Archivo de la etiqueta: I+D+i

Pikolin lleva en su ADN la innovación e investigación, prueba de ello es el reciente lanzamiento del primer sistema de descanso digital

La semana pasada el Grupo Pikolin presentó su primer colchón “inteligente”. Denominado SmartP!K, su lanzamiento supone la primera apuesta de la firma zaragozana por vincular sus productos para el descanso con sistemas digitales de información. Una apuesta decidida, ya que según informaciones facilitadas por el propio Grupo Pikolin, su inversión en el proyecto ha alcanzado los tres millones de euros. Para el responsable de Innovación y Desarrollo de Pikolin, César Isac, se trata de “un proyecto lógico para una compañía que lleva en su ADN la investigación y la innovación. Las tecnologías digitales están ahí y ofrecen múltiples posibilidades, había llegado el momento de hacerlo en los productos de descanso destinados al hogar”.

De hecho, la propia compañía define el SmartP!K como un sistema de descanso digital integrado por tres elementos: un colchón, una pulsera –ambos provistos de sensores que captan información sobre multitud de parámetros relacionados con el descanso– y una App que almacena los datos recogidos y está configurada para monitorizar y analizar la calidad de los hábitos de sueño de la persona de quien proceden. Dicha App dispone de tres funciones: sueño, que monitoriza las fases y calidad del mismo; coach; que facilita una guía adaptada a los hábitos del usuario y le ofrece un programa para mejorar su calidad de sueño; y amor, que analiza de manera divertida la actividad sexual.

En Pikolin consideran que la función “coach” es la más innovadora de las tres integradas en la App del sistema de sueño. Diseñada gracias a la colaboración de la firma aragonesa con Geeksme, diseña un plan personalizado para el usuario que desee mejorar sus hábitos de sueño, haciendo además un seguimiento de sus progresos en función de un plan diseñado específicamente para él. Sus características están validadas por Asenarco (Asociación Española del Sueño).

Gracias a las virtudes de este nuevo sistema de descanso digital, entre las que podemos incluir que se trate de un desarrollo 100% español, fabricado además en el nuevo complejo logístico-industrial de 210.000 metros cuadrados inaugurado este año por Pikolin en Zaragoza, la firma se coloca, una vez más, en la vanguardia de su sector gracias a su capacidad innovadora. Si queréis ver cómo funciona SmartP!K podéis echar un vistazo a los vídeos promocionales que la empresa ha subido a su canal en Youtube.

Más de 160 patentes registradas en 70 años de historia

Fotografía extraída de la web de Pikolin

Que un grupo empresarial afirme considerar la innovación y el desarrollo constantes pilar fundamental de su estrategia de crecimiento no es nada extraño. Es más, habida cuenta de la relación directa que existe actualmente entre progreso tecnológico, científico y económico, podríamos decir que ha pasado a ser un lugar común.

En el caso de Pikolin la afirmación se respalda con hechos, ya que hemos podido comprobar en la base de datos de Espacenet, que la firma tiene registradas 168 patentes. Una cifra nada desdeñable que sí permite afirmar que la apuesta por la innovación en el diseño y fabricación de todo tipo de productos relacionados con el descanso –desde colchones hasta el textil, pasando por somieres, almohadas, etc– ha sido una constante en la empresa desde que fuera fundada por Alfonso Sólans Serrano en 1948.

Gracias a ese espíritu innovador, la firma aragonesa no sólo ha consolidado su liderazgo en el mercado español, donde posee una cuota del 30% de mercado, sino también en el internacional. Sin ir más lejos, en Francia, donde el grupo entró comenzando el Siglo XXI, ya ha alcanzado la misma cuota de mercado que en España, un hito que ha impulsado a la firma a convertirse en el segundo grupo europeo en el sector del descanso. Así las cosas, no es de extrañar que el Grupo Pikolin facture actualmente más de 392 millones de euros anuales y de empleo a más de 2.100 trabajadores en sus ocho plantas de producción en Europa y dos del sudeste asiático.

Si quieres conocer las ventajas que supone para tu empresa registrar las innovaciones visita nuestra página web

Innovación y exportación son puntos claves para la continuidad empresarial

Es frecuente leer noticias referidas a nuevos proyectos empresariales y startups tanto en los medios de comunicación especializados en economía como en los generalistas.

