Inventores españoles crean soluciones para combatir el fuego y obtener agua.

En la entrada de hoy os queremos presentar dos inventos creados por españoles útiles para enfrentar los efectos negativos derivados del aumento de temperaturas ocasionado por el cambio climático. El primero de ellos reduce los riesgos que han de asumir quienes participan en las tareas de extinción de incendios; el segundo es capaz de generar agua en lugares en los que es muy difícil acceder a este recurso natural absolutamente imprescindible para la supervivencia humana.

“Drone Hopper” un dron contra los incendios 

Pablo Flores, ingeniero aeronáutico e inventor, solicitó en 2015 la patente sobre un  dron específicamente diseñado para la extinción de incendios con el objetivo de facilitar a los trabajadores que participan en la extinción de incendios un vehículo para combatir el fuego que disminuyese el riesgo que han de asumir cuando acometen tan ardua y peligrosa tarea. El informe de búsqueda fue favorable y en 2016 extendió su solicitud internacionalmente mediante el sistema PCT. El aparato ya está protegido por patente en España y se comercializa bajo la marca “Drone Hopper”.

“Drone Hopper” fue presentado en varios foros durante 2016, obteniendo, entre otros, uno de los premios que se concede en la European Satellite Navigation Competition (ESNC), concurso anual que reconoce mediante la concesión de galardones las mejores ideas e innovaciones presentadas a escala europea relacionadas con el uso de sistemas de navegación por satélite.

El “Drone Hopper” de P.Flores es un vehículo diseñado para descargar –de forma guiada, a baja altura y a alta velocidad– grandes cantidades de agua pulverizada. Dispone de sensores de altura, GPS, cámara térmica y otros sistemas electrónicos que permiten dirigir y programar su vuelo sobre  áreas de terreno donde se haya declarado un incendio y el fuego sea especialmente virulento y difícil de extinguir. Este innovador dron sirve tanto para descargar agua directamente sobre las llamas o en áreas adyacentes con el fin de crear cortafuegos. A las características descritas suma que puede emplearse tanto durante el día como durante la noche, lo que convierte la herramienta en especialmente útil al facilitar un ejercicio continuo de las labores de extinción desde el aire.

Podéis ver una demostración virtual de cómo funciona “Drone Hopper” en el canal de youtube homónimo donde se muestran sus prestaciones por medio de un vídeo:

Un oasis mecánico capaz de hacer brotar agua en el desierto

Otro sistema innovador de origen español, en este caso útil para combatir la escasez de agua en zonas donde la sequía sea permanente, muy acusada o haya aumentado como consecuencia del  cambio climático es el generador de agua potable por condensación del vapor de aire a partir de la invención de Enrique Veiga. Este ingeniero frigorista gallego afincado en Andalucía y ya jubilado ha aplicado sus conocimientos y 20 años de experiencia en el oficio para diseñar una máquina que, integrando las funciones de un total de 18 elementos mecánicos es capaz de “bajar la temperatura del aire por debajo del punto de rocío, momento en que se empieza a condensar el vapor de agua que hay en el aire, para generar agua fresca y potable, lista para que las personas puedan consumirla y emplearla en sus quehaceres cotidianos”. Enrique Veiga solicitó una patente en 2005 sobre el sistema,  pero tras recibir un informe de búsqueda desfavorable decidió transformarla en una solicitud de  modelo de utilidad. En 2011 obtuvo el modelo de utilidad, aunque en 2013 fue declarada su caducidad por falta de pago de una anualidad.

Según asevera Altecfrio,  la empresa que comercializa los generadores de agua potable por condensación del vapor de agua creados por E.Veiga, éstos pueden hacer su función incluso en climas desérticos, siendo adecuados para abastecer de agua tanto a poblaciones de tamaño medio como a pequeños asentamientos y, por supuesto, hogares. Su principal virtud, insisten, es que al obtener el agua a partir de la condensación de la humedad del aire no necesitan de ninguna fuente externa para abastecerse de ella. Entre otras demandas Altecfrio ya ha satisfecho la del gobierno de Namibia, república del suroeste de África que ha adquirido 1.500 de estas máquinas.

Si queréis saber algo más sobre Enrique Veiga y el funcionamiento de su sistema Aquaer podéis ver el vídeo en el que el propio inventor lo explica (a partir del minuto 1:14:52). Está grabado durante su intervención en el marco de las conferencias que organizó en 2016 el Colegio La Inmaculada Franciscanos de Cartagena con motivo de la celebración de su Semana de la Ciencia.

Nombres de Fiestas con marca registrada

Aunque no todas las fiestas de las ciudades y pueblos de nuestra península se celebran durante estas fechas, en verano tienen lugar algunas de las más conocidas de toda la Península. En algunos casos su fama legendaria las convierte en signo distintivo de la ciudad y reclamo para atraer visitantes de todos los rincones del globo. Teniendo en cuenta este hecho nos propusimos averiguar si algún Ayuntamiento ha llegado a hacer de la denominación de sus fiestas una marca registrada vinculada a la ciudad. Descubrimos una casuística bastante variada de la que os vamos a relatar algunos curiosos ejemplos.

Las “Semana Grandes” de Bilbao y San Sebastián

La capital gipuzkoana celebra su “Semana Grande” durante la semana del 15 de agosto, sucediéndole a ésta la de Bilbao, que hace lo propio durante los nueve días posteriores a la celebración del día de la “Asunción de Nuestra Señora”.

A pesar de que durante la citada semana San Sebastián se llena de actividad y tienen lugar algunos eventos emblemáticos, como el Concurso Internacional de Fuegos Artificiales o la carrera hípica por la Copa de Oro, la festividad no es tan apreciada por los donostiarras como el 20 de enero, día de la ciudad que conmemoran con la conocida tamborrada. Pese a ello, ya en el año 1978 el Ayuntamiento de San Sebastián solicitó el registro de marca “Semana Grande”, para más tarde, concretamente en julio de 1980 hacerlo en Euskera. El Ayuntamiento de la ciudad solicitó en la Oficina Española de Patentes y Marcas el registro de la marca “Aste Nagusia” para vincularlo a la ciudad, recibiendo la concesión el 3 de febrero de 1981, según la publicación del BOPI del 1 de abril de 1981.

Tal concesión no fue ampliamente conocida hasta que en 2014 el Ayuntamiento donostiarra recibió la notificación de que su homónimo de Bilbao había acudido a la OEPM para inscribir un nombre muy parecido, Aste Nagusia-Marijaia.

Según fuentes de la OEPM el día 19 de noviembre de 2014 se comunicó al Ayuntamiento de San Sebastian que se procedería a publicar la solicitud de marca Aste Nagusia-Marijaia por si consideraba oportuno presentar oposición a la misma y decidió no oponerse, concediéndose la marca en directo con fecha de resolución 18 de marzo de 2015, publicándose en el BOPI de fecha 6 de abril de 2015. La polémica se dio a nivel ciudadano, ya se conoce la sana rivalidad entre Bilbainos y Gipuzkoanos y tuvo reflejo en algunos medios de comunicación, siendo entonces cuando muchos se enteraron de que, legalmente, sólo se reconoce bajo el nombre “Aste Nagusia” a la Semana Grande de San Sebastián y de ahí el epígráfe de “Marijaia para la de Bilbao”.

