Archivo de la categoría: Sellos de calidad

La Estepa hace de su polvorón y mantecado una marca de calidad reconocida por la UE

Si algunos viajáis por estas fechas en las líneas del tren Ave que van de Sevilla a Madrid y de Sevilla a Málaga os encontraréis que los caramelos que se reparten habitualmente entre los viajeros han sido sustituidos por polvorones y mantecados de Estepa. Ello se debe a que ésta es una de la iniciativas que las autoridades del municipio han decidido llevar a cabo en 2017 para estimular el consumo de este producto durante la celebración de las fiestas navideñas y dar a conocer Estepa como destino turístico.

Gracias al acuerdo cerrado con la Asociación de Hoteles de Sevilla, también podrán disfrutar de los prestigiosos mantecados y polvorones autóctonos quienes se alojen en Paradores Nacionales y hoteles de cinco y cuatro estrellas de la provincia andaluza.

Esta industria, en la que los estepeños/as trabajan desde hace 150 años, actualmente proporciona unos 4.500 empleos (entre directos e indirectos) en el municipio. Tanto es así que durante la campaña del mantecado y el polvorón, que comienza en septiembre coincidiendo con la Feria de Estepa, se calcula que el paro llega a bajar un 10% en la comarca. Su motor económico comienza a funcionar para garantizar la elaboración de 20 mil toneladas de productos típicos navideños, fabricados en 19 empresas que se han agrupado en un Consejo Regulador para defender el reconocimiento obtenido por estos dulces a escala Europea.

 

Dulces estepeños que cuentan con el sello IGP

Y es que en marzo de 2016 “Polvorones de Estepa” se incluyó en el Registro de Denominaciones e Indicaciones Geográficas Protegidas de la UE como Indicación Geográfica Protegida (IGP) . Un reconocimiento del que por otra parte ya gozaban los mantecados (Mantecados de Estepa), desde noviembre de 2011. Si queréis saber algo más sobre los requisitos que ha de cumplir un producto para obtener este y otros reconocimientos os invitamos a leer la entrada que redactamos al respecto en este mismo blog.

En lo que se refiere al caso concreto que nos ocupa, ese reconocimiento exige que cualquier polvorón o mantecado de los dos tipos protegidos (casero, con 8% de almendra, y tradicional, con 15% de almendra) que se presente bajo el sello “Polvorones de Estepa” o “Mantecado de Estepa” deba estar hecho con harina de trigo, manteca de cerdo, azúcar glas (molida), almendra, canela y aromas naturales, pudiendo añadírsele clavo como elemento alternativo.

Como hemos adelantado, la entidad encargada de velar por el cumplimiento de estos requisitos es el Consejo Regulador de Mantecados y Polvorones de Estepa, organismo de control integrado por 19 empresas del sector cuyo cometido es garantizar que la calidad de los productos que lucen la citada indicación cumpla estrictamente con los criterios de excelencia requeridos para hacerlo. Así, los productos pasan por un proceso de verificación que incluye la auditoria de las instalaciones, el proceso productivo, la toma de muestras y la comprobación de la trazabilidad.

Como es lógico, todos los productos supervisados por el Consejo Regulador vienen claramente identificados, ya que en sus envoltorios y envases figura tanto el nombre de la IGP concedida (Polvorones de Estepa o Mantecados de Estepa) como el logotipo de la citada entidad.

Además de velar por la autenticidad de los productos que se distribuyen con el sello IGP “Polvorones de Estepa”, “Mantecados de Estepa” hay empresas integradas en el Consejo Regulador que también han patentado procesos industriales. Es el caso de la firma E.Moreno, de quien hemos encontrado la patente de una máquina recogedora y distribuidora de mantecados. Su innovación es una muestra de que esta industria se ha impuesto como retos el innovar, crecer, diversificar, ganar mercados, aumentar la productividad y estimular el consumo sin dejar por ello de elaborar su productos siguiendo el proceso tradicional.

Por esa razón, y para atender mejor las exigencias del mercado, desde el Consejo Regulador están constantemente aplicando nuevas técnicas orientadas hacia la mejora de los procesos y la calidad de sus dulces. Estas mejoras son aprobadas por la Dirección de Calidad, siguiendo las directrices de la Consejería de Agricultura, Pesca y Medioambiente de la Junta de Andalucía.

Para finalizar os damos un dato histórico para puntualizar que, aunque el origen de los polvorones se remonta al siglo XVI en el convento de Santa Clara de Estepa, la primera comercializadora de este dulce tal y como hoy lo conocemos es Micaela Ruiz Téllez, ”La Colchona”, que vivió en la citada localidad sevillana entre 1824 y 1901.

