Archivo de la etiqueta: Propiedad Industrial

Pese a la baja inversión, España mantiene el nivel de Europa en producción científica

Entrevista a J. Angel Menéndez Díaz, científico, divulgador y socio promotor de la empresa de Base Tecnológica Xerolutions S.L.

A finales del pasado mes de enero, en el último boletín de Vigilancia Tecnológica (VT) Biomasa Patentes –documento elaborado por Bioplat (Plataforma Tecnológica Española de la Biomasa)junto con el Ciemat (Centro de Investigaciones Energéticas Medioambientales y Tecnológicas) y la OEPM donde se recogen las solicitudes de patente presentadas sobre los últimos avances en tecnologías de conversión de la biomasa para la producción de energía– comprobamos que durante el último trimestre de 2017 se registraron cinco patentes procedentes de España.

Entre las citadas solicitudes de registro de patente está la vinculada a la creación de un proceso para producir gas de síntesis mediante calentamiento por microondas de sustratos orgánicos. Desarrollada por el Instituto Nacional del Carbón, la patente fue solicitada por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en el que está integrado.

En el equipo de investigadores responsables de dicha innovación encontramos a J.Ángel Menéndez Díaz, científico y divulgador de origen asturiano cuya participación en diversos proyectos de éxito le han llevado a conseguir el reconocimiento de once patentes desde 1996.

Decidimos contactar con él para conocer su opinión sobre el momento en que se encuentra la investigación científica en España y cómo percibe la traducción de sus logros en soluciones prácticas. Finalmente, también quisimos saber de primera mano cómo experimenta un científico como él la inmersión en el ámbito corporativo, ya que además de investigador Menéndez Díaz también es socio promotor de la Empresa de Base Tecnológica Xerolutions S.L., que comercializa varios productos y servicios que se valen de los resultados de sus investigaciones.

Desde su posición como científico integrado en el Departamento de Procesos Químicos en Energía y Medioambiente del INCAR-CSIC y ex miembro de la Junta Directiva del Grupo Español del Carbón ¿Qué posibilidades tiene la industria del carbón mineral, tan señalada por contaminante, de mantener su actividad económica a corto/medio plazo una vez su declive parece irreversible?

No soy especialista en el tema, no me dedico a investigar sobre el carbón mineral, así que mi opinión no es muy cualificada. No obstante, la lógica del progreso apunta a que paulatinamente el uso de energías fósiles será (ya está siendo) reemplazado por otras energías más limpias y renovables. El que esto se haga más o menos pronto atiende a criterios económico/sociales, que no siempre coinciden con los medioambientales.

En relación al cuidado del Medioambiente ¿Cuáles cree que son los avances más significativos que ha aportado el uso de procesos químicos para generar energía?

Mi investigación está enmarcada en la valorización energética de residuos orgánicos y en la producción de materiales de carbono para el almacenamiento de energía. En el primer caso existen varios procesos que hacen posible esta valorización. Sin embargo, el problema es que la gestión tradicional en vertederos (a veces en el mejor de los casos) sigue siendo la opción más barata. En cuanto al almacenamiento de energía, éste supone un reto, y un problema aún mayor que el de su producción limpia. A día de hoy existen varios sistemas, cada vez más competitivos, para almacenar energía en pequeñas cantidades (por ejemplo baterías, súpercondensadores, etc.). Pero cuando se trata de almacenar grandes cantidades de energía ya no resulta sencillo hacerlo de una forma eficiente y competitiva. Ejemplos de esto son el coche eléctrico (donde la autonomía y la velocidad de carga son claves) o la posibilidad de almacenar energía eléctrica de fuentes renovables cuando la producción supera la demanda.

¿Qué lugar ocupa España en el contexto internacional dentro de ese campo de investigación a escala europea?

Yo diría que en España somos buenos en cuanto a investigación en estos temas, máxime cuando comparamos la producción científica y el conocimiento generado frente a la inversión en investigación. Los datos, tanto de producción científica como de captación de fondos europeos, nos sitúan a nivel de los mejores países Europeos -Lo que resulta casi un milagro, habida cuenta de que la inversión en ciencia en España es de las más bajas de Europa- Sin embargo, donde fallamos bastante es en la implementación del conocimiento para generar una realidad industrial. En no pocos casos este conocimiento generado en España es aprovechado por compañías de otros países; porque aquí, asumir el riesgo que conlleva el destinar los medios necesarios para transferir el conocimiento no suele concebirse como una inversión. Es, en cierto modo, similar a lo que está sucediendo con la gran cantidad de científicos formados en España (en muchos casos con dinero público) que están trabajando, y siendo muy rentables, para otros países; porque aquí no destinamos los medios necesarios para incorporarlos a la investigación nacional.

