Plagio, inspiración, copia o coincidencia.

La semana pasada Melania Trump ocupaba las páginas de todos los medios. La esposa del candidato republicano estadounidense era noticia por plagiar parte del discurso de Michelle Obama (actual primera dama de EEUU) de 2008. Otros lo llamaban inspirado en… otros copia…. Esta noticia enlaza con la temática del libro que os proponemos esta semana. El libro “COCOS: Copias y coincidencias en defensa de la innovación en el diseño” editado por Electa. Si queréis conocer con detalle las problemáticas de la copia en el diseño y la creación os aconsejamos la lectura de este libro donde sus autores Juli Capella y Ramón Úbeda, abordan con detalle la cuestión.

Comenzaremos diciendo que el plagio, la copia, las falsificaciones no son fenómenos actuales aunque hoy se hayan agrabado por los grandes perjuicios monetarios que acarrean a las empresas. Hace unas semanas un periódico de tirada nacional abría sus páginas de negocios llevando a su portada esta noticia “ Las falsificaciones infectan la economía” en el subtítulo señalaba que “ la piratería se extiende imparable a todos los sectores productivos y genera un negocio valorado en 338.000 millones de euros, el 2,5% del comercio mundial”. Estas cifras son cálculos de la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (Euipo).

Homenaje, plagio, coincidencia

La copia, la coincidencia, la inspiración…. ¿Dónde comienza una y dónde están los límites de la otra? En el libro se ilustran las diferentes casuísticas de la imitación, la coincidencia, el homenaje o el plagio. Son 256 páginas con más de mil ilustraciones.

Muchos diseñadores, escritores y músicos suelen reconocer orgullosos su fuente de inspiración. Inspirarse en una obra, por ejemplo del Greco, es una cosa y firmar una obra como si su autoría fuera del Greco, es otra. En el segundo caso estaríamos hablando de una falsificación. Se dice, aseguran los autores del libro, que “copiar a los maestros clásicos ayuda a ejercitar el estilo. Debe de ser cierto, añaden, pero copiar de forma fraudulenta firmando las piezas constituye un despropósito”.

Otra buena reflexión que hacen se ocupa del tema de la inspiración. “La inspiración está muy lejos de la copia, pero también ha servido a veces para encubrirla, o ha actuado como muleta ante la falta de imaginación”. Sobre las coincidencias, escriben, que lo cierto es que uno puede dar con una idea que cree novedosa y en el mismo instante otra persona puede estar produciéndola ya. Para los autores “las coincidencias, si lo son de veras, tienen perdón y resultan significativas, pues desnudan al autor y lo emparentan con sus colegas casuales y desconocidos”.

La tesis y conclusiones del libro, ratificadas por los autores, abren una brecha decidida a favor de ser original, de inventar el mundo, de idear sin muletas; en definitiva, apuestan por la innovación creativa. “Defendemos el derecho a la propiedad intelectual e industrial. Preferimos a los diseñadores que investigan y a las empresas que buscan nuevos y mejores productos. Y nos parece inmoral quien va a remolque de los demás, quien se aprovecha de los riesgos ajenos para asegurar su negocio copiando. Y además tiene los días contados, pues acabará asfixiado en la vertiginosa rueda del progreso”.

El libro contiene además opiniones con textos de Fernando Mata, Alessandro Mendini, Zaida Muxí, André Ricard, Raquel Pelta, Álvaro Sobrino, Philippe Starck, Vicente Verdú, Jaume Vidal y Anatxu Zabalbeascoa, entre otros. También cuenta con un detallado capítulo que explica cómo protegerse de la piratería y un dossier sobre las patentes en España redactado por Patricio Sáiz.

Para finalizar este acercamiento al libro tan sólo nos queda añadir que se reeditó con motivo de la exposición Cocos, celebrada en 2003 de la que sus autores fueron comisarios. En dicha exposición se exhibieron 150 copias, coincidencias, inspiraciones, homenajes y versiones de objetos originales. En el montaje aparecían múltiples versiones del I love NY, de Milton Glaser; las aceiteras de Marquina; el chupa-chups; el encendedor Zippo, o el sillón LC2, de Le Corbusier. Estas y otras imágenes las encontraréis en el libro. El motivo de esta exposición fue la celebración del Año del Diseño y la entrada en vigor de la nueva Ley de Protección Jurídica del Diseño Industrial, que sustituía a la anterior, de 1929.

Si queréis saber más sobre la Propiedad Intelectual y sobre el diseño industrial visitar nuestra web

Aquí tenéis los enlaces para acceder directamente a esos contenidos

http://www.cevipyme.es/derechos/propiedadintelectual/Paginas/propiedadintelectual.aspx

 

http://www.cevipyme.es/derechos/propiedadindustrial/Paginas/diseñosindustriales.aspx

Registrar

 

 

 

Anuncios

Un comentario en “Plagio, inspiración, copia o coincidencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s