La Semana Santa cordobesa, sevillana y la Tomatina de Buñol

En marzo de 2016 un diario provincial de Córdoba hizo saltar la polémica al dar a conocer que cualquier entidad o particular que quisiera publicar una fotografía, pegatina, revista o libro con contenido relativo a la Semana Santa en el que se incluyese la marca “Semana Santa de Córdoba” debería rendir cuentas ante la Agrupación de Hermandades de Cofradías de Córdoba. El motivo es que, bajo la presidencia de Juan Villalba, dicha agrupación había registrado ante la OEPM la marca “Semana Santa de Córdoba” en 2009. desde la OEPM se nos matiza que la marca está registrada para la clase 16 papel, artículos de papel, de papelería, productos de imprenta. No para servicios de la clase 41 de entretenimiento, culturales .

Dicho registro se había realizado sin hacer notificación previa alguna al Ayuntamiento de la ciudad, institución que financia la mayor parte de las actividades que tienen lugar durante la Semana Santa y además subvenciona a la citada agrupación de hermandades. A este hecho se añade un doble agravio comparativo al darse dos circunstancias: que el Concurso de los Patios de Córdoba, otra de las grandes celebraciones emblemáticas de la ciudad, sí que está registrado como marca por el Consistorio desde 2008.

La OEPM nos indican que el Ayuntamiento de Córdoba es titular de las marcas: M2826105 Patios de Córdoba, M2826101 Patios Cordobeses, M2826106 Festival de los Patios Cordobeses , M3500958. La Fiesta de los Patios de Córdoba y la M2826107 Concurso de los Patios Cordobeses.

No obstante, nos añaden que existe la M3609942 con la denominación Patios de Córdoba Experience, con el titular Rafael Ángel García Porras, y nos comentan que durante la tramitación de esta última marca aludida sucedieron los siguiente hechos: la marca se solicita el día 20 de abril del 2016 y el día 25 de ese mismo mes se comunicó al Ayuntamiento de Córdoba que como titular de la marca2826105 Patios de Córdoba, si lo consideraba oportuno debía oponerse.

La reacción del Ayuntamiento fue inicialmente presentar oposición, fundamentando la oposición en las marcas, M2826101, M2826106, M3500958 y la M2826107, por tanto no incluyó la M2826105 que fue la notificada en la comunicación de anterioridades relevantes, con el agravante de que el examinador a quien correspondió el expediente tuvo que inadmitir todas las oposiciones por no haberse cumplimentado correctamente el formulario de oposición, ya que no incluyó los servicios en los que se basaba la oposición.

En otras capitales, como es el caso de Sevilla, es el Ayuntamiento quien se ha adelantado a cualquier entidad privada al registrar la Semana Santa de la localidad como marca. Es decir la marca “Semana Santa de Sevilla” tiene como titular al Ayuntamiento de Sevilla, correspondiéndole el número de expediente M3006235.

Hay un último caso relacionado con el registro del nombre de las fiestas populares como marca que nos ha llamado la atención. Es el de Buñol, localidad valenciana en la que se celebra la famosa “Tomatina”cada último miércoles de agosto. El Ayuntamiento de la ciudad demandó en 2008 al fabricante de zapatillas deportivas “Adidas” por utilizar la marca “Tomatina” para denominar a su modelo ZX900 Lux Tomato y Country73, estampado además con varios dibujos que, a juicio del demandante, se asemejaban a la forma que tiene la mascota que desde hace años se usa para promocionar la fiesta.

La denominación “Tomatina” está registrada por el consistorio desde 1997, como marca de la Unión Europea, siendo su número de registro 2683969, razón por la que éste consideró que Adidas debía rendir cuentas por haber comercializado dicho modelo de zapatillas. El Juzgado de Marca Comunitaria encargado del caso desestimó la demanda, argumentando que la marca hizo un uso leal y respetuoso con los intereses legítimos del titular de la marca, matizando además que las “Adidas Tomatina” no dañaban su valor ni eran imitación de otras deportivas comercializadas bajo el mismo nombre. Por su parte, los representantes de Adidas argumentaron que el modelo ya no estaba comercializándose y su fabricación se debió a la intención de, precisamente, promocionar la fiesta en el marco de su línea de deportivas “Flavours of the World”.

Una microPYME española ha creado la muleta más ligera del mundo

INDESmed es una empresa española fundada en 2011 que actualmente integra en su equipo de trabajadores a ingenieros con experiencia en los sectores médico y aeroespacial. Con sede en Madrid, se dedica a idear, diseñar, fabricar y comercializar productos médicos de alta calidad; en concreto utensilios y equipos ortopédicos que ayudan a mejorar la calidad de vida de las personas con movilidad reducida. Así se presenta la firma en su canal de youtube:

La muleta más cómoda y ligera del mundo

Dedicamos a esta empresa nuestra entrada de hoy porque tiene el honor de ser la firma que ha patentado la muleta más ligera del mundo. Fabricada en fibra de carbono, aunque también se comercializa en aluminio por petición expresa de los usuarios, su robustez, ligereza y durabilidad han sido reconocidas como excepcionales a escala internacional. Con sólo 240-260 gramos de peso, la muleta INDESmed está certificada en estático para soportar hasta 200 Kg. A esto se suma que tiene un diseño especial cuya curvatura la hace más ergonómica y resistente.

En la creación de este innovador utensilio ortopédico de factura española ha trabajado un equipo multidisciplinar integrado por ingenieros mecánicos y de materiales, técnicos de laboratorio, ingenieros de fabricación y técnicos de aseguramiento de la calidad. Gracias a todos ellos el primer prototipo vio la luz en menos de un año; a primera unidad certificada y lista para comercializarse en tan sólo dos.

Dadas sus inigualables prestaciones, INDESmed no ha dudado en registrar su innovadora muleta como “la más ligera del mundo” siguiendo el sistema PCT, que posibilita a la firma española comercializarla en USA, Canadá, España, Italia, Reino Unido, Francia, Alemania y Suiza. Para ello, como nos comentó Miguel Cappiello, co-fundador de la empresa con el que tuvimos oportunidad de contactar, INDESmed ha contado con la ayuda de expertos en Propiedad Industrial.

Experiencia en carne propia y asesoría de usuarios

Como suele suceder en ocasiones, las necesidades experimentadas en primera persona por quien sería uno de sus futuros inventores inspiraron el desarrollo de la muleta ultra-ligera. En este caso fueron las de Rafael Vidal Rodríguez, ingeniero co-fundador de INDESmed que se vio en la obligación de tener que utilizar muletas durante un largo periodo de convalecencia tras sobrevivir, milagrosamente, a un terrible accidente de aviación. Según sus propias declaraciones, fue entonces cuando se percató de que “en la ortopedia parece que vale todo, nadie cuida la estética ni la funcionalidad ni nada y además se vende todo a precio de oro. Yo buscaba algo más cómodo y que fuera estético”.

Además de su experiencia, según nos comentó Cappiello, durante el proceso de creación de esta muleta ultra-ligera, en INDESmed tuvieron muy en cuenta la opinión de los pacientes, gracias a la cual se incorporaron varias modificaciones menores que mejoraron el diseño original. Por otra parte, según nos aclaró el propio Cappiello, contar con la experiencia de uso en el desarrollo y fabricación de productos médicos es algo que exige el cumplimiento de las normativas incorporadas en 2015 sobre “usabilidad”–IEC 62366-1:2015 –.

Gran acogida entre profesionales, distribuidores y clientes

La muleta desarrollada por el equipo de INDESmed, que gracias a su innovador diseño evita la aparición de dolores articulares, tendinitis e incluso atenúa la desagradable sensación de emplear un aparatoso objeto ortopédico para moverse, ha tenido una excelente acogida entre los profesionales médicos, las personas como movilidad reducida y los distribuidores.

