Archivo de la categoría: Patentes

Pese a la baja inversión, España mantiene el nivel de Europa en producción científica

Entrevista a J. Angel Menéndez Díaz, científico, divulgador y socio promotor de la empresa de Base Tecnológica Xerolutions S.L.

A finales del pasado mes de enero, en el último boletín de Vigilancia Tecnológica (VT) Biomasa Patentes –documento elaborado por Bioplat (Plataforma Tecnológica Española de la Biomasa)junto con el Ciemat (Centro de Investigaciones Energéticas Medioambientales y Tecnológicas) y la OEPM donde se recogen las solicitudes de patente presentadas sobre los últimos avances en tecnologías de conversión de la biomasa para la producción de energía– comprobamos que durante el último trimestre de 2017 se registraron cinco patentes procedentes de España.

Entre las citadas solicitudes de registro de patente está la vinculada a la creación de un proceso para producir gas de síntesis mediante calentamiento por microondas de sustratos orgánicos. Desarrollada por el Instituto Nacional del Carbón, la patente fue solicitada por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en el que está integrado.

En el equipo de investigadores responsables de dicha innovación encontramos a J.Ángel Menéndez Díaz, científico y divulgador de origen asturiano cuya participación en diversos proyectos de éxito le han llevado a conseguir el reconocimiento de once patentes desde 1996.

Decidimos contactar con él para conocer su opinión sobre el momento en que se encuentra la investigación científica en España y cómo percibe la traducción de sus logros en soluciones prácticas. Finalmente, también quisimos saber de primera mano cómo experimenta un científico como él la inmersión en el ámbito corporativo, ya que además de investigador Menéndez Díaz también es socio promotor de la Empresa de Base Tecnológica Xerolutions S.L., que comercializa varios productos y servicios que se valen de los resultados de sus investigaciones.

Desde su posición como científico integrado en el Departamento de Procesos Químicos en Energía y Medioambiente del INCAR-CSIC y ex miembro de la Junta Directiva del Grupo Español del Carbón ¿Qué posibilidades tiene la industria del carbón mineral, tan señalada por contaminante, de mantener su actividad económica a corto/medio plazo una vez su declive parece irreversible?

No soy especialista en el tema, no me dedico a investigar sobre el carbón mineral, así que mi opinión no es muy cualificada. No obstante, la lógica del progreso apunta a que paulatinamente el uso de energías fósiles será (ya está siendo) reemplazado por otras energías más limpias y renovables. El que esto se haga más o menos pronto atiende a criterios económico/sociales, que no siempre coinciden con los medioambientales.

En relación al cuidado del Medioambiente ¿Cuáles cree que son los avances más significativos que ha aportado el uso de procesos químicos para generar energía?

Mi investigación está enmarcada en la valorización energética de residuos orgánicos y en la producción de materiales de carbono para el almacenamiento de energía. En el primer caso existen varios procesos que hacen posible esta valorización. Sin embargo, el problema es que la gestión tradicional en vertederos (a veces en el mejor de los casos) sigue siendo la opción más barata. En cuanto al almacenamiento de energía, éste supone un reto, y un problema aún mayor que el de su producción limpia. A día de hoy existen varios sistemas, cada vez más competitivos, para almacenar energía en pequeñas cantidades (por ejemplo baterías, súpercondensadores, etc.). Pero cuando se trata de almacenar grandes cantidades de energía ya no resulta sencillo hacerlo de una forma eficiente y competitiva. Ejemplos de esto son el coche eléctrico (donde la autonomía y la velocidad de carga son claves) o la posibilidad de almacenar energía eléctrica de fuentes renovables cuando la producción supera la demanda.

¿Qué lugar ocupa España en el contexto internacional dentro de ese campo de investigación a escala europea?

Yo diría que en España somos buenos en cuanto a investigación en estos temas, máxime cuando comparamos la producción científica y el conocimiento generado frente a la inversión en investigación. Los datos, tanto de producción científica como de captación de fondos europeos, nos sitúan a nivel de los mejores países Europeos -Lo que resulta casi un milagro, habida cuenta de que la inversión en ciencia en España es de las más bajas de Europa- Sin embargo, donde fallamos bastante es en la implementación del conocimiento para generar una realidad industrial. En no pocos casos este conocimiento generado en España es aprovechado por compañías de otros países; porque aquí, asumir el riesgo que conlleva el destinar los medios necesarios para transferir el conocimiento no suele concebirse como una inversión. Es, en cierto modo, similar a lo que está sucediendo con la gran cantidad de científicos formados en España (en muchos casos con dinero público) que están trabajando, y siendo muy rentables, para otros países; porque aquí no destinamos los medios necesarios para incorporarlos a la investigación nacional.

Según hemos podido saber, durante su trayectoria como investigador ha participado en estudios y trabajos que le han llevado a registrar, junto con otros colegas de profesión, hasta once patentes desde el año 1996. Más de la mitad se concedieron en 2016. Teniendo en cuenta estos datos y desde su experiencia como científico…

¿Considera que los investigadores valoran adecuadamente la importancia que tiene proteger sus invenciones e innovaciones mediante el uso de los sistemas de registro de Propiedad Industrial e Intelectual?

Creo que, en general, sí. Sin embargo, la cuestión no es tan sencilla. Desde mi punto de vista, y aunque pueda sonar raro, patentar solo tiene sentido si hay una intención clara y una posibilidad real de explotar la patente en el corto/medio plazo; si no existe esto, no tiene mucho sentido y puede ser hasta ser perjudicial para una posible transferencia o explotación a largo plazo. Las patentes por curriculum o por estadísticas, que se hacen en algunas ocasiones, no tienen mucho sentido. El problema, tal y como yo lo veo, es que, por razones diversas, los mecanismos para la transferencia del ámbito académico al industrial en España son muy pocos y no están funcionado salvo en contadas excepciones.

Hemos observado que más de la mitad de las patentes que le han sido concedidas a lo largo de su trayectoria como investigador lo fueron en 2016. Esta aceleración y concentración en el tiempo…¿Es consecuencia de un cambio o evolución importante o tan sólo un hecho anecdótico?

Es consecuencia de un proceso de maduración en las líneas de investigación que desarrollamos en el grupo de investigación y que fueron, en su momento, bastante disruptivas. Primero hubo que estudiar los procesos desde un punto de vista fundamental, demostrar que el concepto era viable, etc. y, posiblemente, ahora es el momento de usarlas en algunas nuevas aplicaciones y productos susceptibles de ser patentados. También hay otros aspectos coyunturales ligados a los medios con los que contamos que fluctúan bastante según la época.

Además de investigador usted es socio Promotor de la Empresa de Base Tecnológica (EBT) Xerolutions S.L. ¿Qué productos y/o servicios ofrecen y a quién van dirigidos?

La empresa produce un carbón sintético (o un material de carbono, si se prefiere) denominado Xerogel de carbono. Es un material de carbono de alta pureza y nanoporoso, en el que los poros se pueden hacer “a medida” de la aplicación. Este material (o familia de materiales) tiene múltiples aplicaciones posibles, aunque la empresa se centra en su comercialización para la fabricación de electrodos de súper condensadores, dado que es ahí donde se han detectado las mejores posibilidades de negocio.

La innovación de nuestra empresa no consiste tanto en el material en sí (que ya existía) si no en el proceso de fabricación, basado en el calentamiento con microondas, que hizo posible su producción industrial de una forma económicamente viable; dado que los procesos existentes o eran muy complejos o muy caros o ambas cosas, lo que solo permitía una producción a muy pequeña escala y en los laboratorios.

