Archivo de la categoría: Propiedad Intelectual

Cevipyme reunió en sus jornadas gallegas a más de una treintena de empresas

El Centro de Apoyo a la PYME en materia de gestión de derechos de Propiedad Industrial, Intelectual e Innovación (CEVIPYME) organizó durante los pasados días 27 y 28 de septiembre dos jornadas informativas en Galicia, que ocupa un nada desdeñable quinto lugar en el ranking de CC.AA en cuanto a la solicitud de patentes nacionales, modelos de utilidad y marcas/nombres comerciales y el séptimo lugar en cuanto a las de diseños industriales. Concretamente tuvieron lugar en A Coruña y Santiago de Compostela. Además de representantes de la entidad organizadora, a ellas asistieron los presidentes de las Cámaras de Comercio de ambas ciudades y ponentes de organismos como la Agencia Gallega de Innovación y el Servicio Gallego de Propiedad Industrial (SEGAPI) y la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM).

Durante el transcurso de ambas convocatorias, las sucesivas ponencias ofrecieron a los asistentes, representantes de 16 compañías en A Coruña y de 27 en Santiago de Compostela, formación sobre los aspectos más significativos de la Propiedad Industrial e Intelectual, así como información sobre los servicios y ayudas en materia de gestión de la innovación que ofrecen entidades como CEVIPYME, SEGAPI, OEPM y las Cámaras de Comercio. Podéis consultar el título de cada una de las ponencias celebradas en ambas convocatorias en sus respectivos programas (A Coruña y Santiago).

En ambos eventos se contó además con el testimonio de representantes de dos empresas de origen gallego, cuyo éxito económico ha ido de la mano de una buena gestión de los bienes intangibles generados gracias, entre otras prácticas, a una decidida apuesta por la innovación. Hablamos de la compañía panadera San Brandán y de la firma proveedora de soluciones, sistemas y servicios de telecomunicaciones Televés.

En relación a esta última compañía cabe comentar que, hace poco más de un año y medio, mantuvimos una entrevista con su director de la Propiedad Industrial, Ramón Lois, cuya lectura os recomendamos. La OEPM además cuenta con una publicación llamada ” La Propiedad Industrial y su influencia en el éxito empresarial” donde se relata el caso de éxito empresarial de Televés.

Contenido formativo

En lo que se refiere al contenido formativo impartido durante ambas jornadas, Mónica Castilla Baylos, Jefe de Área de Difusión, Comunicación y Relación con la Empresa de la OEPM que participó en ellas como conferenciante, ha aseverado que “se pusieron ejemplos claros para entender mediante qué derecho, Propiedad Industrial o Propiedad Intelectual, era mejor proteger cada activo intangible y que ambos, en ocasiones, son sumatorios. Y también se contemplaron en profundidad las diferentes modalidades de Propiedad Industrial: marcas, patentes y diseños”.

Las palabras de Baylos coinciden con la opinión sobre las conferencias expresada por los asistentes a las jornadas mediante su respuesta a un cuestionario con varias preguntas relativas a su grado de satisfacción con ellas. En él la mayoría expresó estar “muy de acuerdo o de acuerdo” tanto con el modo en que se expusieron los contenidos como con el lenguaje empleado, comprensible y adaptado a sus necesidades.

La conferenciante de la OEPM también ha querido destacar que en las jornadas “se recalcó especialmente la consideración de los derechos de protección como una herramienta indispensable para aportar valor a la empresa; ya que son útiles para garantizar una diferenciación competitiva y también como arma defensiva, al impedir que terceros produzcan, usen o comercialicen productos y/o servicios que han sido fruto de un esfuerzo innovador. Usarlos de una manera adecuada y estratégica otorgan a la empresa la llave, muchas veces, del éxito empresarial”.

Con la transmisión de este mensaje se cumple otro de los objetivos fundamentales que impulsan a CEVIPYME a organizar este tipo de eventos: difundir el conocimiento y uso de la Propiedad Industrial e Intelectual entre PYMEs y emprendedores desde el momento en que constituyen sus negocios, para que sepan diferenciar bien los activos intangibles que han de protegerse mediante la Propiedad Industrial (creaciones relacionadas con la industria: patentes y modelos de utilidad, signos distintivos y diseños industriales) y aquellos cuya salvaguarda exige el registro de la Propiedad Intelectual (obras literarias y artísticas únicas y no producidas industrialmente o en serie).

En lo que se refiere a las críticas y comentarios constructivos, imprescindibles para corregir la agenda de próximas jornadas, cabe destacar la solicitud de más tiempo para las explicaciones técnicas. Nuestra ruta recorriendo las regiones del país nos llevará el día 17 de octubre a Granada (Andalucía.)

Anuncios

“La innovación mejora la vida”, lema del Día Mundial de la Propiedad Intelectual

En 2001, los estados miembros de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) eligieron proclamar el 26 de abril Día Mundial de la Propiedad Intelectual, al tratarse de la fecha en que entró en vigor el Convenio de la propia OMPI en 1970.

Mañana se celebra por decimoséptima vez, en esta ocasión bajo el lema “la innovación mejora la vida”, un eslogan mediante el que la propia OMPI aspira animar a organizaciones de todo el mundo a participar activamente en la difusión de un mensaje fundamental: la defensa de la Propiedad Intelectual (patentes, marcas, diseños industriales, derechos de autor) por su capital importancia como motor del progreso y garante de que, tanto entidades como personas creativas, reciban un justo reconocimiento social y económico por su valiosa aportación al desarrollo colectivo.

Esta efemérides, celebrada cada año por más asociaciones y entidades repartidas por los cinco continentes, recuerda en todo el planeta que el respeto por la Propiedad Intelectual es un denominador común en los países que consiguen atraer la inversión de capitales necesaria para afrontar retos empresariales.

Así mismo, también sirve para hacer hincapié en su importancia como estímulo para que las personas creadoras lleguen a desarrollar sus ideas, asegurando que tanto éstas como el resultado de su aplicación práctica generarán beneficios y se pondrán a disposición de futuros innovadores, con el fin de que les sirvan de inspiración para explorar nuevos horizontes que permitan mejorar la vida en sociedad.