El primero de los casos quedó atestiguado el pasado marzo, cuando la empresa fue nominada finalista al Premio a la Innovación que se concede en Naidex, la feria europea más importante sobre productos para mejorar la autonomía de las personas con movilidad reducida, celebrada en Birmingham.

En lo que se refiere a la respuesta de los usuarios, el propio Cappiello nos aseveró que reciben mucho feedback de diferentes países y una gran cantidad de comentarios positivos que justifican el esfuerzo realizado y les animan a seguir mejorando la calidad de vida de las personas.

Finalmente, la respuesta positiva que han obtenido de ortopedias y farmacias, que según afirmó Cappiello “están encantadas con los productos INDESmed, y la eficiente asesoría que desde la firma ofrecemos al usuario final”, refuerza el éxito de esta microPYME que, con menos de una decena de empleados y sin recibir ayuda institucional alguna, ha puesto la “Marca España” en buen lugar a escala internacional.

Si quieres saber más sobre el PCT la vía para solicitar patentes a escala internacional que utilizó INDESmed lee las entradas que en este mismo blog le dedicamos

 

 

Conoce la historia de la innovación científico-técnica en España

Una lectura para el estío “Made In Spain: cuando inventábamos nosotros”

Recomendar alguna lectura de especial interés con la que deleitarse durante las vacaciones estivales es un tópico habitual en el que no hemos podido resistir caer tras conocer el interesante libro de Alejandro Polanco Masa “Made In Spain:cuando inventábamos nosotros” (Glyphos Publicaciones). En sus más de cuatrocientas páginas el autor ha recopilado historias sobre las investigaciones, creaciones y descubrimientos alcanzados por los más audaces científicos e inventores españoles del pasado reciente.

Se trata de una obra con la que A.Polanco enmarca el fruto de su trabajo de redacción al frente del blog “Tecnología Obsoleta” (2005) y como responsable de la sección “Made In Spain” incluida en la revista “Historia de Iberia Vieja”. A ambos se suman años de investigación, durante los cuales el El fondo histórico del Archivo de la OEPM ha sido una fuente principal de consulta.

Todo ello convierte “Made In Spain: cuando inventábamos nosotros” en un libro de especial interés para quienes deseen conocer la historia de la innovación científico-técnica en España, y en especial la de sus intrépidos pioneros, muchos hoy injustamente olvidados.

Con la intención de acercaros un poco más al autor de “Made In Spain: cuando inventábamos nosotros”, y a modo de prólogo que acompañe la lectura de la obra, os invitamos a leer la entrevista que mantuvimos con Alejandro Polanco a propósito del libro. Esperamos os resulte interesante.

¿Qué motivos le impulsaron a escribir este libro sobre inventores españoles “olvidados”?

A.Polanco: Desde 2005 llevo publicando en uno de mis blogs personales, Tecnología Obsoleta (alpoma.net) multitud de historias acerca de científicos, inventores y tecnologías de otros tiempos. Además de eso, desde 2007 soy el responsable de redactar los contenidos de la sección Made in Spain en la revista Historia de Iberia Vieja. Además de eso, ya había publicado en 2003 un libro que guardaba cierta relación con el tema: Herejes de la ciencia. Si juntamos todo eso, creo que el siguiente paso era evidente: reunir muchas de esas historias en un libro con un tema común. Desde siempre me ha atraído la historia de la tecnología y, sobre todo, aquella que tiene a personas que han vivido en la Península Ibérica como protagonistas. Puede decirse que el libro nació como resultado de más de una década de búsqueda de estas historias, del modo más natural.

¿Durante cuánto tiempo estuvo documentándose y recopilando información para redactarlo? 


A.Polanco: Made in Spain recoge sólo una pequeña parte de las muchas historias relacionadas con inventores españoles que he logrado ir “armando” a lo largo del tiempo. ¡Y aun así contiene referencias a más de un centenar de ellos! Lo que quiero expresar con esto es que el tema no se agota con este libro, ni mucho menos. Ha sido más de una década de búsqueda, tanto en redes como en bibliotecas y archivos, como por ejemplo en el Fondo histórico del Archivo de la OEPM, un lugar que guarda auténticos tesoros, muchos de ellos totalmente desconocidos.

De entre todas las historias que recoge el libro ¿Podría destacar alguna que le haya llamado con fuerza la atención o le haya suscitado una especial admiración?

A.Polanco: Todas tienen su interés y, dado que son muy diferentes unas de otras, es complicado elegir alguna. Si acaso, puedo mencionar varias que me atraen especialmente. Por ejemplo, el caso del motor rotativo que se adelantó a su tiempo, obra de Morillas Cobo. Apasionante es también la historia de Emilio Herrera Linares y su escafandra estratonáutica, algo que podría considerarse como precursor de los trajes espaciales actuales, y que fue sólo uno de los muchos apasionantes proyectos en los que Herrera estuvo investigando.

Cabe destacar también a los hermanos Delhuyar y su descubrimiento del wolframio, o la aventura de Antonio Ulloa con el platino. ¿Y qué decir de la máquina que generaba energía con las olas del mar que inventó en el siglo XIX José Barrufet? O el telégrafo eléctrico de Francisco Salvá y Campillo, que apareció antes que cualquier otro en el mundo.

No quiero olvidar tampoco el libro “eléctrico” ideado por Ángela Ruiz Robles, o la invención de la anestesia epidural por Fidel Pagés. Esto, entre otros muchos que aparecen en el libro, bien conocidos, como el caso del genial Leonardo Torres Quevedo, el autogiro de Juan de la Cierva, o los submarinos de Cosme García, Monturiol, Peral y Cabanyes. Este último, verdadero genio polifacético, que a principios del siglo XX ideó la tecnología de las centrales eólico-solares, puesta en práctica casi un siglo más tarde. En fin, no es cosa de aburrir, simplemente cabe decir que son decenas los ejemplos desgranados en las páginas de Made in Spain.

Quizá influenciada por novelas y películas, la idea que el imaginario popular conserva sobre la figura del inventor de finales del Siglo XIX y principios del XX presenta a éste como alguien muy creativo, conocedor de varias ramas de la ciencia y la técnica, y capaz además de trabajar afanosa e incansablemente en su taller/laboratorio para materializar extraordinarias ideas que cambiarán el mundo ¿Cuánto hay de realidad y de mito en el caso de los inventores españoles sobre los que se ocupa el libro?

A.Polanco: Puede sorprender, pero esa imagen se aproxima a la realidad en muchos casos. Naturalmente, no hay un modelo de inventor que se ajuste a todos ellos, porque cada uno vivió una aventura sin igual, pero hay ciertos elementos comunes en casi todos ellos. Uno fue el de luchar contra los problemas de la propia vida: ya sean económicos, políticos o de salud. Estos genios también eran humanos ante todo y, claro está, tuvieron que luchar para sobrevivir y, además, crear ingenios novedosos. Muchas de estas historias terminaron bastante mal, como por ejemplo en el caso de Virgilio Leret, pionero de los aviones a reacción que fue asesinado al comienzo de la Guerra Civil.

La guerra se interpuso en la vida de muchos de ellos, haciendo que no pudieran continuar con sus investigaciones, como le sucedió a Emilio Herrera Linares. Sin embargo, cada caso es un mundo propio. Aparecen en las páginas del libro genios autodidactas como el increíble Mónico Sánchez, y sus máquinas portátiles de rayos X, quien antes de marchar a estudiar a Estados Unidos aprendió los fundamentos de la electricidad, y el idioma inglés, por correspondencia. Muchos otros fueron ingenieros y científicos plenamente considerados por la ciencia oficial y trabajaron dentro de instituciones y laboratorios de prestigio.