El fomento de la cultura del emprendimiento y la promoción de la figura del emprendedor impulsan a los medios a centrar su atención en un momento muy concreto de la vida de una empresa: su génesis y puesta en marcha. Pero en el mundo de los negocios, el ser capaz de dar continuidad al proyecto emprendido tiene tanto o más mérito que el haberlo puesto en marcha. Porque, para hacerlo muchas veces es necesario innovar, cambiar de rumbo y buscar nuevos retos.

Hoy os queremos hablar de cómo una empresa de origen familiar, gestionada en la actualidad por la cuarta generación de la saga, ha sabido sobrevivir a la crisis apostando por la innovación, contratando a personal cualificado y abriendo su mercado al exterior.

Hurtado Rivas

Aunque ahora empieza a repuntar, el sector del mueble ha sido uno de los más afectados por la explosión de la burbuja inmobiliaria. La compañía de la que os vamos a hablar, Hurtado Rivas, fabricante de maquinaria para la industria del mueble, se hundió a consecuencia de ello. Y habría cerrado como tantos proveedores de no haber abierto su oferta de productos a otros campos. Abrirse a otros ámbitos ha propiciado un vuelco en una empresa que antes sólo se dedicaba a fabricar maquinaria y robots para la madera. En la actualidad cuenta con desarrollos propios para empaquetar todo tipo de productos, desde cajas de leche a bidones de crudo, y trabaja para multinacionales de todos los sectores.

Hurtado Rivas ha recuperado y superado su facturación precrisis (3,8 millones de euros) y ha pasado de tener como clientes a carpinteros a convertirse en proveedor de multinacionales. Ello ha asegurado la continuidad a esta micropyme valenciana, cuya actividad inició el abuelo de los actuales gestores vendiendo carros de madera en la calle San Vicente de Valencia. ¿Cómo lo ha conseguido?

Apostar por la innovación, el personal cualificado y la exportación

Para afrontar la situación de crisis la empresa decidió incorporar gente que aportara valor, como ingenieros y agentes comerciales expertos en otros sectores.

En Hurtado Rivas tenían claro que los primeros ayudarían a la empresa a crear productos y servicios atractivos; a ello se sumaría el conocimiento de los comerciales sobre las necesidades de los nuevos clientes para garantizar a la empresa una salida económica viable.

Tras analizar el mercado, vieron que la industria de la alimentación necesitaba automatizar procesos para reducir costes, y que se trataba de un sector estable al que la empresa podía incorporarse para remontar la situación adversa que vivía el mercado del mueble.

ingenieria7

Hoy, aunque no han dejado de fabricar maquinaria para las industrias de la madera, el vidrio, el plástico y el metal, la empresa trabaja para la industria alimentaria diseñando proyectos a medida junto con diversos institutos de investigación. Además, su departamento de ingeniería ha desarrollado sistemas de automatización y robótica que Hurtado Rivas exporta a otras industrias, como la militar.

El eje central de su actual política empresarial es la internacionalización. Cuentan con presencia a través de distribuidores o delegaciones en países como Argentina, Perú, México, Colombia, Brasil, Chile, Paraguay, Venezuela, Uruguay, Ecuador, Centroamérica, Turquía, Tailandia, Pakistán, Malasia y Filipinas. Su facturación en el exterior sigue creciendo y su meta es que suponga el 90% de su producción. Se han consolidado como proveedores para empresas multinacionales como Nestlé (en varias plantas), Parex, K+S, o la gran multinacional colombiana de la alimentación NUTRESA.

Sus objetivos actuales son afianzar su posición en el mercado nacional, seguir aumentando sus exportaciones para consolidarse en mercados como Chile, Argentina, Colombia o Ecuador; y continuar desplegándose en el mercado asiático, principalmente en Filipinas e Indonesia. Para hacerlo posible apuestan por diversificar su oferta de productos de sistemas de automatización y robótica, fabricándolos además con tecnología propia.