Tres preguntas en busca de respuestas y difusión

Este año la OMPI ha propuesto que en cada una de las sedes donde se celebrará este Día Internacional de la P.I. se busque reflejar cómo la innovación hace más sana, cómoda y segura la vida de las personas. Además, ha lanzado tres preguntas para animar a cualquier persona o entidad a responderlas y difundir sus respuestas vía RR.SS. empleando el hashtag #worldipday. Las cuestiones, que nos vamos a animar a responder, son las siguientes:

¿Qué innovación ha mejorado su vida en mayor medida?

¿Qué más se puede hacer para que las nuevas tecnologías lleguen a las personas que las necesitan?

¿Cuáles cree que deben ser las prioridades en materia de innovación en el futuro?

Son tantos los avances tecnológico-científicos de los que disfrutamos en la actualidad que escoger uno se nos antoja más que difícil. Si tenemos en cuenta los tres adjetivos presentes en el lema de este año, quizá el descubrimiento de la penicilina y su aplicación en numerosos tratamientos médicos sea de los que más ha contribuido a hacer nuestra vida más sana y segura.

La segunda pregunta es bastante complicada de responder. Su propia formulación plantea multitud de interrogantes a partir de los que podrían establecerse muchos e interesantes debates ¿A cuáles nos referimos al hablar de nuevas tecnologías? ¿Cómo determinar qué tecnologías son más o menos necesarias en cada región o país y quienes las necesitan? Si hablamos de personas, y respondiendo de un modo general, consideramos que uno de los objetivos que todo país tiene la obligación de perseguir, si pretende considerarse a sí mismo desarrollado, es la obtención de un Índice de Desarrollo Humano lo más alto posible.

Como explica la propia O.N.U en la página web de su programa para el desarrollo, el IDH “se creó para hacer hincapié en que la ampliación de las oportunidades de las personas debería ser el criterio más importante para evaluar los resultados en materia de desarrollo”. Y también para aclarar que “el crecimiento económico es un medio que contribuye a ese proceso, pero no es un objetivo en sí mismo”.

En lo que se refiere a la última pregunta, nos parece prioritario que se establezcan y financien (a escala internacional, de forma orquestada y sostenida en el tiempo) aquellas investigaciones e innovaciones que permitan desarrollar avances tecnológicos útiles para extraer energías de la tierra garantizando una tasa de reposición que asegure el equilibrio ecológico. Sólo así se podrán frenar las consecuencias negativas, algunas ya irreversibles, que está teniendo para el planeta en que vivimos mantener un ritmo productivo tan elevado como el actual. Otro terreno de investigación que nos parece prioritario es el sanitario porque todavía hay muchas enfermedades crónicas de diversa gravedad sin tratamiento específico y por la vigencia que en este momento tiene el descubrimiento de posibles terapias en el campo de la genética e inmunología.

Para terminar os sugerimos que visitéis las Alertas Tecnológicas de la OEPM, que proporcionan información actualizada sobre las patentes más recientes que se están publicando en el mundo en relación a un tema técnico concreto, así como sus Boletines de Vigilancia Tecnológica ambos son unos buenos escaparates de la innovación que se está produciendo en diversas áreas. Ambos servicios de información son gratuitos.

Los equívocos entre marca y patente en prensa y fútbol

La amplia cobertura que dan los medios de comunicación a los partidos de fútbol y a todo lo que acontece en torno a la práctica de este deporte lo han convertido en una industria para el entretenimiento de masas. Conscientes de los beneficios económicos que pueden obtener gracias a ello, muchos jugadores y entrenadores protagonizan campañas de publicidad u optan por crear sus propias marcas para lanzar todo tipo de productos al mercado.

Uno de los ejemplos más claros lo tenemos en el caso que protagonizó Gareth Bale hace tres años, al acudir en 2013 a la Oficina del Registro de la Propiedad Intelectual del Reino Unido para registrar como marca el gesto con el que celebra cada gol anotado formando la silueta de un corazón con ambas manos. En el documento, del que adjuntamos una foto, se puede leer la lista de tipos de bienes materiales en los que Bale puede estampar su marca registrada o reclamar regalías a terceros en caso de que quieran hacerlo. Lo curioso es que el jugador intentó en primera instancia “patentar” el gesto, un equívoco debido al cual no obtuvo respuesta de la Oficina de Patentes del Reino Unido, ya que el lenguaje, incluido el corporal, no se puede patentar.

En España este tipo de confusiones también es frecuente debido a que por error se suelen emplear indistintamente términos que se refieren a tipos de reconocimiento de la

Propiedad intelectual - Propiedad industrial

“Propiedad Industrial” muy concretos. A veces incluso se usan para hablar de cuestiones que nada tienen que ver con la Propiedad Industrial” sino con la Intelectual. Como ya aclaramos en esta misma web, hablar de Propiedad Industrial es hacerlo sobre patentes, modelos de utilidad, marcas, nombres comerciales y diseños industriales. Sin embargo, el reconocimiento de la Propiedad Intelectual hace referencia al de los Derecho de Autor y los derechos conexos relativos a cualquier obra literaria, artística o científica.

Os contamos esto porque hemos podido leer algunos artículos donde se afirma que Diego Pablo Simeone había “patentado” algunas de las frases que utiliza para referirse al fútbol y/o motivar a sus jugadores. Nos gustaría matizar que el uso del término “patentar” no es correcto en este caso, ya que el lenguaje, reiteramos, no se puede patentar.

En la web de la OEPM se especifica que una marca es un título que concede “el derecho exclusivo a la utilización de un signo para la identificación de un producto o un servicio en el mercado”. Además, se añade que pueden ser marcas “las palabras y las combinaciones de palabras, imágenes, figuras, símbolos, gráficos, letras, cifras e incluso las formas tridimensionales (envoltorios, envases, formas del producto o su representación).”

Teniendo en cuenta lo expuesto, parece oportuno aclarar que la solicitud remitida a la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM) por el actual entrenador del Atlético de Madrid ha de haberse referido al registro de varias de sus frases como marca.

Rizando el rizo en torno a estas cuestiones, sabiendo que hay empresas multinacionales que han querido registrar algunos gestos relacionados con el uso de sus productos, y sin abandonar el fútbol como marco de referencia nos hemos planteado varias preguntas. Un jugador avispado ¿Podría llegar a patentar la forma de ejecutar una jugada a balón parado? Por poner un ejemplo concreto ¿Podría haber patentado Panenka la forma en que ejecutó la pena máxima que dio a Checoslovaquia la Eurocopa de Naciones en 1976 y haber reclamado el pago de derechos de autoría a todos los jugadores que han repetido su gesto durante los últimos cuarenta años?