Puede decirse que el caso del inventor solitario que crea algo genial se dio, pero no llega a representar una mayoría. El único punto en común en todas las historias que se tratan en el libro es la obstinación: todos ellos lucharon por llevar a cabo una idea, para llevarla a la realidad, incluso a pesar de tener que sortear obstáculos peligrosos.

¿Cómo financiaban sus proyectos los inventores españoles de los siglos pasados? ¿Contaban con ayuda institucional, el apoyo de mecenas, o buscaban por su propia cuenta los fondos necesarios para investigar?

A.Polanco: Nuevamente, había de todo y los casos son muy dispares. Hubo quien trabajó para el gobierno y el ejército, o la Corona, como en el caso de Jerónimo de Ayanz, precursor de la máquina de vapor. También médicos, ingenieros o técnicos que trabajaban para empresas o universidades, no son casos excepcionales. Ahora bien, es cierto que la financiación era un problema para muchos de ellos, sobre todo los que jugaban por libre. En esos casos debían utilizar recursos propios, no se daban ampliamente casos de mecenazgo. En muchos de los ejemplos que aparecen en el libro, el capital para lograr llevar a la vida una idea fue, por desgracia, proporcionado mayormente por los propios inventores, a riesgo de ruina en muchas ocasiones.

¿Eran conscientes los inventores españoles del periodo investigado de la importancia que tenía proteger y registrar sus invenciones?

Sí, y por ello el Fondo histórico del Archivo de la OEPM es tan pródigo en hallazgos asombrosos, porque la mayor parte de aquellos inventores tenían claro que el poseer una patente era algo vital. Otra cosa bien diferente es que, en la mayor parte de los casos, fueron precursores de nuevas tecnologías, pero no encontraron apoyo económico ni interés suficiente como para convertir una patente en un modelo de negocio viable. Muchos de ellos ni siquiera pudieron pagar las diversas anualidades que les permitían mantener sus patentes en vigor.

Investigadores españoles crean envases desechables alternativos al uso de botellas fabricadas en plástico

La llegada de las vacaciones estivales lleva a muchos urbanitas a desplazarse al litoral del país para disfrutar de unos días de asueto en la playa. Como todos los años por estas fechas, los medios de comunicación informan sobre la calificación que han recibido las playas españolas en función de su calidad para el baño, directamente reñida con procesos como la eutrofización o la proliferación de plásticos en la superficie del mar. Greenpeace quiso hacer hincapié sobre este último problema de contaminación el pasado mes de junio, y ello nos ha llevado a preguntarnos si existen inventos o investigaciones que estén trabajando para acabar con él. Hemos descubierto un par de invenciones muy interesantes que os vamos a acercar.

Mar de plástico

Greenpeace quiso denunciar el alto nivel de contaminación que soporta el Mar Mediterráneo a causa del uso de envases de plástico. La organización denunció que este tipo de recipientes, sobre todo los desechables, son los residuos que más degradan el medio ambiente marino y exigió tanto a sus productores como a las autoridades que legislan sobre su uso y tomaran las medidas necesarias para apostar por su reducción, reutilización y/o sustitución.

Las cifras que ofreció la organización ecologista en el marco de la campaña, de nombre “ Menos plástico, más Mediterráneo” son alarmantes. El llamado antiguamente “Mare Nostrum” acumula cerca de 1.355 toneladas de plástico en su superficie, lo que se traduce en que el 96% de muestras de basura encontradas en sus aguas sean plásticos. El índice de presencia de este material en el Mediterráneo es muy alto, concretamente de una pieza de plástico cada cuatro metros cuadrados.

En lo que se refiere al litoral español, la organización alertó sobre la necesidad de atajar el problema afirmando que el 72% de la basura recogida en las playas españolas bañadas por el Mediterráneo es plástico.

Lógicamente, la presencia de tal cantidad de residuos plásticos en el agua está afectando a la fauna marina. En el 92% de los casos, las más de 1.300 especies afectadas por la ingesta de residuos vertidos al mar han comido fragmentos de plástico.

Así las cosas, nos propusimos averiguar qué están haciendo en la actualidad inventores e innovadores por desarrollar nuevos materiales con los que se puedan fabricar otro tipo de envases.

Un español propone emplear su “gotella” para reducir la fabricación de envases de plástico

La primera alternativa posible nos lleva a conocer el sorprendente invento de un español emigrado a Inglaterra. Rodrigo García González es un inventor que, tras exponer sus creaciones en el Royal College of Art de Londres y rechazar una oferta del equipo de cazatalentos de Apple, fundó en la capital británica la firma Skipping Rocks junto a varios socios.

Recientemente la firma ha presentado al mundo una de sus primeras creaciones. Se trata de un recipiente cuyo uso puede contribuir a que se consuman menos botellas y tapones de plástico. Se trata de un envase esférico biodegradable conformado gracias al tratamiento de un alga mediante un proceso de coagulación. Originalmente denominado “gotella” hoy la empresa de García y compañía lo muestra bajo el nombre de Ooho!.

La idea original partió de la respuesta que busco el inventor español hace años al plantearse desde cero la cuestión del cómo beber siguiendo una óptica más revolucionaria que evolutiva.

Para diseñar este envase esférico, cuya capacidad es actualmente de 50 mililitros, Rodrigo García González ha contado con la colaboración de Guillaume Couche y Pierre Paslier, compañeros suyos en Skipping Rocks. La firma lo ha presentado en varias ferias de innovación e incluso en algunos eventos deportivos. Podéis ver los sorprendentes resultados de su investigación y lo cómodo que resulta beber de una burbuja Ooho! en el siguiente vídeo, en el que participa el propio García.

La botella de plástico biodegradable desarrollada en el ITENE en 2011

El Instituto Tecnológico de Embalaje, Transporte y Logística, –que en su propia web incluye entre cuyos objetivos el fomento y promoción de la sostenibilidad en los ámbitos del envase, embalaje, logística, transporte y movilidad– desarrolló una botella basada en materiales biodegradables. Fue en el 2011, en el marco del proyecto Biopacked II, financiado por el entonces IMPIVA de la Generalitat Valenciana junto con la UE.

Los investigadores de ITENE dieron con otra posible alternativa al uso masivo de botellas de plástico desechables. Desarrollaron una botella fabricada con un material biodegradable lo suficientemente resistente como para ser empleada en el ámbito industrial. Fue posible gracias a la obtención de un material basado en nano-arcillas modificadas superficialmente que le proporcionan resistencia térmica, mecánica y además reducen su permeabilidad a los gases conservando al tiempo la capacidad de biodegradarse. Los responsables del proyecto patentaron este material, ya que varias multinacionales se interesaron en recibir los permisos necesarios para emplearlo en sus fábricas.

El equipo Cofidis cabalga en este Tour a lomos de “Orca”, de la histórica firma Orbea

La historia de esta empresa gipuzkoana de origen familiar, fundada en 1840 por los hermanos Orbea Murúa y dedicada actualmente al diseño, fabricación y distribución de bicicletas y material para ciclistas profesionales y aficionados, ha tenido en la innovación y el registro de patentes dos de sus principales constantes. No por casualidad teclear su nombre en el buscador de patentes internacional Espacenet da acceso a más de 160 registros.

