Archivo de la etiqueta: Val Díez directora general de Stanpa

“En perfumería y cosmética, el 50% de las falsificaciones se concentran en las redes sociales”

Entrevista a Val Díez, directora general de Stanpa

El pasado mes de diciembre el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo lanzaba una campaña para concienciar a los consumidores, en estas fechas de compras masivas, del daño que ocasionan las falsificaciones, llamada “SÉ RESPONSABLE CON TUS COMPRAS. HAY MUCHO EN JUEGO”. Los datos oficiales cifran las pérdidas que provocan en 6.175 millones de euros en ventas al comercio además de originar la destrucción de 67.000 empleos directos al año.

Entre los sectores con mayores pérdidas en su facturación por la falsificación de sus productos se encuentra el sector de la cosmética (16,2%), que en España emplea de forma directa a más de 35.000 trabajadores y a 200.000 de forma indirecta, según los últimos datos de los que dispone la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética “Stanpa”. Para conocer mejor el impacto de las falsificaciones en este sector nos pusimos en contacto con su directora general, Val Díez.

 

Texto

Los resultados de un estudio publicado por la EUIPO han mostrado que la venta de perfumes y cosméticos falsificados tiene un gran impacto en España. Nos ha llamado la atención que el porcentaje de pérdidas registrado en nuestro país doble el europeo (16,2% frente a 8,9%). ¿A qué razones cree se debe esa diferencia porcentual tan notable?

Las investigaciones llevadas a cabo por la Unidad de Delitos de la Propiedad Intelectual e Industrial de la Policía Nacional demuestran que, hace unos años, lo más habitual era fabricar las falsificaciones en países lejanos. Sin embargo, en la actualidad han proliferado los centros de producción clandestinos en Europa e incluso en España, lo que explica la diferencia porcentual entre ambos. El crimen organizado es quien está detrás de las falsificaciones de productos, desde blanqueo de dinero o incluso tráfico de armas, trata de personas y menores, hasta incluso llegando a la esclavitud.

¿Nos podría decir a partir de qué año comenzaron a notarse más en el negocio los efectos de la venta de productos falsificados? ¿Hay una fecha que marque un punto de inflexión o la incidencia ha sido gradual?

Los ciclos económicos afectan significativamente a la venta de productos falsificados incrementándose en épocas de crisis, a lo que se añade, además, el problema de las falsificaciones en el entorno online, que se multiplica al mismo ritmo que lo hace el comercio electrónico, tal y como indican las últimas investigaciones de Red Points, expertos en detección del fraude digital. Los falsificadores aprovechan la viralidad de internet y actúan suplantando la reputación de las marcas, su tráfico e incluso las ventas de las marcas legales.

¿Qué porcentaje de las ventas de productos falsificados procede de canales on-line y cuál de la venta en tiendas o ambulante?

En perfumería y cosmética, el 50% de las falsificaciones se concentran en RR.SS. En el mundo digital, el acceso al producto falso es inmediato y global, a un solo clic, según datos de Red Points.

Estas investigaciones nos muestran además que el 50% de los usuarios no quieren comprar productos falsos, pero a la hora de comprobar el producto se encuentran con que lo que reciben está falsificado, con consecuencias no solo económicas y para la salud sino también para la reputación de la marca.

¿Qué medidas cree que serían más efectivas para frenar la venta de este tipo de productos utilizando Internet como canal? ¿Se han encontrado con casos de tiendas que vendan productos falsificados sin saberlo?

Desde Stanpa siempre recomendamos adquirir los productos en las páginas web autorizadas de las

marcas , ya que cumplen con todos sus requisitos de propiedad intelectual. Sin embargo, la lucha contra la falsificación se hace muy complicada. Los sitios ilegales siguen patrones muy similares a los virus en internet y manualmente sería casi imposible rastrearlos.Ahora bien, existen tecnologías capaces de escanear y monitorizar de forma semi automática y asistida el amplísimo medio digital con las que se ha conseguido alcanzar una eficacia muy alta. Los datos demuestran que se ha conseguido superar el 90% de detección acertada siguiendo este tipo de prácticas.

¿Conocen los lugares de procedencia de los perfumes y cosméticos falsos? ¿Suelen coincidir con los países en los que las industrias tienen sus laboratorios de producción? Mi pregunta va encaminada a aclarar si la existencia de las falsificaciones tiene que ver con la quiebra del secreto industrial, con la existencia de laboratorios clandestinos o con una combinación de ambas causas…

Los lugares de procedencia de los perfumes y cosméticos falsos tradicionalmente han sido los países asiáticos (China) a los que se han añadido Turquía y Marruecos recientemente. Por otra parte, teniendo en cuenta los datos que ofrece la EUIPO en este momento donde más intervenciones hay de productos falsificados en Europa es en los países del Este y Grecia. España estaría por encima de la media europea en este tipo de intervenciones.