Para obtener respuesta a esta pregunta nos hemos puesto en contacto con Pons, firma de abogados con más de setenta años de experiencia en el registro y defensa de los de derechos de propiedad intelectual e industrial que ofrece sus servicios en España, Europa y América Latina.

Leticia Rodríguez, que ha tenido la deferencia de atendernos y a quien agradecemos su amabilidad y su tiempo, considera que “lo más probable sería obtener una respuesta negativa a la solicitud de registro”. En primer lugar Panenka habría de demostrar que fue la primera persona que ejecutó un penalty de esa manera, la originalidad de su gesto. Pero incluso si lo hiciera (y en el mundo del fútbol parece unánime el reconocimiento a su sorprendente ocurrencia) la jugada podría interpretarse como un método o una estrategia. En este caso para engañar al portero. Y en nuestro país, según ha aseverado Leticia Rodríguez, “los métodos y las estrategias no son registrables”.

Además, tendría que haber solicitado su patente antes de ejecutar públicamente el penalty, ya que en ese momento estaría destruyendo la novedad de una posible solicitud.

En lo que se refiere al registro de movimientos, nuestra interlocutora nos ha comentado que “lo más cercano a la ejecución de una jugada podría ser la ejecución de una coreografía”. Aunque en este caso, matiza, “se trata de movimientos mucho más pautados, concebidos para reproducirse de forma exacta en sucesivas representaciones”.

En este sentido, este verano con ocasión de los Juegos Olímpicos, algunos medios indicaron que la gimnasta Simone Biles había patentado su ejercicio de suelo, lo cual no es cierto.

Para terminar, en el contexto de la conversación que hemos mantenido sobre este tema, L.Rodríguez nos ha informado de que el nuevo reglamento “va a admitir el registro de marcas en movimiento”. A su juicio, “demostrar la originalidad de un gesto o conseguir gracias a él que un consumidor identifique inmediatamente una marca, que es el objetivo final para el que se crea, son objetivos bastante complicados de conseguir.”

Pulverizadores Fede enmarca su innovación en una cuidada estrategia de Propiedad Industrial

Pulverizadores Fede es una empresa familiar radicada en Valencia dedicada desde hace 50 años a la fabricación de equipos de fumigación para grandes áreas de cultivo de frutas y viñedos. Su constante inversión en I+D+i y el diseño de una estrategia específica para proteger sus avances e innovaciones mediante el uso de la Propiedad Industrial e Intelectual, les ha llevado a convertirse en una de las más importantes del mundo dentro de su sector de actividad.

Fue hace diez años cuando, tras participar en varias ferias internacionales, los responsables de Pulverizadores Fede se percataron de que disponían de una tecnología propia de primer nivel que podían exportar a escala mundial. A consecuencia de ello decidieron apostar por internacionalizarse y, al tiempo, por medio de una decidida inversión del 10% de su facturación en I+D+i, seguir innovando. Para ello han colaborado con centros de investigación como los de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC) o el Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias (IVIA), especializado en cultivos agrícolas.

En la actualidad su plantilla está compuesta por 43 personas. “Un tercio de nuestra plantilla son titulados y 7 personas trabajan en el centro de I+D+i. Aunque todos estamos muy involucrados” señalan fuentes de la empresa.

Crear una cultura de Propiedad Industrial e Intelectual

La innovación en Pulverizadores Fede se traduce en generación de Propiedad Industrial e Intelectual, por lo que preservarla se ha convertido en parte clave del proceso de negocio. Gracias a una cuidada estrategia encaminada a poner en valor los bienes intangibles en la empresa, Pulverizadores Fede ha conseguido tener varias patentes, algunas de las cuales se pueden consultar en la base de datos Espacenet .En los dos próximos años la firma espera obtener nueve patentes más. Fuentes de la compañía aseveran que en ella trabajan “marca, patentes y propiedad intelectual; estudiamos qué registramos, en qué mercados y cuándo. Buscamos lo que hay patentado para saber dónde hay un hueco”.

El director de innovación de la firma y doctor en Telecomunicaciones Lars T.Berger, comenta que en Pulverizadores Fede todos se implican en la citada construcción de una cultura de la Propiedad Industrial e Intelectual, ya que esta “incluye tanto a terceros como a los propios trabajadores de la empresa, de forma que todos tomamos conciencia de lo que supone el desarrollo y explotación de una idea innovadora”.

Así mismo, la empresa se ocupa de proteger su material de comunicación, publicaciones y contenidos para la formación a través del copyright (derechos de autor). De este modo puede demostrar y defender sus derechos con garantías.

fedelogo

Diversidad de opciones

En referencia a los recursos disponibles para salvaguardar la innovación Lars T.Berger destaca lo positivo que resulta para las empresas tener diferentes opciones, pudiendo escoger la que mejor se adapte a sus necesidades y capacidad económica. “En nuestro caso, atendiendo al carácter transversal de nuestros proyectos, intentamos abarcar todas las posibilidades que la Propiedad Intelectual ofrece: secreto industrial, diseño registrado, marcas, patentes, modelos de utilidad, publicaciones defensivas o copyright”.

Para terminar, afirma que “esa forma de trabajar nos permite proteger nuestros productos clave, tanto tangibles como intangibles, así como los procesos de mejora de los mismos en base a nuestro mercado específico, teniendo siempre presentes los planes de expansión comercial a nivel internacional”.

El atomizador Futur H30

Quien siembra, y nunca mejor dicho en este caso, recoge sus frutos. Hace unos meses Pulverizadores Fede logró que durante el FIMA Agrícola 2016, el evento internacional más importante dedicado a mostrar maquinaria agrícola para frutales, el jurado otorgase al atomizador Futur H30 desarrollado por la empresa la distinción más alta que se puede obtener dentro del sector, al reconocerlo como “Novedad Técnica Sobresaliente”.

La UE ha financiado el 70% del presupuesto en I+D del proyecto (1.300.000 €), que se ha desarrollado en el marco del programa “InstrumentoPyme Horizonte 2020” para afrontar el reto de la eco innovación en la producción de alimentos. Según fuentes de la empresa, disponer de esta máquina permitirá a los agricultores rebajar el consumo de combustible, el de agua, emitir menos CO2 y cumplir con la directiva europea 2009/128/CE que regula el uso sostenible de los plaguicidas.