La idea de fundar esta compañía ¿Surgió a partir de un proceso de transferencia tecnológica mediante el que se desarrolló alguna nueva solución que llevar al mercado?

Efectivamente, todo comenzó con una patente del proceso mencionado. A raíz de la publicación de ésta, nos contactó el grupo BeAble Capital, que gestiona varios fondos de inversión tipo capital semilla, que era lo que necesitábamos en aquel momento para iniciar el proyecto empresarial. Con ellos hicimos un primer plan de negocio y comenzamos a dar forma a lo que hoy es Xerolutions SL.

Una vez fundada la compañía e iniciada la actividad ¿Qué ventajas les proporcionó el disponer de la concesión de una patente?

En estos momentos Xerolutions tiene varias patentes que protegen tanto el proceso como algunos productos, de forma que los competidores no puedan usar el mismo proceso o fabricar el mismo producto durante el tiempo de concesión de la patente. Obviamente esto da una ventaja competitiva.

Desde su perspectiva como miembro responsable de la parte técnica y de desarrollo de una firma como Xerolutions ¿Qué obstáculos son los más difíciles de superar para una persona que viene de la ciencia al entrar en el mundo de los negocios?

Quizá el mayor obstáculo es el cambio de mentalidad que, en muchos casos y en muchos aspectos, hay que tener. El mundo científico y el mundo de los negocios se suelen mover, en no pocas ocasiones, por objetivos bastante diferentes y no es siempre sencillo para un científico que, normalmente, carece de una formación empresarial aprender y adaptarse a la forma en que funcionan las cosas en este ámbito empresarial. Por ejemplo: la investigación científica muchas veces persigue “lo mejor”, mientras que en la industria se busca “lo mejor económicamente rentable”; ambas cosas no necesariamente tienen que coincidir. Hay también otras dificultades debidas al desconocimiento, por parte del científico, de muchos aspectos técnicos, económicos, legales, comunicativos, etc. que se manejan habitualmente en el ámbito empresarial. Pero esas son, en mi opinión, más fáciles de soslayar; ya que es una cuestión de aprender y, por lo general, la capacidad de aprender nuevas cosas suele ser algo inherente al científico.

Conocer el ámbito de los negocios ¿Ha influido de alguna forma en la definición de los objetivos de sus investigaciones o no ha cambiado en absoluto?

Los objetivos de mi investigación no han cambiado mucho porque siempre me interesó hacer una investigación que diese solución a problemas reales y que pudiese ser transferida de una forma, más o menos, sencilla. Lo que sí ha cambiado, como consecuencia de lo aprendido durante la etapa de creación de Xerolutions es, quizá, la manera de comunicar los resultados de la investigación o el planteamiento de nuevos proyectos en ámbitos diferentes al académico y quizá incluso también en el académico.

En Europa, en líneas generales, para hacer carrera en la academia y alcanzar prestigio intelectual dentro de una rama del saber, el peso de la producción teórica es determinante. A su juicio y desde su experiencia ¿Cree que este hecho influye en los niveles de transferencia tecnológica o no tiene incidencia alguna? Se lo preguntamos porque es posible que un investigador deje de dedicar tiempo a descubrir las posibles aplicaciones prácticas de sus desarrollos teóricos debido al escaso impacto que puede tener en su carrera académica conseguirlas.

Es posible, aunque evidentemente desconozco las motivaciones de otros investigadores. Sin embargo pienso que no se trata tanto de dejar o no de descubrir aplicaciones prácticas, que creo que eso lo hacen la mayoría de los investigadores; si no de estar dispuesto a dedicar el tiempo y esfuerzo necesario para transferir esa aplicación práctica a una realidad industrial. El tiempo y esfuerzo que requiere no es pequeño y eso es algo que raramente se reconoce (a veces ni siquiera se conoce) en los ámbitos académicos. Además, el tiempo que se dedica a esto es tiempo que se deja de emplear en otras cosas que dan más reconocimiento académico (por ejemplo publicar). Paradójicamente es casi imposible que una EBT salga adelante si, al menos durante los primeros años, los científicos promotores no le dedican todo ese tiempo y trabajo.

Como contrapartida está todo lo que se puede aprender en esta aventura de emprender; la satisfacción personal que representa el contribuir (por ejemplo creando puestos de trabajo) a mejorar el entorno social, aunque sea en pequeña medida y, por qué no decirlo, en el 10% de los casos que suelen culminar con éxito, las posibles ganancias que puedas obtener (siempre y cuando hayas negociado un buen pacto de socios con los inversores)… a fin de cuentas, si el científico/emprendedor no está convencido de la rentabilidad de su proyecto difícilmente va a poder convencer a nadie de ello.

El boletín de Vigilancia Tecnológica de la Biomasa es uno de los muchos Boletines de Vigilancia Tecnológica que elabora la OEPM para facilitar trimestralmente una información puntual, gratuita esquemática y de rápida lectura sobre avances y novedades en los distintos sectores tecnológicos.

Además, desde la página de la OEPM también se ofrece acceso a las Alertas Tecnológicas, que permiten conocer las patentes más recientes que se están publicando en el mundo en relación a un tema técnico concreto.

Anuncios

La innovación y su correcta protección convierten al Grupo Cosentino en líder mundial de su sector.

La apuesta decidida del Grupo Cosentino por la innovación en el sector de la piedra ha llevado a esta empresa familiar ubicada en Almería, que tiene sus orígenes en la extracción, transformación y venta de mármoles procedentes de la Sierra de los Filabres, al desarrollo de productos que le han permitido diferenciarse de sus inmediatos competidores y alzarse con una posición de liderazgo en el sector. Hoy es una compañía global que distribuye sus productos y marcas desde su sede central en Almería a 80 países y obtiene el 92% de su facturación en los mercados internacionales.

 

Fachada de Cosentino en Madrid

¿Su secreto? Apostar desde los inicios por la inversión en innovación para obtener los mejores materiales y basarla en una gestión adecuada de la Propiedad Industrial e Intelectual. Tiene más de una veintena de patentes y todos sus productos su marca registrada. (se debe buscar incluyendo las palabras COSENTINO, S.A.U.)

Cuadro de inversión en I+D

INNOVACIÓN (€)

2016 2015 2014

iNVERSIÓN EN PROYECTOS DE I+D+

8.984.665

5.995.128

7.041.598

Inversión en Activos vinculados a I+D+i

6.864.907

5.632.699

311.900

Inversión Total en i+D+i

15.849.572

11.627.827

7.353.499

Fuente Cosentino

El resultado de esta apuesta fue, por ejemplo, la creación en 1990 del producto Silestone®. Con él Cosentino desarrolló una nueva categoría de producto que hasta entonces no existía y que con el tiempo se ha llegado a convertir en sinónimo de la misma. Hoy por hoy es la marca líder mundial en la categoría de superficies de cuarzo. Se trata de un material compuesto en más de un 90% de cuarzo natural que posee una altísima resistencia a manchas, impactos y rayados, además de una baja absorción de líquidos. Es el material de las encimeras sobre las que trabajan prestigiosos cocineros como David Muñoz, Aduriz, Ángel León o Dani García entre otros y que en la actualidad se vende como superficie de la mayoría de las nuevas cocinas.

Desde la compañía señalan que esta marca engloba además otra de las innovaciones de Cosentino en los últimos años. La serie Eco Line de Silestone® que está fabricada con al menos un 50% de materiales reciclados entre los que destacan la porcelana, el vidrio, los espejos o las cenizas vitrificadas. La serie Eco Line de Silestone® posee la certificación “Cradle to Cradle” que implica un sistema concreto, previamente aprobado y mensurable, que promueve el reciclaje total y la sostenibilidad, tendencias claves, apuntan, en el futuro de la arquitectura y la construcción. Este material ha sido utilizado en construcciones como el Hotel Burj Al Arab de Dubai, el estadio Wembley de Londres, o la Torre Agbar de Barcelona.