Conocida dentro del mundo del ciclismo a escala mundial, la firma Orbea se ha ganado a pulso su prestigio a fuerza de pedalear cuesta arriba – o lanzarse a tumba abierta cuando el momento así lo requería– durante los más de 75 años que lleva vinculada a este deporte. Un largo trayecto lleno de etapas cuyo transcurso ha llevado a Orbea a equipar a campeones/as de varias disciplinas del ciclismo. Sin ir más lejos, los corredores profesionales del equipo Cofidis compiten en esta edición del Tour de Francia a lomos de la última versión de la “Orca”, modelo de bicicleta de alta gama diseñada, fabricada y perfeccionada con mimo artesanal por la marca de origen eibarrés.

Pero Orbea no siempre ha sido una empresa dedicada a la producción de bicicletas. En un principio nació como taller para la fabricación de armas. La primera noticia de la que se tiene constancia y establece el vínculo de la familia de empresarios Orbea con el sector armero data del siglo XVI, cuando en 1538 Juan de Orbea recibió el encargo de fabricar 15.000 arcabuces. Podéis ver la historia de la compañía en el museo virtual de la OEPM. La firma eibarresa se dedicó exclusivamente a la producción de armas hasta 1918. Primero lo hizo consiguiendo licencias de fabricación y luego con patentes propias.

Fin de una gran etapa y cambio radical

Tras el final de la primera guerra mundial, la demanda de armas descendió notablemente y los márgenes de beneficio disminuyeron a causa de la sobreproducción, lo que llevó a la rama eibarresa de los Orbea a diversificar su oferta. Fue entonces cuando, además de armas, Orbea comenzó a fabricar máquinas-herramientas, cochecitos de niño… y bicicletas. Para ello tuvo que ampliar sus instalaciones y comprar maquinaria.

Con una perspectiva ya totalmente empresarial, a principios de la década de los treinta Orbea se lanzó a fabricar bicicletas pensando en satisfacer la demanda de quienes quisieran disponer de este vehículo en su mejor versión. Y lo hizo tan decididamente que en 1936, disponiendo en sus instalaciones de todo el material y maquinaria necesarios para conseguirlo, se convirtió en el mayor fabricante de biciclos de España. En 1939 ya había registrado 41 patentes.

Fue también durante la década de los treinta cuando la empresa comenzó a estar presente en las grandes vueltas por etapas. Equipado con una de sus bicicletas, el ciclista navarro Mariano Cañardo llegó a ser segundo en la primera edición de la Vuelta a España, en 1935. Dos años después, en plena Guerra Civil, el corredor nacido en la pequeña localidad de Olite ganó una etapa alpina en el Tour de 1937.

En las décadas siguientes la compañía afincada en Eibar aumentó progresivamente la producción de bicicletas hasta llegar a fabricar 50.000 anuales. Durante ese periodo la plantilla llegó a tener 1.000 trabajadores. El negocio era tan próspero que en 1950 la compañía pasó a dedicarse exclusivamente a la fabricación de bicicletas, en 1959 incluso llegaron a importar el ciclomotor “Velosolex”, la bicicleta que andaba casi sola, gracias a haber obtenido la licencia de la firma francesa SACEM.

Reconversión en cooperativa y salto al ciclismo profesional

Años después llegaron las vacas flacas y en 1969 Orbea se vió en la obligación de suspender pagos. Las huelgas y conflictos laborales se sucedieron hasta que, en 1971, los trabajadores refundaron la firma como cooperativa integrándose en la Corporación Mondragón. Fue entonces cuando Orbea dejó su localidad de origen para instalarse en Vizcaya, concretamente en Mallabia. En esa época la empresa tiene 200 empleados y compite por hacerse con el liderazgo del sector de la bicicleta con otra antigua armería eibarresa: Beístegui Hermanos (BH).

¿Qué hay de la relación de la compañía con el ciclismo profesional? Entre 1984 y 1989 Orbea montó su propio equipo tras años de presencia en la categoría amateur. En él compitieron corredores de la talla de Mujika, Ruiz Cabestany, Lejarreta, Domínguez, Esparza, Nijboer y Pedro Delgado, que ganó la Vuelta a España en 1985 compitiendo en sus filas. Él mismo recuerda su experiencia en un vídeo que Orbea publicó en 2015 en su canal en youtube.

Expansión, marca, innovación y vuelta a Europa

A finales de la década de los noventa Orbea rediseñó su estrategia basándola en tres pilares: internacionalización, impulso de la marca y comercialización de bicicletas de alta gama.

Vehicularon el primero de sus objetivos creando una potente red de agentes comerciales en Europa, Asia y Sudamérica, y estableciendo plantas de montaje en EE.UU, Australia, Portugal y China.

En cuanto al impulso de la marca Orbea, éste se llevó a cabo ofreciendo accesorios y equipamiento para los ciclistas, una estrategia de comercialización a la que acompañó el patrocinio de equipos tanto de profesionales como de aficionados.

Por último, la comercialización de bicicletas de alta calidad para todo tipo de superficies vino acompañada de la búsqueda incesante de innovaciones en el diseño, nuevos materiales y rompedores procesos de fabricación. Fruto de esa visión innovadora, la empresa lanzó al mercado modelos como “Orca” para el ciclismo en carretera; “Alma” para el ciclismo en montaña u “Ordu” para los atletas de Triatlón.

Que su estrategia se haya centrado en la fabricación de bicis de alta gama no ha supusto que la marca haya olvidado innovar en la producción de bicicletas para su uso en el ámbito urbano o las destinadas a los más pequeños. De hecho, en 2012 recibió el premio Delta de Oro al diseño por su gama de bicicletas para niños “Grow”.

Recientemente Jon Fernández, gerente de Orbea, y Miguel Ángel Estandía, responsable de producción, hablaron sobre la situación actual de la compañía en uno de los artículos publicados en el último número de su revista corporativa. Entre otros temas explican en él su vuelta a Europa. Y aunque lo parezca no se refieren a una gran ronda por etapas, sino al cierre de la planta que la empresa abrió en China en 2010 y el traslado de su producción a Portugal.

Tras la toma de esta decisión está la firme voluntad de Orbea por seguir satisfaciendo a los clientes que demandan productos de alta gama customizados. Los directivos están convencidos de que fabricar las bicicletas artesanalmente y cuidando cada detalle de su diseño es la mejor forma de hacerlo.

Os dejamos con el vídeo que la compañía realizó con motivo de sus 175 años de historia, que se cumplieron en 2016.

https://www.youtube.com/watch?v=fM6KRjEte5o

FUENTES

http://historico.oepm.es/museovirtual/galerias_tematicas.php?tipo=EMPRESA&xml=Orbea%20Hermanos.xml

http://historiadelasarmasdefuego.blogspot.com.es/2009/02/revolveres-orbea-mod-1873-1914-y-38-esp.html

https://worldwide.espacenet.com/searchResults?ST=singleline&locale=en_EP&submitted=true&DB=&query=orbea&Submit=Search

http://sportics.es/orbea-premio-delta-de-oro-al-diseno-por-su-gama-de-bicis-para-ninos-grow/

Pikolin lleva en su ADN la innovación e investigación, prueba de ello es el reciente lanzamiento del primer sistema de descanso digital

La semana pasada el Grupo Pikolin presentó su primer colchón “inteligente”. Denominado SmartP!K, su lanzamiento supone la primera apuesta de la firma zaragozana por vincular sus productos para el descanso con sistemas digitales de información. Una apuesta decidida, ya que según informaciones facilitadas por el propio Grupo Pikolin, su inversión en el proyecto ha alcanzado los tres millones de euros. Para el responsable de Innovación y Desarrollo de Pikolin, César Isac, se trata de “un proyecto lógico para una compañía que lleva en su ADN la investigación y la innovación. Las tecnologías digitales están ahí y ofrecen múltiples posibilidades, había llegado el momento de hacerlo en los productos de descanso destinados al hogar”.

