanto la enseñanza de la anatomía como del entrenamiento deportivo, sino que además es objeto de una licencia de uso de explotación comercial.

Durante el repaso de su extenso currículum, Sánchez-Ramos señaló los méritos de J. Muñoz como docente en la Universidad de Extremadura; investigador y miembro del grupo de optimización del rendimiento en el deporte y socio fundador junto con el Doctor Kiko León Guzmán de la spin off Sliz Emotions, creada en 2015 para comercializar productos y servicios asociados a patentes salidas de la Universidad de Extremadura. Para finalizar su intervención, Celia Sánchez también quiso mencionar a la investigadora Doña Lidia Bares López, ausente en el evento por motivos personales pero a quien el jurado había otorgado una mención especial por su patente española con examen previo titulada “elemento accesorio de distribución y re-dirección del caudal de aire acondicionado para unidades interiores tipo estándar”.

Jesús Muñoz Jiménez recibió de manos del propio Alberto Elzaburu la estatua diseñada por Ignacio Vicens con la que se reconoce la concesión del premio, así como la dotación de 5.000 € con la que viene acompañado. Elzaburu aprovechó el momento para dar las gracias a Carolina García de La Rosilla, responsable de organización del evento. Acto seguido tomó el galardonado tomo la palabra.

Formación de una spin-off para dar salida comercial a sus patentes.

Inició su intervención en la ceremonia de premios agradeciendo a la FAE la concesión del premio a la innovación, apuntando que “es muy gratificante cuando alguien realmente reconoce tu trabajo, ya que estamos en un contexto en el que no suele pasar” A continuación comentó que en el entorno universitario tanto él como su compañero el Dr. León Guzmán eran “ extraños.” En el momento en que empezamos a dedicarnos al mundo de la innovación y de las patentes, nuestros compañeros nos comentaban ¿Y qué pasa con los JCR, con los artículos.?. Nosotros investigamos también pero lo hacemos para transferir el conocimiento. Que la FAE reconozca este tipo de labor nos parece muy importante”.

Muñoz pasó a agradecer a sus familiares, amigos y compañeros el afecto y apoyo recibidos durante todos estos años, así como a la Universidad de Extremadura la oportunidad que les ha brindado de formar una spin-off para dar salida comercial a sus patentes. Con respeto a ellas comentó que la premiada es una más “de las doce que tenemos registradas actualmente, más seis que están en proceso y seis nuevas aún por inscribir.

Puntualizó a continuación que empezó “en 2007 con este trabajo, y no es fácil. Cuando el fruto de tus investigaciones y de tu know how te permiten patentar soluciones novedosas que pueden resultar útiles siempre se ha de pasar un examen bastante riguroso, no siempre se concede” .

Además, Muñoz mencionó lo laborioso que resulta afrontar la responsabilidad de dar salida comercial a las patentes mediante la creación de una spin-off “somos científicos e introducirnos en el mundo empresarial nos está costando”.

Cerró el evento Patricia García-Escudero dando la enhorabuena a Jesús Muñoz y reseñando la importancia de que un premio como el otorgado por la FAE tenga continuidad. También se dirigió al Catedrático Pedro García Barrero para agradecerle su rica intervención afirmando “los que somos de ciencia siempre agradecemos que nos hablen en nuestro idioma y de innovación, que es lo que ha hecho en un momento tan importante como es la entrega de este premio”.

Por último, García-Escudero informó a los asistentes de que la OEPM, entidad que preside, seguirá ayudando a las grandes empresas, pymes e inventores a proteger sus patentes; contribuyendo con ello a que obtengan los beneficios que merecen sus esfuerzos por dar solución útil a problemas sociales de toda índole.

Una muestra del ingenio español

Con el fin de homenajear a nuestros inventores con motivo de la celebración, el pasado miércoles 9 de noviembre, de su día internacional, os vamos a informar sobre la existencia de dos inventos creados por españoles que solucionan problemas prácticos de la vida cotidiana y han dado lugar al registro de modelos de utilidad y patentes.

El primer invento es un retrovisor denominado TRSI. Ideado y diseñado para colocarse fácilmente en los pilares interiores de la carrocería del automóvil, su cometido es evitar los accidentes que se producen en el ámbito urbano cuando el pasajero de un coche se dispone a salir del vehículo, y abre la puerta trasera del mismo sin haberse podido cerciorar de la llegada de otro utilitario, motocicleta, bici, etc.

Luis Ros Santasusana, inventor de este sencillo sistema de seguridad, nos ha comentado que la idea le surgió debido a un accidente de tráfico sufrido por él mismo. “Afortunadamente no tuvo consecuencias graves para nadie. Iba en mi motocicleta y el pasajero de un taxi abrió la puerta sin que tuviera tiempo de maniobrar para esquivarla, lo que me hizo caer con la moto”. Tras investigar en profundidad sobre la casuística de este tipo de siniestros y comprobar la gran cantidad de personas (sobre todo peatones, ciclistas y motoristas) que los sufren tanto en España como en Europa, Ros decidió sacar adelante su proyecto.