El último material innovador que ha salido de su departamento de I+D en el que trabajan 34 personas ha sido Dekton® una superficie ultracompacta que fue lanzada a nivel comercial en todo el mundo en 2013 y cuyo desarrollo supuso más de 22.000 horas de investigación y una inversión total de más de 150 millones de euros.

Según sus desarrolladores, Dekton® ofrece decoración en volumen, tablas de gran formato e infinitas posibilidades de diseño. El material permite además su personalización, convirtiéndose así en el aliado perfecto para diseñadores y arquitectos. Esta personalización puede obtenerse, señalan, a través de dos tecnologías propias tales como el fresado o la impresión inkjet. Entre otros muchos reconocimientos desde su creación, recientemente Dekton® obtuvo el prestigioso premio Red Dot al “mejor diseño de producto”. Entre las construcciones realizadas con este producto está el Aeropuerto de Bakú: donde se han instalado 5.000 metros cuadrados para cubrir los suelos con tres variedades distintas para una composición triangular. Apuntar además que la empresa fue la ganadora del Premio Nacional de Innovación 2016 en la categoría de internacionalización.

A lo largo de su historia la compañía ha contado con diferentes embajadores e imágenes de marca, sobre todo vinculados al mundo del deporte y la moda. El pasado año Rafa Nadal fue el embajador de Dekton, mientras que la top model internacional Cindy Crawford fue la imagen mundial de Silestone.

Os dejamos con este video corporativo al que hemos accedido a través de su página web donde se puede apreciar cómo se realiza la fabricación de Dekton.

 

 

 

La innovación hace a una empresa murciana destacar en el sector de bebidas bioactivas

La huerta murciana siempre ha sido conocida en todo el país por sus frutas y hortalizas de excelente calidad. Ahora su sabor y propiedades nutricionales se disfrutan hasta en lugares tan lejanos como China, país  al que el sector hortofrutícola murciano exportó parte de su producción consiguiendo  triplicar sus cifras de ventas durante el primer semestre del pasado año.

Una de las empresas más antiguas, sólidas e importantes del sector es AMC Group. Originaria de Murcia, la firma es hoy un gran holding que ha llegado a convertirse en una de las compañías más importantes de entre las españolas que compiten en el mercado internacional de venta de productos alimenticios. Presente en los cinco continentes, ocupa un lugar destacado por méritos propios como firma proveedora de frutas y zumos naturales para varias importantes distribuidoras multinacionales. Hoy en día  sus productos se venden en más de 150 países, una expansión comercial planetaria cuya excelencia se estudia en la escuela de negocios de la Universidad de Standford.

La inversión en I+D ha sido clave en la  internacionalización de AMC Group y una constante a lo largo de su historia. Tanto es así que Antonio Muñoz Beraza, CEO y co-propiertario del grupo empresarial, recibió el año pasado el Premio Nacional a la Innovación concedido por el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad en reconocimiento a su trayectoria.

En la empresa, tanto su división dedicada a la producción y venta de frutas frescas (AMC Fresh) como la centrada en desarrollar zumos de frutas refrigerados y bebidas bio-activas (AMC Juices) apoyan su producción en los resultados de las investigaciones realizadas por un potente departamento de I+D propio, denominado AMC Innova. Dirigido por María García, en él trabajan 150 personas altamente cualificadas cuyo esfuerzo hace al “holding” español capaz de lanzar anualmente más de cuatrocientos productos innovadores al mercado.

Según declaraciones del propio Muñoz Beraza esa cifra representa dos tercios del total de mercancías nuevas que se introducen cada año en el mercado europeo de alimentos hortofrutícolas. Así las cosas, al igual que sucede con el proceso de internacionalización, los resultados de su departamento de I+D también son materia de estudio; en este caso en la escuela de negocios de la prestigiosa Universidad de Harvard.

Líderes en el incipiente mercado de las bebidas bioactivas

El trabajo de I+D desarrollado en AMC Innova ha tenido resultados especialmente exitosos para la más moderna de las dos divisiones de la compañía, AMC Juices, creada en 2001. Las 18 líneas de investigación en las que participa su laboratorio de zumos han llevado a la citada sección a desarrollar varios ingredientes innovadores. Elaborados mediante la síntesis de sustancias naturales, a partir de ellos AMC Juices produce bebidas bioactivas, cuyas propiedades satisfacen las necesidades y exigencias nutricionales de cada consumidor. Conocidas también como bebidas funcionales, su mercado está en expansión debido a que vegetarianos, deportistas urbanos y otros sub-grupos de consumo preocupados por llevar una vida más saludable las demandan. En AMC Juices también utilizan herramientas de Big Data  para conocer los hábitos de estos colectivos con el fin de abrir nuevas líneas de producción.

Desde que se fundara en 2001, la división AMC Juices ha crecido a una tasa superior al 20% acumulativa gracias a los frutos de su inversión en I+D, lo que le ha llevado a ofrecer más de 800 nuevos puestos de trabajo, la mayoría de ellos cubiertos durante el duro periodo de recesión económica que comenzó en 2008.

Ahora, tras consolidarse en Europa como una de las firmas creadoras y productoras más importantes de bebidas bio-activas, AMC Juices ha decidido continuar con su expansión abordando el mercado oriental gracias a su reciente apertura. En los próximos años sus responsables esperan cosechar en Japón, Vietnam, Corea y China un éxito análogo al obtenido en el Viejo Continente. Para ello la empresa ya ha abierto oficinas técnicas y de apoyo comercial en los citados países.

Además de innovar creando nuevas materias primas útiles para elaborar estas bebidas naturales “premium” y estudiar a quienes las demandan, AMC Group también ha sido capaz de hacer lo propio en otra fase de la producción; varias técnicas avanzadas de exprimido de la fruta le permiten alcanzar los más altos estándares de calidad de la industria. La empresa exporta ese “know-how” desde las fábricas que mantiene en Murcia hacia sus factorías ubicadas en Costa Rica, Polonia e India, en el marco de una estrategia mediante la que busca incorporar y acumular experiencia en el cultivo y exprimido de frutas en todo tipo de latitudes y climas.

Si queréis conocer más sobre los avances de este sector señalaros que la Oficina Española de Patentes y Marcas publica un Boletín de Vigilancia Tecnológica que facilita trimestralmente una información puntual, gratuita, esquemática y de rápida lectura sobre sus innovaciones.

Tres invenciones por Navidad

Esta semana hemos descubierto tres inventos cuya aparición y/o uso están relacionados de algún modo con momentos y procesos que cobran especial importancia durante las celebración de las fiestas que se aproximan. Aunque a veces resulte difícil de percibir, la innovación está presente tanto en lo prosaico como en lo más festivo y hasta en lo mágico que tiene la Navidad. Además, dos de las patentes son de firmas españolas.

Montones de cajas para guardar regalos

En un artículo reciente pudimos leer que, según las cifras ofrecidas por diversos informes, las compras online van a registrar un ascenso del 15% durante esta temporada navideña (noviembre/diciembre). También se calculaba que la media de gasto de quienes deciden adquirir sus regalos online subiría este año un 19%. En lo que se refiere a aspectos meramente logísticos, este anunciado aumento de las compras a distancia conlleva también el del número de cajas y paquetes que habrán de fabricarse, plegarse y moverse de aquí para allá con todo tipo de regalos.