De hecho, la propia compañía define el SmartP!K como un sistema de descanso digital integrado por tres elementos: un colchón, una pulsera –ambos provistos de sensores que captan información sobre multitud de parámetros relacionados con el descanso– y una App que almacena los datos recogidos y está configurada para monitorizar y analizar la calidad de los hábitos de sueño de la persona de quien proceden. Dicha App dispone de tres funciones: sueño, que monitoriza las fases y calidad del mismo; coach; que facilita una guía adaptada a los hábitos del usuario y le ofrece un programa para mejorar su calidad de sueño; y amor, que analiza de manera divertida la actividad sexual.

En Pikolin consideran que la función “coach” es la más innovadora de las tres integradas en la App del sistema de sueño. Diseñada gracias a la colaboración de la firma aragonesa con Geeksme, diseña un plan personalizado para el usuario que desee mejorar sus hábitos de sueño, haciendo además un seguimiento de sus progresos en función de un plan diseñado específicamente para él. Sus características están validadas por Asenarco (Asociación Española del Sueño).

Gracias a las virtudes de este nuevo sistema de descanso digital, entre las que podemos incluir que se trate de un desarrollo 100% español, fabricado además en el nuevo complejo logístico-industrial de 210.000 metros cuadrados inaugurado este año por Pikolin en Zaragoza, la firma se coloca, una vez más, en la vanguardia de su sector gracias a su capacidad innovadora. Si queréis ver cómo funciona SmartP!K podéis echar un vistazo a los vídeos promocionales que la empresa ha subido a su canal en Youtube.

Más de 160 patentes registradas en 70 años de historia

Fotografía extraída de la web de Pikolin

Que un grupo empresarial afirme considerar la innovación y el desarrollo constantes pilar fundamental de su estrategia de crecimiento no es nada extraño. Es más, habida cuenta de la relación directa que existe actualmente entre progreso tecnológico, científico y económico, podríamos decir que ha pasado a ser un lugar común.

En el caso de Pikolin la afirmación se respalda con hechos, ya que hemos podido comprobar en la base de datos de Espacenet, que la firma tiene registradas 168 patentes. Una cifra nada desdeñable que sí permite afirmar que la apuesta por la innovación en el diseño y fabricación de todo tipo de productos relacionados con el descanso –desde colchones hasta el textil, pasando por somieres, almohadas, etc– ha sido una constante en la empresa desde que fuera fundada por Alfonso Sólans Serrano en 1948.

Gracias a ese espíritu innovador, la firma aragonesa no sólo ha consolidado su liderazgo en el mercado español, donde posee una cuota del 30% de mercado, sino también en el internacional. Sin ir más lejos, en Francia, donde el grupo entró comenzando el Siglo XXI, ya ha alcanzado la misma cuota de mercado que en España, un hito que ha impulsado a la firma a convertirse en el segundo grupo europeo en el sector del descanso. Así las cosas, no es de extrañar que el Grupo Pikolin facture actualmente más de 392 millones de euros anuales y de empleo a más de 2.100 trabajadores en sus ocho plantas de producción en Europa y dos del sudeste asiático.

Si quieres conocer las ventajas que supone para tu empresa registrar las innovaciones visita nuestra página web

La EUIPO y la OEPM alertan sobre los perjuicios económicos ocasionados en la UE por el comercio de productos falsificados

Las falsificaciones destruye anualmente en España más de 67.000 puestos de trabajo directos

El Observatorio Europeo de las Vulneraciones de los Derechos de Propiedad Intelectual, integrado en la EUIPO, ha elaborado en colaboración con Europol un estudio que ofrece una visión panorámica del funcionamiento de las redes de comercio de productos falsificados y pirateados dentro de la UE, tanto dentro de Internet (on-line) como fuera de él (off-line). En él se detallan los ingresos obtenidos, las principales rutas de comercio, los países de los que proceden las falsificaciones y los perjuicios económicos y sociales que ocasiona su venta a instituciones y empresas. El estudio fue presentado el pasado día 22 y podéis descargarlo y consultarlo desde la web de la EUIPO.

Tipología de productos falsificados que llegan a la UE

Según el informe citado, la gama de productos falsificados que se incautan en las fronteras de la UE sigue siendo muy amplia. En él se destaca un repunte del comercio de productos cotidianos (cosméticos, champús, juguetes, medicinas, alimentos y bebidas) y de piezas de repuesto y componentes de bajo valor, fáciles de enviar debido a su pequeño tamaño.

Uno de los sectores en los que más prolifera el comercio de falsificaciones es en el de telefonía móvil. En ese sentido, el estudio remarca que en los últimos años han aumentado las incautaciones de pantallas de repuesto o baterías para smartphones. También ofrece cifras sobre las principales categorías de artículos detenidos en las fronteras exteriores.

Teniendo en cuenta el número de incautaciones realizadas en las fronteras de la UE en 2015, según el informe, los porcentajes más altos correspondieron a calzado deportivo (17%); bolsas, relojes y bolsos (15%) y ropa (14%). Si tenemos en cuenta el valor de los objetos incautados predominaron los relojes (24%), seguidos de las carteras (9%) y la ropa (7%).

El Día Mundial Antifalsificación en España

La presentación del estudio resulta especialmente oportuna, ya que el viernes de esta misma semana se celebrará el Día Mundial Antifalsificación en 23 países repartidos por todo el mundo. Se trata de una efeméride que reúne a los distintos actores públicos y privados que luchan en favor de la erradicación de la compra y venta de falsificaciones.

En España tendrá lugar en Madrid, concretamente en el edificio sede de la Oficina Española de Patentes y Marcas. Allí asistirán organismos públicos e instituciones, empresas y asociaciones con el fin de difundir información sobre los graves perjuicios socioeconómicos que ocasiona la compra-venta de productos falsificados.

Sin ir más lejos, según cifras ofrecidas por la OEPM, este tipo de actividad delictiva destruye anualmente en España más de 67.000 puestos de trabajo directos y supone una pérdida en ventas de más de 7 millones de euros anuales.

El evento contra las falsificaciones – en cuya organización colaboran con la OEPM la Asociación para la Defensa de la Marca, la Agencia Estatal de Administración Tributaria (Departamento de Aduanas), las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) – se organiza este año bajo el lema “La proliferación de la compra y venta de falsificaciones por Internet”.

Centrar la jornada en la denuncia de lo que sucede en el ámbito del e-commerce se considera importante debido al escaso control efectivo sobre la venta de falsificaciones por este canal. Según cifras recientes ofrecidas por la OCDE en su último estudio sobre la materia, actualizado hasta marzo de 2016, el 5% de los productos que se venden en la UE son falsos, un porcentaje que aún sería mayor en caso de poder cuantificar las ventas por Internet.

Según ese mismo informe, cuyos resultados se basan en el análisis de las redadas e incautaciones realizadas por la policía internacional durante el trienio 2010/2013, el comercio de falsificaciones y copias piratas mueve 407.000 millones de euros al año en el mundo. Desde la OCDE se afirma que el fenómeno se ha agravado y es muy posible que lo siga haciendo. En algunos sectores como el de smartphones la venta de imitaciones supone el 20% del total mundial; uno de cada cinco móviles vendidos en el mundo es una imitación.