Dicho esto, esperamos que durante las próximas fiestas navideñas podáis disfrutar de los auténticos polvorones y mantecados de Estepa. Con tan sólo comprobar si en su envoltorio se incluye el sello distintivo IGP podréis evitar que os den “gato por liebre”.

Anuncios

Conoce cómo conseguir el sello “PYME Innovadora” que ya tienen más de dos mil empresas

El sello “PYME Innovadora” reconoce el compromiso de las empresas con la I+D

Hace unos meses escribimos en este mismo blog una entrada en la que dimos a conocer varios sellos de calidad que la UE otorga a algunos productos alimenticios por razón de su origen o tratarse de una especialidad tradicional. Su re-lectura nos llevó a hacernos la siguiente pregunta ¿Existirá algún distintivo de calidad similar que acredite el compromiso de las empresas con la innovación? Y en España, existe. Se trata del sello a la PYME innovadora y los requisitos que han de cumplir las empresas para obtenerlo están regulados desde el verano de 2015, año en que se publicaron en el B.O.E. junto con el modo de funcionamiento del Registro de la Pequeña y Mediana Empresa Innovadora. Con su creación, el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad abrió una vía para que las empresas pudieran acreditar oficialmente su compromiso con la innovación, y obtener, gracias a él, varias ventajas que os pasaremos a comentar en esta entrada.

 

Qué ha de cumplir una PYME para ser reconocida como innovadora oficialmente

Según lo establecido por la Orden Ministerial vigente desde 2015, una PYME se considerará innovadora, y por tanto digna de recibir el sello distintivo correspondiente previa alta en el Registro de PYMES innovadoras, en tres supuestos muy concretos:

  • Cuando haya recibido financiación pública en los últimos tres años sin que ésta se le haya revocado a causa de una ejecución negligente, incorrecta o insuficiente de la tarea para la que se le otorgaron fondos;
  • Cuando haya demostrado mediante su actividad que es una empresa innovadora bien por disponer de una patente propia en explotación registrada en un plazo que no debe superar el lustro con respecto al año en que solicita se le reconozca esa condición; o bien por haber obtenido, en los tres años anteriores al ejercicio del derecho de bonificación, un informe motivado vinculante positivo a efectos de aplicación de la deducción a la que se refiere el artículo 35 del texto refundido de la Ley del Impuesto sobre Sociedades, aprobado por el Real Decreto Legislativo 4/2004, de 5 de marzo.
  • Cuando haya demostrado su capacidad de innovación obteniendo alguna de las siguientes certificaciones oficiales reconocidas por el Ministerio de Economía y Competitividad:

– Joven Empresa Innovadora (JEI), según la Especificación AENOR EA0043.

– Pequeña o microempresa innovadora, según la Especificación AENOR EA0047.

– Certificación conforme a la norma UNE 166.002 «Sistemas de gestión de la I+D+i».

Cumplir con alguno ó varios de estos criterios enumerados permite a las PYMES, en primer lugar, solicitar por vía telemática su alta en el Registro de Pymes Innovadoras, listado público que ofrece el Ministerio de Economía y Competitividad, y en el que es necesario figurar para poder recibir el sello distintivo “PYME Innovadora” para exhibirlo públicamente.

Ventajas que otorga lucir el sello “PYME Innovadora”

En primer lugar, la más evidente: poder hacer uso del distintivo con fines publicitarios y de promoción. Los clientes podrán ver el sello “PYME Innovadora” junto al logotipo de la empresa y sabrán que, más allá de las habituales proclamas que hacen todas las compañías de su compromiso con la I+D, los méritos a la innovación dentro de su sector de actividad le son reconocidos oficialmente.

En segundo lugar, las PYMES inscritas en el registro de PYMES Innovadoras podrán recibir una bonificación del 40% en las aportaciones que hagan a las cuotas de la Seguridad Social derivadas de la contratación de personal dedicado a investigar. Además, tendrán también acceso a deducciones fiscales en el impuesto de sociedades derivadas de la realización de actividades de I+D+i (hasta un 42% del gasto en proyectos de I+D y un 12% en los considerados IT) y les será posible combinar ésta con la anterior bonificación citada.

Para terminar, las PYMES que luzcan este sello a raíz de su inclusión en el Registro de PYMES Innovadoras, listado de consulta pública en el que actualmente hay 2.186 empresas dadas de alta, podrán optar a recibir tres tipos de ayudas: las destinadas a la Innovación Tecnológica que ofrece el ICO; las que facilitan la formación y contratación de personal cualificado para el desarrollo de actividades de investigación, y las de Fomento de la Compra Pública Innovadora.