Es frecuente que, en los hogares donde el imaginario popular hace a Papa Noel protagonista de su reparto, se imagine a cientos de sus ayudantes trabajando afanosamente frente a una cadena de producción, plegando y cerrando cajas de regalo de los más diversos colores y tamaños. Esa imagen, vinculada al florecimiento de los procesos de fabricación industrial en serie, está muy lejos de la realidad. Y no sólo porque se refiera a personajes imaginarios, sino porque gracias al trabajo de investigación y desarrollo de empresas como la alicantina Boix, especializada en la fabricación de maquinaria para formar, cerrar y plegar cajas de cartón corrugado o compacto con 44 años de historia, todo el proceso está prácticamente automatizado. De hecho, hemos podido comprobar que algunos de sus sistemas de construcción de embalajes están patentados y han facilitado un notable ahorro de costes y tiempo en el campo de la logística.

También se descorcha innovación

Vinos tintos, blancos, espumosos, cavas…En estas fechas es frecuente disfrutar de la degustación de toda clase de licores y bebidas espirituosas durante las sucesivas celebraciones que compartimos con familiares, amigos y compañeros de trabajo. Por esa razón, junto con la percusión cascabelera de la pandereta, el tañido de las doce campanadas que señalan el final del año y el tintineo de las copas, el sordo estallido del descorchar botellas forma parte reconocible del paisaje sonoro propio de la última quincena de diciembre.

Quién iba a pensar que hasta en este sector, nos referimos al del cierre de embotellado, se han introducido cambios importantes. Tanto es así que desde hace años le han salido competidores al corcho, material que no obstante todavía se emplea en la producción del 80% de los tapones con los que se cierran las botellas de vino. Según hemos podido saber a través de un reportaje de la revista Enólogos, en el mercado de tapones de vino, que actualmente produce 20.000 millones de unidades al año, existen nuevos actores que usan materiales distintos al extraído del alcornoque para su fabricación, argumentando que gracias a ellos se pone fin a los potenciales problemas de sabor y olor que puede ocasionar en los caldos el metabolito TCA, presente en los tapones de corcho.

Mientras los fabricantes de los tapones de éste último material aseguran su total fiabilidad, no sólo respaldada por el peso de los años sino también reforzada por el ajuste de su industria a múltiples métodos de supervisión de su calidad, los citados nuevos actores están ganándose poco a poco a parte del sector bodeguero. Tal es el caso de la firma Aratap, titular de un modelo de utilidad de tapón sintético que, además de facilitar la conservación del vino, hace posible dar mucho colorido al cierre de las botellas.

Inventos que parecen cosa de magia

A veces aparecen ciertas tecnologías de consumo que, al igual que la Navidad para los más pequeños, traen un poco de magia a la vida de las personas adultas. Lo hemos pensado al ver cómo funciona Sgnl Strap, una correa de reloj de pulsera que pasaría totalmente desapercibida si no fuese porque, al disponer de unos altavoces especiales y poder conectarse vía bluetooth con cualquier smartphone, convierte la mano en un canal a través del que se transmite el sonido procedente del teléfono. El resultado es sorprendente; al recibir una llamada, con tan sólo tocar un botón ubicado en la correa y colocar a continuación el dedo índice de la mano en la que llevemos ésta junto a nuestra oreja, podemos responder.

Además de ser un invento práctico que permite hablar por teléfono sin necesidad de coger el aparato y ayuda a preservar mejor la confidencialidad de cualquier conversación que mantengamos en la calle, Sgnl Strap añade el efecto mágico que causa poder responder a una llamada con tan sólo colocar el dedo índice cerca de la oreja. Estamos convencidos de que dicho efecto contribuyó de manera determinante a que la empresa inventora de esta peculiar correa, con sede en Corea del Sur, consiguiera hace poco más de un año financiar su producción a gran escala gracias a una exitosa campaña de crowdfunding organizada en la plataforma Indiegogo. La firma recaudó 2.214.585 dólares, lo que supuso superar el objetivo fijado inicialmente en un 2938%. Este es el vídeo que grabaron para promocionar el lanzamiento de Sgnl Strap:

 

Investigadores de la Universidad de Jaén patentan un bastón de montaña que acumula energía eléctrica

Además de ser profesora e investigadora en el departamento de Ingeniería Gráfica, Diseño y Proyectos de la Escuela Politécnica Superior de la Universidad de Jaén, Cristina Martín es aficionada al senderismo. Hace algunos años, mientras disfrutaba recorriendo una ruta campestre en compañía de sus hijas, una de ellas sufrió un pequeño accidente. Cuando la docente se dispuso a utilizar su teléfono móvil para contactar con los servicios de urgencia se percató de que la batería del celular se había agotado.

A pesar de no poder establecer comunicación alguna, finalmente la situación se resolvió sin consecuencias graves para su hija. Pese a ello, a raíz de lo sucedido la investigadora comenzó a preguntarse cómo evitar a otros montañeros el padecer un problema de comunicación similar en caso de emergencia por encontrarse en un entorno alejado de cualquier fuente de suministro eléctrico.

Planteó la pregunta al grupo de Investigación y Desarrollo en Ingeniería Gráfica, Diseño Industrial y SIG de la UJAEN, cuyos miembros han conseguido solucionar la cuestión en colaboración con el grupo de Investigación y Desarrollo en Energía Solar, mediante el diseño de un bastón electrónico que permite generar y almacenar energía eléctrica de forma autónoma. El proyecto, nos ha comentado la propia Cristina Martín, les ha llevado dos años y medio de trabajo.

Un bastón eléctrico para senderistas

El bastón dispone de una hélice en la empuñadura que, al moverse impulsada por una corriente de aire o de agua, transmite energía mediante un eje al generador eléctrico y la batería ubicados en su interior. Como resultado, el cayado se convierte en una fuente de energía eléctrica a la que se puede conectar, mediante una entrada USB, cualquier dispositivo móvil cuando su recarga sea necesaria en un momento de emergencia.

El utensilio dispone además de un sistema de fijación que permite colocarlo en la entrada de una tienda de campaña mientras se acampa, pudiendo así acumular energía durante la noche en lugares ventosos. Según nos ha asegurado la doctora Martín, el diseño ha sido concebido pensando en la mejor forma de aprovechar las condiciones climatológicas que se dan en la montaña, un medio muy favorable para las corrientes de aire y en concreto para el flujo turbulento. De hecho, la geometría de la empuñadura del bastón conforma una hélice eólica de eje vertical que resulta ideal tanto para aprovechar el flujo de aire en la montaña como la energía generada por las corrientes de agua.

En resumidas cuentas, Cristina Martín y el resto de investigadores implicados en el proyecto –Catalina Rus, Miguel Ángel Rubio y Jorge Manuel Mercado– han sabido convertir una herramienta de uso cotidiano para todos los aficionados al deporte de montaña en un utensilio más eficiente, capaz de cumplir una nueva función que puede resultar clave en momentos de emergencia. Además, su talento para el diseño industrial les ha llevado a conseguirlo sin realizar grandes modificaciones externas que entorpezcan el uso original del bastón.

Para llegar a materializarlo han dispuesto de fondos de la propia universidad y echado mano de avanzadas herramientas informáticas, incluida una impresora en 3D. En lo que se refiere al uso de esta última, Martín ha aseverado que la mayor ventaja que ofrece es la posibilidad de validación del diseño mediante un prototipo físico. Así, una vez terminado el diseño de las aspas de la empuñadura y solucionadas las limitaciones de espacio impuestas por la forma tubular del bastón (donde debían ubicar eje, generador y batería) los investigadores pudieron probaron su eficacia en el túnel de viento de la propia Universidad de Jaén gracias a haber podido fabricar un prototipo en plástico.