Al preguntarle sobre el tiempo transcurrido desde el momento en que tuvo la idea de cómo evitar estos accidentes hasta ver fabricados los primeros retrovisores TRSI, Ros nos ha aclarado que se han de asumir dos clases de plazos “los relativos al registro de la patente del invento y los vinculados al proceso de fabricación”. En el primer caso, el joven inventor catalán relata que “desde que presenté el registro de la invención ante la Oficina Española de Patentes y Marcas hasta que me fue concedida la patente a escala estatal transcurrió un año. En lo que se refiere al reconocimiento de la patente europea esperé cinco años”.

Con respecto al procedimiento que siguió para solicitarla, Ros aclara que “para un inventor independiente como yo es fundamental acudir a un ingeniero. La redacción de la solicitud ha de hacerse empleando términos muy técnicos, no hay que olvidar de que se trata de un texto jurídico. Es importante ser preciso y pertinente si quieres aspirar a que la patente te sea reconocida”. Ros no sólo patentó el retrovisor TRSI como accesorio para el automóvil, también un sistema electrónico digital provisto de una pantalla capaz de detectar la proximidad de un vehículo y emitir una señal de alerta a los pasajeros antes de que abran la puerta para abandonar el automóvil.

Pese a tratarse de un invento útil, sencillo y barato capaz de facilitar la solución preventiva a un problema vial que ocasiona muchos muertos al año, Ros nos ha comentado que tras años de inversión, trabajo y esfuerzos ha dejado aparcado el proyecto. Fundamentalmente debido a la falta real de un compromiso por parte de la industria del automóvil y las instituciones por contribuir a que este tipo de retrovisores se incorporen de serie en los vehículos.

Ros nos ha comentado que, en un principio, tuvo esperanzas fundadas de conseguirlo “ya que recibí el respaldo del Servei Catalá de Transit para dar a conocer mi invento e incluso se aprobó una Proposición No De Ley del grupo parlamentario socialista (28-09-2010) que instaba específicamente a emplear el retrovisor de seguridad integrado TRSI para acabar con los accidentes de tráfico ocasionados por la falta de visibilidad de los pasajeros al salir de los vehículos. En ese momento, tras viajar a varios países en busca de proveedores para fabricar el producto y enseñarlo a las grandes marcas, él mismo vendió 20.000 retrovisores TRSI para el Institut Metropolitá del Taxi en Catalunya. En el marco de una campaña de seguridad vial organizada por el Servei Catalá de Transit.

Además de esto, Ros acudió a varios eventos internacionales sobre seguridad vial para dar a conocer su retrovisor y lo presentó a concurso en algunos certámenes, obteniendo muy buenos resultados. Por ejemplo, ganó la medalla de oro en la Feria Internacional de Invenciones de Ginebra en 2010; fue finalista en los Premios Delta que otorga la la Asociación de Diseño Industrial ADI-FAD al mejor diseño de producto y, finalmente, obtuvo en 2013 la medalla de oro en INPEX, la mayor feria de inventos de EE.UU. En uno de los certámenes citados Ros nos ha comentado que compitió y ganó a todo un dinosaurio de la industria como es la firma Volvo “presentaba a concurso un modelo de coche autoconducido. Pues el jurado consideró mi invento digno del más alto reconocimiento que se concedía en el certamen”.

Tras reunirse con fabricantes y representantes de instituciones tanto locales como estatales; viajar por todo el mundo en busca de proveedores y financiación e incluso endeudarse personalmente Ros ha podido comprobar las dificultades con las que se encuentran los inventores individuales para comercializar sus creaciones. No hay que olvidar que, según aclaraba recientemente en RNE María Ángeles Moreno, jefa de servicio de Información y Atención al ciudadano en la OEPM, tan sólo un 3% de las patentes llega a comercializarse.

Hoy en día es el propio Ros quien se ocupa de comercializar el retrovisor TRSI. Puede adquirirse vía web y encontrarse en algunas grandes superficies, talleres de automoción y tiendas de accesorios para el automóvil. Entre sus clientes hay desde organismos oficiales como el Ayuntamiento de Barcelona o la Consejería de Educación y Cultura hasta la Dirección General de Trafico o la RACC.

El cuchillo Frozencut

El segundo invento del que os vamos a hablar se comercializará a partir del próximo mes de marzo a un precio de unos treinta euros. Se trata de un cuchillo especial que facilita el corte de alimentos grasos, congelados o duros sin necesidad de esperar a que se reblandezcan o hacer esfuerzos extra. Patentado por Francisco Javier Esteban, este cuchillo, denominado Frozencut incorpora una batería en su empuñadura que suministra corriente eléctrica a la resistencia interior de la hoja posibilitando que esta se caliente con tan solo pulsar un botón. Es inalámbrico y se carga igual que un teléfono móvil.