Según hemos podido saber, durante su trayectoria como investigador ha participado en estudios y trabajos que le han llevado a registrar, junto con otros colegas de profesión, hasta once patentes desde el año 1996. Más de la mitad se concedieron en 2016. Teniendo en cuenta estos datos y desde su experiencia como científico…

¿Considera que los investigadores valoran adecuadamente la importancia que tiene proteger sus invenciones e innovaciones mediante el uso de los sistemas de registro de Propiedad Industrial e Intelectual?

Creo que, en general, sí. Sin embargo, la cuestión no es tan sencilla. Desde mi punto de vista, y aunque pueda sonar raro, patentar solo tiene sentido si hay una intención clara y una posibilidad real de explotar la patente en el corto/medio plazo; si no existe esto, no tiene mucho sentido y puede ser hasta ser perjudicial para una posible transferencia o explotación a largo plazo. Las patentes por curriculum o por estadísticas, que se hacen en algunas ocasiones, no tienen mucho sentido. El problema, tal y como yo lo veo, es que, por razones diversas, los mecanismos para la transferencia del ámbito académico al industrial en España son muy pocos y no están funcionado salvo en contadas excepciones.

Hemos observado que más de la mitad de las patentes que le han sido concedidas a lo largo de su trayectoria como investigador lo fueron en 2016. Esta aceleración y concentración en el tiempo…¿Es consecuencia de un cambio o evolución importante o tan sólo un hecho anecdótico?

Es consecuencia de un proceso de maduración en las líneas de investigación que desarrollamos en el grupo de investigación y que fueron, en su momento, bastante disruptivas. Primero hubo que estudiar los procesos desde un punto de vista fundamental, demostrar que el concepto era viable, etc. y, posiblemente, ahora es el momento de usarlas en algunas nuevas aplicaciones y productos susceptibles de ser patentados. También hay otros aspectos coyunturales ligados a los medios con los que contamos que fluctúan bastante según la época.

Además de investigador usted es socio Promotor de la Empresa de Base Tecnológica (EBT) Xerolutions S.L. ¿Qué productos y/o servicios ofrecen y a quién van dirigidos?

La empresa produce un carbón sintético (o un material de carbono, si se prefiere) denominado Xerogel de carbono. Es un material de carbono de alta pureza y nanoporoso, en el que los poros se pueden hacer “a medida” de la aplicación. Este material (o familia de materiales) tiene múltiples aplicaciones posibles, aunque la empresa se centra en su comercialización para la fabricación de electrodos de súper condensadores, dado que es ahí donde se han detectado las mejores posibilidades de negocio.

La innovación de nuestra empresa no consiste tanto en el material en sí (que ya existía) si no en el proceso de fabricación, basado en el calentamiento con microondas, que hizo posible su producción industrial de una forma económicamente viable; dado que los procesos existentes o eran muy complejos o muy caros o ambas cosas, lo que solo permitía una producción a muy pequeña escala y en los laboratorios.

La idea de fundar esta compañía ¿Surgió a partir de un proceso de transferencia tecnológica mediante el que se desarrolló alguna nueva solución que llevar al mercado?

Efectivamente, todo comenzó con una patente del proceso mencionado. A raíz de la publicación de ésta, nos contactó el grupo BeAble Capital, que gestiona varios fondos de inversión tipo capital semilla, que era lo que necesitábamos en aquel momento para iniciar el proyecto empresarial. Con ellos hicimos un primer plan de negocio y comenzamos a dar forma a lo que hoy es Xerolutions SL.

Una vez fundada la compañía e iniciada la actividad ¿Qué ventajas les proporcionó el disponer de la concesión de una patente?

En estos momentos Xerolutions tiene varias patentes que protegen tanto el proceso como algunos productos, de forma que los competidores no puedan usar el mismo proceso o fabricar el mismo producto durante el tiempo de concesión de la patente. Obviamente esto da una ventaja competitiva.

Desde su perspectiva como miembro responsable de la parte técnica y de desarrollo de una firma como Xerolutions ¿Qué obstáculos son los más difíciles de superar para una persona que viene de la ciencia al entrar en el mundo de los negocios?