Un diseño patentado en vistas a su comercialización

El bastón eléctrico para senderistas ya es una innovación patentada La propia doctora Martín nos ha aclarado que decidieron hacerlo tras realizar un estudio del estado de la técnica y comprobar que existía novedad y actividad inventiva, no encontrando ningún diseño de características similares. Además, las propiedades del diseño relacionadas con la ayuda al senderista para su localización en caso de accidente o pérdida también son innovadoras. Durante todo el proceso de solicitud de los derechos de Propiedad Industrial el equipo de investigación contó con la asesoría de la Oficina Transferencia de Resultados de Investigación (OTRI) de la Universidad de Jaén.

Una vez obtenida la patente, el equipo de la UJAEN trabaja para averiguar el mejor modo de abaratar los costes de producción del bastón con el fin de posibilitar su comercialización. Según nos ha comentado Martín, actualmente están en la etapa final de ajuste del producto, realizando pequeños cambios finales. Dado el gran impacto mediático que ha tenido y la aplicabilidad de su diseño, confían en poder ponerlo en manos de senderistas y montañeros de todo el mundo en poco tiempo. Podéis ver el resultado de su trabajo en este vídeo:

Crónica de la entrega del IV Premio a la Innovación de la Fundación Alberto Elzaburu

El investigador navarro Iván Arregui Padilla ganador por su patente de invención “Filtro paso-bajo para señales electromagnéticas”,

El pasado 26 de octubre, el auditorio de la Fundación Mapfre volvió a albergar la ceremonia de entrega del premio a la innovación concedido anualmente por la Fundación Alberto Elzaburu (FAE). En esta cuarta edición de la convocatoria el jurado decidió otorgar el galardón a Iván Arregui Padilla por su patente de invención “Filtro paso-bajo para señales electromagnéticas”, Además de Doctor Ingeniero de Telecomunicación por la Universidad Pública de Navarra, Padilla es cofundador de la spin-off española que licenció la patente premiada, que en recientes fechas ha pasado a ser adquirida por una de las empresas más importantes del sector aeroespacial a nivel mundial (TESAT Spacecom).

El evento, presentado por Manuel Desantes (ex Vicepresidente de la Oficina Europea de Patentes, miembro del consejo asesor de la FAE y miembro del Jurado del Premio a la Innovación) contó con la presencia del presidente de la Fundación, Alberto Elzaburu, al que también acompañaron la Directora General de la Oficina Española de Patentes y Marcas, Patricia García-Escudero; la Directora Ejecutiva de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea, Isabel Maestre y, finalmente, la actual Secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, Carmen Vela, que se encargó de cerrar el evento.

Como en anteriores ediciones la convocatoria se abrió con la interpretación de una pieza musical. En este caso se trató de “Recuerdos de la Alhambra, de Francisco Tárrega, ejecutada con maestría por el guitarrista D. Joe Ott (Cuba). Acto seguido Manuel Desantes y Patricia García-Escudero procedieron a presentar el evento haciendo mención al currículo de todos los asistentes y agradeciéndoles su presencia. Además, recordaron cómo mediante la concesión de este premio a la innovación la FAE reconoce y recompensa el trabajo de jóvenes científicos e investigadores, prestando especial atención a quienes aplican sus conocimientos en el desarrollo de innovaciones útiles para la sociedad, consiguiendo con ello resolver algunos de los problemas y desafíos que se le presentan.

Innovación en el sector aeronáutico

Tras esta introducción tomó la palabra Isabel Maestro, Directora Ejecutiva de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea. Durante su intervención Maestro destacó la gran importancia económica del sector aeronáutico español y dio a conocer el trabajo que realiza la entidad que dirige.

Explicó que AESA lleva cerca de una década ordenando, supervisando e inspeccionando el cumplimiento de las normas de aviación civil en el espacio aéreo español, código que regula el tráfico aéreo para garantizar el mantenimiento de las condiciones que permiten su total fluidez, impidiendo que su densidad y frecuencia generen riesgo alguno para pasajeros y mercancías. A este cometido se suma la responsabilidad que tiene AESA de llevar a efecto y asegurar el cumplimiento de todos los protocolos de seguridad, tanto permanentes como extraordinarios, que puedan establecerse frente a posibles ataques terroristas.

En lo que se refiere a la innovación, la secretaria quiso destacar que en AESA se ocupan de conocer las nuevas herramientas y procedimientos que ayudan a hacer más efectiva la supervisión y salvaguarda del espacio aéreo. Una buena prueba de ello está en la capacidad que ha demostrado la agencia para adaptar la regulación a la progresiva importancia que van a tener los drones en el espacio aéreo, un fenómeno que supervisan, al que han prestado mucha atención y donde esperan surjan grandes innovaciones en el campo de la logística. En lo que se refiere a la política de I+D seguida por la entidad, Maestro se mostró orgullosa de haber logrado articular planes de formación e investigación que permiten a quienes se forman para entrar a trabajar en AESA hacerlo en las universidades norteamericanas más prestigiosas en la materia que les ocupa.

Presentación del investigador premiado y entrega del galardón

Tras su intervención tomó la palabra Patricia García Escudero, Directora General de la OEPM, que pasó a detallar el curriculum y biografía profesionales de Iván Arregui Padilla, ganador del premio que la FAE concede a la mejor innovación por su patente de invención “Filtro paso-bajo para señales electromagnéticas”.

Oriundo de Pamplona, Arrregui Padilla obtuvo el título de Ingeniero de Telecomunicación por la Universidad Pública de Navarra (UPNA), hito tras el cual decidió continuar con su carrera académica en la institución hasta llegar a ser nombrado Doctor Ingeniero de Telecomunicación en 2013, obteniendo la calificación Cum Laude. La tesis que le valió para alcanzar tal distinción versó sobre servicios satelitales, y además obtuvo el premio HISDESAT, concedido por el Colegio Oficial y la Asociación Española de Ingenieros de Telecomunicaciones (COIT/AEIT), a la mejor tesis doctoral en su campo.

Por aquel entonces Arregui ya llevaba desde 2006 desarrollando labores de docencia e investigación en el Departamento de Ingeniería Eléctrica y Electrónica de la UPNA, explicó García Escudero, una experiencia a la que se suma la adquirida gracias a sus estancias de investigación en el Laboratorio Europeo de Alta Potencia en Radiofrecuencia de la Agencia Espacial Europea (ESA) y el Val Space Consortium (VSC) así como en la Payloads y Technology Division (ESTEC/ESA).

En lo que se refiere a sus actividades de investigación con el Grupo de Investigación de Componentes de Microondas (MCG), García Escudero comentó que incluyen el diseño de estructuras periódicas para las bandas de microondas, milimétricas y del terahercio, técnicas numéricas para la síntesis de dispositivos mediante inverse scattering, así como el diseño de componentes pasivos para satélites de comunicaciones.

García-Escudero también quiso destacar la participación de Arregui en varios proyectos de investigación en los que colaboran empresas españolas y europeas de telecomunicaciones, así como su membresía en diversas asociaciones y su labor como revisor en algunas de las revistas internacionales más destacadas en el ámbito del saber que le compete. Terminó su intervención afirmando que gracias a la creación de patentes fuertes como la desarrollada por Arregui “se garantiza la mejora de la economía de las PYMES, lo que repercute directamente en la generación de valor, riqueza y empleo de calidad”.