Por todo esto ya hay empresas de España, Sudáfrica, Brasil, China, USA, Polonia y Marruecos que han hecho su reserva para recibir el atomizador Futur H30, que comenzará a producirse a partir de enero del próximo año.

Os dejamos el enlace al vídeo en el que el director general de la empresa comenta las características de este proyecto.

Si quieres saber más sobre cómo proteger tus derechos visita este apartado de nuestra web

El negocio económico de los “Trolls de Patentes” en EEUU

El pasado diez de mayo escribíamos en esta entrada del blog sobre cómo conocer el valor de sus bienes intangibles permite a las empresas hacer de ellos activos valiosos en dos momentos importantes: cuando se fusionan o son absorbidas por compañías más grandes y en el momento en que liquidan su patrimonio. Comentábamos que, cuando Gilead compró la empresa Pharmasset en 2011 por 11.000 M$, su único activo relevante eran las patentes sobre compuestos para el tratamiento de la hepatitis C.

Pero se da la circunstancia de que existen firmas que, sin comercializar las invenciones protegidas por patentes, han hecho de su compra a empresas en bancarrota un negocio especulativo mediante el que ganan millones de euros. ¿Cómo? Adquiriéndolas para luego denunciar su vulneración por parte de empresas y compañías que sí las han utilizado posteriormente para crear nuevos productos y/o servicios. Es frecuente que las acusaciones carezcan de fundamento, algo que las propias empresas denunciantes (denominadas “Trolls de Patentes”) saben, pese a lo que exigen a los supuestos infractores de la ley cuantiosas indemnizaciones o el pago de regalías.

Su modelo de negocio se basa en aprovechar que la empresa demandada, para defender su inocencia, tendrá que participar en un procedimiento legal complejo en el que habrá de invertir mucho dinero, tiempo y recursos humanos. Por poner un ejemplo, en EE.UU. la cantidad de partida a “invertir” para afrontar este tipo de litigios es un millón de dólares.

Troll de patentes

Un buen equipo legal, base de su negocio

Los “Troll de Patentes” no crean, fabrican ni comercializan nada.Tener un buen equipo legal, una dirección general y olfato para comprar firmas en bancarrota que se hayan preocupado por tasar el valor de sus bienes intangibles les basta para empezar a operar. Sus abogados conocen perfectamente la tesitura en la que colocan a las empresas a las que denuncian por violar una patente.

Y aprovechan esos conocimientos para, llegado el momento, hacer una oportuna llamada telefónica ofreciendo a la firma denunciada llegar a un acuerdo monetario para zanjar el asunto de un plumazo, sin tener que llegar a los tribunales. En muchas ocasiones las empresas extorsionadas de este modo aceptan el ofrecimiento para evitar males mayores y no ver interrumpidos sus procesos de negocio o la salida al mercado de un nuevo producto. Como resultado los denunciantes se embolsan cantidades millonarias.

Denominar “Troll de Patentes” a este tipo de firmas, que comenzaron a surgir tras la burbuja de las “punto-com” en 2001, fue ocurrencia de Peter Detkin, consejero general de Intel por aquel entonces y testigo de los perjuicios económicos que provocaba en la empresa de microprocesadores el tener que afrontar los juicios por infracción de patentes. Las empresas del sector de las tecnologías están entre las más afectadas por este tipo de demandas. Sin ir más lejos, a mediados del pasado mes de agosto, nos hacíamos eco de un nuevo caso de Troll de Patentes contra Apple.

Lo irónico del asunto es que, dentro del sector de las tecnologías, hay quienes han decidido participar de este negocio. El propio Detkin lo ha hecho. Hoy es copropietario de Intellectual Ventures LLC, una de las firmas troll que más dinero ha amasado en los últimos años. El caso es aún más rocambolesco si tenemos en cuenta que otro de los co-fundadores de la citada firma es Nathan Myhvrod, ex CTO de Microsoft.

En la actualidad hay cientos de casos de infracción de patentes relacionados con el sector de las tecnologías pendientes de juicio. Fuentes de empresas tecnológicas los cifran en alrededor de trescientos. Las compañías de este sector gastan la friolera de 400 millones de euros al año en los juzgados para afrontar este tipo de casos. Ante ello parece ser que EEUU estudia modificar su actual legislación. Una modificación en la que se prevén alternativas más rápidas y menos costosas para hacer frente a las demandas de estas empresas en la Oficina de Patentes y evitar largos y desesperantes enfrentamientos en los tribunales.

Teniendo en cuenta la situación descrita no es de extrañar que muchos consideren terrorismo económico la actividad de estos “Trolls de Patentes”. Entre ellos está Drew Curtis, fundador de la firma www.fark.com, que en 2012 expuso en una interesante ponencia TED cómo afrontó el ataque de una de estas firmas. Os dejamos con el vídeo en el que relata su experiencia:

Plagio, inspiración, copia o coincidencia.

La semana pasada Melania Trump ocupaba las páginas de todos los medios. La esposa del candidato republicano estadounidense era noticia por plagiar parte del discurso de Michelle Obama (actual primera dama de EEUU) de 2008. Otros lo llamaban inspirado en… otros copia…. Esta noticia enlaza con la temática del libro que os proponemos esta semana. El libro “COCOS: Copias y coincidencias en defensa de la innovación en el diseño” editado por Electa. Si queréis conocer con detalle las problemáticas de la copia en el diseño y la creación os aconsejamos la lectura de este libro donde sus autores Juli Capella y Ramón Úbeda, abordan con detalle la cuestión.

Comenzaremos diciendo que el plagio, la copia, las falsificaciones no son fenómenos actuales aunque hoy se hayan agrabado por los grandes perjuicios monetarios que acarrean a las empresas. Hace unas semanas un periódico de tirada nacional abría sus páginas de negocios llevando a su portada esta noticia “ Las falsificaciones infectan la economía” en el subtítulo señalaba que “ la piratería se extiende imparable a todos los sectores productivos y genera un negocio valorado en 338.000 millones de euros, el 2,5% del comercio mundial”. Estas cifras son cálculos de la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (Euipo).