Quizá el mayor obstáculo es el cambio de mentalidad que, en muchos casos y en muchos aspectos, hay que tener. El mundo científico y el mundo de los negocios se suelen mover, en no pocas ocasiones, por objetivos bastante diferentes y no es siempre sencillo para un científico que, normalmente, carece de una formación empresarial aprender y adaptarse a la forma en que funcionan las cosas en este ámbito empresarial. Por ejemplo: la investigación científica muchas veces persigue “lo mejor”, mientras que en la industria se busca “lo mejor económicamente rentable”; ambas cosas no necesariamente tienen que coincidir. Hay también otras dificultades debidas al desconocimiento, por parte del científico, de muchos aspectos técnicos, económicos, legales, comunicativos, etc. que se manejan habitualmente en el ámbito empresarial. Pero esas son, en mi opinión, más fáciles de soslayar; ya que es una cuestión de aprender y, por lo general, la capacidad de aprender nuevas cosas suele ser algo inherente al científico.

Conocer el ámbito de los negocios ¿Ha influido de alguna forma en la definición de los objetivos de sus investigaciones o no ha cambiado en absoluto?

Los objetivos de mi investigación no han cambiado mucho porque siempre me interesó hacer una investigación que diese solución a problemas reales y que pudiese ser transferida de una forma, más o menos, sencilla. Lo que sí ha cambiado, como consecuencia de lo aprendido durante la etapa de creación de Xerolutions es, quizá, la manera de comunicar los resultados de la investigación o el planteamiento de nuevos proyectos en ámbitos diferentes al académico y quizá incluso también en el académico.

En Europa, en líneas generales, para hacer carrera en la academia y alcanzar prestigio intelectual dentro de una rama del saber, el peso de la producción teórica es determinante. A su juicio y desde su experiencia ¿Cree que este hecho influye en los niveles de transferencia tecnológica o no tiene incidencia alguna? Se lo preguntamos porque es posible que un investigador deje de dedicar tiempo a descubrir las posibles aplicaciones prácticas de sus desarrollos teóricos debido al escaso impacto que puede tener en su carrera académica conseguirlas.

Es posible, aunque evidentemente desconozco las motivaciones de otros investigadores. Sin embargo pienso que no se trata tanto de dejar o no de descubrir aplicaciones prácticas, que creo que eso lo hacen la mayoría de los investigadores; si no de estar dispuesto a dedicar el tiempo y esfuerzo necesario para transferir esa aplicación práctica a una realidad industrial. El tiempo y esfuerzo que requiere no es pequeño y eso es algo que raramente se reconoce (a veces ni siquiera se conoce) en los ámbitos académicos. Además, el tiempo que se dedica a esto es tiempo que se deja de emplear en otras cosas que dan más reconocimiento académico (por ejemplo publicar). Paradójicamente es casi imposible que una EBT salga adelante si, al menos durante los primeros años, los científicos promotores no le dedican todo ese tiempo y trabajo.

Como contrapartida está todo lo que se puede aprender en esta aventura de emprender; la satisfacción personal que representa el contribuir (por ejemplo creando puestos de trabajo) a mejorar el entorno social, aunque sea en pequeña medida y, por qué no decirlo, en el 10% de los casos que suelen culminar con éxito, las posibles ganancias que puedas obtener (siempre y cuando hayas negociado un buen pacto de socios con los inversores)… a fin de cuentas, si el científico/emprendedor no está convencido de la rentabilidad de su proyecto difícilmente va a poder convencer a nadie de ello.

El boletín de Vigilancia Tecnológica de la Biomasa es uno de los muchos Boletines de Vigilancia Tecnológica que elabora la OEPM para facilitar trimestralmente una información puntual, gratuita esquemática y de rápida lectura sobre avances y novedades en los distintos sectores tecnológicos.

Además, desde la página de la OEPM también se ofrece acceso a las Alertas Tecnológicas, que permiten conocer las patentes más recientes que se están publicando en el mundo en relación a un tema técnico concreto.

Anuncios

Así fue la participación de CEVIPYME en #SME2017

Un año más, y ya van cuatro, CEVIPYME volvió a estar presente en el Salón MiEmpresa junto a la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM), uno de los eventos más importantes e interesantes a escala nacional tanto para autónomos como para PYMEs y start-ups. En esta octava edición, que tuvo lugar entre los días 21 y 22 de febrero en el Barclayd Center de Madrid, cerca de 15.000 visitantes pudieron recibir información, formación de los más de 300 profesionales altamente cualificados presentes en el salón.