Imágenes de las figuras de la Patente

 

 

Acto seguido Alberto Elzaburu entregó el premio al ganador, al que se cedió la palabra durante unos minutos. Aguirre aprovecho la oportunidad para agradecer la concesión del premio y hacer hincapié en la importancia de que existan este tipo de reconocimientos. En su opinión, dijo, para sobresalir en cualquier campo de la investigación científica se han de reunir bastantes condiciones (talento, ambición, ingenio, capacidad de sacrificio, de organización, etc.) pero de poco serviría tenerlas de no existir el elemento fundamental capaz de aglutinar todas ellas: la ilusión. Y eso es, precisamente, lo que le genera el recibir el premio de la fundación Alberto Elzaburu, ilusión por seguir trabajando en su campo.

Favorecer la transformación del conocimiento en innovación

La actual Secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, Carmen Vela, cerró el evento animando a la FAE a continuar otorgando el galardón y ofreciendo algunas cifras que atestiguan la alta calidad de la investigación que se hace en España. A pesar de que el porcentaje de investigadores españoles es pequeño en el conjunto de la comunidad internacional (representa poco más del 1% del total) su capacidad para generar conocimiento valioso, por lo bien valorado en el seno de las comunidades científicas de los campos del saber en los que participan, es alto. Concretamente, hasta un 3,6% de las investigaciones y artículos más relevantes que se publican a escala internacional son fruto del trabajo de investigadores españoles.

Tras celebrar este hecho, Vela admitió que aún hay mucho por hacer para facilitar la conversión de ese conocimiento sobresaliente en innovaciones capaces de dar solución a problemas prácticos de todo tipo. En ese sentido, reconoció que desde las instituciones tienen que hacer lo posible por favorecer más la sinergia entre el desarrollo de la carrera académica de los investigadores y su colaboración con proyectos prácticos.

El evento se clausuró con la interpretación de otra pieza musical interpretada por el guitarrista cubano D.Joe Ott. En este caso fue “Malagueña” de Ernesto Lecuona.

Madrid+d otorga el Premio a la Mejor Patente a una importante innovación en Oftalmología

 

El pasado 30 de mayo la Fundación para el Conocimiento madri+d convocó la duodécima edición de sus premios, concurso público mediante el que la Comunidad brinda a los mejores equipos de investigación de la región un merecido reconocimiento. Su trabajo se valora como importante fuente de riqueza, ya que supone el empleo de conocimientos técnico-científicos en el desarrollo de avances aplicables a la creación de productos y servicios mejorados, lo que redunda en la creación de empresas innovadoras.

Entre todos ellos, el galardón que más nos interesa destacar es el que se concede a Universidades y Centros Públicos de Investigación por el registro de la mejor patente. En esta ocasión ha sido concedido al equipo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) dirigido por el doctor Carlos Dorronsoro, que ha patentado un “Instrumento miniaturizado de visión simultánea”  capaz de ofrecer una solución más versátil a los problemas de visión derivados de la presbicia, o falta de acomodación del cristalino, una afección de la que se comienzan a tener síntomas antes de los 45 años de edad y que a partir de los 55 hace que toda la población dependa de correcciones ópticas de algún tipo para ver con total nitidez de lejos y/o de cerca.

En la foto el equipo ganador

Que el instrumento patentado por Dorronsoro y su equipo de investigadores presente una propuesta de solución mejorada a un problema social tan global ha sido uno de los factores determinantes para que el jurado de los premios Madri+d haya decidido concederles el premio a la mejor patente.

Otros factores que han influido en la decisión del jurado son el potencial mercado que tiene esta innovadora tecnología de corrección óptica, así como el hecho de que su desarrollo responda a una demanda empresarial, y haya sido posible gracias a una colaboración público/privada asociada a la patente premiada.

A efectos prácticos, la obtención del premio Madri+d supone una dotación de 10.000€ y el obsequio de un servicio de consultoría estratégica sobre líneas de investigación valorado en 5.000€, ejecutado por PONS Intellectual Property, entidad que colabora con el evento desde hace años.

Principales ventajas que ofrece la innovación premiada

A grandes rasgos supone una nueva forma de corregir los defectos ocasionados en la visión por la presbicia. Comúnmente se emplean para ello lentes oftálmicas, integradas en gafas de cerca, bifocales o en lentes progresivas. En los últimos años también se han desarrollado soluciones que superponen sobre la retina dos o más imágenes a diferentes distancias para formar una tercera imagen final.

A éstas se suman las llamadas soluciones de visión simultánea (bifocales, multifocales o progresivas) que se incorporan en lentes de contacto, intraoculares o patrones de cirugía refractiva corneal láser. Son más cómodas para el usuario pero no todo el mundo es capaz de tolerar la imagen final que proporcionan. Además, el procedimiento que se sigue para encontrar la más adecuada para cada persona está basado en el ensayo/error. Es largo, costoso y en ocasiones, cirugía mediante, incluso puede requerir de un nuevo paso por el quirófano.

La idea de simular, de manera no invasiva y tan precisa como sea posible, los resultados de estas soluciones de visión simultánea surge con el objetivo de encontrar de manera certera la mejor para cada persona afectada de presbicia . Hasta ahora esta simulación podía realizarse digitalmente o a través del uso de instrumentos ópticos físicos, como lentes y espejos fijos, que inducen desenfoques reales. La innovación del instrumento patentado por el equipo de investigación del Dr Carlos Dorronsoro consiste en permitir realizar esa simulación empleando varios sistemas ópticos móviles, que proporcionan un correcto acoplamiento entre las pupilas del instrumento y la pupila del sujeto.

El corolario a una década de éxitos en el campo de la oftalmología

No podíamos terminar esta entrada sin comentar la fructífera y larga trayectoria del equipo de investigación premiado este año en el certamen Madri+d. Sus logros en el campo de la oftalmología han sido múltiples y continuos durante la última década. Un hecho que se puede comprobar gracias al registro, previa solicitud por parte del CSIC, de más de una decena de inventos, patentes y modelos de utilidad desde el año 2007. Entre ellos podríamos destacar el de un nuevo procedimiento para el diseño analítico de lentes intraoculares o la invención de una lente intraocular multifocal refractiva con calidad óptica optimizada en un rango de foco.

Si queréis conocer qué ideas, empresas, y proyectos recibieron el resto de premios otorgados en la doceava edición de los Premios Madri+d podéis visitar la página web del portal de la fundación, donde se muestran en todas las categorías.

Una empresa vasca pondrá a disposición de los surfistas japoneses su inigualable sistema generador de olas

El tres de agosto de 2016 Fernando Aguerre, presidente de la International Surf Association (ISA por sus siglas en Inglés), asistió en Rio de Janeiro a la reunión del Comité Olímpico Internacional en la que la institución tomaría su decisión final con respecto al reconocimiento del Surf como deporte olímpico. El encuentro se producía veintidós años después de que el propio Aguerre mantuviera los primeros contactos con el COI para conseguir que el surf fuera incluido en las olimpiadas. Dos décadas de esfuerzos y la pasión de millones de aficionados terminaron por dar resultados. Ese mismo día supimos que el surf sería una prueba olímpica más durante los JJ.OO de Tokio 2020 por tres razones: su elevado número de practicantes (la propia ISA calcula que son alrededor de 35.000.000 en todo el mundo), su potencial para promover el espíritu olímpico y su potencial capacidad para generar ingresos derivados de la venta de entradas y derechos televisivos.

Cambios tecnológicos para una nueva era en el Surf

En respuesta a una pregunta formulada por la conocida revista Surferrule sobre el papel de la ISA a partir de ese momento, Aguerre afirmaba que la asociación haría todo lo posible por hacer que el surf se practicara más y en mejores condiciones en todo el mundo, destacando como una de las ventajas de este deporte que el dinero normalmente destinado a la construcción de instalaciones puede emplearse para formar profesionales. En sus propias palabras “el mar es nuestra cancha, nuestra pista y ¡ya está hecha! ¡no necesitamos construirla!”. ¿Oh sí?