 

ANÁLISIS DE LOS CAMBIOS EN EL REGLAMENTO DEL PCT (2º parte)

 

El pasado 30 de abril de 2016 se hicieron públicas las modificaciones al Reglamento del Tratado de cooperación en materia de patentes adoptadas por la Unión PCT. Nos pusimos en contacto con el departamento de patentes y marcas de la OEPM para que nos aclarase en qué aspectos concretos ha cambiado dicho reglamento y qué ventajas aportarán a las entidades que quieran proteger una invención por patente a escala internacional siguiendo esta vía.

En el 47º periodo de reuniones de la Asamblea de la Unión del PCT (20º ordinario), celebrado en Ginebra del 5 a 14 de octubre de 2015, se acordó aprobar la modificación de varias Reglas del Reglamento PCT; en particular, por un lado, las Reglas 9, 26bis, 48, 82quater, 92 y 94; y, por otro, las Reglas 12bis, 23bis, 41, 86 y 95. Las modificaciones se pueden agrupar como siguen:

Reglas 12bis, 23bis y 41: dichas Reglas se refieren a que cuando la legislación nacional lo permita, las Oficinas receptoras enviarán generalmente información sobre los resultados de una búsqueda o una clasificación relacionadas con solicitudes anteriores a la Administración encargada de la búsqueda internacional, normalmente sin la autorización expresa del solicitante. No obstante, se brindará la posibilidad de que las Oficinas receptoras puedan notificar a la Oficina Internacional que solo remitirán esos resultados si lo autoriza el solicitante.

Reglas 9, 48 y 94: referentes a que los solicitantes podrán pedir que se omita información de la versión publicada de una solicitud internacional o de los expedientes relacionados con esa solicitud si no sirve para informar al público sobre la solicitud internacional, es perjudicial para los intereses personales o económicos de un tercero y no prevalece el interés público en tener acceso a dicha información. De ese modo, sería posible eliminar cierta información que no fuera pertinente, por lo general incluida accidentalmente en la solicitud internacional o en documentos relacionados con esta.

Reglas 26bis y 48: en virtud de la modificación de estas Reglas, en general, se pedirá a las Oficinas receptoras que envíen a la Oficina Internacional copias de los documentos presentados en relación con una solicitud de restauración del derecho de prioridad. No obstante, con arreglo a las mismas condiciones que se aplican a las modificaciones mencionadas en el párrafo anterior, el solicitante podrá pedir que no se envíen ciertos documentos.

Regla 82quater: a partir de esta modificación, se ampliarán las disposiciones sobre circunstancias de fuerza mayor con objeto de permitir claramente la prórroga de los plazos cuando no se haya cumplido un plazo a causa de una indisponibilidad generalizada de los servicios de comunicación electrónica en la zona en la que reside la parte interesada. Una interrupción de esas características no excusaría automáticamente el incumplimiento de un plazo. Sería necesario aportar pruebas de la interrupción, que ese fallo hubiera impedido cumplir el plazo y que posteriormente se hubiera realizado ese acto tan pronto como hubiera sido razonablemente posible.

Regla 92: mediante esta modificación, se incluirá una cláusula de habilitación, en virtud de la cual la Oficina Internacional permitirá que los solicitantes le envíen comunicaciones escritas en idiomas distintos del francés y del inglés. Esta posibilidad se haría extensiva a todas las comunicaciones una vez que la Oficina Internacional tuviera la certeza de estar en condiciones de atender el trabajo eficientemente y de que no se derivarían consecuencias adversas para las Oficinas designadas ni para terceros.

Reglas 86 y 95: a partir de la entrada en vigor de estas modificaciones, las Oficinas designadas tendrán la obligación de remitir oportunamente información a la Oficina Internacional acerca de las entradas en la fase nacional, la publicación nacional y la aprobación. Esa información estará disponible en PATENTSCOPE y podrán tener acceso a ella, en forma masiva, los proveedores de servicios de información sobre patentes, lo que permitirá una mejora considerable de la información acerca de dónde pueden estar pendientes de concesión o haberse concedido derechos nacionales.

En cuanto a la entrada en vigor de estas modificaciones son las siguientes fechas:

– Las modificaciones de las Reglas 9, 26bis, 48, 82quater, 92 y 94 entraron en vigor el 1 de julio de 2016 y se aplican a toda solicitud internacional cuya fecha de presentación sea el 1 de julio de 2016 o una fecha posterior.

– Las modificaciones de la Regla 82quater también se aplican a las solicitudes internacionales cuya fecha de presentación internacional sea anterior al 1 de julio de 2016, cuando el acontecimiento al que se hace referencia en la Regla 82quater.1.a), en su forma modificada, se haya producido el 1 de julio de 2016 o en una fecha posterior.

– Las modificaciones de la Regla 92.2.d) también se aplican a la correspondencia recibida por la Oficina Internacional el 1 de julio de 2016 o en una fecha posterior, con respecto a solicitudes internacionales cuya fecha de presentación internacional sea anterior al 1 de julio de 2016.

– Las modificaciones de las Reglas 12bis, 23bis, 41, 86 y 95 entraron en vigor el 1 de julio de 2017 y se aplican a toda solicitud internacional cuya fecha de presentación sea el 1 de julio de 2017 o una fecha posterior.