 

standcevipyme_sme2017

Durante las dos jornadas que duro el evento se analizaron cerca de 150 temáticas relacionadas con la creación y consolidación de empresas, siendo CEVIPYME la entidad responsable de dar a conocer a inventores y emprendedores la forma más adecuada de proteger sus bienes intangibles, así como de ver reconocidos tanto a escala nacional como internacional los derechos de Propiedad Intelectual e Industrial sobre sus diseños, creaciones invenciones e innovaciones.

Cevipyme y la OEPM proporcionaron a las PYMEs y a los emprendedores, información y asistencia personalizadas sobre las mejores opciones para la protección de la Propiedad Industrial, Intelectual y la Innovación, así como sobre la manera más eficaz de gestionar y rentabilizar dicha propiedad una vez obtenidos y registrados los derechos correspondientes.

La inmejorable ubicación del stand de CEVIPYME en el recinto ferial, cerca de la puerta principal de acceso, su buen tamaño y el interés suscitado por las intervenciones de Mónica Castilla Baylos, Jefa de Área de Difusión, Comunicación y Relación con la empresa de la OEPM; y Coro Gutiérrez Pla, Jefa de Servicio de Apoyo a la Empresa de OEPM, mas personal especializado de la OEPM, contribuyeron a que centenares de asistentes se acercaran a solicitar información sobre cómo registrar y proteger sus marcas, diseños industriales, patentes y modelos de utilidad y resolver cualquier tipo de duda sobre este tema. Un equipo de hasta siete personas de la OEPM se encargó de atenderles con diligencia.

CEVIPYME y la OEPM, en las salas “Crece” y “Pregunta” del Salón MiEmpresa

monica_sme2017

Durante la mañana de la primera jornada, Mónica Castilla Baylos jefa de Área de Difusión, Comunicación y Relación con la empresa de la OEPM, impartió en la sala “Crece” la conferencia titulada “La Propiedad Industrial como herramienta de internacionalización de las empresas: marcas, diseños y patentes”. Durante la misma señaló ante un nutrido grupo de asistentes la importancia capital que tienen para las empresas los activos intangibles, de los cuales procede gran parte de su valor en el mercado.

Además, aclaró las diferencias entre derechos de Propiedad Intelectual e Industrial y mostró el amplio abanico de herramientas y recursos que CEVIPYME pone a disposición de emprendedores y PYMEs para agilizar cualquier trámite o consulta relacionada con la solicitud y registro de derechos de propiedad sobre marcas, patentes, modelos de utilidad y diseños industriales.

Finalmente, Baylos facilitó varios consejos sobre los aspectos que han de tener en cuenta las empresas a la hora de expandir su marca o introducir una línea de productos determinada en mercados internacionales.

En el segundo día del evento Coro Gutierrez Pla, Jefa de Servicio de Apoyo a la Empresa de la OEPM, impartió la charla “¿Quién puede ayudarme (a poder ser gratis) con la Propiedad Industrial?” en la sala “Pregunta”. Al igual que hiciera Baylos en la jornada anterior, Gutiérrez Pla incidió también en la importancia de los bienes intangibles para la empresa, destacando que su valor supone el 84% del total que se les atribuye en el mercado.

coro_gutierrez

Así mismo, repasó brevemente la importante diferencia que existe entre los derechos de Propiedad Industrial e Intelectual, dejando claro que, en el caso de los primeros, es imprescindible solicitarlos formalmente ante Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM) .

Como ya se adelantaba en el título de la propia charla, Gutiérrez Pla dedicó buena parte de la misma a enumerar y mostrar las características de todos y cada uno de los servicios gratuitos de atención al público que facilita la OEPM, a saber: el servicio de apoyo a la PYME; el de información general; el de información tecnológica; y los del examinador de Guardia tanto de patentes como de marcas.

Gutiérrez también dio a conocer a los asistentes la ubicación de la oficina de la OEPM en Madrid, donde pueden acudir personalmente para recibir la información que necesiten en lo referido a la gestión la Propiedad Industrial de su empresa, desde el registro de una marca hasta la solicitud de una patente.

Finalmente, ofreció una amplia panorámica de toda la información y documentación que la entidad ofrece en las distintas áreas de su página web (bases de datos disponibles para consultar la existencia de patentes o marcas; acceso al Boletín Oficial de la Propiedad Industrial; disponibilidad de modelos de contratos de transferencia tecnológica, etc.). Antes de cerrar su intervención Gutiérrez quiso recordar a los asistentes que el tamaño de una empresa no importa “si está protegida, no se la pueden comer”. Habló de la “selección natural en el mundo de las empresas”, argumentando que al igual que a una pequeña tortuga le protege su caparazón de los depredadores, los títulos de Propiedad Industrial protegen a las PYMEs y los emprendedores de posibles competidores.