Qué significan los sellos de calidad de los productos alimentarios

Si os gusta consumir productos alimentarios autóctonos (“de la tierra” que dirían en algunas latitudes ) por su calidad y cuidada producción; por ser signo de identidad y tradición de vuestra CC.AA. ó país y por garantizar con su compra la sostenibilidad económica del medio rural y el sector agroalimentario locales, seguro que estáis familiarizados con los tres sellos de calidad que la UE les puede otorgar en relación a su origen. Se trata de las distinciones D.O.P (Denominación de Origen Protegida), I.G.P (Indicación Geográfica Protegida) y E.T.G (Especialidad Tradicional Garantizada).  Si no es así os los damos a conocer para que podáis identificarlos y saber lo que significa cada uno de ellos. Desgraciadamente la industria alimentaria también se enfrenta a la falsificación de sus productos, las redes de distribución de productos que no proceden de donde se afirma llegan a comercios y mercados tradicionales y, cada vez con más frecuencia, a través de internet.  

Requisitos que deben reunir los alimentos para obtenerlos

Los alimentos  con el sello D.O.P son aquellos productos cuya calidad o características se deben al medio geográfico con sus factores naturales y humanos y cuya producción, transformación y elaboración se realiza siempre en esa zona geográfica delimitada de la que toman el nombre.

Que un producto alimentario cuente con un sello distintivo en el que se lean las siglas D.O.P (Denominación de Origen Protegida) significa que es originario de un lugar cuyas especiales características naturales, ambientales y hasta socio-demográficas influyen decisivamente en su excepcional calidad. Normalmente se refiere a una región, aunque también, en ocasiones, puede referirse a un país. Para que un producto alimentario reciba el distintivo D.O.P la UE exige que todas las fases de elaboración del producto tengan lugar en la zona referida.

La salvedad está en que las materias primas empleadas para elaborar el producto pueden ser de una zona geográfica algo más amplia, incluso distinta de la señalada en la etiqueta distintiva de calidad. Eso sí, el lugar no originario debe cumplir ciertas condiciones análogas a las del lugar de procedencia genuina del producto para mantener la Denominación de Origen Protegida. Un producto alimentario que tiene este sello es el famoso queso de Idiazábal. 

La distinción Indicación Geográfica Protegida (I.G.P.) es para los productos que poseen alguna cualidad determinada o reputación u otra característica que pueda atribuirse a un origen geográfico y cuya producción, transformación o elaboración se realice en la zona geográfica delimitada de la que también toma su nombre.

La etiqueta distintiva con las siglas IGP (Identificación Geográfica Protegida) se utiliza así para señalar un producto originario de un lugar, región o país determinado que se distinga de los demás por sus especiales cualidades, reputación u otras características relacionadas directamente con su origen geográfico. Ahora bien, a diferencia de los productos distinguidos con el sello D.O.P, tan sólo es necesario que al menos una de sus fases (elaboración, transformación, producción…) se desarrolle en la zona geográfica definida en la etiqueta. Es decir, los requisitos que se establecen para que un producto alimentario se distinga con el sello IGP son algo más laxos.

En la página de la Oficina Española de Patentes y Marcas podéis consultar una noticia de julio del pasado  año en la que se informa sobre una resolución por la que se adoptó y publicó la decisión favorable al registro de la Indicación Geográfica Protegida (I.G.P.)“Jamón Serrano”.

Por último nos vamos a detener a explicar qué significa que un producto alimentario se reconozca como Especialidad Tradicional Garantizada (ETG). Se trata de una categoría especial en la que en España sólo entran cuatro productos: la leche certificada, los panellets, la torta de aceite y el jamón serrano.

Según la definición del Ministerio de Agricultura, Especialidades Tradicionales Garantizadas (E.T.G.) son los productos que cuentan con rasgos específicos diferenciadores de otros alimentos de su misma categoría. Además, estos productos agrícolas o alimenticios deben producirse a partir de materias primas tradicionales, o bien presentar una composición, modo de producción o transformación tradicional.

Este reconocimiento exige que tanto las materias primas e ingredientes utilizados para elaborar el producto alimentario como los métodos utilizados para su transformación, composición y producción (por ejemplo el proceso de curado en el caso de jamón) hayan sido utilizados tradicionalmente. ¿Y cómo se determina que son tradicionales? Cuando tanto las materias primas seleccionadas como los procedimientos establecidos para elaborar el producto han permanecido inalterables durante, al menos, treinta años.

En la página web del Ministerio de Agricultura hay mapas de las zonas que tienen productos alimentarios con el sello  D.O.P e I.G.P.