La compañía en cifras

La compañía facturó en 2008 3,7 millones de euros, cifra que descendió, en 2009 a 1,4 millones debido a la crisis. En 2012 inició su política de internacionalización y la facturación creció hasta los 2,4 millones de euros. Desde entonces el ritmo de su recuperación ha sido constante, lo que ha contribuido a que en 2015 fueran capaces de registrar el volumen de negocio anterior a la crisis. Durante ese año firmaron contratos por valor de 5, 5 millones de euros. La previsión para el actual ejercicio, con un volumen de contratos que alcanza la cifra de 7,7 millones de euros, es crecer un 10% respecto al año anterior. En la actualidad componen la plantilla unas 30 personas, aunque suele aumentar, ya que contratan a más personal cuando un proyecto concreto lo necesita.

 

 

El primer aspirador sin bolsa y el primer ventilador sin aspas, llevan el sello de Dyson

Impulsados por la necesidad de combatir la terrible ola de calor que asola Madrid en agosto, hace un par de semanas resolvimos hacernos con un ventilador para poder mitigar sus efectos.

Buscando un modelo por Internet nos topamos con el primer ventilador sin aspas del mundo. El aparato llamó nuestra atención así que, tras ver en el canal de Dyson (empresa que lo comercializa) un vídeo donde se explica al detalle su funcionamiento resolvimos averiguar algo más sobre la empresa y su fundador. Por fortuna hemos tenido una magnífica respuesta a nuestra solicitud de información, así que hemos decidido escribir sobre la firma.

Dyson: una historia paradigmática

Echar un vistazo a la historia de Dyson permite ver cómo evoluciona la forma de trabajar en ideas innovadoras para llegar a convertirlas en productos y servicios útiles para la sociedad.

La trayectoria de la compañía está ligada a la de su fundador y tiene su punto de inicio en el momento en que éste se propuso solucionar un problema práctico prototipando un nuevo ingenio. Resolverlo terminó por dar pié al comienzo de una exitosa carrera empresarial gracias a la fundación de una compañía propia que hoy organiza a escala industrial los procesos de innovación, investigación y desarrollo, contando para ello con un gran equipo de ingenieros y científicos.

Todo comenzó en el salón de una casa…

Como decimos, la historia de Dyson está ligada a la biografía de su fundador, James Dyson, que tiene cierto aire romántico que recuerda al de las historias de vida que se recogen sobre los inventores del siglo XIX y que aún conforman el ideario popular que se tiene sobre quienes se dedican “profesionalmente” a inventar.

El Sr. Dyson nació en Norfolk, Inglaterra el 2 de mayo de 1947. En principio interesado por las letras, terminó estudiando diseño en el Byam Shaw Art School de Londres, de donde pasó a matricularse en el Royal College of Art (1966-1970) para conseguir ganarse la vida con el diseño industrial, su verdadera vocación.

En 1979, harto de comprobar el mal funcionamiento de su aspiradora, decidió utilizar sus conocimientos para mejorarlo, encontrando una solución de forma inesperada durante su visita a un aserradero. Dyson se fijó en cómo allí utilizaban unos enormes ciclones industriales para recoger el serrín. Y se propuso aplicar ese modelo de utilidad a su aspiradora.

Desmontó el aparato y fabricó uno nuevo incorporando unos ciclones caseros que él mismo diseñó y fabricó con cartón y cinta adhesiva. Para su sorpresa el aspirador recogía más suciedad que antes. ¡Había inventado la primera aspiradora sin bolsa!

El inventor se convierte en empresario

El éxito obtenido no tuvo en principio repercusiones lucrativas para el Sr Dyson. Varias multinacionales fabricantes de electrodomésticos a las que ofreció la patente de su invento rechazaron la idea de fabricarlo a escala industrial por considerar que perjudicaría su negocio. Las compañías llegaron a la conclusión de que comercializar una aspiradora sin bolsa acabaría con la venta de éstas, que generaban para el sector unos 500 millones de dólares anuales.

Fue una compañía japonesa la que finalmente accedió a comprar la patente en 1986 y comenzar a vender la aspiradora por catálogo con el nombre de G-Force. En 1993, quince años y 5.127 prototipos después, Dyson abrió su primera fábrica y comenzó a comercializar el aparato bajo su propia marca. Llamó al modelo Dyson DC01.