Homenaje, plagio, coincidencia

La copia, la coincidencia, la inspiración…. ¿Dónde comienza una y dónde están los límites de la otra? En el libro se ilustran las diferentes casuísticas de la imitación, la coincidencia, el homenaje o el plagio. Son 256 páginas con más de mil ilustraciones.

Muchos diseñadores, escritores y músicos suelen reconocer orgullosos su fuente de inspiración. Inspirarse en una obra, por ejemplo del Greco, es una cosa y firmar una obra como si su autoría fuera del Greco, es otra. En el segundo caso estaríamos hablando de una falsificación. Se dice, aseguran los autores del libro, que “copiar a los maestros clásicos ayuda a ejercitar el estilo. Debe de ser cierto, añaden, pero copiar de forma fraudulenta firmando las piezas constituye un despropósito”.

Otra buena reflexión que hacen se ocupa del tema de la inspiración. “La inspiración está muy lejos de la copia, pero también ha servido a veces para encubrirla, o ha actuado como muleta ante la falta de imaginación”. Sobre las coincidencias, escriben, que lo cierto es que uno puede dar con una idea que cree novedosa y en el mismo instante otra persona puede estar produciéndola ya. Para los autores “las coincidencias, si lo son de veras, tienen perdón y resultan significativas, pues desnudan al autor y lo emparentan con sus colegas casuales y desconocidos”.

La tesis y conclusiones del libro, ratificadas por los autores, abren una brecha decidida a favor de ser original, de inventar el mundo, de idear sin muletas; en definitiva, apuestan por la innovación creativa. “Defendemos el derecho a la propiedad intelectual e industrial. Preferimos a los diseñadores que investigan y a las empresas que buscan nuevos y mejores productos. Y nos parece inmoral quien va a remolque de los demás, quien se aprovecha de los riesgos ajenos para asegurar su negocio copiando. Y además tiene los días contados, pues acabará asfixiado en la vertiginosa rueda del progreso”.

El libro contiene además opiniones con textos de Fernando Mata, Alessandro Mendini, Zaida Muxí, André Ricard, Raquel Pelta, Álvaro Sobrino, Philippe Starck, Vicente Verdú, Jaume Vidal y Anatxu Zabalbeascoa, entre otros. También cuenta con un detallado capítulo que explica cómo protegerse de la piratería y un dossier sobre las patentes en España redactado por Patricio Sáiz.

Para finalizar este acercamiento al libro tan sólo nos queda añadir que se reeditó con motivo de la exposición Cocos, celebrada en 2003 de la que sus autores fueron comisarios. En dicha exposición se exhibieron 150 copias, coincidencias, inspiraciones, homenajes y versiones de objetos originales. En el montaje aparecían múltiples versiones del I love NY, de Milton Glaser; las aceiteras de Marquina; el chupa-chups; el encendedor Zippo, o el sillón LC2, de Le Corbusier. Estas y otras imágenes las encontraréis en el libro. El motivo de esta exposición fue la celebración del Año del Diseño y la entrada en vigor de la nueva Ley de Protección Jurídica del Diseño Industrial, que sustituía a la anterior, de 1929.

Si queréis saber más sobre la Propiedad Intelectual y sobre el diseño industrial visitar nuestra web

Aquí tenéis los enlaces para acceder directamente a esos contenidos

http://www.cevipyme.es/derechos/propiedadintelectual/Paginas/propiedadintelectual.aspx

 

http://www.cevipyme.es/derechos/propiedadindustrial/Paginas/diseñosindustriales.aspx

Registrar

 

 

 

¿Quién me puede ayudar a sacar adelante mi proyecto empresarial?

Iniciar una aventura empresarial o poner en marcha una idea no es fácil. Muchas empresas fracasan por no tener definido un modelo de negocio, no saber cómo acceder a fuentes de financiación o desconocer el mercado al que puede interesar su producto.

Las incubadoras y aceleradoras de startups nacen con el objetivo de ayudar a los proyectos e ideas empresariales a superar esos escollos y salir adelante. Su intervención se produce en fases diferentes de su desarrollo, por lo que cumplen un papel distinto. Veamos cual.

 

Las incubadoras de negocios facilitan a proyectos embrionarios el apoyo constante que necesitan para terminar desarrollándose. Están vinculadas a universidades, institutos de investigación, laboratorios e instituciones dedicadas a cultivar el saber. Su función consiste en garantizar que la inversión en recursos materiales y humanos destinada a potenciar el I+D para generar nuevos conocimientos se canalice hacia la creación de nuevos productos y servicios útiles para la sociedad. Ello implica capacitar a quienes los han desarrollado para poder levantar entidades sólidas que les permitan comercializarlos en el mercado y obtener, gracias a ello, ingresos estables.

Las incubadoras contribuyen a hacer rentables los productos y servicios que jóvenes estudiantes, científicos e investigadores han sido capaces de idear gracias a sus conocimientos y creatividad. Ofrecen asesoría de negocios, asesoría legal, sobre acceso a financiación o subvenciones y la infraestructura material o administrativa imprescindible para sacar adelante un proyecto empresarial con ciertas garantías de éxito.

Las aceleradoras de empresas o startups actúan en un momento diferente del ciclo de vida de un proyecto empresarial. Se trata de entidades integradas por personas con mucha experiencia dentro del ámbito de los negocios que ofrecen a los emprendedores que ya han iniciado su aventura conocimientos, apoyo y recursos para que ésta se afiance o dé el salto que necesita para poder crecer. Establecen una relación con los emprendedores, en la cual, desde su posición como personas experimentadas, ayudan a un negocio ya en marcha a evolucionar como se espera de él.

Además de esta labor de asesoramiento, uno de los servicios más útiles que facilitan las aceleradoras a las empresas es el contacto con inversores que puedan apostar por sus proyectos. También es frecuente que dispongan de espacios de coworking en los que las startups pueden entrar en contacto con otras empresas y profesionales con los que asociarse y/o establecer alianzas estratégicas. En España su número es creciente desde que hicieron su aparición en nuestro país en 2010. Muchas se han especializado en sectores concretos. Así que uno de los aspectos que tendrá que tener en cuenta la startup a la hora de elegir una u otra será fijarse si tienen experiencia en el mercado que quieren abordar. Otro será comprobar si hay sintonía y se comparte una misma filosofía empresarial, esencial para la confianza mutua.