Las investigaciones llevadas a cabo por la Unidad de Delitos de la Propiedad Intelectual e Industrial de la Policía Nacional, demuestran, no obstante, un cambio de tendencia en Europa e incluso en España, ya que proliferan los centros de producción clandestinos dentro de nuestras fronteras. Este tipo de crimen organizado crece, además, al mismo tiempo que lo hace el comercio electrónico, un condicionante que traspasa fronteras. En consecuencia, el ámbito de actuación es también global.

En cualquier caso, a nosotros no nos gusta hablar de “laboratorios”. Como mucho, centros de producción clandestinos. Si el consumidor viera realmente las pésimas condiciones de higiene y salubridad de estos “centros” (sótanos, garajes o similares) en los que se fabrican los productos falsificados tomarían una conciencia muy rápida y profunda de los graves perjuicios que les pueden ocasionar.

Los productos falsificados, peligrosos para la salud

Hemos podido leer que han realizado estudios que muestran la existencia de componentes peligrosos para la salud en los productos falsificados, como el etilenglicol, así como la ausencia de compuestos que protejan de la radiación solar. ¿Son todos los productos falsificados igualmente perjudiciales para la salud y la higiene? ¿Cuáles son los más peligrosos?

Desde Stanpa hemos llevado a cabo un análisis comparativo de perfumes auténticos y falsificados en un laboratorio internacional especializado, con el objetivo de poner de manifiesto las diferencias entre productos auténticos y falsos. Los resultados nos muestran que frente a los más de 80 componentes que tiene un perfume original, las falsificaciones no suelen tener más de 20 o 25, que son en su mayoría distintos. En esta línea, los productos falsificados tienen una composición muy diferente e incluyen disolventes industriales, componentes tóxicos o prohibidos, algo grave en un producto que está durante horas en contacto con nuestra piel.

A nosotros nos gusta recordar que son las propias organizaciones de consumidores, como CECU, quienes advierten que al comprar falsificaciones se está renunciando a todos los derechos como consumidor. De hecho, el producto falsificado carece de garantía por lo que deja al consumidor indefenso ante cualquier incidencia. Más problemático es aún si un perfume falso produjera una reacción alérgica, ya que el médico no podrá conocer sus componentes a la hora de identificar qué es lo que ha generado el efecto adverso y tenerlo en cuenta al prescribir el tratamiento adecuado.

¿En qué porcentaje de las falsificaciones analizadas suelen encontrarse sustancias peligrosas?

El análisis comparativo que hemos llevado a cabo desde Stanpa entre perfumes auténticos y falsificados a través de la técnica de Cromatografía de Gases/Espectrometría de Masas, han demostrado las múltiples diferencias en la composición entre los perfumes originales y los falsificados.

El cien por cien de los perfumes falsificados son un fraude, contienen en su mayoría agua, hasta un 50%, y etanol industrial o de baja pureza como disolvente. En algunos hemos observado que aparece dietilenglicol, sustancia tóxica cuyo uso está prohibido en cosméticos excepto en el caso de trazas y también se detecta la posible presencia de otras sustancias prohibidas. Una pequeña presencia de algunos componentes aromáticos básicos como el geraniol o el citrol enmascaran la fórmula para engañar al consumidor.

Los productos falsificados no tienen filtros UV, lo que puede dar lugar a fotodegradación y generar sustancias de riesgo para la salud que produzcan dermatitis, reacciones alérgicas, manchas en la piel, etc.

Garantías de la industria frente a las falsificaciones

¿Qué medidas están promoviendo desde STANPA entre sus asociados para mitigar los efectos de la venta de perfumes y cosméticos falsos?

Stanpa colabora desde hace más de 15 años con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y policías locales y funcionarios de aduanas con cursos de formación que les permiten detectar la presencia de productos falsificados en el mercado. También trabajamos con las organizaciones de consumidores y usuarios para concienciar a los ciudadanos de los riesgos de comprar productos falsos, especialmente aquellos que afectan a la salud.

Además de cumplir con todos los requisitos que establece la legislación europea para la venta de este tipo de productos ¿Han creado desde la industria española alguna certificación o sello de calidad apreciable que certifique la autenticidad del perfume o cosmético comprado?

A nivel internacional existen unos estándares para asegurar que todas las esencias y componentes de un perfume son totalmente seguros: se trata de los estándares IFRA, de la International Fragances Association, avalados por RIFM, el Centro de Investigación Científica de la industria de las Fragancias. Además, los fabricantes de perfumes cuentan con laboratorios y equipos científicos que aseguran que todo cumple con los estándares de acuerdo con la exhaustiva regulación cosmética europea, de esta forma las empresas cuentan con estudios y análisis que avalan la autenticidad de los perfumes y cosméticos.

¿Existe algún programa de colaboración entre la industria de la perfumería y la cosmética con las Administración Pública encaminado a erradicar este tipo de venta fraudulenta?

Además de toda la colaboración indicada anteriormente, podemos significar que recientemente desde el Ministerio de Industria se ha puesto en marcha la denominada Mesa del Intrusismo, en la que participa Stanpa, que tiene como finalidad la lucha contra las falsificaciones a todos los niveles, desde la administración local a la central.

Anuncios