En año y medio el electrodoméstico se convirtió en el más vendido de su categoría en todo el Reino Unido. Un éxito comercial a partir del que la empresa no ha hecho más que crecer durante sus 25 años de actividad. Actualmente da empleo a 6.000 personas en 72 países. Su llegada a España se produjo en 1999, desde entonces ha vendido 600.000 aspiradoras.

Del éxito puntual al liderazgo mundial vía inversión en I+D+i

Es interesante reseñar que el crecimiento experimentado por Dyson durante sus poco más de dos décadas de actividad está indisolublemente ligado a su continua y decidida inversión en I+D+i. Según cifras facilitadas por la propia firma, en su laboratorio de investigación, diseño y desarrollo trabajan actualmente 1.000 ingenieros y científicos. Su dimensión ha alcanzado tales proporciones gracias a que Dyson invierte semanalmente unos 3,7 millones de euros en I+D+i. Sólo en el desarrollo del ventilador sin aspas que encontramos por Internet, patentado por la empresa en 2009 bajo el nombre de “Air Multiplier”, la empresa invirtió 8,5 millones de libras en cuatro años.

Además de su laboratorio de investigación, diseño y desarrollo, Dyson cuenta con otro centro de estudios cuya existencia da una idea de la importancia que tienen la investigación y la innovación para las empresas que quieran situarse en la vanguardia de su sector de actividad. Dyson es la única empresa fabricante de electrodomésticos europea que cuenta con su propio laboratorio de microbiología. ¿Y para qué? Os preguntaréis. Pues para estudiar al enemigo al que se enfrenta cualquier aspiradora: el polvo. El laboratorio se creó en 2001 para estudiar el comportamiento de los ácaros y alérgenos domésticos para ayudar a los ingenieros a diseñar aspiradoras que pudieran combatirlos mejor.

En él los científicos de Dyson realizan sus propios cultivos de ácaros. De hecho el laboratorio es un auténtico balneario para ellos: los alimentan con levadura, germen de trigo y comida para perros y los mantienen en sus condiciones ambientales idóneas, esto es, a 25ºC de temperatura y a una humedad relativa del 75%. De esta forma, pueden estudiar de cerca su comportamiento y los alérgenos que producen, ayudando así a que los ingenieros puedan luego desarrollar productos para combatirlos eficazmente.

Os dejamos con el vídeo que suscitó nuestra curiosidad y dió lugar a que elaboráramos este reportaje y os invitamos a consultar las bases de datos INVENES y ESPACENET para ver las patentes de Dyson Technology Ltd. Si es la primera vez que las consultas en Cevipyme tenemos información (panorama general) y unas guías de utilización de ambas bases de datos.

 

Cómo obtener rentabilidad de patentes, marcas o diseños

 

Propiedad intelectual - Propiedad industrial

Existen tres procedimientos por medio de los cuales una empresa puede transferir el fruto de sus esfuerzos en I+D+i a otras compañías para aumentar las posibilidades de rentabilizar sus bienes intangibles (patentes, diseños y marcas). Son la transmisión o cesión , la licencia y la hipoteca. En esta entrada vamos a describir cada una de ellas y mostrar varios casos en los que se han utilizado.

 

TRANSMISIÓN O CESIÓN

La transmisión de una patente, marca o diseño implica un cambio de titularidad. Esto significa que la empresa propietaria hasta ese momento de los derechos de explotación del bien intangible dejará de beneficiarse de ellos para pasar a hacerlo la compañía a la cual se transmitan. Es frecuente que este tipo de transferencia se produzca cuando la empresa inicialmente propietaria vaya a desaparecer.

Un caso paradigmático de esta forma de obtener rentabilidad de los bienes intangibles lo encontramos en la empresa Nortel. Cuando entró en suspensión de pagos era propietaria de 6.000 patentes, que fueron transmitidas a un consorcio de empresas entre las que se encontraban Apple, Ericsson, Microsoft y Sony previo pago de 3.102 millones de €

En el caso de las marcas, en España encontramos muchos casos de transmisión, sobre todo dentro de la industria alimentaria. Firmas tan conocidas como La Casera, Panrico o Chupa-Chups han pasado a ser propiedad de compañías extranjeras.