La Propiedad Industrial arma esencial para que las empresas innovadoras crezcan seguras

El uso de la Propiedad Industrial no es muy habitual entre la PYME española. Aunque las empresas de menos de 250 trabajadores supone el 99,88% del tejido empresarial de nuestro país, este dato contrasta con el bajo porcentaje de registro de marcas, patentes, modelos de utilidad y diseños industriales que realizan las PYMEs según estimaciones de la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM).

Pese a los progresos conseguidos durante estos años y a las iniciativas, entre ellas CEVIPYME, puestas en marcha por la OEPM para extender la cultura de la propiedad industrial en nuestro país, aún son muchas las PYMEs españolas que innovan sin registrar sus desarrollos. Esto trae consigo dos consecuencias negativas para ellas. Por una parte dejan de proteger uno de los mayores activos que puede tener una empresa: la capacidad de ofrecer al mercado un producto original y diferenciador. Por otra, pierden las ventajas que pueden obtener al garantizarse el derecho de gestionar la comercialización de sus innovaciones.

¿Por qué sucede esto? La OEPM ha corroborado durante años que las PYMEs no utilizan las herramientas de registro de patentes y marcas por dos razones fundamentales: desconocimiento y desinformación. A ellas se suma la idea errónea de que esta tarea legal es algo propio de las grandes empresas.

Pero no es así; registrar una marca, patentar un producto o proteger un diseño industrial no es algo propio de empresas grandes. Es lo que deben hacer las empresas innovadoras para proteger sus activos intangibles, algo fundamental en un mercado cada vez más globalizado y competitivo.

¿Por qué? “Porque si innovamos, pero no protegemos, desechamos talento, ventaja competitiva, valor y beneficios”.

Pero ¿Qué ventajas concretas ofrece cada una de las vertientes del registro de la Propiedad Industrial que hemos citado?

La marca y el nombre comercial

Protección exterior

 

Registrar su nombre comercial y su marca es uno de los primeros pasos legales que debería dar toda empresa. De hecho, de los vinculados al ejercicio de la Propiedad Industrial, es el que más conoce la PYME por las ventajas inmediatas que reporta: distingue a la empresa, permite diferenciar los productos y servicios propios frente a los de la competencia y proyecta la imagen de la compañía.

Pero además también conviene saber que el registro de la propia marca hace que ésta pueda ser objeto de concesión de licencias; representa un factor determinante en los acuerdos de franquicia y puede ser tanto un importante activo comercial como útil para obtener financiación.

La patente

Patento luego existo

Supongamos que una PYME consigue, gracias a su esfuerzo en I+D+i, encontrar una solución o mejora técnica: sea un procedimiento para obtener un producto, un aparato, una máquina o un nuevo método de fabricación. Algo nada fácil de lograr y que puede ser garantía de un éxito comercial a escala global. Por ejemplo, inventa el clip, que permite unir y separar de manera sencilla un conjunto de papeles. Se trata de un producto nuevo que sería conveniente patentar ¿Por qué? Porque hacerlo disminuye la posibilidad de que la competencia lo copie o imite; aumenta las opciones para comercializarlo y permite responder con efectividad ante potenciales violaciones de derechos. En el canal de youtube de Cevipyme podéis encontrar el simpático ejemplo de la “cortadora de pescado de alta precisión” inventada por Antonio.

Diseño Industrial

Registrar

El tercer caso en el que resulta imprescindible ejercer la propiedad industrial se da cuando la empresa hace especialmente atractivo un producto gracias a un diseño que lo mejora total o aparentemente a partir de una modificación innovadora de características tales como contornos, forma, líneas texturas o materiales. El diseño industrial añade valor al producto, lo hace más atractivo y llamativo a los clientes e incluso puede convertirse en el principal motivo de compra.

¿Quién no se ha decidido a comprar un producto, por ejemplo una prenda de vestir, principalmente por su forma y estilo? Proteger ese nuevo diseño es la mejor manera de impedir que la competencia lo copie, y además garantiza a la empresa tener el reconocimiento que merece y afianzar tanto su prestigio como su ventaja competitiva. Te invitamos a ver este testimonio.

Si quieres saber más o tienes alguna duda consúltanos.