La asesoría sobre Propiedad Industrial es esencial

Patento luego existo
Patento luego existo

Desde cevipyme consideramos que ambas entidades han de estar capacitadas para poner a disposición de los emprendedores todos los conocimientos que necesitan manejar en materia de Propiedad Industrial, Intelectual, Registro de marcas.

En el caso de las incubadoras nos parece imprescindible porque los jóvenes estudiantes o científicos que hayan desarrollado un nuevo producto o servicio a partir de sus ideas, y quieran comercializarlo, necesitan conocer cómo pueden garantizar el reconocimiento de su autoría, solicitar una patente, crear una marca y toda las capacidades de explotación comercial y protección legal que conseguirán gracias a ello.

En ese sentido, el ejemplo de Thomas Edison ilustra muy bien lo importante que es conocer todos los mecanismos que la sociedad ha articulado para garantizar a los investigadores el reconocimiento legal de su labor y la posibilidad de aprovecharla con fines crematísticos. A Edison se le terminaron atribuyendo un montón de invenciones que en realidad desarrollaron otros investigadores porque él supo utilizar sus conocimientos legales para hacerse con muchas patentes y darles adecuada salida comercial.

Las aceleradoras también darán un mejor servicio a los pioneros que acudan a ellas para impulsar su aventura empresarial si les facilitan conocimientos adecuados en materia de registro de marcas y patentes. Cuando una empresa conoce los derechos de Propiedad Industrial e Intelectual que tiene sobre un producto o servicio y el valor de su marca, dispone de datos importantes para poner en valor su trayectoria. Eso es muy útil para mantener una posición sólida cuando se negocia con potenciales inversores o con socios con quienes se pueda entrar en un mercado extranjero.

Recordaros que CEVIPYME es el Centro de Apoyo a la PYME en materia de gestión de derechos de la Propiedad Industrial, Intelectual e innovación y que nuestro objetivo es proporcionar a la PYME y a las asociaciones empresariales, información y asistencia personalizadas y gratuitas sobre las opciones que mejor se adapten a sus necesidades para la protección de sus activos intangibles, así como sobre la manera más eficaz de gestionar y rentabilizarlos una vez obtenidos y registrados los derechos correspondientes.

Razones para conocer el valor de mis bienes intangibles

¿Para qué quiero conocer el valor de mis bienes intangibles y dónde consultar si ya han sido registrados?

Como ya os hemos explicado en alguna otra ocasión, CEVIPYME es el centro de apoyo a la PYME en materia de gestión de derechos de Propiedad Industrial. En la página web que aloja este mismo blog la entidad ofrece gran cantidad de información gratuita organizada en varias categorías. Dentro de la denominada “Herramientas” se incluye contenido útil para responder a dos preguntas que cualquier empresa ha de responder antes de comenzar con el proceso de valoración de sus activos intangibles.cevipyme

En primer lugar es importante que la empresa sepa si la patente, modelo de utilidad o marca que quiere registrar ya existe. Averiguarlo es imprescindible para evitar despilfarros innecesarios y/o potenciales conflictos legales futuros. Cevipyme facilita un listado de fuentes de información a las que se puede acudir pasa saberlo. Son las siguientes:

A parte de este listado, en la web se ofrece documentación sobre varios casos prácticos que las empresas pueden consultar para conocer cómo entidades de diversos sectores han rentabilizado sus activos intangibles. Se encuentran en el último apartado de la sección “documentación”. Entre ellos se detallan los casos de firmas como “Televés” o el “Grupo Antolín”.

Además de averiguar si su patente, marca o modelo de utilidad ha sido registrado con anterioridad o no, la empresa debe tener claro la gran importancia de conocer la valoración del activo intangible, bien para utilizar la valoración del propio activo en sí, bien para determinar cuánto aporta dicho activo a la valoración total de la empresa.

Las finalidades relacionadas con la valoración del activo en sí son cuatro:

Se puede querer conocer lo que vale para:

  • Vender o licenciar el activo para que una tercera empresa pueda utilizarlo: supongamos que hemos diseñado dos compuestos potencialmente útiles para mejorar la resistencia a la temperatura de los tejidos y queremos ceder su uso a una firma que trabaje en el diseño de ropa ignífuga.
  • Obtener financiación ofreciéndolo como garantía: supongamos que CR7 quiere abrir un restaurante de comida portuguesa y ofrece como garantía de pago el valor de su marca. Tendrá que valorarse.
  • Aprovechar ventajas fiscales.
  • Determinar el daño que se le ha hecho en un proceso judicial. Por ejemplo, la empresa Ros Roca pagó a la sueca Envac una cantidad de dinero tras infringir su patente sobre un sistema de recogida de residuos. Su cuantía quedó determinada por un cálculo de los royalties que hubiera tenido que pagar de haber utilizado su patente de acuerdo a derecho.

Las finalidades relacionadas con la valoración de la empresa propietaria del activo son dos:

  • La liquidación de la empresa propietaria. Cuando la empresa Taurus compró la división de electrodomésticos del Grupo Cegasa, de los 2,5 M€ que ofreció para hacerlo 1,5 M€ correspondieron a la valoración de la marca “Solac”.
  • Fusión o adquisición de la empresa propietaria. Cuando Gilead compró la empresa Pharmasset en 2011 por 11.000 M$ su único activo relevante eran patentes sobre compuestos para el tratamiento de la hepatitis C.

Una vez tenemos claro para qué queremos conocer el valor de los bienes intangibles de nuestra empresa y hemos comprobado que todavía no han sido registrados surge una nueva pregunta. ¿Qué métodos puedo utilizar para determinar ese valor?

Según se aclara en la página de CEVIPYME los hay de dos tipos: cuantitativos y cualitativos. Como ambos tienen virtudes y defectos, optar por unos u otros depende esencialmente de los resultados que queramos obtener a partir de la valoración. Si nuestro interés se centra en determinar fácilmente cuánto dinero valen los activos intangibles que maneja la empresa lo más lógico es optar por los métodos cuantitativos.

METODOS CUANTITATIVOS

Método basado en el coste: consiste en calcular lo que ha costado adquirir ese activo intangible, en caso de haberlo comprado a otra empresa, o la cuantía directa de los recursos empleados para llegar a su descubrimiento o desarrollo (costes materiales, salarios, tasas, honorarios, etc).