Cierto es que el surf se practica en un entorno natural y no necesita de la construcción de costosos pabellones pero también lo es que la nueva era para este deporte que abre su reconocimiento olímpico ha creado un escenario diferente. Y es muy posible que en él quieran aparecer países en cuyo territorio no se den las mejores condiciones para practicar surf.

Además de esto, uno de los principales asuntos del que ya se están ocupando los organizadores de los JJ.OO de Tokio en relación a las pruebas surf es la más que posible falta de oleaje en las costas niponas durante las fechas en las que tendrán lugar las pruebas. Y la mejor solución para ello puede estar en la tecnología creada por una empresa radicada en el País Vasco. Su nombre es Instant Sport, fue fundada en 2005 por el ingeniero navarro Josema Odriozola y la economista deportiva alemana Karin Frisch, y se trata de la firma que ha ideado, fabricado, patentado y comercializado bajo la marca Wave Garden el mejor sistema del mundo para generar olas aptas para la práctica del surf en aguas tranquilas. Desde hace unos meses están trabajando con varios inversores privados y la Federación de Surf de Japón para construirlo en las proximidades de Tokio. Si bien no se ha establecido contacto directo con el comité organizador de los JJ.OO, se trata de unas instalaciones a las que podría acudir durante el transcurso de los juegos en caso de ser necesario.

I+D puntera aplicada a la generación de olas

El sistema Wave Garden no sólo permite determinar el tamaño, forma y velocidad de las olas (con principio y fin, circulares…) sino también generar diferentes tipos de rompientes adecuados al nivel de toda clase de surfistas. Todo ello ha sido posible gracias al trabajo conjunto y prolongado de un excelente equipo de I+D compuesto por investigadores, ingenieros y expertos en dinámica de fluidos computacional.

Mediante la realización de muchísimas pruebas, empleando en un principio simuladores computacionales y maquetas para terminar haciendo ensayos definitivos en “tamaño real”, han conseguido estudiar y conocer, con total precisión, cómo cada aspecto del fondo y la orilla afectan a la calidad y forma de las olas. El resultado: disponer de un sistema que, integrando toda esa información sobre hidrodinámica, permite generar olas para practicar Surf de modo fiable, simple, eficiente y ecológicamente sostenible. Se trata de un hito en su campo, por lo que la firma ha patentado muchos de sus desarrollos. En este vídeo podéis ver cómo funciona y declaraciones de profesionales que entrenan empleando parques de olas creadas por el sistema Wave Garden.

La Federación Japonesa de Surf abre la puerta hacia su uso en los JJ.OO.

Gracias al hercúleo esfuerzo realizado en I+D, Wave Garden ofrece a la Federación de Surf de Japón una solución que, por primera vez en la historia, permite fabricar instalaciones de surf económicamente viables y de bajo impacto medio ambiental. Para ello se necesita disponer de un lago cuya superficie sea de unos 250 por 80 metros. La profundidad del lago puede ser de 1 metro, pudiendo llegar hasta los 2 metros en zonas protegidas, y debe ser constante, lo que significa que ha de motorizarse para que no varíe + /- 10 centímetros.

Y las facilidades que ofrece esta tecnología no acaban ahí. Si en el territorio donde se pretende instalar el parque de olas no hay un lago que cumpla con las características requeridas, los ingenieros de Instant Sport lo diseñan desde cero. La ventaja en este último caso es que, al poder definir la forma de su fondo, pueden crear zonas aptas para generar olas en función del nivel de los surfistas que vayan a practicar. Su número puede llegar hasta los 50 simultáneamente, siendo unos 15 de alto nivel y el resto, principiantes.

Fuente: Sportics

El equipo Cofidis cabalga en este Tour a lomos de “Orca”, de la histórica firma Orbea

La historia de esta empresa gipuzkoana de origen familiar, fundada en 1840 por los hermanos Orbea Murúa y dedicada actualmente al diseño, fabricación y distribución de bicicletas y material para ciclistas profesionales y aficionados, ha tenido en la innovación y el registro de patentes dos de sus principales constantes. No por casualidad teclear su nombre en el buscador de patentes internacional Espacenet da acceso a más de 160 registros.

Conocida dentro del mundo del ciclismo a escala mundial, la firma Orbea se ha ganado a pulso su prestigio a fuerza de pedalear cuesta arriba – o lanzarse a tumba abierta cuando el momento así lo requería– durante los más de 75 años que lleva vinculada a este deporte. Un largo trayecto lleno de etapas cuyo transcurso ha llevado a Orbea a equipar a campeones/as de varias disciplinas del ciclismo. Sin ir más lejos, los corredores profesionales del equipo Cofidis compiten en esta edición del Tour de Francia a lomos de la última versión de la “Orca”, modelo de bicicleta de alta gama diseñada, fabricada y perfeccionada con mimo artesanal por la marca de origen eibarrés.

Pero Orbea no siempre ha sido una empresa dedicada a la producción de bicicletas. En un principio nació como taller para la fabricación de armas. La primera noticia de la que se tiene constancia y establece el vínculo de la familia de empresarios Orbea con el sector armero data del siglo XVI, cuando en 1538 Juan de Orbea recibió el encargo de fabricar 15.000 arcabuces. Podéis ver la historia de la compañía en el museo virtual de la OEPM. La firma eibarresa se dedicó exclusivamente a la producción de armas hasta 1918. Primero lo hizo consiguiendo licencias de fabricación y luego con patentes propias.

Fin de una gran etapa y cambio radical

Tras el final de la primera guerra mundial, la demanda de armas descendió notablemente y los márgenes de beneficio disminuyeron a causa de la sobreproducción, lo que llevó a la rama eibarresa de los Orbea a diversificar su oferta. Fue entonces cuando, además de armas, Orbea comenzó a fabricar máquinas-herramientas, cochecitos de niño… y bicicletas. Para ello tuvo que ampliar sus instalaciones y comprar maquinaria.

Con una perspectiva ya totalmente empresarial, a principios de la década de los treinta Orbea se lanzó a fabricar bicicletas pensando en satisfacer la demanda de quienes quisieran disponer de este vehículo en su mejor versión. Y lo hizo tan decididamente que en 1936, disponiendo en sus instalaciones de todo el material y maquinaria necesarios para conseguirlo, se convirtió en el mayor fabricante de biciclos de España. En 1939 ya había registrado 41 patentes.

Fue también durante la década de los treinta cuando la empresa comenzó a estar presente en las grandes vueltas por etapas. Equipado con una de sus bicicletas, el ciclista navarro Mariano Cañardo llegó a ser segundo en la primera edición de la Vuelta a España, en 1935. Dos años después, en plena Guerra Civil, el corredor nacido en la pequeña localidad de Olite ganó una etapa alpina en el Tour de 1937.

En las décadas siguientes la compañía afincada en Eibar aumentó progresivamente la producción de bicicletas hasta llegar a fabricar 50.000 anuales. Durante ese periodo la plantilla llegó a tener 1.000 trabajadores. El negocio era tan próspero que en 1950 la compañía pasó a dedicarse exclusivamente a la fabricación de bicicletas, en 1959 incluso llegaron a importar el ciclomotor “Velosolex”, la bicicleta que andaba casi sola, gracias a haber obtenido la licencia de la firma francesa SACEM.

Reconversión en cooperativa y salto al ciclismo profesional

Años después llegaron las vacas flacas y en 1969 Orbea se vió en la obligación de suspender pagos. Las huelgas y conflictos laborales se sucedieron hasta que, en 1971, los trabajadores refundaron la firma como cooperativa integrándose en la Corporación Mondragón. Fue entonces cuando Orbea dejó su localidad de origen para instalarse en Vizcaya, concretamente en Mallabia. En esa época la empresa tiene 200 empleados y compite por hacerse con el liderazgo del sector de la bicicleta con otra antigua armería eibarresa: Beístegui Hermanos (BH).