 

 

 

 

 

Cómo proteger tus invenciones de forma barata, sencilla y eficaz

Hablamos de los modelos de utilidad; menos conocidos que las patentes pero más sencillos, rápidos y económicos de obtener. Cualquier PYME o emprendedor que haya realizado una innovación, aunque sea menor, puede hacer de ellos la herramienta efectiva para que se le reconozca tanto su autoría como los derechos derivados de ella.

Como modelos de utilidad las empresas pueden registrar la invención de objetos (instrumentos, herramientas, aparatos y dispositivos) y/o la introducción de mejoras significativas en otros ya existentes. Mediante ellos las compañías garantizan su derecho a obtener beneficios derivados del uso y comercialización de sus invenciones.

Esta modalidad de Propiedad Industrial aparece a principios del Siglo XIX, cuando en Alemania se buscó crear una fórmula legal que garantizase a artesanos, talleres y pequeñas corporaciones el reconocimiento de aportaciones técnicas que, sin llegar a cumplir los requisitos necesarios para considerarse patentes, introducían mejoras significativas en los objetos en los que se aplicaban.

En nuestro país surgen con el Real decreto Ley de 26 de julio de 1929. A nivel mundial los países que más lo utilizan son China y Japón. En Europa los países que cuentan con una larga tradición en su uso son Alemania e Italia.

Principales diferencias con respecto a las patentes.

La más reseñable es que los modelos de utilidad sólo se conceden sobre solicitudes hechas con respecto a objetos corpóreos, una limitación que excluye la posibilidad de registrar mediante ellos la invención de, por ejemplo, compuestos químicos o incluso recetas y procedimientos de obtención o métodos.

Además, los derechos otorgados por un modelo de utilidad son por diez años desde la fecha de presentación, la mitad de los que garantiza una patente.

Sus ventajas

Lo mejor de los modelos de utilidad es que confieren a sus titulares los mismos derechos que garantizan las patentes sin exigir el cumplimiento de criterios tan estrictos.

Otra clara ventaja es que son relativamente rápidos de obtener. Sobre todo si con ellos se pretende proteger una invención y de esta manera facilitar con ello su transferencia y/o internacionalización. En España se puede obtener un modelo de utilidad en 4 meses .

La rapidez del registro facilita a los emprendedores internacionalizar sus invenciones (ya que se tienen 12 meses desde la fecha de presentación para ello) y llegar a acuerdos con las empresas que deseen emplearlas para obtener ventajas competitivas, sin que ello implique entrar en laberínticos compromisos de confidencialidad al estar la invención protegida por el modelo de utilidad.

A esto se suma que, al ser una modalidad de registro ágil, barata y reconocida en muchos países, la concesión de un modelo de utilidad es con frecuencia el paso previo para conseguir la extensión de la protección en Europa.

Finalmente, otro de los aspectos a tener en cuenta es su bajo coste. Solicitar un modelo de utilidad cuesta unos 100 euros frente a los más de 700 euros que son necesarios para solicitar una patente de invención. El proceso de registro, por tanto, es más sencillo y rápido que el de la patente. Veamos sus pasos.

Cómo obtener un modelo de utilidad

El primer paso que ha de dar cualquier empresa que quiera obtener un modelo de utilidad es presentar documentación detallada sobre la invención que pretende registrar mediante este procedimiento y de esta manera se obtiene la fecha de presentación de la solicitud. Una vez presentada, los examinadores de la solicitud comprueban que la documentación aportada por el titular cumple los requisitos formales exigidos en la ley; si es así, ésta se publica en el BOPI.

Acto seguido se abre un periodo de 2 meses para que cualquier persona con interés legítimo puede interponer una oposición a la concesión del modelo de utilidad. El oponente debe acompañar a su solicitud de los documentos probatorios que estime oportunos.

Los examinadores estudiarán debidamente tanto las objeciones como la réplica del solicitante, tras lo cual resolverán la concesión o denegación del modelo de utilidad.

Con anterioridad hemos señalado que otra de las ventajas de este procedimiento de registro con respecto a la solicitud de una patente es que los requisitos exigidos para su concesión no son tan estrictos. A continuación pasamos a especificar los más importantes:

Requisitos que se han de cumplir para obtener un modelo de utilidad

La OEPM aclara todos los requisitos necesarios para solicitar un modelo de utilidad en este manual informativo para los solicitantes. A continuación resumimos los más importantes.