En caso de no poder calcular con exactitud dichos costes por haberse desarrollado el bien con mucha anterioridad a su momento de tasación, podemos calcular su valor según el principio de reposición. Esto es, preguntándonos cuánto nos costaría disponer de un bien de análogas características en caso de que lo perdiéramos y fuera necesaria su inmediata sustitución.

Se trata de un método que establece un valor contable de manera sencilla y directa, su limitación está en que no tiene en cuenta las expectativas futuras relacionadas con los efectos de la comercialización del activo en el mercado.

Método basado en el mercado: según este método el valor del bien se calcula teniendo en cuenta el precio que se pagó por el entre dos entidades no vinculadas. Pasa por identificar activos similares que hayan sido traspasados con anterioridad y averiguar cuánto ha costado la transacción. Para ello es necesario tener acceso a información de las cuentas anuales de las empresas implicadas, a bases de datos especializadas o a los contratos. Es un método poco aconsejable en el caso de que el activo que queramos valorar sea especialmente singular.

Método de descuentos de flujo de caja: siguiendo este procedimiento podemos calcular la valoración de un activo en función de los cobros, pagos, entradas y salidas de dinero que consideramos se pueden registrar en la empresa como fruto de su explotación.

En una valoración para licencia es habitual usar la llamada regla del 25% de beneficio. Según esta, el propietario del derecho se queda con el 25% del beneficio que obtendrá el licenciatario o, en su defecto, con el 5% del volumen de ventas.

Otro método de cálculo es el llamado relief of royaltie, según el cual la empresa calcula el valor de un bien intangible en función de lo que se ha ahorrado por no tener que licenciar el de un tercero.

Método “con/sin”: Para establecerlo se calcula la diferencia entre el valor de la empresa con el activo y el que tendría sin él. Por ejemplo, en el caso de una marca, podríamos calcular su valor estableciendo qué sobreprecio están pagando los clientes por ella y cuánto aumenta el volumen de ventas en relación al que registra otra empresa que comercializa el mismo producto pero sin marca.

Método basado en opciones: Asimila la valoración de un activo intangible con la valoración de una opción de compra (call option). En principio, permite modelar la incertidumbre y la flexibilidad en la toma de decisiones empresariales. Demasiado complejo, pocas veces se utiliza.

MÉTODOS CUALITATIVOS

Establecen indicadores de análisis por medio de los que se recaba información sobre todos los aspectos (legales, de mercado, tecnológicos…) a tener en cuenta para conocer el valor del activo intangible a examinar.

Una vez los indicadores más relevantes quedan determinados, se asocia a ellos una escala para que los evaluadores puedan determinar a su juicio el grado en el que están presentes en relación al bien intangible evaluado. La escala puede ser numérica ( ir, por ejemplo, del 1 al 10) o referirse a valoraciones más genéricas (malo, regular, bueno, muy bueno)…

Los métodos cualitativos son menos exactos que los cuantitativos pero sirven para dibujar un amplio mapa de fortalezas y debilidades del activo evaluado, lo que es muy útil en una empresa cuando se quieren tomar decisiones clave sobre lo que hacer con él (¿Internacionalizo esta patente? ¿Renuevo mi imagen de marca? Etc).

Con respecto a este método de valoración de los bienes intangibles, cabe destacar que la OEPM facilita el acceso gratuito a dos herramientas diseñadas específicamente para hacerlo. En la propia página de Cevipyme, concretamente en el apartado Herramientas de Valoración, se habla de ambas. Se trata de IPScore e IP Evaluation. En el caso de la primera también encontramos una descripción detallada en la página web de la OEPM.

OEPM servicios

Proteger la Propiedad Industrial, clave para las empresas de base tecnológica (EBT)

Con frecuencia se comete el error de utilizar el término EBT como sinónimo de “empresa modernizada”, cuando emplear mucho las tecnologías no hace de una empresa una EBT. Lo que define a éstas es su capacidad para aprovechar intensa y constantemente los conocimientos científicos y tecnológicos. Hacerlo exige, y esto sí es una característica común a este tipo de empresas, disponer de una estrategia de I+D bien definida. Su capacidad de producción está directamente asociada a su forma de aplicar el conocimiento científico o tecnológico, proteger ambos a través derechos de Propiedad Industrial resulta crucial.

Una defición de EBT

De manera general se considera empresas de base tecnológica (EBT) a las empresas capaces de utilizar conocimientos científicos y tecnológicos avanzados para crear, diseñar, producir y comercializar nuevos productos, procesos o servicios de alto valor añadido.

EBT

 

 

Para ello necesitan contar con personal muy cualificado, especialista en su área de trabajo o investigación, y buenos recursos que poner a su disposición. Por todo ello es frecuente que las EBT tengan poco personal, sean pioneras en su campo, dispongan de un departamento de I+D propio y estén vinculadas a un centro tecnológico, de investigación o universidad.

Su activo más importante es el conocimiento; hacen de la innovación fuente de su crecimiento competitivo y apoyan su gestión en nuevas tecnologías. Pueden pertenecer a cualquier sector de actividad y su fin último es común al de cualquier otra empresa: la comercialización rentable de productos y servicios creados o mejorados

Otra confusión habitual es considerar que todas las EBTs son Spin-Off, cuando este concepto se refiere a las empresas o entidades surgidas a partir de otras de mayor tamaño, independientemente de la importancia que para ellas tenga aplicar conocimientos científicos o tecnológicos.

Finalmente, y pese a la vinculación de sus actividades productivas con la excelencia intelectual, las EBTs no tienen por qué́ surgir necesariamente dentro del ámbito académico.

Añadir que, según los expertos, las EBTs son importantes para la economía porque potencian el crecimiento de las zonas donde se ubican; generan empleo de alta cualificación y traducen en la comercialización de nuevos productos y servicios la capacidad de innovación y desarrollo tecnológicos. Todo ello desencadena un doble efecto positivo: se aumenta la actividad empresarial y se potencia el tejido tecnológico.

La importancia de la Propiedad Industrial

¿Por qué una iniciativa como CEVIPYME se preocupa por aclarar qué es una EBT y qué puede aportar a este tipo de empresas?

Porque tenemos claro que, si la capacidad de producción de una EBT está directamente asociada a su forma de aplicar el conocimiento científico o tecnológico, proteger ambos a través derechos de Propiedad Industrial resulta crucial. Para hacerlo es importante desarrollar un plan estratégico y ahí es donde la experiencia de Cevipyme puede resultar útil para las EBTs.