¿Qué hay de la relación de la compañía con el ciclismo profesional? Entre 1984 y 1989 Orbea montó su propio equipo tras años de presencia en la categoría amateur. En él compitieron corredores de la talla de Mujika, Ruiz Cabestany, Lejarreta, Domínguez, Esparza, Nijboer y Pedro Delgado, que ganó la Vuelta a España en 1985 compitiendo en sus filas. Él mismo recuerda su experiencia en un vídeo que Orbea publicó en 2015 en su canal en youtube.

Expansión, marca, innovación y vuelta a Europa

A finales de la década de los noventa Orbea rediseñó su estrategia basándola en tres pilares: internacionalización, impulso de la marca y comercialización de bicicletas de alta gama.

Vehicularon el primero de sus objetivos creando una potente red de agentes comerciales en Europa, Asia y Sudamérica, y estableciendo plantas de montaje en EE.UU, Australia, Portugal y China.

En cuanto al impulso de la marca Orbea, éste se llevó a cabo ofreciendo accesorios y equipamiento para los ciclistas, una estrategia de comercialización a la que acompañó el patrocinio de equipos tanto de profesionales como de aficionados.

Por último, la comercialización de bicicletas de alta calidad para todo tipo de superficies vino acompañada de la búsqueda incesante de innovaciones en el diseño, nuevos materiales y rompedores procesos de fabricación. Fruto de esa visión innovadora, la empresa lanzó al mercado modelos como “Orca” para el ciclismo en carretera; “Alma” para el ciclismo en montaña u “Ordu” para los atletas de Triatlón.

Que su estrategia se haya centrado en la fabricación de bicis de alta gama no ha supusto que la marca haya olvidado innovar en la producción de bicicletas para su uso en el ámbito urbano o las destinadas a los más pequeños. De hecho, en 2012 recibió el premio Delta de Oro al diseño por su gama de bicicletas para niños “Grow”.

Recientemente Jon Fernández, gerente de Orbea, y Miguel Ángel Estandía, responsable de producción, hablaron sobre la situación actual de la compañía en uno de los artículos publicados en el último número de su revista corporativa. Entre otros temas explican en él su vuelta a Europa. Y aunque lo parezca no se refieren a una gran ronda por etapas, sino al cierre de la planta que la empresa abrió en China en 2010 y el traslado de su producción a Portugal.

Tras la toma de esta decisión está la firme voluntad de Orbea por seguir satisfaciendo a los clientes que demandan productos de alta gama customizados. Los directivos están convencidos de que fabricar las bicicletas artesanalmente y cuidando cada detalle de su diseño es la mejor forma de hacerlo.

Os dejamos con el vídeo que la compañía realizó con motivo de sus 175 años de historia, que se cumplieron en 2016.

https://www.youtube.com/watch?v=fM6KRjEte5o

FUENTES

http://historico.oepm.es/museovirtual/galerias_tematicas.php?tipo=EMPRESA&xml=Orbea%20Hermanos.xml

http://historiadelasarmasdefuego.blogspot.com.es/2009/02/revolveres-orbea-mod-1873-1914-y-38-esp.html

https://worldwide.espacenet.com/searchResults?ST=singleline&locale=en_EP&submitted=true&DB=&query=orbea&Submit=Search

http://sportics.es/orbea-premio-delta-de-oro-al-diseno-por-su-gama-de-bicis-para-ninos-grow/

Pikolin lleva en su ADN la innovación e investigación, prueba de ello es el reciente lanzamiento del primer sistema de descanso digital

La semana pasada el Grupo Pikolin presentó su primer colchón “inteligente”. Denominado SmartP!K, su lanzamiento supone la primera apuesta de la firma zaragozana por vincular sus productos para el descanso con sistemas digitales de información. Una apuesta decidida, ya que según informaciones facilitadas por el propio Grupo Pikolin, su inversión en el proyecto ha alcanzado los tres millones de euros. Para el responsable de Innovación y Desarrollo de Pikolin, César Isac, se trata de “un proyecto lógico para una compañía que lleva en su ADN la investigación y la innovación. Las tecnologías digitales están ahí y ofrecen múltiples posibilidades, había llegado el momento de hacerlo en los productos de descanso destinados al hogar”.

De hecho, la propia compañía define el SmartP!K como un sistema de descanso digital integrado por tres elementos: un colchón, una pulsera –ambos provistos de sensores que captan información sobre multitud de parámetros relacionados con el descanso– y una App que almacena los datos recogidos y está configurada para monitorizar y analizar la calidad de los hábitos de sueño de la persona de quien proceden. Dicha App dispone de tres funciones: sueño, que monitoriza las fases y calidad del mismo; coach; que facilita una guía adaptada a los hábitos del usuario y le ofrece un programa para mejorar su calidad de sueño; y amor, que analiza de manera divertida la actividad sexual.

En Pikolin consideran que la función “coach” es la más innovadora de las tres integradas en la App del sistema de sueño. Diseñada gracias a la colaboración de la firma aragonesa con Geeksme, diseña un plan personalizado para el usuario que desee mejorar sus hábitos de sueño, haciendo además un seguimiento de sus progresos en función de un plan diseñado específicamente para él. Sus características están validadas por Asenarco (Asociación Española del Sueño).

Gracias a las virtudes de este nuevo sistema de descanso digital, entre las que podemos incluir que se trate de un desarrollo 100% español, fabricado además en el nuevo complejo logístico-industrial de 210.000 metros cuadrados inaugurado este año por Pikolin en Zaragoza, la firma se coloca, una vez más, en la vanguardia de su sector gracias a su capacidad innovadora. Si queréis ver cómo funciona SmartP!K podéis echar un vistazo a los vídeos promocionales que la empresa ha subido a su canal en Youtube.

Más de 160 patentes registradas en 70 años de historia

Fotografía extraída de la web de Pikolin

Que un grupo empresarial afirme considerar la innovación y el desarrollo constantes pilar fundamental de su estrategia de crecimiento no es nada extraño. Es más, habida cuenta de la relación directa que existe actualmente entre progreso tecnológico, científico y económico, podríamos decir que ha pasado a ser un lugar común.

En el caso de Pikolin la afirmación se respalda con hechos, ya que hemos podido comprobar en la base de datos de Espacenet, que la firma tiene registradas 168 patentes. Una cifra nada desdeñable que sí permite afirmar que la apuesta por la innovación en el diseño y fabricación de todo tipo de productos relacionados con el descanso –desde colchones hasta el textil, pasando por somieres, almohadas, etc– ha sido una constante en la empresa desde que fuera fundada por Alfonso Sólans Serrano en 1948.

Gracias a ese espíritu innovador, la firma aragonesa no sólo ha consolidado su liderazgo en el mercado español, donde posee una cuota del 30% de mercado, sino también en el internacional. Sin ir más lejos, en Francia, donde el grupo entró comenzando el Siglo XXI, ya ha alcanzado la misma cuota de mercado que en España, un hito que ha impulsado a la firma a convertirse en el segundo grupo europeo en el sector del descanso. Así las cosas, no es de extrañar que el Grupo Pikolin facture actualmente más de 392 millones de euros anuales y de empleo a más de 2.100 trabajadores en sus ocho plantas de producción en Europa y dos del sudeste asiático.

Si quieres conocer las ventajas que supone para tu empresa registrar las innovaciones visita nuestra página web