Al igual que sucede con las patentes, para obtenerlo se exige a la empresa que lo solicita que aquel sea novedoso e implique actividad inventiva.

La OEPM se ocupará de determinar la novedad del invento, teniendo en cuenta para ello todos los modelos y patentes publicados con anterioridad en el país. Se considera como tales los que estén registrados en el fondo documental de la institución.

Determinar si el objeto tiene “actividad inventiva” requiere hilar algo más fino. Según establece la ley se considera que una invención implica actividad inventiva si aquélla no resulta del estado de la técnica de una manera muy evidente para un experto en la materia (Art. 146 LPE).

Este criterio no es muy preciso y está sujeto a multitud de interpretaciones. En España, el Tribunal Supremo está optando por aplicar criterios similares en el caso de patentes y modelos de utilidad.

En el archivo histórico de la OEPM hemos encontrado un buen ejemplo de modelo de utilidad registrado en España. Se trata del Isidrín, un simpático dispositivo que facilita el escanciado de la sidra. Fue registrado por la empresa Eolo Sport y de él se comercializaron más de 160.000 unidades.

isidrin

“Televés lleva en su ADN el registro de la Propiedad Industrial”

Entrevista a Ramón Lois, director de la Propiedad Industrial de Televés

Televés nació en 1958 en un pequeño taller de fabricación de antenas de la mano de dos emprendedores, Ricardo Bescansa y Amador Beiras. Una vez constituida la empresa lo primero que hicieron fue registrar una patente, lo que supone una clara muestra de su intención por confiar en la innovación para crecer.

A lo largo de sus ya 56 años de historia, en Televés han empleado las herramientas que la Propiedad Industrial pone a su disposición con la convicción de que usarlas era (y es) imprescindible para su internacionalización. Así nos lo explica Ramón Lois, director de la Propiedad Industrial de la firma quien asegura “nuestra empresa lleva en su ADN el registro de la Propiedad Industrial

¿Cuándo registró Televés su primera patente?

La empresa registró su primera patente en las oficinas de la OEPM en noviembre de 1958 por iniciativa de sus dos fundadores, Ricardo Bescansa y Amador Beiras. Fue una patente de antena. Lo hicieron a título personal.

¿En la actualidad cuántas patentes tiene Televés ?

A lo largo de sus 56 años de vida el porfolio de registros de la compañía no ha parado de crecer. Tenemos contabilizados un total de 900 registros de Propiedad Industrial, sumadas patentes, diseños industriales y modelos de utilidad. Actualmente la firma tiene 75 patentes activas a las que hay que sumar 130 modelos de utilidad. Cuenta con trece patentes reconocidas a escala europea, una americana y una japonesa.

¿ Les ha supuesto una gran inversión?

Sí. Investigar, innovar y desarrollar nuevos productos siempre supone una gran inversión. En la actualidad dedicamos al departamento de I+D+i el 7% de nuestra facturación, que en el último año llegó a los 150 millones de euros.

¿Qué porcentaje de su plantilla se dedican a actividades de I+D+i?

El 25% de nuestra plantilla trabaja en ese departamento pero quiero puntualizar que el 100% de ella lo hace en labores de innovación; entre las que destaca el proceso de producción.

¿Tiene licenciada alguna de sus patentes?

Actualmente no, debido a que las aplicamos en nuestros propios productos, cuyo número está ya entre 1.500 ó 1.600. El 75% los hemos fabricado a partir de patentes, modelos de utilidad y diseños industriales creados en la empresa.

¿Qué porcentaje de sus ingresos proceden del exterior?

A día de hoy más del 50% de nuestra facturación procede de las exportaciones. Tenemos presencia en casi 100 países, en algunos directamente a través de filiales y en otros a través de una extensa red de distribuidores profesionales.

¿Cree que podrían haberse internacionalizado tanto sin tener productos propios y registrados?

Para internacionalizarse, una empresa debe disponer de tecnología protegida. De lo contrario estaría cometiendo un suicidio. La protección es imprescindible porque, por un lado, sirve de base para distanciar a la empresa de sus competidoras y liderar el mercado. Por otro, gracias a ella se obtiene información de lo que está haciendo la competencia”.

En resumen: salir al mercado alegremente sería como cruzar la calle con los ojos vendados sin saber cuándo vienen coches; imagínese.

TELEVES EN CIFRAS

Facturación en 2014: 150 millones de euros (más del 50% proceden de exportaciones)

Empleados: Más de 800

Inversión en I+D+i : 10,5 millones de euros (7% facturación)

Productos lanzados: 1500-1600

Registros de la PI en toda su historia: 900

Registros de PI vigentes en la actualidad: 205

Os dejamos con este vídeo que recoge declaraciones de Ramón Lois para conocer mejor a Televés.