LICENCIA

Obtener la licencia de una invención, marca o diseño permite a la empresa licenciataria comercializar dicho bien intangible a cambio del pago de una contraprestación económica a la firma propietaria del mismo, que seguirá siendo su titular. Dicho canon recibe el nombre de regalía o royaltie.

En el caso de las licencias el acuerdo alcanzado por ambas partes puede ser muy flexible, pudiendo determinarse de forma consensuada tanto los bienes que comprende como la localización geográfica para la que se conceden. Un ejemplo reciente de ello es la firma del acuerdo de licencia de patentes 4G de ZTE con la española Teltronic.

Muchas grandes empresas multinacionales, en especial las presentes en la industria del entretenimiento, obtienen pingües beneficios gracias a la cesión de licencias de explotación de los activos sobre los que tienen registrada la Propiedad Intelectual.

Uno de los casos más llamativos lo encontramos en la archiconocida firma de cómics ‘Marvel’, que gracias a este tipo de contratos saca rentabilidad a sus miles de personajes. Su caso está recogido en la página de la Oficina Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI).

HIPOTECA

Las empresas suelen echar mano de este procedimiento cuando se encuentran en dificultades económicas después de haber conseguido convertirse en una marca de reconocido prestigio en su sector. Se aplica con frecuencia sobre las marcas, ofreciéndose éstas como garantía de pago para la obtención de un crédito.

Un ejemplo de este tipo de transmisión lo encontramos en Ford. La célebre empresa de automoción de origen norteamericano evitó la quiebra en el año 2006 gracias a que hipotecó su marca/logo para obtener un crédito de 23.500 millones de dólares.

La decisión partió de su CEO, Mulally, que llegó a Ford en 2006 procedente de Boeing. En esa época, Ford era la automotriz con más problemas financieros. Mulally se deshizo de marcas como Volvo, Land Rover y Mazda. Su mayor apuesta fue hipotecar varios de los activos de la compañía, desde fábricas hasta su icónico logotipo azul. Gracias a ello pudo obtener el dinero en efectivo necesario para hacer revivir a la compañía. Estas decisiones permitieron a Ford evitar la quiebra y el consecuente rescate que padecieron otras grandes empresas del sector, como fue el caso de General Motors y Chrysler. En España, la marca Calvo fue valorada en 25 millones de euros previamente a ser hipotecada.

Hay que puntualizar que, al igual que le ocurre a una persona cuando no puede pagar la hipoteca de su vivienda, el banco puede embargar la marca en caso de que la empresa a la que se concedió un crédito a partir de su valoración no cumpla con su parte del acuerdo.

Registrar la propiedad de los bienes intangibles es condición ´sine qua non´ para poder extraer una rentabilidad de ellos por medio de los procedimientos de transferencia descritos. 

Beneficios fiscales

vinieta3_grande

A todo lo anterior se suma que las empresas pueden obtener ventajas tributarias de los beneficios derivados de la cesión de los derechos de uso y explotación de sus innovaciones.

Las rentas procedentes de la cesión del derecho de uso o de explotación de patentes se integrarán en la base imponible en un 40 por ciento de su importe. Es decir de cada 100.000 euros de rentas procedentes de cesión solo se integran en la base imponible 40.000 euros quedando exentos los 60.000 restantes. La figura legal que sustenta este beneficio fiscal es la denominada Patent Box, y aquí encontraréis los requisitos que hay que cumplir para acogerse a ella.

Los mercados de tecnología, una fórmula para innovar y emprender

La OMPI señala quelos mercados de tecnología desempeñan un papel fundamental a la hora de facilitar la innovación. Las razones que argumenta es que “Proporcionan un marco en el que las empresas pueden obtener licencias sobre invenciones que complementen y mejoren sus objetivos empresariales. Del mismo modo, permiten a las empresas obtener ingresos de la concesión de licencias sobre las invenciones que no les interesa desarrollar o comercializar o no tiene la capacidad”.