En lo que se refiere a España, durante el evento que servirá para celebrar el Día Mundial Antifalsificación el Ministerio del Interior presentará oficialmente los datos del balance anual de intervenciones en el marco de la lucha contra la vulneración de los derechos de Propiedad Industrial realizadas en 2016. A esto se suma la publicación de los datos anuales de la actividad contra las falsificaciones del Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Tributaria (AEAT).

Para terminar, durante el transcurso de la citada jornada se emitirá un video llamado “Apuesta por la protección, marca la diferencia” donde se relata de manera sencilla la historia de dos emprendedores que optan por tomar la vía del registro de Propiedad Industrial para proteger el valor de sus activos intangibles y combatir la actividad de falsificadores que quieren beneficiarse de su esfuerzo innovador y su negocio.

Los 11 estudios sectoriales elaborados por el Observatorio de la EUIPO desde 2014

Desde su creación en 1994, la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO), denominada OAMI hasta marzo del pasado año, se ha dedicado a ofrecer protección en materia de derechos de Propiedad Intelectual a inventores y empresas del viejo continente. Desde su sede en Alicante, la organización gestiona tanto el registro de marcas de la UE como el de dibujos y modelos comunitarios registrados, ocupándose de armonizar ambos procedimientos en el seno de la Unión en estrecha colaboración con las oficinas de Propiedad Intelectual de todos los países y regiones de los Estados miembros.

Además de llevar a cabo multitud de actividades relacionadas con la protección de la PI –se pueden consultar en el informe anual publicado por la entidad– la EUIPO también alberga el Observatorio Europeo de las Vulneraciones de los Derechos de Propiedad Intelectual.

Constituido en 2012, reúne a entidades públicas y privadas en torno a la defensa de los derechos de PI contra los ataques de la piratería y las falsificaciones. Una de sus actividades más notables ha sido la elaboración de informes sectoriales desde 2014. Mediante ellos la EUIPO ayuda a cuantificar las graves consecuencias negativas, tanto en lo económico como en lo social, que traen consigo estas prácticas ilícitas.

De hecho, durante el último trienio la oficina ha elaborado un total de 11 estudios de los siguientes sectores: cosméticos y del cuidado personal; vestido, calzado y accesorios; productos deportivos; juegos y juguetes; joyería y relojes; bolsos de mano y maletas; sector discográfico; bebidas alcohólicas y vino; industria farmacéutica; pesticidas y, finalmente, sector de los smartphones.

Podéis consultar todos y cada uno de ellos en la web de la EUIPO, donde además se ofrece un breve resumen de sus conclusiones principales. Os las acercamos de modo sintético en el siguiente cuadro, donde quedan reflejados, en el marco de la UE, el porcentaje de pérdida en ventas, la pérdida de empleos directos e indirectos y el de ingresos públicos derivados de impuestos y otras contribuciones.

Un español, en el equipo de científicos al que se ha otorgado el “Premio al Inventor Europeo 2017” en investigación

El pasado 15 de junio la Oficina Europea de Patentes (EPO por sus siglas en inglés) celebró su 12ª edición en Italia, Venecia, la ceremonia de entrega anual de los premios a los mejores inventos europeos en varias categorías.

Desde 2006 la entidad otorga el “Premio Inventor Europeo” a inventores sobresalientes en el empleo de sus habilidades técnicas e intelectuales dentro de los más diversos campos de saber científico. El certamen, que con los años se ha convertido en uno de los más importantes del mundo, tiene como finalidad potenciar el reconocimiento social al trabajo de los inventores y señalar la importancia que tiene la protección de las soluciones innovadoras.

Un inventor español, parte del equipo ganador en la categoría de “Investigación”

 

Además de por su importancia a escala europea e incluso mundial os damos a conocer la existencia de este premio porque un español, el ingeniero José Ángel Ávila, forma parte del equipo que lo ha ganado este año en la categoría de investigación. Es la segunda vez en la historia de los premios que un español gana en alguna de sus categorías. El anterior fue en 2013 cuando un ingeniero burgalés, José Luis López Gómez, recibió el galardón en la categoría “Premio Popular” http://www.oepm.es/es/sobre_oepm/noticias/2013/2013_05_28_PremioInventor2013.html

Junto con otros cuatro compañeros de profesión, los franceses Laurant Lestarquit y Jean-Luc Issler, el franco/belga Lionel Ries y el Alemán Günter W. Hein, J.A. Ávila es corresponsable del desarrollo de una nueva tecnología de navegación vía satélite para el sistema europeo Galileo, tercero en importancia del mundo gracias a sus 18 satélites operativos, que es capaz de mejorar sus prestaciones e incluso superar a los otros dos sistemas de navegación más importantes, el norteamericano GPS y el ruso GLONASS. Pero este sistema estará completo cuando en 2020 orbiten los 30 satélites que lo componen; de esta manera se convertirá en el sistema de referencia global a nivel mundial siendo el sistema de posicionamiento más preciso, de pocos centímetros, y una transmisión más estable, fiable y sin interferencias respecto a sistemas anteriores (GPS estadounidense y GLONASS ruso).

En concreto, la tecnología gracias a la que José Ángel Ávila y su equipo han conseguido ser el invento premiado este año en su categoría ha sido por desarrollar una tecnología más precisa al señalar el posicionamiento en latitudes altas; dispone de una nueva función de búsqueda y rescate (SAR) que ayudará al personal médico a localizar y atender a personas que se encuentren en situación de grave riesgo en cualquier parte del mundo y facilita el establecimiento de señales de comunicación vía satélite más estables y de mejor calidad.

La propia Oficina de Patentes Europeas elaboró y difundió por medio de su canal en Youtube un vídeo protagonizado por Jose Ángel Ávila y el resto de investigadores del equipo ganador del certamen. En él se cuenta por qué decidieron poner en común sus conocimientos y destrezas y con qué objetivos. Os lo acercamos.

Los increíbles logros de los otros dos finalistas en la categoría de “investigación”

La importancia del galardón conseguido por el equipo donde participaJ. A. Ávila queda remarcada por las otras dos innovaciones finalistas de la misma categoría que, en el campo de la medicina, optaban a recibir el premio.

Los “organoides” de Hans Clever

La primera de ellas ha sido desarrollada por un equipo de investigadores del Instituto Hubrecht y del University Medical Center de Utrecht capitaneado por el genetista molecular Hans Clevers. Juntos han conseguido ser pioneros en el desarrollo de “organoides”, una suerte de mini-órganos de propiedades análogas a los riñones, hígados o partes del intestino del paciente. Se hacen crecer a partir de células madre con la finalidad de que los doctores puedan testear los efectos específicos de los tratamientos antes de aplicarlos en los pacientes.

Una vez consiguieron cultivar “organoides” en una placa de Petri a partir de células madre del intestino delgado de pacientes individuales, Clevers y su equipo tuvieron que afrontar el reto de mantener su crecimiento fuera del cuerpo. Lo consiguieron y gracias a ello, los citados órganos sintéticos pueden utilizarse para la experimentación médica.

Sylvianne Muller detiene por primera vez la progresión del SLE

El lupus eritematoso sistémico (SLE) es un una enfermedad auto-inmune cuya progresión hasta ahora no se podía detener. Los pacientes que sufren de la enfermedad están de enhorabuena porque la inmunóloga francesa Sylviane Muller y su equipo en el Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CNRS) de París han descubierto un tratamiento que no sólo alivia sintomáticamente a los enfermos, sino que además es el primero que consigue detener la progresión de la enfermedad.