Joma Sport conquista el mercado internacional registrando su marca

La firma vestirá al equipo olímpico español hasta 2020

Tras medio siglo de existencia, el pasado año celebró su 50 aniversario, Joma Sport se ha convertido por derecho propio en la empresa de origen español más importante a escala internacional dentro del segmento de ropa y calzado técnico deportivos de alta calidad. Su último logro ha sido convertirse en la marca que equipará a los atletas españoles durante su participación en los próximos juegos olímpicos y paralímpicos, que se celebrarán durante el próximo verano en Río de Janeiro.

Decidimos ponernos en contacto con la empresa porque uno de los pilares sobre los que ha sustentado su constante crecimiento, incluso durante el periodo de crisis lo ha hecho entre el 10% y el 15% anual, ha sido la innovación. La empresa se ha anticipado a muchos de sus competidores en multitud de áreas que van desde la publicidad hasta el diseño. Y siempre ha acompañado sus avances de un escrupuloso cuidado de su política de Propiedad Industrial.  En la actualidad, según nos confirman, la firma tiene más de 400 patentes registradas en todo el mundo, patentes que han ido registrando para proteger los resultados de su actividad innovadora .“Sin las patentes Joma Sport no hubiera podido expandirse ni tener el reconocimiento que tiene actualmente”, nos señalan.

Pasemos a enumerar algunos de los logros de la marca: fue el primer fabricante en establecer una red nacional de vendedores en España; pionero en anunciarse en vallas publicitarias durante la década de los 60; capaz de repartir sus centros de distribución para reducir el periodo de entrega de los pedidos de cualquier cliente a 24 horas; en exponer en ferias internacionales (1984) y en aventurarse a fabricar en el exterior (China, en 1992).

Uno de sus hitos más reconocidos, por vistoso, al estar relacionado con el diseño de las botas de fútbol, fue convertirse en la primera marca del mundo en fabricar botas de un color diferente al negro para los profesionales. En los 90 Joma Sport revolucionó el mercado al vestir de blanco y rojo, los pies de dos futbolistas españoles de primer nivel: Alfonso Pérez (blanco) y Fernando Morientes. (Rojo) . La campaña se llamaba “El color en el fútbol”.

Inversión continua en I+D+i

Actualmente la firma invierte más de 30.000 euros diarios en su propio centro de I+D+i, formado por treinta ingenieros y técnicos deportivos. Una inversión que ha dado y sigue dando sus frutos.

Gracias a ella Joma Sport puede mejorar cada año las características de todos sus productos patentando nuevos sistemas. En fútbol, por ejemplo, destacan el SRM System, el Atado integral SAI, los 27 tacos de caucho en la suela o la tecnología 360º, que maximiza el agarre. En textil el uso de las nuevas tecnologías Micro-Mesh y Brama también han marcado un antes y un después en el segmento de las prendas técnicas.

La audacia y espíritu innovador de su fundador, Fructuoso López, siempre han ido acompañados de dos principios fundamentales: defender siempre su marca y crecer a un ritmo que evitase un endeudamiento innecesario. Y éste sea quizá el hito más sorprendente de todos los conseguidos por la marca. Joma Sport lleva sus productos a todo el mundo sin haber pedido jamás un préstamo bancario.

Su fundador, Fructuoso López, siempre tuvo claro que registrar la marca de la empresa allí donde quisiera exportar sus productos era fundamental para garantizar el reconocimiento internacional. Tanto es así que en una entrevista reciente reconoció esta prudente defensa de su identidad de marca como una de las claves del éxito de la empresa: “Registré la marca hace más de 40 años para hacer una empresa de futuro, que no acabara a la par que mis días. Para eso debí ganar dinero desde muy joven. La registré país por país con el fin de poder vender en el exterior. Mis competidores exportaban zapatos hacia el extranjero con la marca de otros; yo me negué, todo debía ir con mi marca. Fue una de las grandes visiones de esta empresa”.

Añadir que actualmente Joma Sport es la única marca española de deporte que forma parte del Foro de Marcas Renombradas Españolas, una iniciativa de las marcas líderes que han desarrollado una alianza con las administraciones públicas para potenciar y defender las marcas españolas fuera de nuestras fronteras.

Os dejamos con este vídeo corporativo de la firma