La transferencia de tecnología desde las universidades, los centros públicos de investigación y otras instituciones hacia las empresas se hace más sencilla cuando los resultados que obtienen se pueden aprovechar comercialmente de las garantías ofrecidas por la protección por medio de las patentes. En nuestro país es la vía de transferencia de tecnología que ha permitido más creación de empresas, según la OMPI.

vinieta3_grande

 

Cómo fomentar el trasvase de la I+D+i

La transferencia de tecnología es por tanto una manera de obtener un rendimiento comercial de los conocimientos y resultados de la I+D+i. Un ejemplo claro de ello se pudo ver en la última edición del “Salón Internacional de Invenciones” que se celebra anualmente en Ginebra donde se presentaron aproximadamente 1000 invenciones de 752 expositores procedentes de 48 países. Se firmaron contratos por transferencias y licencias por más de 50 millones de euros, lo cual hace un promedio de más de 50.000 euros por invención.

Fomentar esta transferencia de conocimiento y la sinergia entre el tejido investigador y empresarial en España y su convergencia a nivel internacional son, por ejemplo, los objetivos de Transfiere, el Foro Europeo para la Ciencia, Tecnología y Conocimiento, que clausuró la edición de este año con más de 3.000 participantes (un 30 por ciento más que en 2015) y 5.500 reuniones de trabajo en la zona de networking. Durante su celebración se presentaron 1.900 proyectos tecnológicos, participaron 190 grupos de investigación y 40 universidades.

Tanto desde el sector público como privado se cree esencial fomentar este traslado de la I+D+i desde universidades y centros de investigación al mercado. Consideran imprescindible que las instituciones públicas lleven a cabo una doble labor para fomentar que los mercados puedan emplear los resultados de la investigación en la comercialización de los nuevos productos y servicios.

En primer lugar se debe garantizar a los mercados la posibilidad de gestionar estratégicamente los derechos de Propiedad Industrial e Intelectual de las investigaciones, mediante la creación de recursos legales adecuados. En segundo lugar, por medio de la promoción y financiación de proyectos innovadores solventes, cuyos resultados sean susceptibles de ser protegidos por PI o con prueba manifiesta de éxito comercial. Y por último, promover encuentros entre investigadores y empresas, fomentar el dialogo entre todos los agentes del sistema.

Instrumentos

Una muestra de la creación de instrumentos eficientes en nuestro país lo encontramos en el programa Banco de Patentes creado por la Generalitat y los organismos públicos de investigación de la Comunitat Valenciana, que tiene por objeto propiciar el encuentro entre emprendedores, empresarios y centros de generación de conocimiento innovador para facilitar la transferencia de los resultados tecnológicos generados por los científicos a los sectores productivos y de servicios.

Otro ejemplo es el de Tecnalia, que creó Tecnalia Ventures con la misión de generar valor asociado a los activos tecnológicos desarrollados en Tecnalia para maximizar los retornos de su comercialización. Comercialización, que según puntualizan, puede ser ejecutada a través de la cesión de una licencia o venta de la patente o bien mediante la creación de una empresa, como es el caso de Digimet.

Uno muy reciente que se desarrollará dentro del ámbito de la sanidad es el programa healthStart que tiene como objetivo ayudar a médicos, investigadores, personal sanitario y tecnólogos de los hospitales de la Comunidad de Madrid a convertir sus ideas e iniciativas emprendedoras en empresas de base tecnológica que repercutan en el bienestar de la sociedad.

Seguridad

En cuanto a la seguridad jurídica cabe destacar la creación de un grupo de trabajo multidisciplinar coordinado por la Oficina Española de Patentes y Marcas, encargado de elaborar los modelos de los distintos tipos de contrato. para que tanto universidades como organismos públicos de investigación y la PYME española cuenten con modelos que regulen y tengan en cuenta todas las posibles consecuencias jurídicas y económicas de la transferencia de tecnología.

El grupo de trabajo está constituido por representantes del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), LES España y Portugal (LES), Ministerio de Economía y Competitividad (MINECO), Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM) y Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI). De momento se han elaborado dos modelos: el de “Acuerdo de confidencialidad” y el “Acuerdo de Transferencia de Material” que te puedes descargar desde aquí

En todo caso como recuerdan estas entidades, la complejidad de estos contratos hacen que sea recomendable acudir a asesores profesionales para su firma.