El tratamiento de lupus de Sylviane Muller se basa en un péptido producido sintéticamente denominado P140 que es capaz de atajar los efectos de sobre-estimulación de las “Células B” provocados por las “T CD4” que ocasionaban la activación inadecuada de las respuestas inmunes del cuerpo.

El péptido sintetizado por la doctora Muller y su equipo “apaga” las células T CD4, actuando antes sobre el desencadenante de la enfermedad. Esto supone un cambio radical del paradigma que hasta ahora se estaba siguiendo para abordar el tratamiento de la enfermedad. En lugar de cerrar las respuestas inmunes correctas, se suprimen las células T modificando el sistema inmunológico pero dejándolo intacto.

En la página web de la EPO podéis ver un resumen de todo lo acontecido durante la ceremonia de entrega de premios , celebrada en el Arsenale de Venecia. Si estáis interesados en averiguar cuántos candidatos concurrían en las distintas categorías, y qué innovaciones presentaron podéis visitar el canal de youtube de la organización, en el que hay vídeos que resumen los resultados de todas las investigaciones presentadas a concurso. Nosotros a continuación os ofrecemos una relación de los ganadores en todas y cada una de las categorías

Ganadores del certamen de 2017

Los inventores que recibieron el Premio al Inventor Europeo en el resto de categorías son los siguientes:

Industria: Jan van den Boogaart y Oliver Hayden, por el desarrollo de una prueba sanguínea de la malaria, rápida y fiable, que se realiza por ordenador.

Países no europeos: James G. Fujimoto (USA), Eric A. Swanson (USA) y Robert Huber (Alemania), por su tecnología médica de imagen en alta resolución (OCT en inglés), que permite el diagnóstico del cáncer, el glaucoma, las enfermedades cardiovasculares y otras afecciones en un estadio precoz sin utilizar pruebas invasivas;

Pequeñas y medianas empresas (SMEs): el químico alemán Günter Hufschmid, por una“súper esponja” hecha de cera micronizada para limpiar derrames de sustancias químicas como las manchas de petróleo.

Popular: el biólogo marroquí profesor Adnane Remmal, por una técnica que potencia la eficacia de los antibióticos utilizados para el tratamiento de infecciones bacterianas basada en aceites esenciales procedentes de plantas locales.

Obra de una vida: el microbiólogo italiano Rino Rappuoli por la creación de innovadoras vacunas basadas en la genómica que se han convertido en inmunizaciones habituales contra un gran número de infecciones, entre las que se incluyen la meningitis y la difteria.

La OEPM asistió a la Feria del Libro de Madrid por primera vez en su historia

Crónica y balance de la presencia de la OEPM en la Feria del libro de Madrid

La Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM) ha estado presente en la recién terminada edición de la Feria del Libro de Madrid, lo que ha supuesto todo un hito para la entidad, al tratarse de la primera vez que toma parte en el evento desde que este comenzara a organizarse en 1933.

Para conocer las razones que han impulsado a la OEPM a iniciar esa participación y sus resultados nos acercamos a su sede en Madrid, donde hablamos con el personal de la Unidad de Apoyo a Dirección, responsable de coordinar dicha participación en la Feria.

En primer lugar, nos aclararon que la decisión de participar en la feria estuvo motivada por la intención de mostrar a un público, no necesariamente experto, el pequeño patrimonio editorial que la OEPM ha ido acumulando a lo largo de los últimos años. Dicho patrimonio está formado por unas 25 obras, siempre dentro del ámbito de la Propiedad Industrial, entre las que se pueden encontrar tesis doctorales, textos legales, informes estadísticos y tomos delicadamente editados que versan sobre acontecimientos destacables en el marco de la historia de la Propiedad Industrial en España, o sobre algunos de sus más notables inventores.

Según nos comentaron, hasta el momento la OEPM había dado salida a estas publicaciones por medio de dos vías: en el propio Servicio de Difusión de la Oficina, donde pueden adquirirse directamente, o como regalo institucional cuando el personal de la OEPM asiste como ponente a Universidades o Institutos públicos.

Fue hace unos meses cuando, al valorar el papel de la OEPM como única entidad dedicada a la publicación de estudios y monografías de Propiedad Industrial, decidieron emprender la aventura de asistir a la Feria del Libro de Madrid. Acudir a tan popular evento y dar a conocer esa singularidad podía hacer del mismo un trampolín útil para atravesar la barrera del público especializado y mostrar a las personas que se acercasen a la caseta de la OEPM sus actividades y, además, echaran un vistazo al material editado.

En un primer momento la asistencia a la feria de Libro tuvo como principal objetivo la difusión de la actividad de la OEPM. A tenor de los resultados obtenidos, la asistencia ha permitido alcanzar otros logros no proyectados pero igualmente importantes.

Éxito de participación, de asistencia…y de ventas

Organizar la presencia de la OEPM en la Feria del Libro de Madrid ha supuesto un esfuerzo colectivo para el que han encontrado muy buena respuesta dentro de la propia entidad. Sobre todo teniendo en cuenta que, hasta el momento, la asistencia de la OEPM a eventos muy especializados en materia de PI había imposibilitado colaborar en ellos a muchos trabajadores de la entidad, ya que exigen la asistencia de personal experto en materia de patentes.

La situación de partida fue muy diferente en este caso, ya que al ser la feria una convocatoria destinada al gran público, desde la Dirección se lanzó una propuesta de participación totalmente abierta a la que respondieron 34 personas. Un número muy por encima del previsto inicialmente, pero que ha permitido a todas estar presente en la caseta de la OEPM en turnos de mañana y tarde durante las dos semanas que ha durado la feria. Una respuesta muy positiva que, según nos comentaron, ha servido además para que trabajadores/as a los que resulta difícil coincidir en el día a día puedan colaborar juntos.

En lo que respecta las cifras, aún disponiendo en el momento de la entrevista de tan sólo una estimación, los resultados han sido buenos. La media de personas que han pasado por la caseta de la OEPM durante las dos semanas del evento es de aproximadamente 15 en cada turno, lo que hace un total de 30 visitas diarias. Multiplicar esa cifra por los 17 días en los que la entidad ha estado presente en la feria arroja un total de 510 visitantes.

Por último, y algo no menos importante, aunque inesperado, la presencia de la OEPM en la Feria del Libro de Madrid ha multiplicado la venta de libros, estudios, monográficos, y láminas del Archivo Histórico de la OEPM. Se han vendido 46 ejemplares de las publicaciones y unas 70 láminas, una cifra estimable teniendo en cuenta que no era el objetivo inicial de la entidad.

Así las cosas, y teniendo aún pendiente la evaluación final de la presencia en la feria de Madrid nuestros interlocutores nos aseguraron que a la vista de los resultados, las posibilidades de repetir el próximo año eran muy altas. Y no sólo eso. En la OEPM han decidido dar un impulso a la difusión de sus publicaciones y a la venta de los artículos de la tienda del Archivo en la que se pueden adquirir tazas, posavasos, imanes, pañuelos, camisetas y muchos otros productos, serigrafiados con las imágenes de patentes, marcas y privilegios de su rico fondo histórico.

Os invitamos a que consultéis sus publicaciones y la tienda del Archivo en su página web:

http://www.oepm.es/es/propiedad_industrial/publicaciones/index.html

http://www.oepm.es/es/sobre_oepm/tienda_archivo/