En primer lugar las entidades de estas características han de evitar la publicación o difusión de información relevante sobre una tecnología antes de solicitar una patente, para evitar destruir la novedad de una invención. En segundo lugar han de tener claro que sólo deben proteger aquellos desarrollos que vayan a explotar (ya sea directamente o través de terceros) y que se pueden defender.

Una vez aclaradas estas dos cuestiones, el siguiente paso es identificar qué creaciones se pueden proteger como marcas, diseños industriales o patentes. Evaluando qué formas de protección son las más adecuadas para cada caso y si es posible protegerlas de acuerdo a los requisitos que indica la ley. Por ejemplo los programas de ordenador, a pesar de ser eminentemente técnicos, son creaciones que no se protegen como patente sino a través de la Propiedad Intelectual ,a no ser que dicho programa produzca un efecto técnico que forma parte de la solución al problema planteado, en cuyo caso hablaríamos de las denominadas “invenciones implementadas por ordenador.”

Para terminar, las empresas que operan en el ámbito internacional deben saber que también necesitan hacer solicitudes internacionales, para lo cual pueden utilizar sistemas como la patente europea o las solicitudes PCT (Patent Cooperation Treaty).

La cesión de licencias de explotación

Una vez se dispone de una patente, la cesión o transferencia, o la licencia de los derechos a un tercero son opciones que permiten a una EBT disfrutar de una posición privilegiada en el mercado reduciendo el riesgo de explotación.

La diferencia entre ambos es importante:

  • En el caso de la cesión o transferencia los títulos de propiedad industrial pasan a ser titularidad de quien los adquiere, tanto en sus obligaciones como en su derechos.
  • En la licencia los derechos siguen perteneciendo al solicitante inicial (licenciante) y el comprador licenciatario de los mismos realiza un pago (regalía/royalty) para tener el derecho a la explotación.

Existen diversos tipos de licencias en función del territorio al que se aplican (nacionales o internacionales), la exclusividad (exclusiva o no exclusiva) o el tiempo de duración. De forma que su “diseño” es un proceso complejo y delicado que abarca tanto aspectos técnicos, como financieros, y jurídicos.

Si quieres saber más decárgate nuestra miniguía.

“IP Europe quiere ser la voz de las empresas innovadoras europeas”

El pasado mes de enero se creaba la asociación IP Europe por iniciativa de las empresas tecnológicas europeas que abogan por un sistema de Patentes europeo sólido y fuerte. Para hablar de ella nos pusimos en contacto con Rubén Bonet, cofundador y presidente de la empresa catalana Fractus, que ha sido nombrado representante de las pequeñas y medianas empresas en la asociación, quien nos dijo que IP Europe “Quiere ser la voz de las empresas innovadoras europeas”

Ruben Bonet

¿Cuáles han sido las principales razones de la creación de IP Europe?

La razón más importante por la que se ha creado se debe a que en estos momentos en Europa hay en marcha un proceso de revisión de las patentes europeas, como la puesta en marcha de la “Patente Única Europea”. Las compañías que pertenecemos a la asociación pensamos que la innovación y el I+D son necesarias para crear riqueza en la sociedad y que el sistema de patentes es fundamental para ese fin. Abogamos por fortalecer el sistema de patentes europeo para que favorezca a la empresa innovadora, que sus costes sean más bajos, que frente a los daños por violación de derechos, los mecanismos del propio sistema de patentes sean fuertes efectivos y vinculantes.

¿Qué tipo de empresas tienen cabida en la asociación?

Aunque la iniciativa ha partido de empresas tecnológicas en la asociación tienen cabida todo tipo de sectores. Está creada para defender tanto los intereses de las grandes compañías de las que partió la idea: Ericsson, Airbus, France Brevets y el Fraunhofer Institute alemán que actúa como asesor académico, como los de la PYME, ya que estas últimas juegan en papel muy importante en el proceso de innovación en la mayoría de las países europeos.

¿Hasta el momento con cuántas empresas asociadas cuenta y a qué sectores pertenecen?

Acabamos de arrancar pero estamos avanzando. De momento se han incorporado una veintena de pequeñas y medianas empresas, alrededor de cinco grandes compañías y varios centros de innovación. En cuanto a los sectores a los que pertenecen está el aeroespacial, empresas que desarrollan sistemas de radio frecuencia….Por lo general compañías vinculadas al sector de Tecnologías de la Información pero estamos abiertos a la entrada de firmas de cualquier sector.

¿Cuál va a ser su labor como representante de las pequeñas y medianas empresas dentro de ella?

Las PYMEs perciben el sistema de patentes como algo para grandes compañías. Desde la asociación queremos acercarles el sistema y que entiendan que les puede ayudar en su negocio. Por otro lado, por su propia dimensión no disponen del tiempo ni de los medios adecuados para atender estas cuestiones. Queremos ser sus representantes y velar por ellos en Europa canalizando sus intereses en lo que se refiere a innovación por medio de una voz única.

¿Cuáles son las reivindicaciones prioritarias de la asociación ?

Aprovechando que hay una revisión de sistema de patentes queremos que se cree un sistema fuerte y sólido para que así se puedan dar las condiciones necesarias para que Europa sea un referente mundial en innovación.

En su opinión ¿qué medidas debería tomar la Unión Europea frente al cambio legislativo en materia de patentes de EEUU?

EE.UU. ha aprobado unas nuevas normas sobre los estándares y las patentes, impulsadas por grandes empresas, que pensamos perjudicial para la innovación y el desarrollo del I+D. Conceden cualquier patente con una revisión mínima y son más tolerantes con las infracciones. En la actualidad, el sistema americano protege más a las empresas que comercializan la tecnología que a las empresas innovadoras. Hay que evitar que esto ocurra en Europa porque tendría un efecto devastador en los centros de I+D+i y en compañías dedicadas a la investigación.

Principales objetivos de IP Europe en resumen

Acelerar la puesta en marcha del Tribunal Unificado de Patentes
Fomentar una estandarización transparente, inclusiva y justa.
Contribuir a que las normas a aplicar se ajusten a las necesidades de la PYME innovadora.
Incrementar la calidad de las patentes de los principales socios de la UE.
Adoptar estrategias de registro de la Propiedad Intelectual ambiciosas para los programas de I+D públicos